BLOG VETERINARIO

Patologías del perro y del gato. Antitauromaquia y protección animal

TUMORES MAMARIOS EN LA GATA

TUMORES MAMARIOS EN LA GATA

Los tumores de glándulas mamarias son los terceros tumores más frecuentes en las gatas, y por supuesto más habituales en hembras mayores (entre 10 y 12 años). Dentro de la especie felina, quizás se presente una mayor incidencia en la raza siamesa. La etiología hormonal parece ser bastante importante en la aparición de este tipo de neoplasias. La ovariohisterectomía puede reducir de modo significativo el riesgo de desarrollo de tumores de mama, por lo que podemos decir que serán más frecuentes en gatas enteras o que han sido castradas después de numerosos celos. Su desarrollo está ligado a la producción de hormonas femeninas. En las gatas, el riesgo de desarrollo de tumores mamarios se multiplica por siete en comparación con individuos castrados en la pubertad.
En el 80% de los casos son malignos; el 25% aparece como masas ulceradas y en más del 50% de los casos afectan a glándulas múltiples. Las metástasis se suelen presentar en pulmones, pleura, hígado, ganglios linfáticos (49% de los casos), glándulas adrenales, diafragma y riñón.
Un diagnóstico diferencial importante es con la hiperplasia fibroendotelial. Este problema se presenta en gatas enteras. El comienzo suele ser dentro de las 2 semanas del estro (celo). La gata presentará glándulas mamarias agrandadas, rojas y tumefactas. El proceso es autolimitante con resolución espontánea. En estos casos nos vamos a encontrar con un aumento simétrico de una o varías glándulas mamarias, que en muchas ocasiones aparecen tumefactas. El tamaño de las mamas puede alcanzar desde 2-3 cm hasta 10 cm, y en algunos casos la piel subyacente puede aparecer tensa y eritamatosa, con múltiples ulceraciones cutáneas. No suele existir secreción láctea. La palpación será unas veces indolora y otras no, en función de la evolución del proceso. La ovariohisterectomía previene la recurrencia.
Se ha demostrado que en gatas, el uso de acetato de megestrol y de otros progestágenos implica una mayor incidencia en la aparición de tumores de mama.
En la exploración física, podremos encontrar un nódulo único o nódulos múltiples asociados a un pezón o a la propia glándula. Las lesiones benignas tienden a ser pequeñas, bien circunscritas y firmes a la palpación. La situación mamaria de estos tumores en la gata, no demuestra preferencia por la localización, siendo su incidencia igual en cuanto a situación en cualquiera de las glándulas, aunque podríamos decir que quizás se da una mínima mayor incidencia en las glándulas craneales.
Los tumores pueden moverse libremente o estar adheridos a la piel o a la pared abdominal. Pueden estar ulcerados, inflamados y edematosos o asociarse a secreciónes que pueden ser comprobadas apretándolos suavemente.
El evaluación diagnóstica de las gatas con neoplasia debe incluir un hemograma, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Aunque la citología generalmente no puede diferenciar los tumores malignos de los benignos, puede ayudar a excluir otros diagnósticos diferenciales. Además la citología puede resultar definitiva si están presentes criterios de malignidad evidentes. Las radiografías torácicas son importantes para evaluar los procesos pulmonares metastáticos y la posible linfadenopatía esternal. Las ecografías también podrán ayudarnos a detectar posibles metástasis a nivel de cavidad abdominal. En las gatas se suele observar, la presencia de derrame pleural. Es importante evaluar los ganglios linfáticos inguinales, sublumbares, mesentéricos y pélvicos con el fin de estatadificar el tumor. La evaluación de estos ganglios de puede hacer por citología, ecografía, radiografías y palpación. La biopsia por escisión de las masas mamarias, permitirá alcanzar un diagnóstico definitivo.
La mayoría de los tumores de glándulas mamaria felinos son malignos, muy a menudo adenocarcinomas, y muestran un comportamiento sumamente metastático. El pronóstico depende, inicialmente, del tamaño del tumor en el momento del diagnóstico. Los tumores de menos de 2 cm de diámetro se asocian a tiempos de supervivencia de alrededor de 3 años, Para las masas con 2-3 cm , la sobrevida media es de 2 años,
mientras que los tumores de más de 3 cm se asocian a supervivencias de entre 4 y 6 meses.
La cirugía es la piedra angular del tratamiento de estos tumores. Una contraindicación importante para la cirugía son los carcinomas inflamatorios, ya que es virtualmente imposible eliminar por completo el tumor y el recrecimiento puede ocurrir tras unos día después de la cirugía.
En las gatas se recomienda la mastectomia de cadena completa (eliminación de las cinco glándulas de un lado sin extirpar la capa muscular subyacente), con una mastectomía bilateral secuenciada para los procesos bilaterales. Deberíamos dejar pasar entre una cirugía y otra como mínimo dos semanas, para permitir la síntesis libre de tensiones y la cicatrización óptima. Se ha demostrado que en gatas con resecciones mínimas tienen procesos recurrentes antes que en las que se realizo una mastectomía completa, aunque tuvieron tiempos de supervivencia similares .Estas recurrencias se cuantifican en un 66%.
La ovariohisterectomía no mejora la sobrevida, pero podría considerarse concurrente con la mastectomia para tratar o prevenir afecciones uterinas u ováricas, que a veces acompañan o coexisten con los tumores mamarios.
Debido a que la gran mayoría de los tumores de mama felinos son malignos y hacen metástasis, la quimioterapia postoperatoria podría estar indicada. Se están utilizando protocolos con doxorrubicina como fármaco único. Lo cierto es que el avanzado estado de la mayoría de los tumores mamarios de los felinos determina una escasa respuesta a la quimioterapia, aunque como he comentado antes la doxorrubicina sola o unida a ciclofosfamida pudiera resultar como tratamiento coadyuvante tras la cirugía para retrasar las metástasis.
Para concluir el artículo os diré que si queréis evitar la aparición del cáncer de mama en vuestras gatas, debéis castrarlas lo antes posible (una buena edad sería a los 8-10 meses) y evitar los “venenos” que suponen las pastillas e inyecciones para la inhibición de sus desagradables celos. Vuestras gatas os lo agradecerán sin lugar a dudas.

José Enrique Zaldívar Laguía.
Clínica Veterinaria Colores. Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A.
Madrid-28045.

febrero 16, 2008 Posted by | Enfermedades del gato | , | 109 comentarios

ENFERMEDADES DE VIAS RESPIRATORIAS BAJAS EN EL PERRO

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: BRONQUIOS Y PULMONESLas enfermedades del aparato respiratorio y en particular las que afectan a bronquios y pulmones son numerosas y en muchas ocasiones muy difíciles de diagnosticar. A veces se trata de procesos agudos que tienen una rápida remisión, pero en otras nos encontramos con enfermedades de curso crónico que acompañaran a vuestro perro durante una gran parte de su vida y que necesitarán por tanto una gran atención.
Lo cierto es que la mayoría de ellas provocarán en vuestros perros síntomas muy similares, y será a través de diversas pruebas la única manera de que los veterinarios establezcamos un diagnóstico acertado y como consecuencia instauremos un tratamiento adecuado.
Me referiré primero al arsenal de pruebas de las que podemos echar mano para su diagnóstico, y luego haré una breve exposición de las enfermedades que a mi me parecen más interesantes que conozcáis. Dejaré muchas en el tintero (en especial las que afectan a la cavidad pleural, al mediastino y a la pared torácica), pero el tema es tan extenso que no hay cabida para todas en el presente artículo.
Entre las pruebas que debemos realizar ante un problema cuyo origen suponemos que se localiza en bronquios o pulmones se encuentran los análisis rutinarios de sangre que deben incluir un hemograma y una bioquímica completa. Las radiografías de torax son en muchas ocasiones indispensables, aunque a veces su realización será muy laboriosa, en especial si la dificultad respiratoria que presenta el perro nos impide una manipulación adecuada. A veces, será necesario establecer un tratamiento para intentar mejorar la ventilación y hacer después las radiografías. Lo ideal será realizar tres, dos laterales, y una dorso ventral. La auscultación es para mi esencial. Una buena auscultación nos permite muchas veces acercarnos al problema. Es imposible, y además no tiene sentido que me extienda en lo que se oye o se deja de oír ya que explicarlo sería una pérdida de tiempo.
Una prueba que se realizaba en el pasado como la broncografía ha quedado en desuso por la aparición de la broncoscopia. Otra técnica que resulta útil para detectar anomalías vasculares y tromboembolia pulmonar es la angiografía pulmonar. La broncoscopia es de suma utilidad en enfermedades que cursan con tos crónica, sangrado, y sospechas de tumor o cuerpo extraño. Permite la inspección visual de las vías respiratorias y la obtención de muestras. Además tiene una utilidad terapéutica para la eliminación de cuerpos extraños, la resolución de tapones de moco y la extracción de secreciones abundantes o de sangre. Desde el punto de vista diagnóstico nos permite visualizar, lavar, raspar u obtener muestras para biopsia. Debe ser realizada bajo anestesia general para evitar la tos y el laringoespasmo.
A pesar de todo existen perros que por su compromiso respiratorio no pueden ser anestesiados o que presentan alteraciones de la coagulación. En estos perros lo que se utiliza es la toracotomia que permite la toma de una muestra a cielo abierto. Evidentemente no está exenta de riesgos para la vida del perro.
La ecografía puede resultar útil para diagnosticar tumores, anomalías pleurales y mediastínicas, así cómo la obtención de aspirados o muestras para biopsias con guia ecográfica, utilizando la visualización en tiempo real de la penetración de la aguja en el tejido o lesión líquida. Tiene eso si el inconveniente que no permite la visualización de lesiones dentro de un pulmón con aire, pues esto impide la transmisión del sonido.La tomografía computerizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son útiles para evaluar las estructuras circundantes y determinar las relaciones anatómicas. Requieren anestesia general, pero pueden aportar interesantes datos sobre la enfermedad.
BRONQUITIS AGUDA

Se define como una tos pasajera atribuible a inflamación de las vías aéreas inferiores y no se asocia con un daño irreversible de la vía aérea.
Puede estar causada por infecciones bacterianas o víricas, parásitos u hongos. A veces, un cuerpo extraño inhalado puede desencadenarlas. El mismo humo o el polvo pueden contribuir a la aparición del problema. Un tumor pulmonar, un aumento de los ganglios linfáticos o un aumento del tamaño del corazón que provoquen una compresión de las vías respiratorias pueden desencadenarla. El colapso traqueal (estrechamiento de la traquea), o una alergia también pueden ser las causantes de bronquitis.
La consecuencia es la estimulación de los receptores de la tos, lo que provocará su presencia y el aumento de la producción de moco en las vías aéreas.
La bronquitis aguda se asocia con tos, productiva o no, de duración normalmente inferior a 2 meses. La tos productiva suele estar relacionada con infecciones bacterianas, mientras que la tos seca se asocia a infecciones víricas. Si oís a vuestro perro emitir un sonido similar al graznido de un ganso, seguramente estaremos ante una bronquitis producida por un colapso traqueal.
A veces, la bronquitis aguda se resuelve espontáneamente una vez que la causa que produce la tos ha sido eliminada. Si se trata de un proceso bacteriano el uso de antibióticos será suficiente, aunque a veces será necesaria la realización de un cultivo y de un antibiograma. La presencia de cuerpos extraños debe ser solucionada mediante una broncoscopio y si no es posible a través de una toracotomia.
El síntoma más molesto para vosotros será la tos, pero el uso de medicamentos para hacerla desaparecer debe ser muy bien valorado. Los antitusigenos no deben ser usados si la tos es productiva, es decir, permite la eliminación de secreciones o se sospecha que el problema es infeccioso. Lo único que conseguiremos es aumentar la tos. El uso de broncodilatadores y corticoesteroides en estos casos si que está indicado.

BRONQUITIS CRÓNICA

En estos casos la tos estará presente por un periodo superior a dos meses, ya que se habrán producido lesiones irreversibles de las vías aéreas. Normalmente establecer la causa es sumamente complicado, aunque se asocia con infecciones crónicas, alergias o la inhalación de agentes irritantes. Lo que se produce en estos casos es una excesiva acumulación de moco que contribuye a la obstrucción y colapso de las pequeñas vías aéreas. Estos cambios crónicos predisponen un mayor riesgo de infecciones.
Los perros afectados muestran intolerancia al ejercicio, accesos de tos incontrolables y dificultad respiratoria. En un momento determinado los perros afectados pueden presentar exacerbaciones del problema, cuando hay complicaciones infecciosas, exposición a agentes irritantes inhalados o situaciones de excitación o estrés excesivo.
Junto a los tratamientos tradicionales (antibióticos, broncodilatadores y a veces antitusigenos) son útiles los nebulizadores para humidificar la vía aérea. Si el perro esta obeso, será indispensable hacerle bajar de peso.

BRONQUITIS ALÉRGICA

Se produce como respuesta de las vías aéreas a un alérgeno inhalado o transportado a través de la sangre. Entre estas sustancias capaces de producir bronquitis se encuentran polvo y mohos, humo del tabaco y rociados con aerosoles. Otros agentes capaces de producirla son la dirofilarias y los Aspergilus (hongos). Habrá edema e inflamación, broncoconstricción y aumento de la producción de moco.
Suele afectar a perros jóvenes o de mediana edad y puede conducir a una bronquitis crónica.
Suele ser característico que la tos sea improductiva, aumente con el ejercicio, el aire frío y la compresión del pecho o la traquea.

EDEMA PULMONAR

Es una acumulación de líquido en el intersticio pulmonar. Se presenta con frecuencia como complicación de la insuficiencia cardiaca congestiva izquierda. Las causas, además de la nombrada son muy variadas y las he resumido en un cuadro adjunto. Lo que ocurre en estos casos es que los sistemas que el organismo pone en marcha a través de su sistema linfático para la eliminación de líquidos no pueden contrarrestar la velocidad de entrada del líquido.
La mayoría de los perros afectados, presentan un aumento del ritmo respiratorio (taquipnea), tos o dificultad respiratoria por falta de oxigenación (hipoxia). El esfuerzo de inspiración y espiración se ven aumentados y en los casos graves, la tos irá acompañada de la eliminación de sangre.
El tratamiento debe ir dirigido a mejorar la oxigenación (mediante sonda nasal, mascarilla o jaula de oxigenación), pero el estrés durante el manejo de estos perros debe ser mínimo. Si es posible, y no siempre lo es, será de gran utilidad la intubación y ventilación positiva.
Los medicamentos de elección en estos casos son los diuréticos, aunque deben usarse con precaución en perros con poco volumen sanguíneo circulante (hipovolemicos)
Los broncodilatadores son de gran utilidad, y evidentemente si la causa del edema está en el corazón, habrá que aplicar la medicación oportuna.

NEUMONIA BACTERIANA

La neumonía se refiere a la inflamación del pulmón, y evidentemente será bacteriana si se identifican bacterias como causa del problema o como parte del proceso inflamatorio. Según el lugar donde asiente la infección podremos hablar de bronquitis bacteriana, bronconeumonía, neumonía intersticial o neumonía lobar.
Las neumonías bacterianas primarias en el perro son infrecuentes, existiendo casi siempre un problema predisponente como bronquitis crónica, discinesia ciliar, enfermedades víricas y fúngicas, enfermedades asociadas con aspiración, regurgitación, tratamientos con fármacos inmunosupresores, diabetes mellitus, síndrome de Cushing, traumatismos y tumores.
A veces, las bacterias pueden llegar a los pulmones a través de la sangre y entonces la neumonía será consecuencia de una septicemia provocada por cualquier otra causa o bien llegar directamente.
Los perros que presentan este tipo de neumonías no es raro que con anterioridad hayan padecido otros procesos respiratorios o que hallan padecido vómitos o que hayan sido anestesiados recientemente.
Habrá tos por lo general productiva, anorexia, descarga nasal mucopurulenta, intolerancia al ejercicio, taquipnea, dificultad respiratoria, fiebre, y a veces pérdida de peso.
El tratamiento se basará en antibióterapia, hidratación de las vías aéreas y humificación del aire.
Existen y por ello deben ser nombradas enfermedades pulmonares víricas, fúngicas (por hongos) y por protozoos.
Para no extenderme demasiado en su descripción os diré que hongos como los coccidiodes, blastomyces, histoplasmas, criptococcus y aspergillus son capaces de provocar graves cuadros respiratorios que cursan con cuadros similares a los de una neumonía.
En cuanto a los parásitos nombraré la toxoplasmosis, aunque es más frecuente en el gato, y las capillarias.
Entre los virus capaces de provocar una neumonía severa, nombraré el del Moquillo canino.

NEUMONIA POR ASPIRACIÓN

La inhalación de líquidos, partículas de alimento o bacterias procedentes de la orofaringe provoca una alteración pulmonar inflamatoria profunda. Puede presentarse como una enfermedad aguda fulminante o como un proceso crónico.
Los contenidos aspirados suelen ser contenidos ácidos del estómago y alimento. Por lo general una función laríngea o faríngea normal previenen este tipo de accidentes por lo que tendrá que producirse algún trastorno que produzca una anormal funcionamiento de estas estructuras, como pueden ser alteraciones neuromusculares, irritación o inflamación de la orofaringe a causa de reflujo crónico o regurgitación (megaesofago, obstrucción esofágica, esofagitis, o vómito crónico)
Un sondaje mal hecho cuando se administran alimentos o medicamentos o la falta de cooperación del paciente también puede provocarlas. Un accidente frecuente es la entrada de medios de contraste (bario) en las vías respiratorias cuando se los tenemos que hacer tragar a un perro para la realización de una placa de contraste. Es éste un accidente que en principio no tiene la más mínima importancia.
La entrada en los pulmones de estos elementos puede llegar a provocar hemorragias o edemas de pulmón junto a broncoconstricción.
Veremos al perro toser y presentar dificultad respiratoria, junto a inapetencia, letargo y a veces incluso shock.
En la mayoría de los casos será necesaria la aplicación de oxígeno, broncodilatadores y antibióticos, aunque estos últimos es conveniente utilizarlos después de haber realizado un cultivo bacteriano.
Nombraré de pasada lo que conocemos como “Síndrome de dificultad respiratoria aguda” (SDRA) que provoca una insuficiencia respiratoria como consecuencia de una septicemia, transfusiones de sangre múltiples, shock, pancreatitis, neumonías, reacciones a fármacos o sobredosificación de algunos de ellos, traumatismos importantes o cirugías. Los perros afectados presentan una seria dificultad respiratoria, taquicardia, ansiedad, agitación. Habrá edema de pulmón e hipertensión pulmonar.

