Artículos antitaurinos

DE TOROS Y ESCUELAS, DE MARQUESAS Y SUBVENCIONES

De toros y escuelas, de marquesas y subvenciones

Llegar a ser figura del toreo es un milagro, pero, al que lo consigue, un toro le puede quitar la vida; la gloria, nadie”, esa es la leyenda que reza en un cartel en la zona donde hacen sus prácticas los niños que acuden a la Escuela de Tauromaquia de Madrid.
Y todos los madrileños contribuyen económicamente a que críos que todavía no han finalizado sus estudios de primaria aprendan que ponerse delante de un toro es una demostración de valentía y, que recibir una cornada mortal es alcanzar el máximo honor, el mayor de los triunfos: el de ser recordado como un héroe que perdió la vida por su arrojo.
Las arcas públicas gestionadas por la Ilustre Marquesa taurófila Doña Esperanza Aguirre, subvencionan a esta Academia en la que los chavales aprenden a matar para ofrecer espectáculo y diversión a unos cuantos y muy sustanciosos beneficios a bastantes menos. Por una cuota mensual inferior a lo que cuesta una revista infantil, las criaturas comienzan un proceso de aprendizaje orientado a convertir a los que posean las aptitudes adecuadas, en matarifes vestidos de luces, en seres capaces de hundir hierro y acero en la carne de un animal, para que una muchedumbre exaltada ante la visión de la sangre, acabé por premiar al “maestro” otorgándole un trofeo consistente en un trozo del cuerpo torturado, asaeteado y mutilado de un toro que entró la Plaza a ser martirizado y sacrificado, y todo porque todavía hay quien lo llama arte y encuentra belleza en semejante escabechina.
El Partido Popular nos tiene acostumbrados a sus discursos sobre cuestiones de educación adjudicándose el papel de salvadores ante la falta de preparación de nuestros escolares y del bajo nivel de enseñanza existente, pero permite, sustenta y promociona un Centro en el que a los niños se les transmite la cultura del maltrato a otros seres, la de su sufrimiento como exhibición, la de su muerte como triunfo y acaso, la de la propia muerte como la más valiosa de las recompensas.
En Madrid, la Comunidad en la que la que la sanidad pública es degradada por la Administración Autonómica para fomentar la privada, en la que los colegios públicos están desasistidos y olvidados para impulsar los concertados, en la que los tan cacareados planes de vivienda para los que tienen menos poder adquisitivo se quedan en pura propaganda electoralista pero se recalifica suelo con gran diligencia para la iniciativa privada, en esa Comunidad que es feudo aparentemente inexpugnable del Grupo Político Conservador, no hay medios ni dinero para proyectos sociales pero si existe para sufragar los costes de una Escuela en la que siguen vigentes valores que durante mucho tiempo, sirvieron para mantener a este País en un estado de atraso, ignorancia y mansedumbre cuyas consecuencias todos conocemos y que algunos parecen añorar.
Y por encima del hecho de destinar el dinero público que se llevan las actividades taurinas a partidas que coadyuven al progreso social, a la ayuda a los más desfavorecidos o a campañas solidarias, está una realidad cruel y ofensiva: que se está inculcando en el ánimo de los más pequeños que el maltrato a los seres vivos es una forma lícita de entretenimiento para unos y de vida para otros, que hay hermosura en el sufrimiento ajeno, que torturar es sinónimo de coraje y que el que un hombre quede tendido en la arena atravesado por el asta de un toro, es la más sublime de las compensaciones después de una vida dedicada a destruir vidas.

