Veterinaria

CLONACIÓN: ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

He aprovechado una información aparecida en El País para introduciros en el tema, y he indagado en internet para obtener el máximo de información. Hay muy poco de mi propia cosecha porque es un campo en que los veterinarios clínicos no trabajamos. Sí son muchos los colegas que, encerrados en los laboratorios, trabajan en este interesante campo de la ciencia, y son veterinarios en muchos casos los que han obtenido los mayores éxitos. He dividido el artículo en dos partes. Una en la que intento explicaros lo más “coloquialmente” posible en qué consiste y cómo se hace, y otra donde me he decidido a interpretar los aspectos sociales, éticos y filosóficos que rodean este fenómeno. En la parte técnica he introducido un pequeño diccionario con las palabras más utilizadas para que os ayuden a entenderme, y que he denominado “guia para no perderse.
CLONACIÓN
La Real Academia define la clonación como la acción y efecto de clonar. Clonar es aislar y multiplicar en un tubo de ensayo un determinado gen o un trozo de ADN. También podemos definir clonación como una técnica de laboratorio que crea un ser vivo igual al que le dio origen.
CLON
Científicamente es un conjunto de seres vivientes creados en un laboratorio por una técnica asexual. Se considera, por tanto, una técnica de reproducción artificial, ya que se obtiene sin la aportación de gametos y sin contacto sexual.
Para realizarla es necesario un núcleo de cualquier célula y un óvulo donante.
En los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual, por la que dos gametos (espermatozoide y óvulo) se unen, formando un zigoto, que se desarrollará hasta embrión y luego a individuo. Existen muchos tipos de clonación: gemación artificial, paraclonación, clonación verdadera…
Los experimentos de clonación se pueden realizar a partir de células embrionarias (células de un embrión, es decir, células aún no diferenciadas) o de células de un adulto (células diferenciadas), por ejemplo de tejido mamario; a partir de este tipo de células es como se consiguió el clon llamado “Dolly”.
La técnica consiste en tomar los núcleos de células de individuos ya nacidos y transferirlos a óvulos no fecundados enucleados. Se originan así individuos casí idénticos o muy parecidos al donante (poseedor del núcleo introducido en el óvulo).
Por tanto, para aclararnos, el núcleo procede de un individuo nacido, se transfiere a óvulos enucleados y el embrión resultante se implanta en un útero.
PARACLONACIÓN:
Se transfieren núcleos de células procedentes de embriones o células fetales a óvulos no fecundados enucleados. El progenitor del clon es por tanto, el embrión o feto. Obtendremos individuos casí idénticos entre si, pero diferentes a los progenitores del embrión que aportó el núcleo transferido. Se pierde una generación, ya que el embrión donante del núcleo se destruye. Los individuos así nacidos se parecerían al individuo que hubiera surgido del embrión destruido.
TIPOS DE CLONACIÓN:
Existirían dos tipos de clonación: una reproductiva, cuyo fin es la obtención de individuos, y otra no reproductiva, que sería en la que el embrión obtenido no sería transferido al útero de una hembra, sino mantenido en el laboratorio durante un tiempo máximo de catorce días, contados desde la transferencia del núcleo, utilizando luego sus células para lograr en el laboratorio determinados cultivos de tejidos u órganos (esto último parece, hoy por hoy, más difícil de conseguir).
Esto plantea el problema ético de haber creado un embrión humano que ha de ser destruido para poder establecer los cultivos celulares deseados.
¿ESTÁN LOCOS ESTOS HUMANOS?
Recientemente un conocido diario publicaba un artículo que bajo el título “Gatos de ocho vidas” nos informaba de un “gran” acontecimiento científico en la facultad de veterinaria de la Universidad A&M de Texas, donde habían conseguido clonar a una gata. Su nombre es CC, que nació el 22 de diciembre de 2002, y que a día de hoy se encuentra en perfecto estado de salud. El clon se obtuvo a partir de una muestra de material genético de “Rainbow”, una gata doméstica de pelo corto. Las siglas “CC” parece que equivalen a copia de carbón, terminología informática que se utiliza cuando se envía un mismo correo electrónico a más de un destinatario, aunque también puede responder a “Clone Cat” (gato clonado) o a “Copy Cat”, nombre del programa científico de esta nueva clonación. La presentación de CC se ha retrasado porque curiosamente su color no es idéntico al de su madre.