ALTERACIONES INMUNITARIAS: HIPERSENSIBILIDAD

Se trata de procesos inflamatorios que afectan a los bronquios y pulmones, normalmente como respuesta del organismo a un agente externo como pueden ser parásitos pulmonares, alergenos inhalados (pólenes por ejemplo) o fármacos. Podemos decir que se trata de una reacción alérgica del organismo que se manifiesta a nivel del sistema respiratorio.
Es bastante típico que si hacemos un análisis de sangre en los perros afectados por este proceso nos encontremos con una gran cantidad de eosinófilos ( es un tipo de glóbulo blanco que aumenta en cuadros alérgicos y parasitarios).
La tos es el síntoma más frecuente. El tratamiento consistirá en intentar eliminar la fuente que produce el problema, lo que no siempre es posible, y el uso de corticoesteroides. Si la respuesta a estos medicamentos no es suficiente, habrá que echar mano de drogas inmunosupresoras. Podemos añadir al cóctel, antibióticos y broncodilatadores. Muchos perros afectados por esta enfermedad necesitan medicación de por vida, ya que no siempre será posible eliminar el agente causal
.
TUMORES:

Los tumores de pulmón pueden ser de origen primario, metastático o multicéntrico, siendo las dos últimas las más frecuentes. Evidentemente son más frecuentes en perros de edad avanzada.
Los tumores primarios suelen ser malignos, y dentro de ellos las más frecuentes son los adenocarcinomas y los carcinomas. Los que aparecen como metastásis pueden presentarse a partir de osteosarcomas, fibrosarcomas, hemangiosarcomas, melanomas y carcinomas mamarios principalmente.
Los perros afectados suelen mostrar dificultad respiratoria, tos, pérdida de peso, anorexia, letargo, fiebre y cojeras por que se denomina osteopatía pulmonar hipertrófica.
Si queremos llegar al diagnóstico exacto y saber a que tipo de tumor nos enfrentamos, se deberá obtener una muestra de la masa para ser analizada. Esto se puede conseguir a través de una citología, lavado broncoalveolar o por toracotomía.
La intervención quirúrgica si es que merece la pena es el tratamiento de elección, para los tumores pulmonares solitarios, mientras que la quimioterapia se usará en casos en que la cirugía no pueda resolver el problema. En cualquier caso no debemos esperar una supervivencia superior a un año, aún tratándose de una masa que ha sido extirpada en su totalidad.

CONTUSIONES PULMONARES

Un impacto fuerte sobre el área torácica provocará en la mayoría de las ocasiones una hemorragia pulmonar, aún sin que se aprecie un daño torácico externo.
En los casos graves habrá dificultad respiratoria y disnea aguda. No será raro encontrar dolor, neumotorax o shock cardiovascular, habituales en el traumatismo pulmonar agudo, y tampoco será extraño encontrar fracturas de costillas.
Si la hemorragia ha sido leve las manifestaciones clínicas también lo serán.

INHALACIÓN DE HUMO

La inhalación de humo causa una lesión directa en las vías respiratorias y el tejido pulmonar debido al calor, las partículas y los gases en combustión. Los incendios domiciliarios son la causa más frecuente. Las partículas de carbono pueden adherirse a la superficie de las vías respiratorias provocando broncoespasmo. Los compuestos que derivan de la combustión de productos gaseosos, cuando se inhalan, provocan lesiones químicas, a las que habrá que sumar las lesiones térmicas.
Cuando los animales afectados nos llegan a la clínica, además de las quemaduras, suelen presentar síncope, dificultad respiratoria grave e incluso parada respiratoria. El problema es que cuando no presentan estos síntomas tan alarmantes, la atención debe ser máxima porque pueden desarrollar una afección respiratoria grave a las 24-36 horas, por la presentación de un edema laríngeo o por la aparición de una SDRA de la que ya he hablado anteriormente. Por tanto, cualquier perro rescatado de un incendio deberá mantenerse en observación 24-48 horas.
Se les debe administrar oxígeno, broncodiltadores y corticoesteroides solo si existe shock cardiovascular agudo. No estará de menos, si es necesario la administración de soluciones para la rehidratación, pero con sumo cuidado ya que la alteración de la permeabilidad vascular puede llevar a un edema de pulmón.

CUADROS: POSIBLES CAUSAS DE EDEMA PULMONAR
-Enfermedades renales
-Enfermedades hepáticas
-Sobrehidratación
-Inanición
-Tumores
-Inhalación de toxinas
-Aspiración de ácido gástrico
-Inhalación de humo
-Electrocución
-Traumatismo
-Septicemia
-Pancreatitis
-Uremia
-Inflamación infecciosa o no infecciosa
-Tromboembolia
-Obstrucción grave de las vías respiratorias superiores
-Ahogamiento
-Edema neurogénico por convulsiones o por traumatismo craneoencefálico
-Insuficiencia cardiaca izquierda
-Sobrehidratación

diciembre 19, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 523 comentarios

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (PIF)

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (PIF)

Toca en éste número de El Mundo del Gato, hablar de una complicada enfermedad en cuanto a su origen, transmisión, prevención y tratamiento.
Se trata de una enfermedad vírica producida por un coronavirus muy similar al CVEF (virus del coronavirus entérico felino) conocido por todos los amantes de los gatos. Se puede presentar en lo que llamamos la forma seca o en lo que se conoce como forma húmeda, aunque algunos gatos presentan al mismo tiempo las dos.
Digamos que la similitud entre ambos virus es tal, que el virus del PIF es una mutación del virus CVEF. La mutación de un virus a otro se produce en el intestino de los gatos. Entre 1986 y 1995, 1 de cada 200 admisiones hospitalarias en Norteamérica recibían el diagnóstico de PIF.
Los gatos que sufren esta enfermedad pueden ser de cualquier raza o sexo, con edades comprendidas entre escasos meses y cinco años, aunque debemos aclarar que la mayoría de los casos se dan en gatos menores de 1 año.
Habitualmente los animales afectados proceden de lugares en donde se produce una gran concentración de ellos (albergues, colonias, criaderos, residencias…). En números reales se habla de poblaciones de más 5 gatos.
Cuando uno de estos animales afectados aparece en nuestras clínicas, solemos ver un gato con fiebre que no responde a los antibióticos y cuya pirexia suele ser cíclica. Se muestran letárgicos, presentan a veces ictericia (color amarillo de las mucosas) y alteraciones neurológicas. No suelen presentar diarrea, pero si son frecuentes las alteraciones oculares y los vómitos. Los que están afectados por la forma húmeda o exudativa presentan un líquido amarillento en la cavidad abdominal, en la pleura, en el pericardio, en el espacio subcapsular de los riñones y los machos en el escroto. Si el acumulo de líquido afecta a la pleura, veremos a un gato con dificultad respiratoria, y si es abdominal nos dará apariencia de tener una gran tripa. Este líquido, una vez extraído y analizado, presenta unas características muy típicas. La extracción es sencilla realizando una punción de la cavidad abdominal. En ocasiones el gato tan solo presentará alteraciones oculares (precipitados corneales, uveitis anterior, hipema, hemorragias o desprendimientos de córnea)
En un análisis de sangre nos podremos encontrar con los linfocitos (fracción de glóbulos blancos) bajos (lo llamamos linfopenia), y los neutrófilos ligeramente elevados. Estos gatos no es infrecuente que están anémicos. La bioquímica suele mostrar un aumento de las proteínas totales por aumento de las gammaglobulinas, pese que a que la albúmina suele estar baja. Las transaminasas, es decir los marcadores de la función hepática, suelen estar elevadas, así cómo la bilirrubina, esta última en especial en la forma húmeda.
La serología específica sobre la enfermedad (detección de anticuerpos en sangre) nos puede ayudar, pero las interpretaciones deberán hacerse con mucha cautela. Cuando hacemos un análisis de este tipo obtendremos títulos altos contra coronavirus, pero, ¿serán producidos por la presencia de CVEF (coronavirus entérico) o por la presencia de su mutante el coronavirus del PIF? Quiero decir que no hay manera de distinguir según este tipo de análisis si los anticuerpos están producidos por uno u otro virus.
En centros con multitud de gatos, prácticamente todos serán positivos, aunque no están enfermos. Esto quiere decir que han estado en contacto con el virus y que su organismo ha respondido generando anticuerpos contra el. Los gatitos de los albergues suelen tener títulos muy elevados frente a coronavirus, pero la mayoría no desarrollará le enfermedad. Los títulos positivos desaparecen muy lentamente, y los gatos que después pasan a un hogar de acogida solos, sin exposición posterior al coronavirus se harán seronegativos después de meses o años si no son portadores ni del CVEF ni sufren PIF.
Por el contrario nos podemos encontrar con gatos que siendo negativos tienen la enfermedad, ya que puede ser que la seroconversión, es decir la fabricación de anticuerpos contra el coronavirus todavía no se haya producido o que los análisis no sean capaces de detectar títulos bajos. Explicar la razón del por qué se produce esto, sería entrar en estudios de inmunología que no tienen cabida en el presente artículo. Afortunadamente este fenómeno un tanto extraño no se produce con demasiada frecuencia.
Es por esto, que ya hay muchas investigaciones que indican que este tipo de análisis carecen del más mínimo interés.
Existe una prueba bastante fiable que se denomina Reacción en cadena de la Polimerasa con transcriptasa invertida (RT-PCR)- ¡vaya nombrecito!- que permite actualmente clarificar de alguna manera si estamos ante un PIF, pero tan solo nos dirá si una lesión sospechosa se debe a PIF o si el gato está eliminando CVEF en las heces.
Podemos decir entonces, que por desgracia el único diagnóstico certero se debe realizar mediante el estudio de los tejidos de muestras obtenidas por biopsia o post mortem (la mayoría de las veces), salvo que la forma de presentación sea la húmeda, en la que con los síntomas, la presencia de líquido en cavidad abdominal y los análisis de sangre, tendremos suficientes datos para establecer el diagnóstico.
Existe una salvedad en este “galimatías” de los diagnósticos y son aquellos casos en que los gatos muestran signos neurológicos. Estos síntomas indican enfermedad en diversas partes de la médula espinal, cerebro y cerebelo y pueden incluir convulsiones, ataxia, paresias, parálisis, enfermedad vestibular, neuropatía periférica, hiperestesia, incontinencia urinaria y cambios en el comportamiento. He dicho salvedad, porque los gatos con PIF neurológico son seropositivos en sangre y en LCR (líquido cefalorraquídeo). La inflamación del sistema nervioso central a menudo da lugar a hidrocefalia que podrá ser observada por Resonancia Magnética (RM).
Prácticamente todos los gatos con PIF confirmada mueren, desde el momento en que empiezan a debilitarse, a perder peso y dejan de comer. En ese momento debéis prepararos para aceptar la realidad de que vuestro gato se está muriendo.
Algunas veces, los veterinarios prescribimos medicamentos para “paliar” los efectos de esta devastadora enfermedad. En primer lugar utilizamos los inmunomoduladores como el Propinecbaterium acnes, interferón humano, interferón veterinario (Virbagen Omega. Laboratorios Virbac), acemanano, interferon B fibroblástico felino, y otras sustancias como ciclofasmida, ribavirina, arabinosido de adenina, y anfotericina B. Los corticoesteroides también pueden resultar útiles para la mejoría de nuestros pacientes aquejados de esta enfermedad. Incluimos también en los tratamientos el uso de ácido ascórbico (Vitamina C), anabolizantes, aspirina y antibióticos.
Debemos tener en cuenta que la presencia de otras enfermedades en los gatos afectados como la leucemia o la inmunodeficiencia felina que redundan en una mayor influencia del PIF, sugiriendo que el estado inmunológico del huésped es muy importante en el establecimiento de la condición clínica, es decir de la enfermedad. Los gatos con PIF, cuya única sintomatología es ocular, pueden responder bien al tratamiento antiinflamatorio o a la enucleación del ojo afectado y tienen mejor pronóstico que los gatos con un PIF generalizado.
Debéis saber que las partículas virales pueden sobrevivir en el medio ambiente hasta 7 semanas en las secreciones desecadas, pero los desinfectantes neutros las inactivan. La higiene en esta enfermedad es pues de la máxima importancia.
Cuando los investigadores se plantean la prevención del PIF, se encuentran con que es evidentemente muy difícil. ¿Cómo se puede evitar que en un colectivo de gatos no estén presentes los coronavirus entéricos y que en un momento determinado su mutación de lugar a la aparición de los coronavirus responsables del PIF? El planteamiento es sumamente difícil pero debe encaminarse a:
1-Evitar el PIF en gatos que estuvieron en contacto con gatos enfermos de PIF.
2-Evitar el PIF en gatos que son portadores del virus CVEF
3-Evitar el CVEF
Después de que un gato en una alojamiento determinado desarrolla PIF, prácticamente nada puede hacerse para evitar el contagio al resto de los gatos. Todos los que conviven con él habrán estado expuestos a los coronavirus entéricos, pero curiosamente pocos desarrollarán PIF. Quiero decir que después de haber diagnosticado un caso de PIF en un grupo de gatos, la probabilidad de que otro gato muera por esta enfermedad no es mayor que en cualquier otro centro de concentración felina con CVEF endémico (que son todos). Existen excepciones como son los gatos de la misma camada que además son hermanos de padre y de madre de gatos con PIF. La segunda excepción son las epidemias que se pueden presentar, aunque podemos decir que se producen con muy poca frecuencia.
El gran desafío que nos presenta con esta enfermedad se encuentra en los grandes núcleos de concentración de gatos donde el coronavirus entérico es endémico, es decir, es un habitante más en estas colonias. Esto ocurre también en todas las casas con muchos gatos (más de 5 como ya hemos dicho), centros de cría, refugios y hogares de acogida.
Es razonable pensar en una resistencia hereditaria al PIF en los centros de cría, por lo que si una gata tiene que dos camadas que desarrollan PIF (aunque la madre evidentemente no tenga la enfermedad), no debería criar en el futuro. Así mismo debe prestarse atención a los pedigríes de los machos cuando se presentan excesivos casos de PIF en sus descendientes. Debemos tener claro por tanto que en los centros de acogida y criaderos la presencia del CVEF es inevitable y que el PIF es una consecuencia de la presencia de este.
En los grandes núcleos de población felinos el aislamiento para evitar la diseminación del virus no es efectivo, según muchos autores. Alegan que la facilidad con que el virus se transporta a través de ropas, objetos, polvo y pelo del gato, hace inefectiva esta medida. Aún así, otros investigadores de la enfermedad recomiendan que los gatos nacidos en criaderos con seropositivos deben alojarse sólo con la madre y los hermanos hasta que sean vendidos, y si las cosas se quieren hacer bien, analizar los anticuerpos anticoronavirus a las 14-16 semanas de edad y venderse sólo si son seronegativos. Añaden que un gato debe demostrar que es negativo para el ARN viral en análisis de heces realizados durante 5 meses para ser considerado desprovisto del virus. Digamos que esperar hasta las 14-16 semanas para vender un gato es sumamente difícil, por lo que estas medidas tan drásticas podríamos obviarlas.
Lo que no estaría de menos en criaderos es hacer análisis rutinarios en heces para detectar la eliminación de CVEF, mediante la técnica de la PCR. Lo recomendable es hacerlo semanalmente durante dos meses o más para detectar a los portadores; cualquier gato que elimine durante más de 6 semanas el virus debe ser sacado del criadero y dado en adopción o vendido. Me estoy refiriendo evidentemente a aquellos gatos que por su valor genético, vosotros criadores, decidáis quedaros para la reproducción. Será una buena manera de intentar eliminar en lo posible la presencia de coronavirus y como consecuencia la presencia en algún caso de PIF.
El destete temprano se ha propuesto como un medio de interrupción de la transmisión de los gatos adultos a los gatitos, ya que algunos podrían verse infectados a las 5 o 6 semanas. ¿Podemos permitirnos separar a la madre de sus gatitos con 5 semanas? Pues yo opino que no deberíamos. Para que la medida sea eficaz, además estos gatos deben ser llevados a hogares en donde no haya gatos, y aún así, a veces el esfuerzo puede resultar inútil.
En cuanto a la vacunación, está disponible una cepa coronaviral mutante de administración intranasal que induce respuesta inmune de mucosas para una mínima respuesta inmune sistémica (Primucell FIP. Laboratorios Pfizer). Parece ser efectiva en al menos algunos gatos. Lo que no se sabe es si protege contra todas las cepas de campo y sus mutaciones. Seguramente no es efectiva en gatos infectados con anterioridad, pero tampoco les perjudicará si se les aplica. El problema es que genera títulos inmunes dificultando la interpretación de los resultados serológicos en gatos vacunados que muestran síntomas de PIF. Quiero decir que en un gato vacunado no sabremos si los títulos que dan los análisis habrán sido provocados por la vacuna o por el virus natural.
Cuando los laboratorios Pfizer lanzaron al mercado español su vacuna intranasal se puso en marcha un concurso de casos clínicos sobre la enfermedad. Tuve el honor de obtener el segundo premio de aquella convocatoria a raíz de unos casos clínicos que diagnosticamos en un colectivo de 14 gatos que vivían en la misma casa. El gato que se presentó síntomas era un macho de 8 meses que tenía líquido en cavidad abdominal, vómitos, anorexia e ictericia. El gato daba negativo a Inmunodeficiencia y Leucemia. Los análisis de sangre coincidían con lo que teóricamente debe presentar un gato con PIF y la serología es decir el título frente a coronavirus fue 1/900. Lo que hicimos fue hacer una determinación de anticuerpos en los 13 gatos restantes y los resultados fueron sumamente dispares:
-Seis gatos presentaban títulos de 1/810
-Tres títulos de 1/270
-Uno título de 1/90
-Cuatro título de 1/30
Según al laboratorio que realizó los análisis todos los gatos con valores iguales o superiores a 1/810 debían ser considerados positivos a PIF. Los gatos con valores de 1/90 deberían ser vueltos a analizar 2 meses después, y los gatos con títulos iguales o inferiores a 1/30 se consideraban negativos.
Curiosamente los gatos que daban títulos de 1/810, tenían menos de 1 año, salvo uno que tenía 4 . Curiosamente ninguno de ellos presentaba síntomas de enfermedad, y curiosamente sólo uno de ellos desarrolló la enfermedad posteriormente.
El resto de los gatos analizados tampoco desarrolló la enfermedad a lo largo de su vida.
Este estudio resume de alguna manera lo que he ido contando a lo largo del artículo, es decir, que la presencia de coronavirus en colectivos de más de 5 gatos en normal (todos los gatos daban títulos contra el virus), pero también demuestra que a pesar de que 7 de los 14 gatos se supone que sufrieron la mutación del virus entérico al virus del PIF, tan sólo 2 desarrollaron la enfermedad y por desgracia tuvieron que ser eutanasiados.

diciembre 19, 2007 Posted by | Enfermedades del gato | , | 126 comentarios

MÁS SOBRE EL SUFRIMIENTO DEL TORO EN LA LIDIA

Buscando información en internet, me he encontrado con una carta de una defensora de los derechos de los animales a la que no conozco. Es venezolana y se llama Angela Expósito.
En su carta toca una serie de aspectos sobre el estudio que dice que el toro no sufre, o mejor dicho y con matices, que no sufre tanto como algunos pensamos. A lo largo del artículo se van desgranando poco a poco las profundas contradicciones en las que el autor de las declaraciones ha incurrido. Que cada uno saque sus conclusiones.
He resaltado las apreciaciones que me han parecido más interesantes. Aquí os lo dejo:

Derecho de Animales: LOS TOROS SÍ SUFREN

Podium Jur�dicolegislacionanimal escribió Mensaje emitido por Angela Expósito al Carlos”Mengele” de los Toros de Lidia

 

Corridas de Toros amparadas en la mentira científica

Mensaje emitido por Angela Expósito al Carlos”Mengele” de los Toros de Lidia

En atención a los artículos 51, 57 y 58 contenidos en Nuestra Carta Magna solicito el derecho a la réplica para la nota de prensa “El Vito” publicada por El Meridiano ( 26-02-07) donde se menciona que un supuesto veterinario “ha publicado un revelador reportaje en el semanario 6 Toros 6 titulado: ¿Por qué el toro no sufre? Quiero destacar que el mencionado semanario, no es una revista científica por lo que sería poco probable que algún investigador serio publique sus trabajos allí y lo que realmente representa es una simple entrevista. En el siguiente párrafo se señala lo siguiente:

….entre muchas conclusiones a las que se ha llegado por camino de la ciencia y no de la mera especulación… (¿Cómo se puede llegar a conclusiones si este supuesto trabajo ni siquiera ha sido arbitrado por ninguna revista científica para su publicación?)

