Artículos antitaurinos

CARTA A UN TORERO

Me ha llegado por casualidad. La he encontrado publicada en un periódico que editan los alumnos de un colegio de Madrid al final del curso. Su autora se llama Lorena, y tiene 17 años. La titula: UNA CARTA, y dice así:

Para el Sr…:

No quisiera robarte mucho tiempo. Sin embargo, quería escribirte para preguntarte ciertas dudas que me han surgido a raíz de la faena de esta tarde.

Ha sido una actuación espléndida. El animal ha muerto rápido. ¿Ocurre siempre así? Perdona, en realidad no pretendo preguntar por tu trabajo. Pretendo, si me lo permites, preguntar por tí.

Me gustaría saber si tu trabajo te realiza. Si realmente es tu vocación hacer de la muerte del toro un espectáculo. ¿Qué es lo que más te enriquece? ¿La fama o el honor? ¿Y son sólo tuyas? Lo digo porque, al fin y al cabo, en la plaza tienes junto a ti a rejoneadores, banderilleros, picadores…y más gente que te ayuda a acabar con un solo toro. Entonces, ¿por qué la gloria te la llevas siempre tú?

No me malinterpretes, no quiero hacer preguntas indiscretas. Si te planteo estas cuestiones es porque eres el único que puede solventarlas.

Por ejemplo, una paradoja que se me plantea constantemente. Algo en que me he fijado, es que tú, como muchos de tu profesión, eres cristiano, y supongo que practicante. Al menos, antes de salir al ruedo te encomiendas encarecidamente a tu Virgen. Pero no crees que Dios sea el único que decide quién vive y quién muere. Y por cada vida que te llevas, ¿estás más cerca del cielo? No he estudiado Teología, pero por lo general, en la mayor parte de las religiones, la sangre no ayuda a lavar los pecados. ¿Y de verdad Dios te permite que mates gratuitamente?

¿Cuánta sangre hace falta para ganarse el cielo?

No me puedo creer que nunca os hayáis planteado el dolor que causáis. ¿O es que pensáis que no pueden sentir dolor? No, es imposible. Tenéis que saber que sufren.

¿Cómo podéis cargar con eso? ¿Cómo podéis dormir?

¿Cómo podéis volver a hacerlo una y otra vez?

Aunque matar al toro es necesario, claro está. Aunque sobreviviese, ya no serviría para torear. Sólo algunos, aquéllos que demuestran mayor fiereza, son librados de la muerte para continuar con la estirpe sintética que la raza humana ha forjado. Para continuar esa raza cuyo único fin es luchar. Y morir luchando. Por eso tú le ofreces esa oportunidad, ¿verdad?

Porque la tauromaquia es una penosa excusa para que el ser humano pueda realizarse y asegurarse a si mismo su supuesta supremacía en la cadena trófica.

Pero hay algo al parecer, que no habéis pensado.

Y es que la sangre no te convierte en un hombre.

Ni te da valor.

Y tampoco honor. Muchos se plantean si te lo quita.

Porque la sangre mancha, y no puede ser limpiada.

Hay mucha gente cuyo trabajo es matar; para alimentarse, para vestirnos. Nuestra especie es así.

Pero la principal diferencia es que tu trabajo consiste en ser asesino declarado, orgullo y símbolo del país, verguenza internacional.

La cultura y el arte no pueden ir vinculados a la sangre. Por eso espero que no sean las respuestas que des a la última y más importante de las preguntas que te planteo.

¿Por qué?

Anuncios

2 comentarios sobre “CARTA A UN TORERO

  1. Para la Srita. Lorena…

    Me da mucho gusto que a vuestros 17 años esteis tan interesada en la Fiesta Taurina y que hayáis visto la faena de esta tarde.

    Yo tampoco quisiera robarte mucho tiempo. Te escribo para tratar de resolver tus dudas existenciales…

    Los toros no siempre mueren tan rápido, pero los toreros tratamos que así sea para que sufran lo menos posible. No somos tan insensibles como lo creen los antitaurinos.

    Claro que mi trabajo me realiza. Para mi es lo máximo y eso no quiere decir que sea bueno o malo. Supongo que a los policías les gusta su trabajo aunque deban dispararle a otras personas. Y su trabajo es muy importante. No todos tenemos la misma vocación. Seria muy aburrido que todos pensáramos igual.

    Ni la fama ni el honor me enriquecen. Lo que lo hace es gozar de mi trabajo. Por supuesto la gloria no solo es mia, lo que hago seria imposible sin la ayuda de los miembros de la cuadrilla. Seria muy desventajoso que un hombre de 70 kilos y una sola arma (la espada) se enfrentara a un toro de 500 kilos con dos armas (las astas). La fama es mayor para mi por que soy el que mas arriesga la vida, pero todos son importantes.

    Solo tiene derecho a matar a un toro quien arriesga su vida para hacerlo.

    No te malinterpreto, con gusto respondo a tus preguntas para que no te creas todo lo que dicen los antitaurinos.

    Claro que soy cristiano y que le encomiendo mi vida a la Virgen de la Macarena cada vez que toreo. Te habráis fijado también que en misa se hace el sacrificio del cuerpo del Señor y el cura se bebe su sangre (lo hace simbólicamente con la hostia y el vino pues la época de los sacrificios humanos ya pasó a la historia). Desafortunadamente nosotros no podemos sacrificar simbólicamente toros de cartón pues nadie iría a las plazas. Los curas no arriesgan la vida al ejercer su profesión. Nosotros si.