El coste del experimento se calcula en 200000 dólares, aunque al parecer al cliente se le han cobrado 50000. Son cientos de clientes los que esperan la clonación de su perro o gato. De hecho, esta empresa desembolsó tres millones de dólares en el proyecto Missyplicity, cuyo objetivo era la obtención de un clon de una perra llamada “Missy”, ya fallecida.
La clonación canina se ha convertido, de momento, en una misión imposible para los científicos que han descubierto que los perros son animales difíciles de clonar, entre otras cosas, porque el útero de esta especie tiene escasa capacidad para la implantación de los embriones.
En el referido artículo se comentaba que un gato duplicado genéticamente tendría, en teoría, el mismo aspecto e identidad que su predecesor genético. Esto es rotundamente falso. Tan contundente afirmación no es mía, sino de numerosos científicos que trabajan en el campo de la clonación. Por ejemplo, el doctor Piedrahita afirma en sus trabajos que los cerdos clonados pueden tener el mismo grado de variabilidad en apariencia física y comportamiento que los cerdos criados por el método tradicional. En el mismo estudio dice que los clones son genéticamente idénticos, pero las similitudes acaban ahí. Abundando en esta cuestión, “CC” nació con un color diferente a su madre genética. Los científicos explican que es debido a que el patrón de pigmentación en animales con pelaje multicolor es resultado de factores genéticos y de factores del desarrollo no controlados por el fenotipo. El clon “CC” ha sido creado utilizando la transferencia nuclear. Taeyoung Shin y Duane Kramer transfirieron los embriones clonados a las madres de alquiler, una de las cuales gestó con éxito a “CC”. Para conseguir un único clon hubo que llevar a cabo 188 transferencias nucleares, de las que se obtuvieron 87 embriones, que fueron implantados en ocho gatas receptoras. Finalmente dos gatas quedaron preñadas, pero sólo una gestación llegó a buen término.
El mercado americano de mascotas mueve 32400 millones de dólares al año, con una población de animales de compañía de 353 millones. El negocio está asegurado, y más pensando en la peculiar idiosincrasia de los “potentados” americanos. Está próxima a producirse una era de clonación de mascotas de consecuencias imprevisibles.
Las clonaciones se remontan a 1952, pero el éxito científico más importante se produce el 27 de febrero de 1997 cuando el escocés Iam Wilmut y su equipo de la Universidad de Edimburgo anunciaron el nacimiento de “Dolly”. Esta oveja se fórmo a partir de una célula extraída de una oveja adulta. El 2 de marzo de ese mismo año un equipo de investigación norteamericano anunció la clonación de un mono a partir de una célula de origen embrionario.
La obtención de mamíferos clónicos a partir de células embrionarias muy tempranas es antigua, pero el equipo de Wilmut obteniendo a “Dolly” consiguió una clonación a partir de una célula diferenciada de un adulto. Asi pues, “Dolly”, carecía de padre y tenía tres madres: la donante del óvulo no fecundado contribuyó con su citoplasma, la donante del núcleo (aportó el ADN) y la que la parió, que genéticamente no aportó nada. El nacimiento de esta oveja, ya muerta al parecer por un tumor cerebral, abrió un profundo debate sobre las implicaciones éticas de su aplicación en animales y, eventualmente en seres humanos. Olvidando por el momento de estas importantes consideraciones filosóficas, voy a enumerar algunas de las ventajas que podría ofrecer la clonación; para ello debo entrar en el campo de la medicina porque, como dice el doctor Richard Adams, “el conocimiento que se obtiene de cada animal clonado puede revolucionar muchas áreas de la ciencia”.
¿QUÉ PERMITE LA CLONACIÓN?
-Establecer por qué las células nerviosas, a diferencia de otras del cuerpo, no se multiplican. Esto es importante porque de lograrse la multiplicación de dichas células podría eventualmente permitirse, entre otras cosas, que los paralíticos que sufrieran la ruptura de la médula espinal pudieran caminar nuevamente.