….el toro de lidia es el único ser vivo que responde al ataque. Los demás salen corriendo y esto es porque tiene un mecanismo especial que responde rápidamente, en milisegundos… (¿Nos gustaría saber si aún mantendría tal afirmación si se encontrara frente a un león, serpiente o caimán que han sido molestados, invadidos en su territorio o simplemente tengan hambre?)

… el toro es distinto a los demás animales, porque cuando tiene estrés, en mucho menos tiempo que en un segundo, ya esta liberando hormonas para contrarrestar esta situación(¿Qué diferencia podría tener un toro de otras especies, si todos los animales incluyendo al hombre, liberan hormonas para contrarrestar el estrés? ¿Qué parámetros comparativos ha utilizado con otras especies para aseverar dicha afirmación? ¿Es que acaso ha sometido a otras especies de animales a la lidia para luego compararles los niveles hormonales?

¿Cómo pudo tomar muestras de sangre del toro durante la lidia? ¿Es que acaso interrumpió la corrida arriesgando su vida frente al único animal que según él responde al ataque?

¿Con qué metodología “aún no conocida por la ciencia” ha determinado el tiempo menor de l segundo para la liberación de hormonas de diferentes especies de animales al torrente sanguíneo? Las muestras de sangre o tejidos musculares, solo aportan información sobre el tipo y la cantidad de hormonas presentes en el organismo pero NUNCA su tiempo en que fueron liberadas. Afirmar lo contrario no se representa por el camino de la ciencia sino de la especulación y la mentira

Cabe destacar que el artículo original de estas declaraciones emitidas por el Dr. Carlos Illera no lo señalan como el autor de esta investigación sino el tutor de una tesis doctoral realizada por Fernando Gil titulada: ¿Por qué el toro no sufre? De acuerdo a las declaraciones emitidas por Illera, los resultados parciales de ese estudio No permiten asegurar si el toro durante la lidia siente dolor al destacar lo siguiente:

…..Y en cuanto tenga medido el número de receptores bloqueados, yo podría aseverar perfectamente que ese animal no sufre. Así como lo digo: no sufre dolor. De momento sólo puedo decir que creo que no sufre demasiado dolor, pero en cuanto avancemos en la investigación, y sepamos que los receptores están bloqueados, podré afirmar que ahí no hay ninguna sensación de dolor

En función de lo anterior, como es posible que este supuesto veterinario no esté seguro si el toro sufre dolor a pesar de que dicho estudio le ha llevado más de cinco años de trabajo, según lo ha declarado en prensa el 25 de febrero del 2007

(http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html)

Para cualquier tipo de investigación que suponga este lapso de tiempo, ha debido requerirse unos cuantos millones de euros, que a mi juicio pudieron haberse invertido en patologías como la artrosis, la lumbalgia y la osteoporosis que afectan al 14,8%, 16,4% y al 12,3% de la población adulta, según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Reumatología (www.consumer.es/web/es/salud/2001/06/07/44066.php

www.ser.es/Contenidos_Investigacion/Proyectos/Episer/Episer.html)

De igual manera las enfermedades cardiovasculares han constituido la primera causa de muerte y hospitalización en la población española y según el estudio epidemiológico ENRICA desarrollado por la Universidad Autónoma de Madrid producen el 35% de todas las defunciones, causando cerca de 125.000 cada año y morbilidad más de 560.000 enfermos dados de alta y de cinco millones de estancias hospitalarias al año. (www.aesa.msc.es/aesa/web/AesaPageServer?idpage=56&idcontent=6907)

Otro aspecto a considerar es que aproximadamente la mitad de la población española presenta valores de colesterol en sangre elevados (más de 200 mg/dl) lo que representa el 8,5% de todas las defunciones, es decir 28.000 muertes cada año. Pero lo màs lamentables es que la mayoría de las personas desconocen este hecho, e incluso la mayor parte de las personas que tienen alto riesgo cardiovascular no recibe tratamiento correspondiente (http://www prevencion-cardiovascular-espana/prevencion-cardiovascular-espana.shtml)

En consideración con lo anterior, se puede inferir que las justificaciones para seguir manteniendo este tipo de investigación solo son un pretexto para obtener por un lado, los recursos financieros que a mi juicio NO son nada productivos para el bienestar del pueblo español y por otro lado, continuar manteniendo embrutecida a las masas, con un espectáculo incivilizado que solo refleja la violencia y crueldad hacia otros de manera colectiva

Finalmente su doble discurso acompañado de falsedad e hipocresía se contradice de manera continua

En (http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html) declara lo siguiente:

“…..Juan Carlos asegura que el estudio no pretendía ser un manifiesto en defensa de las corridas taurinas…..”….. Dice que en absoluto se considera defensor de las corridas”…“…Pero a mí no me gustan especialmente las corridas. El ambiente sí. Pero no entiendo demasiado bien lo que pasa en el ruedo y no lo disfruto. En mi vida habré ido a seis o siete corridas”….

En otro párrafo señala: “….El estudio puede dar fuerza a los defensores de la fiesta, porque ahora podrán decir que tenemos una especie única en el mundo. ..”

En fecha 20 de Marzo de 2007 contradice

http://portalveterinaria.com/modules.php?name=News&file=article&sid=2252

“…Yo estoy a favor de la Fiesta, pero no quiere decir que mis estudios vayan encaminados a eso”… “Como veterinario, asegura ser un gran amante del toro de lidia por su belleza y por su fortaleza pero no como el simple pelele de un espectáculo violento. «Mi padre era un gran amante de la fiesta de los toros y durante muchos años fue el veterinario de Las Ventas”…

De lo anterior podemos decir que es poco creíble que un individuo que haya dedicado toda su vida a la investigación de los toro de lidia (probablemente siguiendo los pasos de su padre) señale que dichos estudios no pretendían defender las corridas de toros, porque según él NO es defensor de la fiesta taurina? Y si no le gustan las corridas cómo es que esta a favor de éstas? Pero lo más increíble es manifestarle a la opinión pública “…..que él no entiende bien lo que pasa en el ruedo”…a pesar de haber asistido a varias corridas, haber dedicado su profesión al servicio de los taurinos y definirla como un espectáculo violento que él supuestamente NO disfruta?

Claro que él sabe muy bien que la lidia es el mayor castigo al que puede ser sometido un animal., pero en la mente de un fanático taurino que ha dedicado un estudio para apoyar la fiesta salvaje, esta realidad es evadida diciendo simplemente que “…-no comprende bien lo que pasa en el ruedo…

Pero en fin, lo más cuestionable son sus resultados poco concluyentes que le ha llevado años cuando menciona en sus primeras declaraciones:

…”Así como lo digo: no sufre dolor. De momento sólo puedo decir que CREO que no sufre demasiado dolor”… (Semanario 6 Toros 6)

En otra entrevista declara

“…Lo que queremos decir es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor. Cierto que lo siente, pero no es lo mismo un organismo que puede controlarlo y contrarrestarlo, hasta casi no sentir sufrimiento, que otro que no puede poner en funcionamiento este mecanismo”…

(http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html)

Nota: Que vergüenza que seamos multiplicadores de la ignorancia al afirmar que otros individuos no poseen mecanismos para contrarrestar el dolor y más grave que dicha afirmación sea emitida por un profesional que se supone que cursó en su pensum de estudios la asignatura de fisiología y patología animal y lo PEOR que es área en la cual se desarrolla como investigador.

TODOS LOS ANIMALES POSEEN MECANISMOS PARA CONTROLAR EL DOLOR

Otra declaración pública

“…Desde luego yo no puedo asegurar que el toro no sufra, y por una razón: como fisiólogo sí que tengo mecanismos para poder medir el estrés y el dolor, pero para el sufrimiento no tengo ningún mecanismo”….

…”No quiere decir que el animal no tenga dolor, pero sí que así disminuye notablemente la percepción de dolor”…

“…Sí, podríamos decir que no sufre tanto, pero nunca aseverar que no sufre, porque, por supuesto, estoy seguro de que el animal sufre”…

“…Yo puedo medio aseverar que el animal tiene un mecanismo especial frente al estrés y el dolor, pero no más”…

http://portalveterinaria.com/modules.php?name=News&file=article&sid=2252

Parece incoherente y confuso que un investigador en una misma declaración exprese contradicción cunado señala:

…..”Así como lo digo: no sufre dolor. De momento sólo puedo decir que CREO que no sufre demasiado dolor”…

En los experimentos cuantitativos solo se obtienen datos precisos que demuestran si una variable modifica a otra bajo condiciones experimentales .De los resultados se podría obtener que afecta o no afecta, pero JAMÁS ambos casos: Entonces: ¿Cómo es que SUFRE y a la vez NO SUFRE el toro?

En este mismo contexto: ¿Cómo podría hablar del sufrimiento del animal si él mismo ha reconocido que NO puede medirlo?

De todo esto lo que sí esta claro es que al afirmar frases como:

…CREO que no sufre demasiado dolor…Cierto que lo siente, pero no es lo mismo… …Hasta casi no sentir sufrimiento……Podríamos decir que no sufre tantoNo puedo asegurar que el toro sufra…Yo puedo medio aseverar…

reconoce que el Toro SÍ SUFRE antes y durante la lidia pero su fanatismo taurino, se impone sobre su ética profesional a tal grado que publica conclusiones a las que ha llegado por camino de la especulación y no de la ciencia.

A este veterinario, lo invito a que NO SIGA DEFENDIENDO LO INDEFENDIBLE

Todos los argumentos taurinos carecen de verdadera sustentación como aquellos amparados en la Tradición, Arte, extinción del toro de Lidia, genera ingresos y el más reciente es que ofrece trabajo y mantiene familias.

Para todas estas justificaciones, quiero decirle que esa tradición bárbara y violenta que tanto defiende no cuadra con la cultura civilizada de la actualidad ya que “Civilizar “un pueblo es educarlo, con el fin de trasformar su estado salvaje, a uno más civilizado. Por seta razón la corrida de toros debe quedarse a donde pertenecen es decir en la época romana

En cuanto al Arte se concibe como una actividad creativa del hombre y que se ha manifestado con la pintura, escultura, arquitectura y música. ¿Qué podría tener de creativo un espectáculo donde se tortura y asesina a un pobre animal? A mi juicio la llamada fiesta taurina solo refleja una actividad DESTRUCTIVA ofrecida a individuos que gozan con el dolor ajeno de otros.

Otro argumento que incluso usted defiende es que solo es posible la protección del toro de Lidia con la existencia de la Fiesta. ¿Es que acaso toda su investigación no ha servido para conservar a esta especie? Obviamente, porque por su único interés ha sido estudiar el estrés y el dolor del toro durante la lidia. Quiero expresarle que ningún animal se muere porque el hombre deje de utilizarlo. Lo que si quedaría en extinción serían los ingresos que han sido destinados a estos macabros experimentos que según usted No disfruta pero se beneficia de ellos.

Como último, aspecto si bien es cierto que la actividad taurina generó trabajos para un grupo de asesinos en serie llamados toreros, es hora que ellos busquen una profesión digna como la tenemos la mayoría de las personas y se ganen la vida honradamente sin tener que matar a nadie. Es muy vergonzoso tener como ejemplo a un padre de familia, que obtiene un dinero manchado con sangre de un ser inocente

Espero que el mensaje lo haya comprendido y NO se justifique diciendo que No entiende bien lo que pasa y aunque le cueste reconocerlo EL TORO SÍ SUFRE

Ángela Expósito

Activista de defensa Animal

Venezuela

diciembre 15, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 16 comentarios

PARA ALGUNOS AFICIONADOS A LA FIESTA EL TORO SI SUFRE

Leí este comentario hace tiempo en el blog de un aficionado a la tauromaquia. De hecho dejé allí un comentario al respecto. Hoy, a través de mi blog, otro aficionado, con el que he contactado a través del suyo, me lo ha recordado. Creo que no está de menos copiarlo y dejarlo plasmado aquí. La sinceridad de su autor creo que merece un reconocimiento por mi parte. No está de menos que, aficionados a un espectáculo por cuya abolición muchos luchamos, se expresen con tanta claridad.
Ahora resulta que el toro no sufre
Cuando los taurinos profesionales se ponen a defender la Fiesta es como para echarse a temblar. ¿Cómo que el toro no sufre? Si eso fuese verdad, toda la teoría de que los toros bravos se crecen al castigo se caería por su propio peso.Hablando en román paladino, ¿por qué embiste un toro? Pues nada más que porque se le putea en un recinto cerrado del que no puede salir. Y cuantas más muestras da un toro de que sufre (se duele en banderillas, se repucha o se quiere quitar el palo en varas…) o de que se quiere ir (barbea las tablas, recula, se va a chiqueros…), más manso decimos que es. Ahora resulta que para defender la Fiesta hay que cargarse los fundamentos de la lidia, la teoría básica de la tauromaquia, que consiste en hacer con cada toro lo que su condición requiere. Parece ser que, según las nuevas corrientes de pensamiento, basadas en los sesudos estudios de un veterinario que, por lo visto, se ha metido en el pellejo de algún toro, estos animales ya no son bravos o mansos. Los toros embisten, simplemente, porque no tienen otra cosa mejor que hacer en ese momento. No seamos mojigatos. El toro sufre, sí. ¿Y qué? Otra cosa es que el bravo pueda sobreponerse a su dolor más que el manso, que es lo que me parece que debe colegirse del estudio del veterinario de marras. Pero eso ya se sabe desde los inicios del espectáculo taurino. ¿O no?