    Por supuesto que Dios es el único que decide quién vive y quién muere. Si él quisiera que ya no murieran mas toros por mi espada, ya habría hecho que un astado me matara en la plaza. Pero si me permite seguir viviendo y toreando a lo mejor es por que le gusta la Fiesta Brava. Lo malo es que a lo mejor él no puede contestar tus dudas como yo lo hago por que no ha de tener ordenador o acceso a internet. Por cada vida que me llevo estoy más cerca del cielo, pues cada vez arriesgo la vida y existe la posibilidad de irme a la Eternidad con el Señor…

    A mi no me interesa lavar ningún pecado… no soy difamador como algunos… ni me meto en la vida de los demás por su profesión… Y ya te dije que Dios me permite que mate, aunque no gratuitamente, esta profesión cuesta mas que cualquier otra: sacrificios, entrenamiento, riesgos mortales. Gratuitamente es el sacrificio que hace el cura en cada misa… o las difamaciones de los antitaurinos cada que pueden…

    Me preguntas ¿Cuánta sangre hace falta para ganarse el cielo? Son como seis litros de sangre… que es la que tengo en mi cuerpo y pongo a disposición de Dios en cada faena.

    Por supuesto que me planteo muchas veces el dolor que puedo causar al toro, pero me queda el consuelo de que el toro de lidia sufre mucho menos que otros seres a los que tratamos “humanitariamente”. Habéis visto a las gallinas metidas en una jaula de cuatro en cuatro poniendo mas de 300 huevos en un año? Creo que les duele bastante cada que sale el huevo. No quiero ni imaginarlo. Sabéis que una vaca lechera carga entre 50 y 80 kilos de glándulas mamarias y es llevada a ordeñar dos o tres veces al día durante toda su vida, caminando sobre un duro y resbaloso piso de cemento? Seguramente los que comemos huevo o tomamos leche debemos saber el dolor que les causamos a los animales. No puedo creer que no lo sepamos.

    Tenéis razón en que resulta difícil dormir, pero no pensando en el dolor de los toros (quince minutos en la plaza a cambio de mas de 4 años de vivir en contacto con la naturaleza), sino pensando en la forma en que arriesgamos la vida para disfrutar de nuestra afición.

    Es muy difícil torear una y otra vez. Se necesita ser realmente bueno para seguir adelante en la profesión. Mata mas el hambre que las cornadas.

    La raza de reses bravas no es sintetica como decis. Es un animal que existe tal como lo conocemos desde hace miles de años, o sea como fue creada por Dios.

    Claro que le ofrezco la oportunidad de seguir existiendo al toro bravo. Si desaparecen las corridas desaparece el toro, pues como dices su único fin es luchar y morir luchando. Este ganado no sirve para producir leche (un par de litros al día contra 35-40 litros de las vacas holandesas), ni para producir carne (500 kilos en 5 años contra 700 kilos en un año de las razas especializadas), ademas de que matarían a quien intente ordeñar a las vacas o de manejar a los toros.

    Sin la tauromaquia el ser humano esta en lo mas alto de la cadena trófica. Somos los depredadores por excelencia en el reino animal. Espero que no vayáis a convertirte en vegetariana cuando sepas con que alimentan a los animales (hasta con excremento) o como les inyectan hormonas y como los matan para que puedas comer carne. Muchos veterinarios se han vuelto vegetarianos cuando se dan cuenta de esto. No conozco a ningún veterinario taurino que sea vegetariano.

    Claro que la sangre no me convierte en un hombre. Mi libre albedrío es el que me hace hombre y el que me permite tomar la decisión de ser torero. No dependo de las opiniones de los demás.

    La sangre no me da valor. Al contrario, me da miedo, especialmente si es mi sangre la que brota por la herida.

    No se si me de honor, pero yo prefiero no opinar si alguien que trabaja con ratones en un laboratorio para desarrollar antibióticos que salvan millones de vidas humanas sea merecedor del honor. Muchos se plantean que no lo merecen.

    La sangre mancha y no puede ser limpiada, como decís, especialmente si es sangre humana. Ojala las personas se interesaran mas por las corridas de toros y no por la guerra o el terrorismo.

    Afortunadamente soy un “asesino declarado”, no como los que se ocultan en células terroristas, en ejércitos, en difamadores, en matanceros de rastro que golpean en la cabeza a las reses con un martillo hasta medio matarlas para luego meterlas en agua hirviente para ahogarlas. Gracias a Dios no soy “asesino no declarado”, que son mas abundantes y ni siquiera son orgullo y símbolo del país. Esos si son una vergüenza internacional.

    Respeto tu opinion de que la cultura y el arte no pueden ir vinculados a la sangre, aunque no estoy de acuerdo con ella. Y mi respuesta a tu pregunta final de ¿Por qué? es:

    Por que la vocación es algo que nos da Dios para cumplir una misión que nos ha encomendado en este mundo.

    Tu vocación quizá sea de defensora del bienestar animal. Espero que la desarrolles al máximo y que hagas todo lo posible para evitar el sufrimiento “innecesario” de las vacas lecheras, los toros de abasto, las gallinas ponedoras, las ratas de laboratorio, etc.

    Ah, y te espero el domingo en la plaza para que disfrutes nuevamente de la corrida… Allá nos vemos!

    Atentamente

    El torero.

  2. “(500 kilos en 5 años contra 700 kilos en un año de las razas especializadas)”

    ¿Qué razas de carne alcanzan 700 kilos en 1 año de vida? ¿Sabes que el 50% del llamado ganado de lidia (denominación de origen: carne de ganado bravo) se comercializa para consumo en forma de carne?

    Para los que creen en Dios tus explicaciones podrán ser convincentes, pero para los que no creemos en él…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s