–>

Llegar a ser figura del toreo es un milagro, pero, al que lo consigue, un toro le puede quitar la vida; la gloria, nadie”, esa es la leyenda que reza en un cartel en la zona donde hacen sus prácticas los niños que acuden a la Escuela de Tauromaquia de Madrid.
Y todos los madrileños contribuyen económicamente a que críos que todavía no han finalizado sus estudios de primaria aprendan que ponerse delante de un toro es una demostración de valentía y, que recibir una cornada mortal es alcanzar el máximo honor, el mayor de los triunfos: el de ser recordado como un héroe que perdió la vida por su arrojo.
Las arcas públicas gestionadas por la Ilustre Marquesa taurófila Doña Esperanza Aguirre, subvencionan a esta Academia en la que los chavales aprenden a matar para ofrecer espectáculo y diversión a unos cuantos y muy sustanciosos beneficios a bastantes menos. Por una cuota mensual inferior a lo que cuesta una revista infantil, las criaturas comienzan un proceso de aprendizaje orientado a convertir a los que posean las aptitudes adecuadas, en matarifes vestidos de luces, en seres capaces de hundir hierro y acero en la carne de un animal, para que una muchedumbre exaltada ante la visión de la sangre, acabé por premiar al “maestro” otorgándole un trofeo consistente en un trozo del cuerpo torturado, asaeteado y mutilado de un toro que entró la Plaza a ser martirizado y sacrificado, y todo porque todavía hay quien lo llama arte y encuentra belleza en semejante escabechina.
El Partido Popular nos tiene acostumbrados a sus discursos sobre cuestiones de educación adjudicándose el papel de salvadores ante la falta de preparación de nuestros escolares y del bajo nivel de enseñanza existente, pero permite, sustenta y promociona un Centro en el que a los niños se les transmite la cultura del maltrato a otros seres, la de su sufrimiento como exhibición, la de su muerte como triunfo y acaso, la de la propia muerte como la más valiosa de las recompensas.
En Madrid, la Comunidad en la que la que la sanidad pública es degradada por la Administración Autonómica para fomentar la privada, en la que los colegios públicos están desasistidos y olvidados para impulsar los concertados, en la que los tan cacareados planes de vivienda para los que tienen menos poder adquisitivo se quedan en pura propaganda electoralista pero se recalifica suelo con gran diligencia para la iniciativa privada, en esa Comunidad que es feudo aparentemente inexpugnable del Grupo Político Conservador, no hay medios ni dinero para proyectos sociales pero si existe para sufragar los costes de una Escuela en la que siguen vigentes valores que durante mucho tiempo, sirvieron para mantener a este País en un estado de atraso, ignorancia y mansedumbre cuyas consecuencias todos conocemos y que algunos parecen añorar.
Y por encima del hecho de destinar el dinero público que se llevan las actividades taurinas a partidas que coadyuven al progreso social, a la ayuda a los más desfavorecidos o a campañas solidarias, está una realidad cruel y ofensiva: que se está inculcando en el ánimo de los más pequeños que el maltrato a los seres vivos es una forma lícita de entretenimiento para unos y de vida para otros, que hay hermosura en el sufrimiento ajeno, que torturar es sinónimo de coraje y que el que un hombre quede tendido en la arena atravesado por el asta de un toro, es la más sublime de las compensaciones después de una vida dedicada a destruir vidas.

Julio Ortega Fraile

2 comentarios sobre “DE TOROS Y ESCUELAS, DE MARQUESAS Y SUBVENCIONES

  1. No entiendo éste tipo de texto, que de tan manidos y repetidos, ya cansan y mucho. Porque una mentira mil veces repetida, al final, sigue siendo una mentira. Y mala cosa es que para darle credibilidad al fondo del asunto, se tenga que agarrar a los pobres,ancianitos y personas desfavorecidas.

    Cualquiera que lea el artículo, se puede creer que los malvados “taurinos” le quitan el dinero a los más favorecidos. El autor realmente no sabe, ni quiero saberlo, que La Comunidad de Madrid ingresa muchísimo dinero de la actividad taurina, y que cómo elemento interviniente, recoge ése dinero y parte (solamente una parte ) la reinvierte en La Fiesta, por ej. para pagar la Escuela Taurina de Tauromaquia de Madrid.

  2. Que sí Raúl, que entiendo tus razonamientos, pero desde nuestro punto de vista, la Comunidad de Madrid, o la Andaluza, no tienen por qué gastar el dinero de los contribuyentes en pagar una escuela de Tauromaquia. Es así, por lo menos para nosotros. No saques las cosas de contexto.
    Gracias por tu opinión y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s