diciembre 6, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 7 comentarios

PARÁSITOS INTERNOS-TOXACARAS

TEMAS DE ACTUALIDAD: PARÁSITOS INTERNOS-TOXACARASMe he decidido a escribir sobre éste tema, por la amplia difusión que está teniendo en las revistas científicas, que todos los veterinarios leemos con frecuencia. ¿Ha cambiado algo últimamente? ¿Será fruto de la gran cantidad de productos existentes en el mercado que los laboratorios deben vender? ¿Será cierto que su incidencia, al parecer, cada día más alta, ha hecho que se enciendan las luces de alarma? Sin querer asustar a nadie, lo que me he propuesto es que vosotros, lectores de esta magnífica revista, seáis conscientes de que la salud de vuestras mascotas en cuanto a estos parásitos es sumamente importante para ellos, para vosotros y para los que les rodean, tanto perros como humanos.
Uno de los aspectos más importantes en cualquier planteamiento de medicina preventiva veterinaria es la adecuada desparasitación de los animales tanto por su propio estado sanitario, como por el riesgo zoonotico que entrañan en muchas ocasiones.
Entiendo que vuestros veterinarios os orientan y os aconsejan sobre los productos y la frecuencia con que debéis desparasitar a vuestros perros, pero : ¿sabéis en que consiste esta prevención y por qué se os recomienda? En nuestra clínica tenemos por costumbre informar a nuestros clientes, mediante una carta, de los momentos en que es necesaria la revacunación, y desde hace tiempo, también les avisamos cuando es necesaria la desparasitación. Esto último lo hacemos a través de un sms a su móvil o bien aprovechando alguna visita circunstancial. El problema es que, en muchas ocasiones, adquirís el producto antiparasitario en otro sitio y a veces ni tan siquiera os acordáis de cuando lo distéis y del nombre del medicamento. Tal problema no existiría si todos los productos cubrieran todo el espectro de los parásitos, y las dosis a utilizar, independientemente del peso del perro, fueran igual para todos. Evidentemente “cada maestrillo tiene su librillo”, cómo cada veterinario tiene el suyo, pero esto no es suficiente. El peso del perro varía frecuentemente, lo que implica que la dosis de antiparasitario a suministrar también lo hace. ¿Lo sabíais? Se dan casos, muy frecuentemente, de perros en fase de crecimiento que son desparasitados con la misma dosis cuando tienen tres meses, que cuando tienen seis o han cumplido los nueve. El problema de esto, es que es cómo si no los hubierais desparasitado. En otras ocasiones, ya con el perro en edad adulta, se producen ganancias de peso que implican un cambio en las posologías de éstos medicamentos que no siempre son llevadas a cabo. Menos importancia tendrá la pérdida de peso, salvo que esta sea muy acusada, más que nada por evitar posibles sobredosificaciones, con los efectos secundarios indeseables que se pudieran presentar. Afortunadamente, todos los fármacos que utilizamos tienen un margen de seguridad muy amplio. ¿Cuántos de vosotros sabéis con exactitud cuando pesa vuestro perro? Sería interesante aprovechar las visitas al veterinario para el control del peso, si es que vuestra clínica habitual está equipada con una báscula adecuada. Todas estas situaciones anómalas implican un riesgo para la salud del perro y en muchas ocasiones para vosotros, propietarios, ya que muchos de los parásitos pueden atentar contra vuestra salud.
Observo con cierto asombro, que prestáis más atención a las vacunaciones y revacunaciones de vuestros perros que a sus desparasitaciones. Lo del verbo “asombrar”, no es peyorativo, no, ya que me parece estupendo que cumpláis a rajatabla el programa vacunal. Lo digo porque esto me hace suponer que os preocupa más la salud de vuestro perro que la vuestra propia. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que de todas las enfermedades de las que vacunamos y revacunamos a vuestros perros, tan sólo la leptospirosis os puede afectar. Obviaré la rabia, ya que esta enfermedad está erradicada de España, desde principios de los años setenta.
No os confundáis ya que la revacunación contra esta zoonosis (enfermedad contagiosa al hombre) ha sido la culpable de dicha erradicación. Sigamos pues vacunando a nuestros perros para que las cosas se mantengan como están. Lo mismo que he comentado es aplicable al moquillo, la hepatitis y la parvovirosis, enfermedades que cada día vemos con menos frecuencia, gracias a vuestra y nuestra preocupación por cumplir a rajatabla los programas vacunales. Ya habrá momento de hablar de las últimas tendencias en inmunología que dicen qué, quizás, ese exceso de vacunas y por tanto de vacunaciones, provocan a la larga en nuestros perros, un problema de inmunosupresión, es decir de bajada de defensas. Dejo el tema en el “alero” para próximos artículos.
Centrándonos en el tema de los parásitos, os diré, cómo todos sabéis, que la pauta normal de desparasitaciones es cada tres meses, es decir que soléis desparasitar a vuestros perros cuatro veces al año. Normalmente, durante la fase de crecimiento más importante, es decir entre los 30 días y los seis meses, estas despasitaciones se hacen con mucha más frecuencia. En nuestra clínica recomendamos que se hagan por lo menos una vez al mes. El problema estriba normalmente en la elección del producto. Aquí volvemos al eslogan o frase hecha de que “cada maestrillo tiene su librillo”. Digo esto porque en veinticinco años que llevo trabajando como clínico he cambiado de productos un montón de veces. Es lógico, ya que los laboratorios trabajan, y muy bien, para hacernos llegar productos cada vez más eficaces. Lo que me asombra aún, es que pese a esta evolución en el campo de la farmacología, me encuentro casos de perros que aún se desparasitan con productos de hace veinticinco años. Es cierto que algunos de ellos siguen siendo muy útiles, sin duda, pero algunos que en su momento dejaron de serlo, aún siguen siendo utilizados. Entiendo que no es culpa vuestra, que evidentemente le dais a vuestro perro lo que el veterinario os prescribe con toda su buena fe. Lo cierto es que la experiencia es un grado, y los que en su dilatada carrera han probado un sin fin de ellos sabemos de lo que estoy hablando. Los libros y actualizaciones científicas están también ahí para ser leídos. Además, el fenómeno de las resistencias frente a antiparasitarios no es un hecho nuevo, sobre todo en ganadería. La fabricación y empleo descontrolado de antihelmínticos en décadas pasadas ha provocado el desarrollo de cepas de parásitos resistentes. La resistencia a estos productos no se ha constatado en la clínica de pequeños animales de forma concluyente, pero no es descabellado pensar que, al igual que ha sucedido con los antibióticos por el uso indiscriminado, la situación podría darse también con estos fármacos.
Los parásitos intestinales son por lo tanto un asunto muy importante en la clínica diaria y es sumamente importante su prevención y tratamiento en vuestros perros.
A mi, en principio, el parásito que más me preocupa y del que con demasiada frecuencia nos olvidamos son los toxacara spp. Digo que nos olvidamos con frecuencia, porque nos preocupa mucho su existencia en las cachorros, ya que son capaces de provocar diarreas, vómitos, deshidratación, alteraciones del crecimiento, obstrucciones intestinales, e incluso la muerte cuando la infestación es grande. La cuestión es que dejan de preocuparnos cuando el perro alcanza determinada edad (normalmente los seis meses) ya que a partir de ese momento no suelen darnos grandes quebraderos de cabeza.
He revisado una entrevista publicada hace unos meses en una revista veterinaria en que una profesora de la facultad de Madrid decía lo siguiente:
“La prevalencia de Toxacara en Europa se cifra en 4-20% y España no es una excepción, por lo que considero muy importante la implantación de unos protocolos adecuados de desparasitación”. “El papel en la información y educación del propietario es primordial, ya que hablamos de parasitosis que en ocasiones pueden generar graves enfermedades en el ser humano”
Según cuenta esta conocida veterinaria, “los casos en personas adultas no son muy frecuentes, aunque siempre hay que tener en cuenta que se produce una subdeclaración de esta parasitosis, pues a veces cursa de forma subclínica o con síntomas inespecíficos”. “Lo más importante es la población infantil, que por sus hábitos (geofagia, pica, no se lavan las manos etc) y por frecuentar areneros de los parques públicos son más proclives a contraer las parasitosis”.
Los datos que se aportan por los últimos estudios son de una prevalencia del 7.8% en perreras durante el año 2004. La contaminación de arena de los parques públicos de la Comunidad de Madrid realizado durante el año 2006, indica que en un 20% de los análisis se detecto la presencia de estos parásitos. En un determinado distrito de Madrid la contaminación ascendió al 60%.
Lo cierto es que dado el amplio arsenal terapéutico con el que contamos para combatir este parásito, las cifras deben llegarnos a pensar, si realmente los veterinarios lo estamos haciendo mal. ¿Pero en que lo estamos haciendo mal? Pues los estudios revelan que las pautas son inacuadas y los productos a veces también. Debe quedar claro que debemos utilizar productos que sean adulticidas (es decir que maten al parásito en su última fase) y larvicidas. Este punto es sumamente importante, ya que muchos de los productos que se usan no matan más que los adultos. Si dejamos los huevos o larvas en el aparato digestivo de vuestros perros, cada vez que el parásito completa su ciclo, volveremos a tener toxocaras adultos y lo que es más grave, el suelo se contaminará con larvas potencialmente infecciosas. Actualmente se está empezando a recomendar una desparasitación mensual con el producto adecuado.
Yo iría más lejos: el veterinario, además de prescribir o suministrar el producto, debería explicar e informar de cómo prevenir de forma efectiva la enfermedad. Ni que decir tiene que dentro de estas medidas están la recogida de heces por parte del dueño del perro, y el evitar que éste se mueva en zonas acotadas para el juego de niños. Así de claro y conciso. Evidentemente, en manos de las autoridades quedará que dichas zonas estén o no acotadas, y en las vuestras respetarlas.
En otro orden de cosas, creo que las campañas de vacunación oficial no ayudan mucho a la solución de éste problema. En dichas campañas, en Madrid por lo menos, que es donde yo ejerzo mi profesión, además de la identificación y la vacuna de rabia, se le da al propietario el antiparasitario interno para todo el año, según el peso de su perro. El problema es que estas pastillas, por su composición, no tienen ninguna acción sobre los parásitos redondos, dentro de los que se encuentran los toxacara., y además nadie informa al propietario de ello. Conclusión, él que acude con su perro a las campañas oficiales de vacunación y de identificación cree que con las pastillas que le dan, tiene a su perro libre de parásitos todo el año. Es aquí donde la labor de educación sanitaria de los clínicos entra en juego. Aprovechando las visitas que hacéis a la clínica para otras vacunas u otros asuntos, debemos informaros de estas cuestiones, que evidentemente vosotros no tenéis por qué conocer.
De los asacaridos o toxocaras está casi todo contado, aunque no siempre se ha hecho adecuadamente.. El perro puede contagiarse por el toxascaris leonina y el toxacara canis. Los parásitos adultos viven en el intestino delgado del perro. Las hembras adultas de los ascáridos ponen huevos en la luz intestinal, que salen con las heces de los animales parasitados. Los huevos adquieren la capacidad infectante en el medio ambiente cuando se desarrolla la larva que llevan en su interior, aproximadamente en 3-7 días para el T. Leonina y 3-4 semanas para el T. Canis. En este tiempo en que los huevos están en el medio ambiente, algunos pequeños roedores pueden ingerir huevos infectantes quedando libres las larvas que se enquistan en los tejidos y se denominan “hospedadores de transporte”. Los perros ingieren los huevos infectados que están en el suelo o los roedores (predación). Tras la ingestión de los huevos del parásito, las larvas salen de él dentro del intestino quedando liberadas; a partir de aquí pasan a circulación general y migran por todo el organismo. En los animales jóvenes (infestación primaria), y través de la linfa y la sangre, llegan al pulmón, en donde el parásito cumple parte de su periodo larvario pasando después al esófago y de ahí al intestino para convertirse en adulto.
Las larvas de T. Canis pueden pasar a los fetos a través de la circulación de la placenta y los cachorros nacen infectados. Así mismo, pasan en concentraciones importantes a través de la leche. Este tipo de infestación se produce porque muchas larvas quedan atrapadas en los músculos de las hembras caninas en forma de quistes. Si estas hembras entran en gestación, las hormonas que se descargan durante este periodo, activarán los quistes, liberándose las larvas que migrarán a través de la placenta a los hígados de los fetos. Desde aquí, una vez que se produce el nacimiento, irán del hígado a los pulmones, y de ahí al intestino, en donde se desarrollarán los parásitos adultos. Es por esto sumamente importante proceder a la desparasitación de las hembras gestantes a partir del día 40 de gestación y 10 días después del parto, lo que ayudara a reducir considerablemente la carga de parásitos del cachorro, si es que la madre estaba infectada.
Los cachorros de perro pueden morir, cuando las infestaciones por estos parásitos son demasiado importantes. Los síntomas típicos son tos, flujo nasal, abdomen duro y caído (cachorros “panzones”), pelo pobre y retraso en el crecimiento. Los cachorros pueden presentar anemia y adelgazamiento y diarrea mucosa y sanguinolenta. En ocasiones los parásitos ingresan en el estómago, en cuyo caso pueden ser vomitados. Esto último suele ocurrir cuando la cantidad de Toxacaras es muy alta, y también pueden provocar obstrucción del intestino y del conducto biliar.
Los perros adultos muestran síntomas muy raramente y en caso de existir inmunización las larvas morirán al atravesar la pared intestinal, pero no debemos olvidar, y eso es lo importante que pueden eliminar huevos al medio ambiente, a partir de los cuales se producirá la infestación de otros perros y en determinadas circunstancias de las personas, provocando lo que se conoce por larva migrans visceral y larva ocular.
Hasta aquí mi exposición en lo que afecta a nuestros perros, pero me voy a permitir la licencia de contaros algunas cosas sobre como pueden afectar a la especie humana.
El problema se puede presentar cuando accidentalmente, las personas, en particular los niños ingieren los huevos del parasito. Pese a que generalmente su presencia no ocasiona signos clínicos evidentes, el parásito puede causar enfermedades graves que dependerán de donde se aloje la larva en el cuerpo humano. Pueden dañar el hígado, pulmones o cerebro (Síndrome de Larva Migrans Visceral), y el ojo (Síndrome de Larva Migrans Ocular). Esto sucede porque el Toxacara en nuestro organismo hace un recorrido anómalo. Si las larvas llegan al hígado, el niño podrá manifestar dolor de estómago, intolerancia a los alimentos, nauseas y fiebre. Si llegan a los pulmones podrá haber tos y gran dolor en el torax, y si se alojan en el ojo, puede producirse pérdida de visión o ver doble o borroso. Otra posibilidad es que se alojen en el cerebro, pudiendo provocar encefalitis, epilepsia y alteraciones vasculares en cerebro y cerebelo.
Lo cierto es que afortunadamente estas infecciones no suelen ser graves, pero dado el gran número de larvas de Toxacara que se están encontrando en los parques, la desparasitación regular de vuestros perros, cobra en este momento más que nunca, especial atención e importancia.
La solución es sencilla, ya que todo esto puede ser evitado tomando las medidas higiénicas adecuadas especialmente en los lugares públicos y asumiendo una actitud responsable en el cuidado de vuestras mascotas. Debéis saber que un gramo de excementos de un perro infectado puede contener 10000 huevos de Toxacara, mientras que una hembra canina puede lanzar al ambiente hasta 200000 huevos diarios. Una vez que estos, se convierten en infectantes (desarrollan la larva en su interior) pueden sobrevivir 10 años en el medio ambiente. Además en un estudio que se hizo en Inglaterra e Irlanda, recolectando pelo de 60 perros, se determinó la presencia del parásito en el 25% de ellos.
No os recomiendo ningún producto en particular, ya que entiendo que vuestros veterinarios tienen los suficientes conocimientos para suministrar a vuestros perros el más adecuado, pero dejo abierta la puerta a dos cuestiones que creo que son sumamente importantes. En primer lugar, entiendo que los periodos entre desparasitaciones deben hacerse más cortos, y en segundo lugar, ya que las autoridades sanitarias no realizan campañas de información sobre algo tan importante, deberemos ser los veterinarios clínicos, los encargados de hacérosla llegar.
Artículo publicado en el Mundo del Perro.
José Enrique Zaldívar.
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A.
28045-Madrid.

noviembre 2, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 20 comentarios

AVISO A NAVEGANTES…

Andrew Sugden, jefe de la edición internacional de ‘Science’ habló ayer en Oviedo con EL MUNDO sobre los efectos positivos y perversos de esa sobreexposición a la opinión pública.

A lo largo de la interesante entrevista que puedes leer aquí, dice Andrew Sugden:

P.- Antes hablaba de 12.000 artículos científicos al año. ¿Hay un porcentaje de textos ‘sospechosos’ mayor ahora que hace 15 años?
R.- Ése es un tema interesante. Sí, tengo la percepción más o menos clara de que hay más textos ‘sospechosos’, pero no me atrevería a ofrecerle un porcentaje. Aunque eso no sólo tiene que ver con las presiones externas a los científicos. ‘Science’, igual que las demás revistas rigurosas, ha incrementado los filtros que imponemos a los estudios y, lógicamente, detectamos mejor las flaquezas de los estudios. Aún así, siempre hay gente que tiene talento para el fraude y que es capaz de engañarnos durante algún tiempo. Por fortuna, entonces, el propio proceso científico los termina desenmascarando. Hace un par de años tuvimos un caso así con un artículo fraudulento sobre las células madres. Cuando descubrimos que habíamos sido engañados, nos sentimos desolados. Pero, al mismo tiempo, comprobamos que el sistema funciona y que es la propia ciencia la que descubre los engaños. En ese sentido, fue reconfortante.

Pues eso, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

octubre 28, 2007 Posted by | Ciencia y Biología | , , | Deja un comentario

MÁS DE 50000 LECTURAS Y CASI 40000 ENTRADAS

Desde que abrí este blog (17 de febrero de 2007), son más de 50000 lecturas y casí 40000 entradas las que se han producido.

Debemos añadir las muchisimas que se producen en el blog inicial.

MUCHAS GRACIAS A TODOS.

octubre 14, 2007 Posted by | Veterinaria | | Deja un comentario

SOBRE EL DOLOR: ÚLTIMOS AVANCES

Recorte de prensa, healthfinder.gov (2007-09-27)
Un estudio busca el “localizador del dolor” en el cerebro.
Un estudio reciente halla que varias regiones del cerebro están involucradas en la determinación de la ubicación del dolor. El hallazgo, publicado en el Journal of Neuroscience por investigadores de la Facultad de medicina de la Universidad de Wake Forest, podría conducir a mejores métodos para tratar el dolor.
En muchos casos, resulta difícil para los pacientes determinar la ubicación real del dolor, anotaron los investigadores. Por ejemplo, el dolor por la lesión de un nervio se siente a menudo en áreas del cuerpo diferentes al lugar donde se encuentra en realidad la lesión. También, una lesión en un lado del cuerpo puede causar dolor en ambos lados del mismo.
“La comprensión científica de los aspectos espaciales del dolor está tan limitada que los pacientes con dolor generalizado podrían ser enviados al psiquiatra en vez de a una clínica para el dolor”, dijo en una declaración preparada el neurocientífico Robert Coghill, investigador principal del estudio.
“Este estudio amplía nuestra noción sobre el lugar del cerebro donde se procesa el componente ‘dónde’ del dolor, y no es tan sencillo como creíamos. Los mecanismos del cerebro que procesan la ubicación del dolor parecen ahora bastante similares a los que procesan la ubicación de la audición y la visión”, dijo Coghill.
En este estudio, los investigadores utilizaron la imaginología por resonancia magnética funcional (IRMf) para observar la actividad cerebral en 12 personas sanas, de 22 a 39 años, a la vez que se dirigían dispositivos de calor a puntos específicos de las piernas.
Durante mucho tiempo se ha creído que unas cuantas regiones del cerebro, incluida la corteza somatosensorial primaria, están involucradas en la determinación de la ubicación del dolor. Pero este estudio halló que otras áreas del cerebro, conocidas como el sistema medial del dolor y que se pensaba estaba involucrado en los aspectos emocionales del dolor, también son usadas para determinar la ubicación del dolor.
“Este hallazgo fue sorprendente. El dolor no se comprende bien, y se necesitan mejores tratamientos. Este cambio de dirección será importante para guiar la investigación y los tratamientos hacia la dirección correcta”, aseguró el autor del estudio, el Dr. Yoshitetsu Oshiro, en una declaración preparada.

¿ Por qué algunas personas son insensibles al dolor?
“Tengo superpoderes”, le susurra la niña Megan a su doctora en un episodio del programa de televisión Grey´s Anatomy. Ésa es la lógica de la niña al porqué es capaz de soportar heridas profundas y golpes con un bate de beisbol, sin sentir dolor. De hecho, Megan tiene un raro desorden genético que la vuelve insensible al dolor. Aunque su personaje es ficticio, su problema es real. Alrededor del mundo cientos de personas sufren de esta anormal enfermedades que los hace incapaces de sentir dolor desde que nacen. Recientemente se descubrió un nuevo tipo de este desorden entre personas de Pakistán del norte. Ahí, los científicos encontraron el gen mutante responsable de esta condición. El estudio, publicado en la revista Nature, podría ayudar a los científicos a comprender mejor el funcionamiento del dolor y así desarrollar nuevos analgésicos con menos efectos secundarios.
Gen defectuoso
Aquéllos que nacen sin sensación de dolor son el clásico caso del desorden de insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis (ausencia de sudor). Generalmente estos pacientes padecen de una variedad de enfermedad que incluyendo un leve retraso mental. Sólo un puñado de enfermos son como el personaje de Megan: no tienen ningún otro síntoma además de la ausencia del dolor.
Los investigadores descubrieron la última versión del desorden cuando encontraron a un joven artista callejero en Pakistán. “Lo encontraron en el mercado, clavándose dagas en los brazos”, dijo John Wood, un profesor de la Universidad College London de Inglaterra y miembro del equipo de investigación. Al platicar con los lugareños, los investigadores pudieron encontrar otras seis personas, de tres familias de la misma región, que también tenían la misma enfermedad.
Estas personas podían sentir frío, calor y presión, también podían diferenciar los objetos filosos al rozarlos con la piel. Se estimó que todos tenían al menos una inteligencia promedio. Pero ninguno de ellos sentía dolor.
Aunque todos los miembros afectados tienen mutaciones en el mismo gen, sorprendentemente las familias no están emparentadas. El gen culpable codifica una proteína que forma parte del canal que le permite a las partículas cargadas eléctricamente cruzar por la superficie de las neuronas, o células nerviosas. “Este canal es esencialmente crucial para la percepción del dolor”, explicó Wood.
El estudio demostró que la mutación detiene el funcionamiento de la proteína. Al parecer esto impide que cierto tipo de células nerviosas, encargadas de informarle al cerebro cuando hay dolor, mandes las señales pertinentes.
Aprender con ejemplos
La infancia temprana puede resultar peligrosa para personas con insensibilidad total al dolor. Son capaces de morder repetidamente sus lenguas y dedos mientras les salen los dientes, o picarse los ojos, e incluso sufrir heridas graves sin darse cuenta. Las seis personas del estudio de Nature tenían heridas permanentes en los labios y lenguas causadas por morderse cuando estaban pequeños.
El niño que encontraron en Pakistán murió al arrojarse desde una casa antes de cumplir 14 años. Sin embargo quienes padecen este problema pueden aprender eventualmente a evitar algunas cosas sin la necesidad de tener el dolor como guía.
Paola Sandroni, neuróloga de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, y quien no colaboró en la investigación, tuvo un paciente con un desorden casi idéntico al de los sujetos de Pakistán. El paciente era muy inusual, pues tenía 20 años cuando le diagnosticaron un desorden nervioso.
Cuando era niño se quejaba con su madre de que algunos niños lo molestaban y herían sus sentimientos. Lo que no mencionó fue que también le habían roto el brazo. Eventualmente “aprendió a utilizar su intelecto, y encontró la experiencia necesaria al observar a los demás”, manifestó Sandroni.
En una ocasión el paciente se electrocutó mientras trabajaba con unos cables. “Su brazo saltaba para todos lados, y él no sintió nada. De hecho, pensó que era algo muy gracioso… luego dijo: ‘tal vez no debería de estar tocando estos cables’. Así que quitó la mano de ahí y notó que se había quemado” agregó Sandroni.
Cuando Sandroni reportó el diagnóstico a principios de este año, no encontró otros reportes con pacientes con los mismos síntomas. Pero los nuevos casos en Pakistán son muy similares, concluyó.
¿Tendrán los toros de lidia esta increible cualidad?

octubre 12, 2007 Posted by | Ciencia y Biología, Veterinaria | , , | 3 comentarios