-Tener hijos con las características únicamente de uno de los cónyuges, en el supuesto de que el otro padeciera una grave enfermedad genética aún no resuelta (epilepsia, diabetes…).
-Que una mujer estéril pueda tener un hijo de sí misma utilizando cualquier célula de su organismo.
-La posibilidad de mantener equilibrios ecológicos.
-La propagación de insectos beneficiosos para contrarrestar las plagas que dañan productos agrícolas, lo que disminuiría el uso de insecticidas y pesticidas, mejorando en consecuencia la calidad de vida del ser humano y protegiendo el medio ambiente.
-Se crearían animales transgénicos, o sea, con modificaciones efectuadas con genes humanos para utilizar sus órganos en trasplantes, con intención de evitar su rechazo. Una vez obtenido un ejemplar de este tipo sería más fácil su reproducción en serie mediante la clonación.
Yo creo que todo esto y más se conseguirá, pero a costa de la experimentación con animales, incluidos los perros y los gatos. No creo que sea esta la tribuna adecuada o, mejor, el momento más oportuno para entrar en la dura polémica que afecta a esta rama de la investigación, que siempre tendrá sus partidarios y sus detractores. Los límites deben establecerlos los estados y la propia ética y moral de los científicos implicados. De hecho, ellos mismos han planteado la conveniencia de emprender en paralelo a la parte técnica del proyecto, estudios y debates interdisciplinarios sobre los posibles impactos éticos, sociales y legales. Algunos centros privados y comerciales de investigación genómica han formado sus propios comités de ética y grupos de estudio sobre estas cuestiones. Esta ha sido una iniciativa sin precedentes por parte de la comunidad científica: por primera vez un gran proyecto tecnocientífico cuenta entre sus objetivos explícitos analizar las cuestiones y dilemas sociales que la clonación puede suscitar, con amplia participación de filósofos, juristas, responsables sociales, líderes religiosos, etcétera.
Ciñéndonos exclusivamente al campo de la reproducción animal, una aplicación de la clonación aseguraría copias de un ejemplar que haya mostrado buenos rendimientos. La clonación evitaría que su buena combinación de genes se diluyera al cruzarlo sexualmente con otro. Sin embargo, mientras el coste de esta técnica sea elevado, no estará al alcance de explotaciones ganaderas convencionales, ni de criadores de perros o gatos.
La clonación es un tema sumamente serio que afectará con seguridad a la vida de las generaciones venideras. Estoy de acuerdo con la afirmación de que “la mayoría de los medios de comunicación han perdido una nueva oportunidad de mostrar que pueden estar al servicio del debate social y del diálogo sobre bases racionales, primando la difusión de esterotipos trasnochados e ideas peregrinas”.
Si usted es propietario de un perro o de un gato al que quiere y venera y le seduce la idea de tener una copia exacta, de momento no lo conseguirá. Se podrá parecer mucho, pero su caracter y su comportamiento diferirán en gran manera de su progenitor genético. De momento, clonar la personalidad es una utopía. Se ha observado que grupos hermanos presentan entre ellos diferentes tipos de comportamiento e incluso diferentes tipos de pelo, distintos pesos y tamaños discordantes porque el proceso de clonación ha afectado a la actividad de ciertos genes. Así, algunos animales podrán ser normales y sanos, mientras que otros no lo serán tanto. Quizá sean lo bastante sanos para sobrevivir, pero no tanto como los animales no clonados.
Cualquier animal clonado nunca tendrá problemas de identidad, ni su existencia dañará conceptos como familia y sociedad, ni interferira en los derechos del niño, que llegado el caso podría predominar sobre la libertad reproductiva de sus padres. Un perro o gato clonado nunca tendrá la sensación de ser un individuo diseñado ex profeso por terceras personas, como le podría ocurrir a un clon humano. No sentirá que es así porque otro quiso que así fuera. Llegados a este punto podríamos opinar sobre los límites que el hombre debe poner para preservar los derechos de los animales sometidos a estos experimentos que harán progresar a la ciencia en el campo de la clonación, camino de la inmortalidad. Estos límites deben ser buscados y regulados pero nunca llegarán a ser tan rigurosos como los que de momento limitan la investigación en humanos. Nuevamente los animales tienen una batalla perdida, una más.