DIARREAS EN EL PERRO: GIARDIAS Y ENFERMEDAD INTESTINAL CRÓNICA

DIARREAS EN EL PERRO: GIARDIAS Y ENFERMEDAD INTESTINAL CRÓNICA.Entre los problemas clínicos que con más frecuencia nos encontramos en nuestro trabajo diario, aparecen las diarreas. Debe quedar claro, que esta alteración digestiva, es un síntoma de que algo no funciona bien en el tracto intestinal de vuestro perro. Es decir no se trata de una enfermedad en si. Las patologías que las producen son numerosas, y el problema se nos plantea a los veterinarios, cuando estas se perpetúan en el tiempo, es decir, pasan a convertirse en un síntoma crónico. Normalmente son procesos de curso que con el tratamiento adecuado, ceden en 24-48 horas.
Cuando los síntomas duran entre 2 y 4 semanas podemos decir que estamos ante una diarrea de carácter crónico. Normalmente pueden ser resueltas, pero para ello, los veterinarios debemos realizar una investigación detallada, ya que si no son tratadas adecuadamente pueden conducir a una enfermedad malaabsortiva grave y a la muerte del perro..
Debéis saber que la función primaria del intestino delgado en los perros es asimilar los nutrientes mediante los procesos de digestión y absorción. Además, en el intestino se producen funciones motoras que incluyen la segmentación rítmica para la propulsión de alimentos, y el peristaltismo para moverlos en forma continua. La unión de estos dos mecanismos hacen posible el movimiento de los contenidos a través del intestino delgado.
Los signos clínicos más corrientes asociados a enfermedad crónica del intestino delgado son la diarrea y la pérdida de peso. El vómito es frecuente si se trata de procesos infamatorios y también son síntomas importantes la presencia intermitente de inapetencia, indiferencia, borborigmos, flatulencia, temblores y signos de dolor abdominal. Estos últimos pueden muy sutiles y pasar inadvertidos para vosotros.
Las alteraciones del colon (intestino grueso), también son causa común de diarrea. La diarrea originada en el intestino grueso debe diferenciarse clínicamente de la surgida del intestino delgado porque los tratamientos a veces son diferentes. En el presente artículo me centraré especialmente en las del intestino delgado..
Lo que nos vamos a encontrar como consecuencia de la mala funcionalidad intestinal es lo que conocemos como síndrome de malaabsorción. Las causas de esta “anómala asimilación” de los alimentos y que nos vamos a encontrar con frecuencia son la enfermedad intestinal inflamatoria, que reciben diferentes nombres, demasiado técnicos para ser nombrados aquí; la malaabsorción también puede ser provocada o secundaria a lo que conocemos como hipermultiplicación bacteriana o a infecciones parasitarias como las giardiasis.
Estas enfermedades nombradas anteriormente van a provocar lo que se llamamos enteropatía con pérdida de proteínas, que se caracterizan por la pérdida de proteínas del suero dentro de la luz intestinal.
No debemos olvidar, que a veces estos procesos vienen derivados de la presencia de tumores en el tracto digestivo, como son los linfosarcomas.
La presencia de giardias es actualmente una de las causas más frecuentes de diarreas crónicas o intermitentes en los perros. A veces su presencia va acompañada de vómitos, que incluso puede ser el síntoma predominante. Se trata de un problema difícil de diagnosticar y de tratar, en especial cuando da lugar a procesos inflamatorios que provocan que la flora bacteriana normal del intestino sufra una gran multiplicación. Para hacer frente a este tipo de infección se requiere un sistema inmune sumamente competente. La diarrea puede aparecer 5 días después de la exposición a la infección. Para su diagnóstico utilizamos diferentes métodos, como es la observación microscópica de una muestra de heces. Dado que este parásito no se elimina de forma continua en las deposiciones, será necesario el análisis de cómo mínimo tres muestras. Existen actualmente otras técnicas de laboratorio, que identifican el antígeno del parásito en las heces.
Durante muchos años el tratamiento de elección para las giardias ha sido el metronidazol. Actualmente sabemos que el albendazol es muy efectivo, pero tiene un grave inconveniente, y es que puede provocar una importante bajada de glóbulos blancos (leucopenia) y letargia. Es por esto que la mayoría de los veterinarios, si no conseguimos parar la infección con metronidazol, con una eficacia del 70% (que además tiene efectos antiinflamatorios y antibacterianos), utilizamos el fenbendazol. Podemos decir también que un producto sumamente conocido de Bayer, utilizado con frecuencia para las desparasitaciones rutinarias es muy útil para tratar este tipo de infecciones. No debemos olvidarnos durante el tratamiento, del control ambiental, en especial en criaderos y en tiendas de animales. Los quistes de giardia pueden mantenerse mucho tiempo en el medio ambiente de las jaulas y en el pelo de los animales. El mejor desinfectante ambiental para casos como estos es el amonio cuaternario, que puede ser usado también en forma tópica en las regiones perianal y perineal, que deben ser luego enjuagadas con un champú, después de 3-5 minutos. En casa, un buen baño en la bañera será lo adecuado para eliminar los parásitos del pelo del animal.
Un problema añadido de las giardias es su potencial zoonótico. Los niños, de manera especial, están en riesgo debido a su tendencia a jugar en áreas verdes y en el suelo donde pueden estar los quistes o el hecho de introducir los dedos en la boca del perro parasitado. A menudo se duda si los pacientes portadores asintomáticos de Giardia deben ser tratados o no. Lo cierto es que los quistes de este parásito han sido asilados de heces normales, y que existen perros que son capaces de permanecer asintomáticos. Pero eliminándolos al medio ambiente.
Mi recomendación por tanto para todos aquellos que sois criadores o que os dediquéis a la venta de cachorros, es que cualquier cachorro nuevo, sea tratado contra las giardias y desinfectado convenientemente antes de juntarlo con los que estén sanos. Se trata simplemente de una medida de salud pública. Lo recomendable sería testar a todos los perros y que todos los que den positivo, tengan síntomas o no, sean tratados adecuadamente.
El futuro está en una vacuna que hizo su aparición en el año 1999, y que está en vías de perfeccionamiento.
La ENFERMEDAD INTESTINAL INFLAMATORIA (EII), está bien reconocida como una de las causas más comunes de diarrea crónica en el perro. El reconocimiento real de la existencia de esta antiquísima enfermedad se ha producido gracias a la utilización de la endoscopia, para investigar con mayor profundidad a los animales con signos clínicos como vómito, diarrea, pérdida de peso y cambios en el apetito. Está nueva técnica de diagnóstico se ha unido a las que siempre hemos utilizado, como son los análisis fecales, los análisis de sangre, las radiografías, y los tratamientos farmacológicos empíricos. Debo decir, y esto es una anotación personal, que se abusa actualmente en demasía de esta técnica y que no siempre el personal que las realiza está lo suficientemente preparado para realizarlas. Sé que no será un comentario muy bien acogido, pero es la perspectiva que tengo desde mi experiencia personal y desde luego no voy a dejar pasar esta oportunidad para comentarla.
Lo cierto es que la única manera de diagnosticar una EII es por endoscopia, a través de la cual se tomará una muestra de tejido intestinal para su posterior biopsia. Y también es cierto que muchos animales con vómito y/o diarrea, sin tratamiento específico, con posterior enfermedad consuntiva eran sacrificados o morían prematuramente como resultado de causas desconocidas.
Podemos decir por tanto que la obtención de biopsias gástricas e intestinales es una firme recomendación en todo paciente con signos crónicos (con una duración mínima de 4 semanas) inexplicables. Sin duda, cuanto más buscamos, más encontramos. El problema es que quién busca no siempre lo hace adecuadamente. ¡Aún nos queda mucho por aprender! Una alternativa al fibroendoscopio en manos inexpertas es la laparatomia exploratoria: abrimos la cavidad abdominal, tomamos las muestras oportunas y cerramos. A pesar de todo, el problema puede venir después. Me refiero a que los histopatólogos, es decir los que teñirán y mirarán las muestras que les hemos remitido, nos darán su opinión subjetiva, que no será necesariamente la misma que la de otro “colega” que analice la misma muestra. ¡Son los insondables misterios de la ciencia! Aún así, ante un perro con diarreas frecuentes en que los tratamiento farmacológicos y dietéticos convencionales han fracasado, el estudio histológico de muestras de tejido intestinal son necesarias.
El término “enfermedad intestinal inflamatoria” describe un grupo de enteropatías crónicas que se caracteriza por una infiltración dentro de la pared intestinal de una serie de células inflamatorias, que incluyen linfocitos, células plasmáticas, eosinófilos, neutrófilos y macrofagos. Podemos decir que en los perros los tipos más frecuentes de EII son la enteritis linfocítica/plasmocítica y la colitis linfocítica/plasmocítica. La enteritis linfocítica pura raras veces se da y la eosinofílica no es tan común como hace tiempo se pensaba.
Lo cierto es que, por desgracia, cada vez que en una biopsia de intestino aparecían un número elevado de cualquier tipo de las células anteriormente citadas, esto valía para hacer el diagnóstico. Y lo cierto es que este tipo de células se pueden presentar simplemente como una respuesta normal a otro tipo de factores. Podemos citar por ejemplo, diversos agentes infecciosos como virus, bacterias y parásitos (por ejemplo las giardias); antígenos alimentarios, presencia de un cuerpo extraño; y tumores intestinales. Por lo tanto, es indispensable antes de meterlo todo en el saco de las EII, investigar más a fondo y nos quedarnos en el resultado obtenido por la biopsia. La verdad es que la causa de la EII a pesar de años de investigación profunda tanto en personas como en animales todavía no se ha descubierto. Se supone que es la respuesta inmunológica del organismo a un desafío antigénico crónico. En medicina humana cada día que pasa, parece demostrarse que se trata de una respuesta autoinmune, ante algo que los mecanismos normales de defensa no pueden controlar.
El síntoma que predomina en los perros jóvenes es el vómito, y no existe predisposición racial o sexual. Según progresa la enfermedad, el vómito se hace mucho más frecuente. Los vómitos suelen ir acompañados de arcadas, y pueden contener líquido transparente, bilis o espuma. En algunas ocasiones también se puede observar la presencia de alimento, incluso horas después de haberlo ingerido. La sangre rara vez hace acto de presencia. No es raro observar que el perro alterna épocas de vómitos cuantiosos con otras en que estos no aparecen, es decir aparecen remisiones y exacerbaciones.
Aún así, la diarrea puede ser el signo más frecuente en el perro, sola o asociada a vómitos intermitentes. Se trata de diarreas con pobre respuesta a los tratamientos convencionales. La pregunta que nos hacemos entonces los veterinarios es: ¿estará afectado el intestino delgado o será el intestino grueso? Ante esta importante “elucubración” debemos estar atentos a las características de las diarreas.
Las diarreas de intestino delgado a menudo se caracterizan por grandes cantidades de deposiciones acuosas, voluminosas, formadas o blandas. La esteatorrea (grasa en las heces) puede ser evidente y en casos crónicos se acompaña de pérdida de peso. En contraste la diarrea de intestino grueso suele tener una consistencia blanda debido al mayor contenido de moco y puede haber hebras intermitentes de sangre roja. Otros signos comprenden mayor frecuencia de intentos defecatorios y defecación en lugares no habituales. Existe urgencia por defecar y el perro no puede contenerse. Los perros que tan sólo tienen afectado el intestino grueso, permanecen contentos, con buen apetito y no pierden peso.
En caso de afectación del intestino delgado, el perro se mostrara apático, en especial en las fases en que haya vómitos, y perderá peso.

Los análisis de sangre normalmente no nos van a dar mucha información, pero deben ser realizados. Puede aparecer anemia, aumento de glóbulos blancos (leucocitosis), aumento de eosinófilos e hipoproteinemia (descenso en los valores de las proteínas). Una prueba bastante específica que podemos realizar en el perro es la determinación de la proteasa alfa-1 fecal, que en estos casos se podrá encontrar muy elevada. Otro parámetro que debe ser medido en perros con diarrea crónica es la concentración de cobalamina (vitamina del grupo B), ya que su deficiencia puede ser la causante de la diarrea. Otras patologías que deben ser descartadas es la presencia de Giardias, Crystosporidium y enterotoxicosis por Clostridium perfringens, así como la hipermultiplicación bacteriana. Los últimos avances demuestran que la realización de placas de bario, es decir de tránsitos intestinales no son útiles, salvo que se sospeche obstrucción intestinal.
En cuanto al tratamiento os diré que los corticosteroides son la primera elección para la enteritis linfocítica/plasmocítica y eosinofílica, especialmente en los casos leves y moderados. En algunas ocasiones, tras algunos reajustes de dosis, la medicación podrá ser retirada en 3 o 6 meses.
En casos más graves las dosis a utilizar de estos mismos medicamentos serán mucho más altas, y puede ser recomendable el uso combinado con metronidazol, lo que permitirá la reducción de la dosis de corticoides.
Todos conocéis los efectos secundarios de estas medicaciones, que en muchas ocasiones pueden ser graves. En estos casos, existe actualmente un nuevo tratamiento con un nuevo corticoide llamado budesonida. Otra alternativa terapéutica si los corticoides y el metronidazol no son capaces de controlar el problema es la azatioprina, sola o combinada con los anteriores, que normalmente deberá ser utilizada entre 3 y 9 meses. Los efectos secundarios a este medicamento no son muy frecuentes, pero si se presentan pueden ser graves, en especial la supresión de médula ósea.
No es raro encontrarse casos en que la medicación debe ser usada de por vida.
Otro parámetro importante que debemos introducir en el tratamiento es la dietoterapìa, que en ocasiones puede conducir a la resolución parcial o completa de los signos clínicos. La dieta a utilizar debe contener una cantidad mínima de aditivos, ser altamente digestibles, y dejar escasos residuos. Es interesante el uso de aquellas comidas que contengan una única fuente de proteínas que “nunca” haya probado el perro (cordero, conejo, venado, pescado, queso blanco descremado). Como fuente de carbohidratos lo recomendable es el arroz, y si la dieta contiene importantes cantidades de ácidos omega-6 y omega-3, será mejor, ya que se ha demostrado su utilidad como antitinflamatorios a nivel intestinal. Estas comidas deberán ser repartidas en dos o tres veces a lo largo del día.
Hasta aquí mi exposición sobre las diarreas crónicas. Hay muchas más causas que las producen, pero sería alargar demasiado el artículo, y debéis comprender que el espacio en la revista es limitado. Se trata sin duda de un problema grave, serio y de muy difícil resolución, y que en muchas ocasiones, a pesar de todos los intentos, acabará con la vida de vuestro compañero.
José Enrique Zaldívar Laguía.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.

septiembre 18, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 454 comentarios

UN NUEVO ESTUDIO CORROBORA QUE EL TORO SUFRE EN LA LIDIA

Los antitaurinos estamos de enhorabuena. Una doctora, ha publicado un estudio en que corrobora, ampliando mis estudios y conclusiones, que el toro sufre un dolor inmenso durante la lidia. No conozco a Doña Susana Muñoz Lasa de nada, pero el hecho de que, por distintos caminos, un médico y un veterinario hayamos llegado a muy parecidas conclusiones, indica claramente que el estudio del doctor Illera, es más que rebatible. A mí, nunca me cupo duda de ello, pero el que un nuevo estudio reafirme mis ideas, me hace coger aún más fuerza en este debate.

POR QUÉ PIENSO QUE EL TORO SUFRE UN DOLOR INMENSO
Susana Muñoz Lasa
Doctora en Medicina. Especialista en Medicina Física y Rehabilitación
Profesora Titular de la Universidad Complutense de Madrid.
El dolor es un mecanismo de defensa que permita la huída a un ser vivo cuya integridad este en peligro. Está demostrado que todos los seres vivos con posibilidad de desplazamiento sienten alguna forma de dolor.
No todos los seres vivos sufren el dolor de igual manera, pero también está hoy demostrado que los mamíferos sufren el dolor de forma muy parecida y que muchos mecanismos de transmisión de dolor son similares para el ser humano y para los mamíferos superiores. Desgraciadamente, porque esto ha permitido la realización de crueles e innecesarios experimentos sobre la neurofisiología del dolor en animales de laboratorio.
Antes de seguir adelante me gustaría puntualizar que no tengo en mi poder el estudio completo de Illera, que no ha sido publicado en ninguna revista científica, pero si he podido acceder a información publicada en los periódicos y dada por él mismo, por lo que en principio presupongo su veracidad (www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html). También es cierto que mi especialidad no es la endocrinología y por tanto no conozco tan en profundidad los mecanismos endocrinos del dolor y el stress como pueda conocerlos él, pero llevo 17 años trabajando en el campo de la Neurorehabilitación y dentro de ellos, por supuesto, en el dolor, y algo conozco del dolor y sufrimiento humano y animal. Lo veo todos los días, lo valoro todos los días y lo trato todos los días. Espero la publicación de su trabajo para poder saber que hipótesis y objetivos, qué material y método (en particular relativo a la existencia de grupo de control, a la elección de los parámetros endocrinos y a la metodología de extracción de la sangre antes, durante y después de la corrida), que resultados y que discusión ha seguido para llegar a lo que publica el diario que me imagino serán las conclusiones. En ese momento si se podrá valorar de forma completa el trabajo. De momento, y ateniéndome solo a las conclusiones publicadas en el periódico, observo datos que me parecen erróneos desde la evidencia científica existente, desde la práctica clínica y desde el sentido común. En el estudio de Illera, realizado a lo largo de más de 5 años, y analizando la respuesta hormonal de 180 toros y 120 novillos, se nos dice:
1. “Los niveles de estrés, medidos a través del cortisol y las catecolaminas, son tres veces mayores durante el traslado que en el ruedo por lo que el sufrimiento del toro sería mayor en el camión que ante el mismísimo torero.”

2. “Descubrieron que durante la lidia el toro libera 10 veces más betaendorfinas – conocidas como hormonas del placer – que un ser humano y siete veces más que durante el transporte.”

3. “La betaendorfina – explica Illera – bloquea los receptores del dolor hasta que llega un momento en que dolor y placer se equiparan y el sufrimiento puede llegar a ser casi nulo”

4. “Lo que queremos llegar a decir es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor”
1. “Los niveles de estrés, medidos a través del cortisol y las catecolaminas, son tres veces mayores durante el traslado que en el ruedo por lo que el sufrimiento del toro sería mayor en el camión que ante el mismísimo torero.”
En principio no puedo contestar con exactitud al por que el toro parece sentir más stress antes de la lidia que después, pero sí puedo aventurar alguna hipótesis (si finalmente el dato se revela exacto). El miedo intenso puede producir una serie de alteraciones emocionales y vegetativas con traducción química. Hablamos de estrés. Se elevan la ACTH, ADH, prolactina, aldosterona, cortisol, glucagón, catecolaminas y glucosa. Con ello, el organismo intenta prepararse para la lucha o la huída, caso de ser necesaria, pues esto es exactamente el estrés. Una respuesta de adaptación a un peligro.
Parece lógico que los niveles sean mayores. El miedo, la angustia, la ansiedad que sufre el toro en el momento de ser introducido en el camión es suficiente para producirlos. Durante todo el tiempo que dura esta tortura psicológica el toro esta sufriendo un intenso stress ( que es lo que refleja el cortisol y las catecolaminas. Stress. ). Ante un stress prolongado parece posible que el animal hubiese llegado a la fase de agotamiento que describe Hans Selye en su Síndrome de Adaptación General (yo al menos, si alguien humano en similares circunstancias me consultara, lo pensaría):
a) durante la primera fase, o fase de alarma, el cuerpo de moviliza y prepara para enfrentar cualquier amenaza;
b) durante la fase de resistencia, el cuerpo se maneja con el factor estresante y usualmente lo supera, si esto no ocurre sigue una tercera fase;
c) durante la fase de agotamiento, el organismo agota su habilidad para enfrentar y está en riesgo de enfermedad y daño orgánico.
Otra posible explicación añadida es que, en el momento en que comienza la tortura oficial, es decir, la que se ve, al toro se le lesiona su sistema nervioso por diversos mecanismos: “Cuando la puya no es colocada en su sitio, se producen fracturas de apófisis espinosas, fracturas en las costillas y hemorragias que pueden infiltrar el canal medular …..” (para información sobre la puya consultar: http://www.animanaturalis.org/modules.php?goto=Nvst21_3454). A esto sumaríamos el efecto de las banderillas… Luego existe un segundo mecanismo
que explica por que, aún sintiendo un terrible dolor, el sistema endocrino del animal no pueda responder en manera adecuada. Necesitaría un sistema nervioso intacto, lo que no se da. Además, las mediciones durante la corrida ¿como se han realizado?, ¿Se ha parado la corrida para extraerles sangre?
2. “Descubrieron que durante la lidia el toro libera 10 veces más betaendorfinas – conocidas como hormonas del placer – que un ser humano y siete veces más que durante el transporte.”
Pienso que no debemos detenernos mucho aquí porque esta conclusión es inválida desde el principio. Todo estudio científico que compare dos grupos debe reproducir exactamente las mismas condiciones, excepto la variable a estudiar, para ser válido. Esto quiere decir que, si la variable a estudiar es la diferencia entre ser hombre y ser toro, el resto debe ser igual. Si al hombre no se le torea, ¿que estamos comparando?
Y las endorfinas durante la lidia, ¿Cómo se han medido? ¿Se paró de nuevo la corrida? Porque, si no es así, ¿Cómo se sabe en que momento empezaron a secretarse? ¿Pudiera ser que solo se secretasen al final, durante la puntilla ( que paraliza al animal, y VIVO, lo lleva al desuello)? Lo cierto es que no hay ninguna forma de demostrar en qué momento se producen.
3. “La betaendorfina – explica Illera – bloquea los receptores del dolor hasta que llega un momento en que dolor y placer se equiparan y el sufrimiento puede llegar a ser casi nulo”
Aquí si puedo responderle con más autoridad ya que en medicina conocemos múltiples estudios que señalan que las endorfinas modulan, no hacen desaparecer, el dolor inicialmente, para permitir al ser vivo escapar. Esta modulación es limitada en el tiempo y si el mecanismo que provoca el dolor persiste, deja de ser eficaz. Para postular una analgesia total, muchos autores se han basado siempre en el Stress-Induced Analgesia (SIA). Estos estudios comenzaron durante la Segunda Guerra Mundial. Se reveló que muchos combatientes apenas sentían heridas de guerra que habrían producido un dolor terrible en pacientes civiles.
“Durante la 2ª guerra mundial Beecher (1959, citado en Penzo W. El dolor crónico. Aspectos psicológicos. Ed. Martínez Roca, 1989), de profesión anestesiólogo, observó con admiración y asombró la conducta de soldados hospitalizados, durante la batalla de Anzio. La situación que llamó la atención de Beecher fue que los soldados heridos no reclamaban en demasía en el hospital militar, y pedían una menor cantidad de analgésicos en comparación con pacientes postoperados de hospitales civiles. El fenómeno no podía ser explicado ya sea por un estado de shock por parte de los soldados o por una disminución de la sensibilidad ante el dolor, ya que los soldados reclamaban enérgicamente ante procedimientos poco cuidadosos por parte de las enfermeras, como por ejemplo el poner inyecciones intravenosas.
En el análisis de esta situación, Beecher consideró factores relacionados con la interpretación de la situación, con las expectativas y con el significado de la situación para los soldados, es decir, plantea que factores psicológicos estaban a la base de estas diferencias. El concluye lo siguiente con respecto a la experiencia dolorosa (1959, citado en Latorre, 1992):
1. El significado atribuido al dolor diferencia sustancialmente como se experimenta.
La interpretación que hacen los soldados de la situación es muy diferente a la de un civil. El estar heridos significa para los soldados, en primer lugar, que están vivos, y además, que pueden retornar a sus hogares, por lo cual interpretan positivamente la situación. Para los civiles, en cambio, el sufrir algún accidente significa el interrumpir sus actividades habituales.
2. El contexto también influye en la experiencia dolorosa. Un dolor se experimenta en forma más intensa cuando se le presta mayor atención, y en condiciones de distracción o de realización de algún tipo de actividad física se experimenta en menor intensidad.
3. La cultura, las reacciones ante el dolor son muy diferentes de una cultura a otra, por ejemplo, en algunas culturas las mujeres trabajan hasta momentos previos del parto y siguen trabajando casi inmediatamente después de éste, y no consideran el trabajo de parto como un proceso agónico. En estas culturas las mujeres prácticamente no expresan dolor al momento del parto, ya que la cultura juega un rol muy importante en el como interpretamos ciertos eventos.
Finalmente Beecher concluye que “no todo se reduce o se puede explicar basándose en la lesión, ni en las transmisiones nerviosas” (Texto tomado de Pacheco P. Aspectos psicológicos del dolor, 2005).
Posteriormente se postuló que este mismo mecanismo podría ser el responsable de que algunos deportistas soporten fracturas graves con un dolor mínimo, o , por ejemplo, que los boxeadores puedan aguantar un combate hasta el final. Pero, los modelos lineales: Estímulo Sensación Dolor Respuesta no explican:
Por qué algunos soldados, algunos deportistas, algunos boxeadores lo presentan y otros no

Por qué una misma persona, en dos ocasiones distintas, puede no presentar dolor en un caso y si en otro, ante lesiones de similar magnitud .

Por qué situaciones con niveles altísimos de endorfinas no presentan analgesia .
A partir de las agudas observaciones de Beecher y de la evidencia que resta validez a los modelos lineales, fueron surgiendo una serie de modelos explicativos del dolor más complejos, los que incorporan otros niveles de análisis, y que son llamados modelos multimodales.
Hoy se postula que, más importante que los factores de síntesis de endorfinas es el psiquismo de la persona. Esto viene corroborado, según indica el Dr. Giovanni Berlucchi, del Departamento de Ciencias Neurológicas y de la Visión, Sección de Fisiología Humana, de la Universidad de Verona, por que el bloqueo farmacológico con naloxona de los receptores para endorfinas no logra abolir completamente la analgesia de estrés. Por tanto, tienen que existir mecanismos diferentes a las endorfinas, que además en estos últimos años se han estado redefiniendo continuamente (no olvidemos que los estudios de Hughes sobre las mismas datan de los años 70). Toda la práctica clínica en
humanos avala esta teoría: existen numerosísimas situaciones en las que se producen grandes niveles de endorfinas y no hay supresión de dolor. Y al revés. En animales no está descrito el efecto placebo. Los animales, según nos dicen, no tienen raciocinio. En animales, por tanto, no puede tener lugar este mecanismo de analgesia completa inducida por stress. Hay estudios realizados que parecen demostrar la analgesia por stress en animales. Dichos estudios valoran el dolor por parámetros fisiológicos y por la actitud y comportamiento por el dolor. Esos métodos no son válidos para mensurar el dolor. Como dice Miranda:
“En primer lugar, el dolor, como toda experiencia de carácter emocional, es subjetivo: solo el paciente sabe si le duele y cuánto le duele; en consecuencia, toda valoración del mismo debe contemplar necesariamente el informe de aquél. Por otro lado, los signos físicos que suelen acompañar al dolor_ taquicardia, hipertensión, alteraciones ventilatorias o gastrointestinales y cambios en la expresión facial- son de carácter reflejo y no han de mantener forzosamente una relación proporcional a la magnitud del dolor experimentado por el paciente. (…..) En general, todos estos parámetros suelen descender, tanto en el contexto clínico como en el experimental, de manera gradual y progresiva, independientemente de la evolución del dolor, lo cual explica la falta de correlación antes apuntada. (….) Por tanto, la valoración del dolor a través del juicio clínico de un observador puede resultar incompleta e incluso peligrosa si no se acompaña de otras medidas evaluativas.” (Miranda, A. Valoración del dolor, en: Miranda A (ed) “Dolor postoperatorio. Estudio, valoración y tratamiento” 2 Ed., Jims)
Por tanto, si no se da este mecanismo, las endorfinas, con mayor razón, pueden llegar a disminuir “algo” el dolor, pero nunca a abolirlo.
Ante tal disparidad de datos y resultados, creo que debemos basarnos más en la evidencia clínica que en los datos de laboratorio. Y hoy por hoy, la evidencia clínica demuestra que personas con niveles elevadísimos de endorfinas, siguen sintiendo dolor. Y esto es aplicable al resto de los mamíferos superiores. Nos falta todavía muchísimo por conocer del dolor pero, si nos atenemos a la evidencia clínica y al sentido común, queda claro que en todos los casos susceptibles de ingresar en un servicio de Urgencias de un Hospital los niveles de endorfinas serán altísimos. Lo cierto es que nunca nos hemos detenido a medírselos pero si podemos afirmar que NUNCA, NI UNA SOLA VEZ, el paciente nos ha comunicado que no sintiese dolor. Los dolores eran muchas veces atroces y había que proceder a aplicar anestesia de forma inmediata, con heridas muchísimos más pequeñas que las que sufre el toro. Y aquí podrían hablar las mujeres durante el parto en el que no se aplica anestesia. Nosotros podemos decir que tienen niveles de endorfinas altísimos (demostrado por diversos estudios). Ellas nos pueden decir si sienten o no sienten dolor. Siguiendo la misma línea argumental, se podría operar sin anestesia: tan pronto como el bisturí incidiese en la persona, los niveles de endorfinas producidos harían que se produjese una analgesia total y podríamos seguir tranquilamente. Otra experiencia clínica: en Rehabilitación utilizamos diversas corrientes analgésicas. Una de las más utilizadas es el TENS (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation). Estas corrientes, basadas en la teoría de la puerta de entrada de Melzack y Wall, liberan endorfinas en una de sus modalidades (baja frecuencia/ alta intensidad). Bien, pues produce analgesia en unos pacientes y en otros no. Lo mismo podemos decir de la acupuntura: su aplicación produce liberación de endorfinas, pero en algunos pacientes mitiga el dolor y en otros
no. Podríamos seguir poniendo ejemplos hasta el infinito. Luego la ecuación propuesta: niveles de endorfinas = analgesia, no es directamente proporcional.
Además, y esto es muy importante, para que el efecto de bloqueo del dolor por endorfinas se produzca, se precisa que el sistema nervioso del animal esté intacto, y muy especialmente a nivel medular. El sistema inhibidor endorfínico descendente actúa a nivel medular. En el toro, la médula y su sistema nervioso periférico están hechos papilla. No hay analgesia posible.
En segundo lugar, las endorfinas son las hormonas del placer y el bienestar, pero está acción solo se verifica a nivel cerebral cuando se sintetizan en ausencia del dolor (por ejemplo, en humanos, tras la realización del ejercicio o del acto sexual). Cuando exista dolor, esta acción no se siente a nivel cerebral ya que la biología escoge siempre aquellas acciones que permitan la supervivencia de la especie. Ante un intenso dolor, se siente dolor, NUNCA PLACER, porque el animal tiene que huir. El equivalente humano serían las víctimas de tortura que también tienen niveles elevadísimos de endorfinas. Podemos preguntarles si en algún momento han sentido placer. Y pienso que si los toros pudiesen hablar, nos dirían, como los pacientes de urgencias, como las mujeres en el parto, como las víctimas de tortura, que nos olvidemos de sus niveles de endorfinas porque están sufriendo un intenso e insoportable dolor. Pero estos pobres animales tienen una desventaja frente a los humanos: no pueden hablar.
Espero haber dejado totalmente claro que nunca se puede equiparar nivel de endorfinas = nivel de analgesia.
Y llegamos al último punto:
4. “Lo que queremos llegar a decir es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor”.
Aquí no puedo responder. No soy veterinario, no soy biólogo. Pero mi sentido común me dice que no puede haber diferencias. Y menos, que la naturaleza les haya dotado de un mecanismo especial de control de dolor para que algunos seres sin alma disfruten viendo como se los tortura. Por tanto, no puede tener un mecanismo de control de dolor diferente a otros bóvidos. Y desde luego, sería increíble que la naturaleza, siempre tan sabia, cree primero un mecanismo, el dolor, para protección de los seres vivos y permitirles la huída, y luego, cuando el dolor aparece, cree otro que lo anule completamente y así el animal no huya, se quede junto a la fuente del dolor, y sea destrozado por el peligro, “sintiendo un inmenso placer”. ¿ No le hubiera resultado más fácil a la naturaleza entonces que ningún ser vivo sintiese dolor?
Por último, hay un punto muy importante que me gustaría señalar. Hace unos años, salieron a la luz pública unas denuncias, que venían desde dentro del mundo taurino, afirmando algo que hace mucho que ya todos sabíamos. El maltrato que sufre el toro previo a su salida al ruedo. Pues bien, en cualquier país civilizado de la Unión Europea estas denuncias hubieran dado lugar a una investigación. En nuestro país, con la curiosísima legislación en materia de maltrato animal que tenemos, que permite unas formas de maltrato y otras no,
no pasó nada. Se diluyeron en el aire. ¿ Por qué ¿ No olvidemos nunca desde qué estamentos tan altos de nuestra sociedad se protege al mundo taurino. Creo importantísimo que se promueva esa investigación, aunque sea desde la UE, ya que entre otras afirmaciones se nos decía que, presuntamente, al toro se le administraban sustancias para hacerle más fácil la labor al “bravo” torero. Si estos fuese cierto, la administración de cualquier tipo de sustancia invalidaría de forma automática las determinaciones y por tanto, todo el estudio de Illera:
El País. Lunes, 27 de noviembre 2000. Más del 20% de los toros analizados por un equipo de expertos estaban drogados. Investigadores y veterinarios establecen en su estudio el uso del fármaco fenilbutazona (www.portaltaurino.com/veterinarios/congreso_arles.htm) “Un equipo de investigadores del departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Salamanca, de la Estación Tecnológica de la carne de Castilla y León y veterinarios de la misma comunidad ha presentado un estudio en el Congreso de Veterinaria que se ha celebrado la pasada semana en Arlés (Francia) según el cual más del 20% de las reses de lidia que analizaron durante los años 1998 y 1999 dieron positivo en el fármaco fenilbutazona, que está considerado droga. Esta información la publica, con amplio detalle, el portal taurino burladero.com. Para el estudio —señala dicho portal— se analizaron pruebas de plasma de toros lidiados en plazas españolas de segunda y tercera categoría, y la conclusión fue que se detectaba la presencia del fármaco en el 23% de las reses lidiadas en 1998, y el 22% de las lidiadas en 1999. La fenilbutazona es un antiinflamatorio utilizado en caballos para tratamiento de inflamación de huesos y articulaciones, laminitis e inflamaciones de tejidos blandos. Y está considerado droga tanto por sus efectos como por su toxicidad en la carne. El equipo de investigadores baraja la posibilidad de que se hubiera manipulado el comportamiento de los toros con la administración del fármaco, tal como se refleja en el siguiente párrafo de las conclusiones de su informe, que reproduce burladero.com: „Se ha comprobado el uso de fenilbutazona en el toro de lidia en plazas de segunda y tercera categoría en las que se obtuvieron muestras. Los motivos de su utilización, para las muestras con concentraciones elevadas, pueden ser debidos al enmascaramiento de alguna lesión por su efecto antinflamatorio. El elevado porcentaje de muestras positivas en este fármaco nos hace reflexionar sobre una posible manipulación del comportamiento del animal‟. El equipo de especialistas — añade el portal taurino — continúa investigando acerca del comportamiento en plaza de las reses bravas, así como de la presencia en sus órganos de otras sustancias tóxicas.”
Por tanto, la sospecha de que al menos 20% de la muestra del estudio pueda estar drogada, invalida todos los resultados dicho estudio. Y debo decir, que a mi juicio, el porcentaje seguramente supera en mucho el 20%.
Finalizamos concluyendo que el estudio corre el riesgo de no ser válido, por una serie de problemas metodológicos que deberían haber sido clarificados antes, y sobre todo, cuando se habla a periódicos de gran divulgación , para evitar que el mensaje pueda ser interpretado de forma errónea, o como voluntariamente equivocado. Lo único que queda claro es que el toro sí sufre dolor. El toro sufre muchísimo. Y decir lo contrario no es más que intentar retorcer a la ciencia para que un espectáculo cruel e inhumano perdure. Nada más.
Agosto 2007

septiembre 15, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 6 comentarios