El debate será duro, pero lo que considero inaceptable es la doble moral: ¿Cuantos de nosotros, y espero que nunca ocurra, que pueda salvar la vida de un hijo o de un familiar a costa de la de un animal, dirá que sí, sin pensar en lo que a aquel le hicieron?
Leo en internet: el artículo primero de nuestra constitución política establece que la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y el estado, y confirmándolo el artículo segundo expresa en su inciso primero que toda persona tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física, y a su libre desarrollo y bienestar.
En consecuencia, cualquier ley que pretenda impedir la clonación, que es una forma de que el ser humano mantenga su vida, chocará con estos preceptos. Evidentemente caben más interpretaciones y el debate acaba de empezar. Los experimentos que hacían de Corea el país del mundo más avanzado en clonaciones, han resultado ser en la mayoría de los casos un fraude.
Si se analiza el camino de la evolución, en general se verá que ésta ha ido siempre desde lo más simple a lo más complejo, tanto en la evolución biológica, cómo demostró Darwin, como en la evolución científica. ¿Usted que piensa?
En una exposición de gatos celebrada en New York se han presentado “Tabouli” y “Baba Ganoush”, dos gatos de cuatro meses de edad que, según cuentan, son casí idénticos. Son dos gatos clonados de “Tahini”, una gata doméstica. Son obra, al igual que “CC”, de Genetic Savings and Clone. Estos gatos nacieron en junio, y fueron gestados por dos gatas diferentes. Se ha empleado para su nacimiento una técnica denominada “transferencia de cromatina”. Sus creadores han dejado claro, como yo en mí artículo, que no garantizan que los clones vayan a tener la misma personalidad que las mascotas originales. No se pueden clonar la memoria ni la mente. De momento.
LA TÉCNICA
Las células del individuo a clonar se cultivan, multiplican y preparan para su uso posterior.
Se extraen óvulos no fecundados (ovocitos) del folículo ovárico, que son tratados durante dieciséis semanas y se les extrae el núcleo con una micropipeta. Inmediatamente después y con la misma micropipeta se coloca la célula a clonar en contacto con la pared del óvulo sin núcleo. Los óvulos y las células a clonar se colocan en una máquina llamada fusor celular, que mediante impulsos eléctricos produce la fusión de la pared celular del óvulo con la célula a clonar, ingresando el nuevo núcleo en el óvulo, quedando constituido el embrión. Este embrión es activado químicamente para que comiencen sus divisiones. Cuando llega al estado de blastocisto (aproximadamente 160 células) el embrión se puede transferir al útero.
GUIA PARA NO PERDERSE
-ADN: Ácido desoxirribonucleico. Su función es almacenar la información genética. Combinado con proteínas da lugar a los cromosomas.
-Célula: Unidad elemental morfológica, fisiológica y reproductiva de todos los seres vivos.
-Cigoto: Óvulo fecundado que todavía no ha iniciado ningún proceso de división. Es el paso previo al embrión.
-Citoplasma: Parte de la célula delimitada por la membrana plasmática y el núcleo.
-Cromosoma: Corpúsculo presente en el interior de la célula que alberga la mayor parte del ADN o patrimonio genético.
-Embrión: Organismo que se forma por división del cigoto.
-Espermatozoide: Célula sexual masculina.
-Gametos: Células encargadas de llevar a cabo la reproducción sexual. Son el óvulo no fecundado y el espermatozoide.
-Gen: Unidad hereditaria elemental que se encuentra en los cromosomas, que a su vez se encuentran en el núcleo de las células.
-Núcleo: Corpúsculo presente en el interior de la célula que alberga la mayor del ADN o patrimonio genético.
-Ovocito: Óvulo no fecundado. Célula sexual femenina.
-Transgénico: Organismo cuyos genes han sido modificados en mayor o menor grado mediante técnicas de ingeniería genética.

Artículo publicado en El Mundo del Perro y El Mundo del Gato.
José Enrique Zaldívar Laguía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s