LOS PROTAURINOS NO ADMITEN QUE EL TORO SUFRE

El miércoles día 12 de septiembre estuve en Logroño. La Universidad pública de La Rioja, había organizado unas jornadas, dentro del programa de sus Cursos de Verano, bajo el título: “Derecho, Toros y Sociedad”.
Entre los conferenciantes se encontraba el Dr. Juan Carlos Illera, Director del Departamento de Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Su comunicación se titulaba: “mecanismos neuroendocrinos del estrés y dolor en el toro de lidia”.
Casi todos los lectores de mi blog, conocéis mi postura sobre las hipótesis del Dr. Illera, que llevo rebatiendo desde el mes de febrero. Los que no estéis al tanto de ellas, las podéis leer aquí mismo o en las numerosas páginas antitaurinas que se han hecho eco de ellas. No las busquéis en la prensa protaurina, porque ninguna de ellas se ha dignado reseñarlas a pesar de los múltiples intentos que he hecho.
Acudí a Logroño, invitado por el colectivo Anima Naturalis de La Rioja, para exponer mis ideas sobre el estudio del Dr. Illera el mismo día en que él daba su conferencia. Se intentó por parte de los responsables de Anima Naturalis que se nos permitiera el acceso a la sala de conferencias, con la única y exclusiva intención de oír las conclusiones del Dr. Illera y poder hacerle una serie de preguntas. Además se solicitó que se nos habilitara una sala dentro del recinto universitario, en donde yo pudiera expresarme ante los medios que a tal efecto fueron convocados. La iniciativa no fue aceptada ni por el rector de la Universidad, ni por el comité organizador de las jornadas. Se nos brindó eso sí, la posibilidad de pagar la cuota del curso y de esa manera acceder a la sala de conferencias. Lo cierto es que yo no acepté esa opción, ya qué, cómo antitaurino que soy, la propuesta me pareció fuera de lugar.
Lo que hicimos por iniciativa de los miembros de Anima Naturalis fue montar una mesa a la puerta del edificio en que se iban a dar las conferencias, y aprovechar ese espacio para explicar ante los medios nuestras discrepancias. El colectivo animalista planteó su indignación por qué se aprovechara un centro de cultura y saber como es una Universidad para defender un espectáculo como las corridas de toros, y yo aproveché los micrófonos y grabadoras de los periodistas que allí se dieron cita para rebatir el estudio del Dr. Illera. Además se les entregó a los allí presentes un folleto resumido de mis conclusiones y una hoja con el título: “puntualizaciones sobre las betoendorfinas”.
Lo cierto es que la convocatoria fue un éxito y de ella se han hecho eco algunos medios locales de prensa escrita y de radio. Tan sólo un pequeño reproche: en lo que se ha escrito, no se ha reflejado realmente lo que yo quisé expresar, pero es comprensible teniendo en cuenta lo difícil que es entender conceptos y explicaciones de caracter tan científico.
Agradezco desde aquí a Begoña Sáinz de Murieta, a Carlos Faulín y a todos los animalistas que allí conocí, sus muestras de afecto y el excelente trato que por su parte recibí.
Por otro lado debo manifestar mi agradecimiento al Presidente del Colegio de Veterinarios de La Rioja, que se interesó por conocerme y nos invitó personalmente a escuchar su conferencia, que se impartio después de la del Dr. Illera. Por desgracia, y por falta de tiempo, no pude asistir.
Dado que el tratamiento que se dio a nuestra presencia en Logroño, por parte del diario de La Rioja, no me ha parecido el más justo, remití una carta al director de dicho diario, en cuanto regresé a Madrid. Se me contesto que mi texto excedía el formato de dichas cartas, pero se me ha brindado la oportunidad de escribir un artículo para su diario, que me han prometido será publicado. Así lo he hecho en el día de ayer, y espero verlo insertado en sus páginas. Por tanto debo también dar las gracias a dicho medio de prensa por su ofrecimiento.
Dejaré aquí constancia para el que quiera leerlo de los escritos intercambiados por mi y el citado diario, y de la documentación que Anima Naturalis entregó a los medios y repartió por la ciudad de Logroño, por mi redactada.
CARTA ENVIADA POR EL COLECTIVO ANIMA NATURALIS AL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD PARA MOSTRAR SU DESACUERDO CON EL CURSO:
Logroño, 28 de agosto de 2007
Sr. Rector de la Universidad de la Rioja:
Ante el conocimiento de la celebración los dias 10 al 13 de septiembre del curso Derecho, Toros y Sociedad, no podemos por menos que mostrar nuestro desacuerdo y perplejidad ante el hecho que un escenario como es la institución universitaria, cuyo objetivo y finalidad, es la difusión de la cultura y que trabaja en la formación de las personas, sirva de plataforma para que un sector minoritario (el taurino) y cuestionado moralmente por gran parte de la sociedad española, difunda y practique apología de una tradición obsoleta, éticamente reprobable y que en nada contribuye al progreso, la educación y la cultura.
Consideramos oportuno que replanteen su apoyo a cursos como éste, y que en próximas ediciones, se fomenten aquellos que contribuyan a la defensa y el respeto de todos los seres vivos y la naturaleza en su conjunto.
Atentamente,
Begoña Sáinz de Murieta en representación de AnimaNaturalis Rioja
Con el apoyo de: Ecologistas en Acción de La Rioja
CER Colectivo Ecologista Riojano Asocación Protectora de Animales en La Rioja
Los Verdes de La Rioja
Tienda de la Solidaridad – SODEPAZ Rioja League Against Cruel Sports Ltd, United Kingdom
PUNTUALIZACIONES SOBRE LAS BETAENDORFINAS
Según los resultados presentados por Dr. Illera, las altas tasas de betaendorfinas halladas en los toros, después de la lidia (que serían diez veces superiores a las de la especie humana), harían que estas sustancias paliarían en gran parte el dolor que el animal puede sentir durante y después de los puyazos y las banderillas. Según sus propias palabras anularían prácticamente el supuesto sufrimiento y dolor a que el toro es sometido a lo largo de la corrida.
Ya que es él, el que introduce la comparación toro-humano, debemos aclarar lo siguiente:
-¿En base a que estudio comparativo se puede hacer esa afirmación? Que sepamos ningún ser humano ha sido sometido a una lidia, con lo que desconocemos las tasas de betaendorfinas que nos encontraríamos en su sangre si pasara por esa traumática experiencia. Lo cierto es que nunca lo sabremos.
-El dolor está condicionado por una serie de factores emocionales, en los que entran a jugar un gran papel la sugestión y la motivación, siendo el TEMOR, la aprensión y la ANSIEDAD factores que AUMENTAN la sensación dolorosa, pues no cabe duda que estos factores psiquicos influyen vía cortical, en los aspectos sensoriales y afectivos del dolor. Seguramente al toro en la plaza antes, durante y después de la lidia, no le afecte la sugestión, ni la motivación, ni la aprensión, pero si sentirá temor y ansiedad. La especie humana cuenta con mecanismos de defensa psíquicos antes situaciones nuevas para él, como lo es la lidia para el toro, que pueden aminorar el dolor y el sufrimiento, pero el toro no.
-Se ha observado que ante el estrés se produce una gran descarga de betaendorfinas, con lo que podemos afirmar que estas sustancias no son producidas exclusivamente para luchar contra la sensación dolorosa.
-Los opioides endógenos aumentan siempre que hay un proceso de estrés, pero también se ha comprobado que son necesarios para el normal comportamiento psíquico de algunos animales.
-Ya que el estudio del Dr. Illera nos permite realizar comparaciones con la especie humana, hemos leído una interesante tesis doctoral, publicada por la facultad de Medicina en la que se realiza un interesante estudio sobre la importancia de la preparación física y psíquica en la mujer como preparación para el parto. De esta tesis hemos extraído algunas conclusiones, que no son nuestras, si no de los médicos que la han realizado:
-En el parto vaginal (más doloroso) la placenta contiene más betaendorfinas que en el parto con cesárea, en el que el dolor se encuentra anulado por la anestesia.
-En los fetos sometidos a un importante estrés durante el parto, se han encontrado tasas mucho más altas de betaendorfinas, que en los fetos nacidos de partos no complicados, es decir en aquellos en que el feto sufre menos.
-En el líquido amniótico de los fetos que sufrieron en el parto, se encuentran tasas de betaendorfinas más altas que en aquellos en que el parto fue más tranquilo.
De todo esto podemos deducir, que en aquellos partos en los que se produce una alta traumatización fetal, los niveles de betaendorfinas son más altos.
-Entre las causas de la elevación de betaendorfinas maternas, se ha expuesto la hipótesis de que es dolor del parto el que determina dicha elevación, con alguna finalidad analgésica.
-En los partos con anestesia epidural la tasa de betaendorfinas es más baja en el plasma materno, al anular o disminuir la anestesia el dolor a lo largo del parto. Curiosamente esta anestesia no influye en los niveles de betaendorfinas en el feto.
-Las betaendorfinas, el dolor, la ansiedad y el estrés están íntimamente relacionados. Queda pues claro, una vez más que la descarga de betaendorfinas no se limita exclusivamente a la lucha contra el dolor.
-DATOS SOBRE UN ESTUDIO REALIZADO SOBRE 69 MUJERES QUE SE ESTUDIARON DURANTE EL PARTO:
El tiempo promedio que duraron los partos se calcularon entre 0 y 300 minutos.
Una parte de estas mujeres recibieron preparación para el parto y otras no. Unas eran primíparas y otras no, es decir, habían dado a luz alguna vez.
A la finalización del parto se las propuso evaluar el dolor sufrido durante el parto, dándolas a elegir entre: TOLERABLE
DOLOROSO
INSOPORTABLE
Las tasas de betaendorfinas que se detectaron en estas mujeres, fueron:
TOLERABLE en las que recibieron preparación: 133, 48 pg/dl
TOLERABLE en las que no recibieron preparación: 188, 84 pg/dl
DOLOROSO en las que recibieron preparación: 293, 5 pg/dl
DOLOROSO en las que no recibieron preparación: 415, 74 pg/dl
INSOPORTABLE en las que recibieron preparación: Ninguna lo calificó de insoportable.
INSOPORTABLE en las que no recibieron preparación: 509, 8 pg/dl
Por otro lado las mayores tasas de betaendorfinas se hallaron en el momento de la expulsión del feto, es decir, en el momento de máximo dolor.
Queda claro que la preparación al parto reduce el estrés, el dolor y la ansiedad en la mujer con lo que disminuyen los niveles de betaendorfinas producidas por el organismo de estas mujeres. Desgraciadamente nuestros toros no reciben cursos de preparación antes de salir a la plaza.
Como se observa en el cuadro las tasas más altas de betaendorfinas fueron halladas en aquellas mujeres que calificaron el parto como INSOPORTABLE, de lo que podemos deducir que a mayor sensación de dolor, mayor descarga de betaendorfinas. El organismo está claro que pretende neutralizar el dolor con su descarga, pero queda claro que en esta caso es más un medidor-mediador del dolor que otra cosa.
Curiosamente las mujeres que calificaron el parto como TOLERABLE eran las que menos betaendorfinas produjeron, y dentro de ellas, aún produjeron menos las que habían recibido preparación para afrontarlo sin miedo, sin ansiedad y sin estrés.
Añadiremos a estas conclusiones, que las máximas tasas de betaendorfinas se detectaron en aquellas mujeres cuyos partos fueron distocicos, es decir en aquellos en los que hubo complicaciones, y por lo tanto fueron más dolorosos.
La tesis doctoral de donde hemos entresacado estas conclusiones dice muchísimas más cosas interesantes (bioquímica de estas sustancias, su relación con la ACTH y el cortisol) que contradicen las del Dr. Illera, pero evidentemente no queremos aburriros con cuestiones que están más en el marco científico y que serán de mucha más difícil comprensión.
Todos estos datos hablan por si mismos, salvando las diferencias entre especies.
DOCUMENTO REPARTIDO A LOS MEDIOS Y A LOS CIUDADANOS DE LOGROÑO:
Es el que figura en la parte de arriba de la entrada al blog, que se acompañaba de la convocatoria que hizo Anima Naturalis.
POR QUÉ EL TORO SI SUFRERespuesta al estudio del Dr. Illera.El cortisol, es una hormona que los mamíferos producen normalmente en cantidades adecuadas para el perfecto funcionamiento del organismo. Todas las especies tienen unos valores determinados de esta sustancia, que podemos denominar valores fisiológicos normales. No es el lugar de explicar las importantes funciones que dicha hormona cumple en el metabolismo de muchos seres vivos.
Cuando un animal, mamífero en éste caso, es sometido a situaciones de sufrimiento psíquico y/o físico, es decir, es sometido a situaciones que le causan estrés, el organismo responde aumentando la producción de cortisol. Esto supone que en la sangre de ése animal se detectará en cantidades MÁS ALTAS de lo normal. Las órdenes para que se produzca esa descarga se realizan a través del sistema nervioso. El producto final de una serie de mecanismos endocrinos en que están implicados el hipotálamo y la hipófisis, será la descarga de cortisol, que se produce en las glándulas adrenales, situadas próximas a los riñones.
Sabemos, por lo publicado al Dr. Illera, que el toro que es trasportado en un camión, y el toro que es recortado, tienen unos MUY ALTOS niveles de cortisol en su sangre, fruto sin duda del estrés que les provocan estas situaciones.
Sabemos también, por los estudios del Dr. Illera, que el toro que sale a la plaza y es devuelto a los corrales sin lidiar, tiene unos niveles de cortisol en sangre MUY ALTOS, fruto evidentemente del estrés que le produce una situación que nunca ha vivido. Curiosamente, según expone el Dr. Illera, el toro que es lidiado (banderilleado, picado y toreado), tiene MENOS cortisol en su sangre que el trasportado, el que ha sido recortado y el que ha sido devuelto a los corrales sin lidiar. Estamos hablando de un fenómeno anómalo, ya que deberíamos suponer, que el toro lidiado ha sufrido más que los toros trasportados o recortados o devueltos, cuyo sufrimiento tanto físico como psíquico debería haber sido menor. Se produce por tanto la paradoja de que a MÁS sufrimiento, se produce MENOS cortisol. De ésta extraña respuesta hormonal, deduce el Dr. Illera, que el toro de lidia es un mamífero especial, con una respuesta neurológica y endocrina diferente a la del resto de las especies. Se trata sin duda de un hallazgo científico de gran importancia.
La respuesta a éste misterio o “milagro” de la fisiología bovina, que supone el toro de lidia, la podemos encontrar en estudios realizados por neurólogos y endocrinólogos en Medicina Humana. En una tesis doctoral elaborada en la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid se puede leer:
“Trabajos experimentales clásicos demostraron que para que ocurran ciertas respuestas endocrinas, cómo la que media la liberación de cortisol a través de la ACTH, es necesario que estén INTACTOS el estímulo neuronal y la transducción de la señal al sistema nervioso central”. Y añade: “por ejemplo, no existe respuesta de ACTH a operaciones en pacientes paraplégicos con transección de la médula espinal a nivel de la vértebra torácica 4″. La respuesta a estímulos nocioceptivos requiere VÍAS NEURONALES INTACTAS. En otro estudio, se puede leer: “el dolor actúa como un estímulo del sistema neuroendocrino. Los estímulos nocioceptivos no activan la respuesta HORMONAL (la que ha medido el Dr. Illera) a menos que estén INTACTAS las vías neuronales. La respuesta puede AMORTIGUARSE O EVITARSE por lesiones neuronales (demostrado con bloqueos anestésicos) o de la médula espinal”. http://www.ucm.es/BUCM/tesis/med/ucm-t25918.pdf
¿Una vez picado el toro o una vez picado y banderilleado están intactas las vías neuronales y por tanto el estímulo neuronal y la transducción al sistema nervioso central? Pues después de leer lo que a continuación escribo, me quedan pocas dudas. Lo he extraído de una página taurina y el que lo cuenta es un aficionado a la fiesta: “Cuando la puya no es colocada en su sitio (morrillo), se producen fracturas de apófisis espinosas vertebrales, fracturas de cartílagos, fracturas altas de las costillas, con hemorragias muy cerca de la columna vertebral cuya sangre se puede infiltrar entre las vértebras alcanzando el canal raquídeo y comprometiendo la médula espinal, provocando parálisis parciales en los miembros anteriores y músculos de la respiración”.
Y yo, cómo veterinario tengo la capacidad de decir que las vías neuronales como consecuencia de la puya principalmente y de las banderillas, no están intactas, condición indispensable para que las respuestas hormonales se produzcan con normalidad. Podemos añadir los daños que producen la espada y el descabello, sin duda.
Podemos concluir por tanto que el toro de lidia que ha sido lidiado, no tiene los niveles de cortisol en sangre esperados, por qué, cómo consecuencia de las banderillas y las puyas, su sistema nervioso ha sido tan dañado que no puede trasportar las órdenes pertinentes para que se descargue el cortisol que debería ser esperado. El toro transportado, el toro recortado, y el toro devuelto sin lidiar, tienen su sistema nervioso intacto, por lo que es lógico que sus niveles de cortisol en sangre sean altos y mayores que los del toro lidiado.
Habla también en su estudio el Dr. Illera de que el toro de lidia es capaz de descargar una gran cantidad de betaendorfinas, que son sustancias que el organismo de los mamíferos produce entre otras cosas, para neutralizar el dolor. Según el estudio el toro lidiado tiene muchas más betaendorfinas en sangre que el trasportado, el recortado o el devuelto sin lidiar. Es lógico, ya que estos últimos no han sufrido dolor físico en la medida en que lo ha sufrido el toro lidiado.
Dada la brutal cantidad de betaendorfinas que producen los toros lidiados, se concluye que estos animales serían capaces de neutralizar el dolor al que están siendo sometidos. ¿Podemos pensar que la producción de estas “dulces” hormonas significan otra cosa?
Creemos que si, que precisamente esa descarga tan alta de mediadores-¿medidores? del dolor, nos dice que el toro lo está sufriendo y padeciendo de manera brutal.
Se sabe a ciencia cierta que las mujeres, durante el parto, producen una gran cantidad de betaendorfinas. ¿Conocen a alguna mujer que haya comunicado que su parto (que algunas ocasiones dura más que una lidia) no le ha dolido? Evidentemente sí, aquellas a las que se las ha suministrado anestesia epidural. Curiosamente los niveles de cortisol en estas mujeres son menores que en aquellas que parieron sin anestesia, es decir sin bloqueos de su sistema nervioso.
Podríamos suponer que si las respuestas hormonales en el toro de lidia con respecto al cortisol no son las esperadas por el daño neurológico provocado por la lidia, también debería verse afectada la respuesta hormonal en cuanto a las betaendorfinas. Sin lugar a dudas. Sería incomprensible que si ese daño afecta a la descarga de cortisol, no afecte a los mediadores-¿medidores? del dolor. Pues bien, la Medicina de nuevo tiene respuesta para este fenómeno:
Está perfectamente estudiado que su descarga también se produce por mediadores celulares, a través del sistema inmune, localmente en la zona donde se produce el dolor, es decir a nivel de los tejidos dañados. ESTA REGULACIÓN SERÍA LA RESPONSABLE de la respuesta que aparece cuando se produce la agresión en una ZONA DENERVADA O BLOQUEADA POR LESIONES NEUROLÓGICAS importantes, ya que no existe el estímulo neurológico aferente (vuelven aquí a aparecer como sumamente importantes las lesiones provocadas por la puya, las banderillas, la espada y el descabello). La integridad del sistema nervioso es indispensable. Aquí radica el error en las conclusiones que ha hecho públicas el doctor Illera.
Para terminar y a modo de sugerencia, para complementar todos estos interesantes estudios, yo pediría:
-La realización de estudios radiológicos sobre la columna vertebral del toro lidiado mediante la introducción de un contraste en su canal medular (mielografía). Sería una científica manera de ver si realmente han existido bloqueos neurológicos que expliquen la anormal respuesta al cortisol. De paso podríamos ver los daños vertebrales que las banderillas y las puyas han producido en parte del esqueleto óseo del toro.
-La realización de autopsias del toro lidiado, lo que nos permitiría visualizar el estado de sus vísceras. Se podría aprovechar esta circunstancia para tomar muestras de tejidos y hacer un estudio histológico, con lo que se determinarían las lesiones microscópicas que la lidia a producido.
-Someter al cadáver del toro de lidia a una Resonancia Magnética Computerizada o una Tomografía Axial Computerizada (TAC). Más que nada por completar el estudio. Seguro que más de uno se sorprendería de lo que se podría observar.
Dado que el Dr. Illera afirma que el toro de lidia es un ser especial en base a las respuestas hormonales halladas, no estaría de menos, realizar los experimentos con otra raza. Se vería entonces si el sistema endocrino de un toro no de lidia, responde de igual modo al castigo de la lidia.
¿Alguien se atreve?
José Enrique Zaldívar Laguía.
Veterinario.
CARTA REMITIDA AL DIRECTOR DEL DIARIO DE LA RIOJA:
“Jornadas taurinas en la Universidad de Logroño”
Estimado señor:
Ayer acudí a las puertas de la Universidad de Logroño, con motivo de la celebración de unas jornadas sobre el toro de lidia.. Mi intención era comunicar mis ideas y mi interpretación sobre el estudio del Dr. Illera, director del departamento de Fisiología de la facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. En primer lugar debo comunicarle que Juan Carlos Illera, no es catedrático como aparece en la noticia de su diario (sí lo fue su padre, Don Mariano (qepd)), al que tuve el privilegio de tener como profesor; tampoco tiene mucha importancia, que en el folleto repartido por la organización que me llamó para explicar mis ideas, Anima Naturalis Logroño, figurara que yo soy doctor. No lo soy, pero si tengo mi título de Licenciado en Veterinaria desde hace 25 años por la facultad de veterinaria de Madrid, en donde compartí aula con el Dr. Illera. Soy clínico de pequeños animales desde que finalicé mis estudios y por tanto me creo capacitado para conocer los mecanismos neurofisiológicos del dolor y del estrés. Yo no pongo en duda los estudios del Dr. Illera, pero si cuestiono sus conclusiones y las interpretaciones que hace de ellos. No lo hago por ciencia infusa, sino que lo hago habiendo estudiado en profundidad algunas de las numerosas publicaciones que existen sobre las respuestas del organismo ante el estrés (ACTH-Cortisol y no olvidemos betaendorfinas) y el dolor (betaendorfinas y no olvidemos ACTH y cortisol). La información que fue repartida por los miembros de anima naturalis Logroño, deja bien clara mi pensamiento sobre la lidia del toro, y sus consecuencias en el animal, y me consta que obra en poder de un periodista de su redacción, al que se le entregó en mano. Considero que la información debe ser objetiva en cualquier medio de prensa y los menos partidista posible, por lo que me ha sorprendido que su diario en su edición de hoy se haya limitado a dar cabida a las opiniones de Juan Carlos Illera y haya silenciado las mías, limitándose a mostrar una foto, con el título de “antitaurinos”, en la que aparezco yo, rodeado de algunos miembros de anima naturalis. ¿Cuál es la razón? A ésta pregunta prefiero que me conteste usted.
He dejado claro que las medidas de ACTH y cortisol que hace el Dr. Illera en sus estudios, no son válidas, al existir una alteración del sistema nervioso central y periférico del toro de lidia como consecuencia de las lesiones producidas por la puya y las banderillas. Está demostrado científicamente que para que estas mediciones sean reales es indispensable la integridad del sistema nervioso. Textos, hay mil que lo corroboran. En cuanto a las betaendorfinas, también está demostrado que a mayor dolor, mayor es su producción y descarga en el organismo que las requiere. En un grupo de mujeres cuyas betaendorfinas fueron cuantificadas desde el comienzo al final del parto, quedó demostrado que las que consideraron el dolor padecido como tolerable, tenían menos betaendorfinas que las que lo consideraron doloroso, y estas a su vez menos que las que lo consideraron insufrible. ¿Queda alguna duda de que a más dolor más descarga de betaendorfinas? El doctor Illera no puede saber en cuanto tiempo descarga el toro tanta cantidad de betaendorfinas, porque los análisis los ha realizado en toros muertos (al parecer los que tienen las tasas más altas), seguramente y como mínimo veinte minutos después de haberle dado muerte. Si se sabe que la mujer las descarga de manera secuenciada durante el parto (las mediciones se han hecho entre 0 y 300 minutos), siendo las máximas tasas detectadas en el momento de la expulsión del feto, es decir en el momento más doloroso. No es cierto que lo haga en diez minutos, porque hay partos de los estudiados que llegaron a un máximo de 300 minutos. Curiosamente la sangre de los fetos que más sufrimiento tuvieron durante el parto, tenían en su sangre las tasas más altas de betaendorfinas, y curiosamente las tasas fueron más altas en aquellas mujeres en que los partos fueron complicados. Mi conclusión es que estas sustancias, las betaendorfinas, son medidores-mediadores del dolor y no anuladoras como se nos quiere hacer creer.
Creo que los ciudadanos, si es que queremos que estén adecuadamente informados deben recibir la información de los dos lados, y decidir, a través de su propio raciocinio, lo que creen que es cierto y lo que no o por lo menos conocer todos los puntos de vista. Decir cómo lo hace Juan Carlos Illera que lo que nos fastidia es que se sepa que el toro no siente tanto dolor como nosotros pensamos, prefiero no calificarlo.
Es por eso que le agradecería publicara esta carta en su prestigioso diario. Existe un estudio mucho más amplio en donde han quedado plasmadas mis ideas, que puede ser leí. do en internet sin muchas dificultades de búsqueda.
Muchas gracias.
José Enrique Zaldívar Laguía
Veterinario colegiado.
Madrid
RESPUESTA RECIBIDA DESDE EL DIARIO DE LA RIOJA:
Buenos días, la extensión de las cartas al director es de 20 líneas. Por lo que el escrito que nos envía excede con creces la extensión para poder encajarlo en esa sección. No obstante, me comenta el director que si lo prefiere puede expresar su opinión a través de un artículo que publicaríamos en “Tribuna de La Rioja”. La extensión es de 40-45 líneas (folio y medio). Lamentamos su malestar pero nos comentan en Redacción que su conferencia no estaba incluida dentro de las Jornadas que realizó la UR. En cualquier caso, le reiteramos, que le damos la posibilidad de expresar sus ideas en una tribuna.
Atentamente,
Mª José Zapata Rico
Secretaría de Dirección
ARTÍCULO ENVIADO PARA SU PUBLICACIÓN A EL DIARIO DE LA RIOJA
Siguiendo las instrucciones recibidas a través de tu atento e.mail, te remito el artículo que creo clarifica mi postura sobre la hipótesis del Dr. Illera. No sé si ocupa más espacio del que consideráis oportuno. Si es así, me informas al respecto.
Os agradezco profundamente la oportunidad que me brindáis. Mi intención no es otra que los ciudadanos a los que les interese el tema en cuestión tengan la máxima información posible para sacar sus conclusiones.EL TORO SI SUFREEl día 12 del presente mes se celebró en la Universidad de Logroño una conferencia en la que el Dr. Illera expuso sus estudios sobre el sufrimiento del toro en la lidia. En base a ellos ha llegado a la conclusión de que gracias a su especial sistema neuroendocrino, éste animal no padece ni sufre tanto dolor y estrés como los antitaurinos pensamos. Basa su conclusión en los altos niveles de betaendorfinas que ha hallado en su sangre y en los bajos niveles de Cortisol y de ACTH , que deberían ser muy altos si realmente el toro sufre tanto. A través de diversas lecturas científicas yo he llegado a la conclusión contraria. A mayor nivel de betaendorfinas mayor es el dolor padecido. En cuanto a la ACTH y el cortisol, las lesiones neurológicas que la puya, las banderillas y el estoque producen en el sistema nervioso del toro, impiden que los estímulos y las respuestas al estrés sean las esperadas, es decir, la descarga de grandes cantidades de ACTH y cortisol. La integridad del sistema nervioso es condición indispensable para la que la respuesta neuroendocrina (sistema nervioso-repuesta hormonal) sea normal, es decir, la esperada. Las fracturas de algunas estructuras vertebrales, las roturas musculares, las hemorragias en el canal medular y el destrozo de algunas estructuras de la conducción nerviosa impiden que el cerebro, reciba por transmisión nerviosa la orden de descargar el cortisol que un organismo que está siendo sometido a ese sufrimiento físico y psíquico debería producir, en enormes cantidades. Esto no ocurre en el toro transportado o en el toro que sale al ruedo y no es lidiado, que tienen altas tasas de ACTH y cortisol y bajas de betaendorfinas. La razón es sencilla, su sistema nervioso está integro. No hay lesiones que alteren la conducción nerviosa y como consecuencia la respuesta hormonal.
Es un error pensar que las betaendorfinas son neutralizadoras del dolor o mejor dicho, es una verdad a medias. Se sabe que son sustancias que se producen ante él, pero también ante el estrés. Para mí, más que otra cosa son medidores de la intensidad del dolor. La alteración de las vías de conducción nerviosa de las que hablé antes, podríamos pensar que también deberían afectar a la respuesta del cerebro para la producción de betaendorfinas, pero se sabe a ciencia cierta que los organismos son capaces de producirlas por otros mecanismos cuando no hay integridad del sistema nervioso. Resulta importante que se sepa que en estudios realizados en mujeres de parto, las que lo consideraron en cuanto a la intensidad o sensación de dolor INSUFRIBLE tenían en su sangre muchas más betaendorfinas que las que lo consideraron DOLOROSO, y éstas más que las que lo consideraron TOLERABLE. Es decir cuanto menos doloroso fue, menos betaendorfinas se detectaron. Por tanto a mayor dolor mayor descarga de betaendorfinas. También ha quedado demostrado que a menor estrés y ansiedad ante el parto por parte de la mujer, menor es la descarga de betaendorfinas. Y para terminar, decir, que los fetos nacidos de partos difíciles tenían más betaendorfinas en su sangre que los que nacieron en partos sin complicaciones. A mayor sufrimiento fetal, más betaendorfinas. El tiempo de descarga de estas sustancias, al que se da tanta importancia, no carece de ella, pero no modifica ninguna de mis conclusiones, ya que en el parto, en los instantes en que el dolor es más intenso (expulsión del feto) es cuando más betaendorfinas se detectan en la sangre de la madre y en el feto. Mis fuentes científicas de información están accesibles a quién quiera consultarlas en internet.
En espera de vuestras noticias:
José Enrique Zaldívar
Veterinario clínico.
Y para terminar una excelente noticia que he recibido desde Equanimal y Asanda. Un nuevo estudio publicado por la Dra. Susana Muñoz Lasa, corrobora y amplia todo lo que yo he venido diciendo desde el mes de febrero. No es que tuviera dudas sobre ello, sino que resulta reconfortante después de tanto esfuerzo y tantas horas de estudio.

septiembre 15, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 1 Comentario

DE UNA PÁGINA TAURINA: LA ESTOCADA

La estocada
Zona anatómica y lesiones
José María Cruz Ruiz
La estocada es, y así se le llama, la SUERTE SUPREMA. ¿Por qué es así?, pues porque cuando la calidad de un producto adquiere la categoría suprema quiere decir, y representa, el conjunto y el compendio de las demás categorías, el no va más, la supremacía sobre las demás, la última de abajo arriba, o sea, la primera. Quiere decirse que si una faena buena no se remata con una estocada suprema, todo lo demás pierde valor. No sé que es lo que nos quieren hacer ver cuando se oye y se lee que… “perdí las orejas por la espada”, o… “si no es porque fallé con la espada”. Naturalmente, porque la estocada es el compendio y resumen de una faena; porque con la espada se ganan los premios. ¿No se llama Ud. matador de toros…? Si no tuviera importancia, se llamaría Ud. toreador de toros…¿Cuál es la zona anatómica? Como se sabe, el “hoyo de las agujas”- que no es uno sólo sino que son dos- se sitúa a la izquierda y a la derecha de la columna vertebral. Por eso es un tópico, uno más de los muchos que existen en la Fiesta, decir “una estocada en todo lo alto”. Una estocada en todo lo alto, una estocada así, es sencillamente imposible porque habría que poner el estoque entre dos vértebras y, precisamente por eso, mejor que sea imposible ya que si no el estoque seccionaría la médula espinal y el toro, instantáneamente, se caería y el matador caería encima de él porque no le daría tiempo a pararse en su carrerilla por salir de la suerte.
El hoyo, o los hoyos de las agujas, están formados por unos espacios redondeados, como cuando formamos con las manos “un cazo” para recoger un líquido, y limitados entre las apófisis espinosas de la tercera o cuarta vértebras dorsales y el borde inferior del cartílago de prolongación de la escápula o paletilla. ¿Y qué lesiones produce el estoque cuando penetra por el hoyo de las agujas? Lo diremos inmediatamente, pero antes vamos a conocer el estoque. Hay que decir que un estoque que no sea de acero, si entra por el lugar, o zona anatómica exacta, también puede matar al toro. A este respecto en el libro del que fue matador y ahora banderillero Paco Alcalde, titulado «Desde abajo», se relata como un compañero de aventuras y correrías taurinas, maletilla como él, mató un toraco impresionante con el estoque de aluminio y de una estocada lo tumbó patas arriba, todo esto sin el permiso ni consentimiento del sr. alcalde, presidente de la capea en aquel pueblo. Pues bien, retomando el hilo de lo que veníamos diciendo, hablemos de las lesiones que produce el estoque:
–Puede lesionar, cortándola o atravesándola, la vena cava caudal (Fig.1.3).
–Puede lesionar la arteria aorta posterior (Fig.2.2).–Algunas veces también lesiona los vasos de la entrada del pecho que forman el llamado tronco braquicefálico (Fig. 1.4).
Las lesiones de estos órganos producen una muerte espectacular, en pocos segundos y sin vómito. El toro parece que quiere arrancarse; con temblores y espasmos separa las extremidades porque siente que se cae y seguidamente se derrumba patas arriba.
También puede lesionar el estoque los cordones nerviosos laterales de la médula espinal y como consecuencia de esto desconexionar todo el aparato motor de la caja torácica; esto casi siempre produce una gran lesión en el pulmón. También puede destrozar el plexo nervioso bronquial, y si el toro es brevilíneo –Santa Coloma o Vega Villar, por ejemplo– puede destrozar la base del corazón
Cuando el estoque penetra en el toro por donde no debe, algo que tan acostumbrados estamos a ver, se producen las estocadas tendidas, ladeadas, atravesadas, golletazos y demás lindezas que tenemos que aguantar, sufrir y padecer todos los días, ¡señor!, ¡qué cruz…! Estas formas de matar afectan generalmente a los pulmones y a veces a los grandes bronquios. Aquí hay que puntualizar que los rumiantes tienen un bronquio especial, y exclusivo para el lóbulo pulmonar apical derecho, que hace que cuando el estoque los lesiona –al lóbulo y al bronquio– la sangre pase del pulmón por el bronquio a la tráquea y salga al exterior por la
boca y la nariz, a veces a borbotones. A este espectáculo también hemos asistido sin querer, ¡qué bochorno!…
Cuando la estocada es tendida , dependiendo del grado de inclinación del estoque, pueden producirse, y se producen, lesiones en el diafragma que matan al toro rápidamente por asfixia ya que le produce una parálisis por lesión del nervio frénico; esta circunstancia la percibe el matador inmediatamente porque, a la vez, se produce hipo y el toro suele andar hacia atrás; es el momento de ponerse bonito con el brazo levantado, etc. etc. Vergüenza les debiera dar…
Puede también, el estoque, lesionar el hígado. Y en las estocadas trasera lesiona el estoque incluso la panza.
Dejo para terminar que cuando lo que hiere el estoque es la zona apical, o la parte más externa de los pulmones, la sangre también se ve en la boca y en los ollares o nariz, pero sin derrame. Aquí es cuando se dice que el toro se está tragando la sangre, y es verdad.
Pues bien, a pesar de estas puñaladas traperas, algunas a traición, al matador aún le quedan ganas de ponerse bonito delante del toro y cuando cae volverse a los tendidos, dibujando en el aire un mal disimulado corte de mangas y obsequiando al toro con un rosario de imprecaciones, insultos y otras lindezas.
¡Pobres aficionados!, lo que tienen que aguantar.

septiembre 2, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 3 comentarios

ENFERMEDADES DEL PANCREAS EN EL PERRO-PANCREATITIS

ENFERMEDADES DEL PÁNCREASEl páncreas es una glándula muy pequeña, lobulada, adyacente al duodeno (intestino delgado) y estómago. Su estructura recuerda a un racimo de uvas, y es uno de los tejidos con mayor actividad metabólica en el organismo En una parte de esta glándula se sintetizan y segregan enzimas digestivas, y se conoce con el nombre de páncreas exocrino. La otra parte se dedica a la síntesis y producción de hormonas (glucagón e insulina), y se conoce con el nombre de páncreas endocrino.
En el presente artículo y en uno próximo nos centraremos en el páncreas exocrino, cuyas patologías más conocidas y frecuentes son la pancreatitis y la insuficiencia pancreática.

-PANCREATITIS

La causa de esta enfermedad, de aparición espontánea apenas se comprende. La nutrición desempeñaría un papel importante ya que se da con más frecuencia en perros obesos, siendo muy poco habitual en perros subalimentados. Su aparición se relaciona con frecuencia con comidas grasosas, aunque en muchas ocasiones viene provocada por problemas extrapancreáticos (tumores, problemas renales, hepatopatías, enfermedades cardiovasculares, infecciones…).
Lo que parece definitivamente claro es que la pancreatitis se origina por una hiperestimulación pancreática que dará lugar a una gran activación de la descarga enzimática. Podemos decir que es un trastorno agudo del páncreas que se produce cuando se rebasan los mecanismos fisiológicos de protección debido a la secreción de enzimas pancreáticas activadas.
Hasta hace muy poco se consideraba a los corticoesteroides como posibles causantes de esta enfermedad, pero lo cierto es que actualmente está descartado que su uso la provoque, salvo en los casos en que son usados a altas dosis tras un traumatismo medular. En medicina humana son muchos los fármacos relacionados con la aparición de pancreatitis, y en los perros ha sido identificada en intoxicaciones por determinados insecticidas, cinc, e hipercalcemia (aumento de calcio en sangre) espontánea. Otros medicamentos capaces de provocar una pancreatitis son los diuréticos tiazidicos
La furosemida (seguril), paracetamol, tetraciclinas y metronidazol. Algún perro epileptico tratado con bromuro potásico y fenobarbital en combinación también desarrollo pancreatitis (0.3% de ellos).
Algunas infecciones bacterianas o víricas pueden ser también causa de la inflamación del páncreas e incluso en algunos casos de babesias (parásito hemático transmitido por garrapatas).
En algunas ocasiones aparece tras una situación de estrés o de una cirugía.
Se reconocen en el perro tres tipos de pancreatitis, la aguda, la recurrente y la crónica. La aguda se refiere a la inflamación del páncreas qué, después de eliminar su causa, si es que puede ser identificada, es completamente reversible. Por otro lado, la crónica es de larga duración y se asocia a cambios en las estructuras del páncreas que son irreversibles (fibrosis e inflamación) y puede ser una secuela de la pancreatitis aguda recurrente o de un proceso morboso subclínico que puede presentarse como diabetes mellitus o insuficiencia pancreática exocrina. Estos dos tipos no se pueden diferenciar clínicamente, y ambas pueden ser leves y graves. Es importante que sepáis que existe una forma de pancreatitis, que es fulminante y por lo tanto mortal.
La enfermedad se complicará con la aparición de necrosis infectada, seudoquistes pancreáticos y abscesos pancreáticos. Se suele decir que una pancreatitis es leve cuando el daño pancreático se limita a un edema y que es grave cuando se presenta muerte de células (necrosis) del páncreas.
Los perros que reciben una dieta balanceada con la cantidad adecuada de calorías y hacen ejercicio con regularidad rara vez sufren una pancreatitis y si el problema ocurre, es menos pronunciado.
Los desequilibrios nutricionales provocaran una pancreopatía mediante la alteración de la síntesis, almacenamiento y secreción de las enzimas pancreáticas o causando cambios en las estructuras de las células del páncreas, especialmente a nivel de la membrana celular..
Además de las dietas con un exceso de grasa, las comidas con un alto porcentaje en proteínas también pueden causar el problema, ya que estimulan un aumento de la secreción de enzimas por parte del páncreas. Una causa frecuente de pancreatitis en la especie humana es el exceso en la ingestión de alcohol, pero afortunadamente, nuestros perros no beben.
En resumen, la nutrición cumple una función en la patogenia de la pancreatitis porque determina la cantidad de enzimas sintetizadas, almacenadas y secretadas, y la estabilidad de las estructuras celulares del páncreas.
La enfermedad puede presentarse a cualquier edad, pero es más habitual en perros de mediana edad o viejos. La sintomatología suele caracterizarse por vómitos con o sin sangre, anorexia, pérdida de peso, dolor abdominal, depresión y diarrea con o sin sangre .En algunas ocasiones podremos ver el abdomen agrandado y la frecuencia respiratoria aumentada. En la forma aguda grave puede haber shock y colapso. Algunos perros adoptan la postura de “rezo”, con los miembros delanteros estirados, el esternón pegado al suelo y los miembros traseros levantados. Los signos de dolor son frecuentes cuando se hace una palpación abdominal (59% de los casos). Los perros con enfermedad grave suelen estar deshidratados y muestran fiebre aunque esto no está siempre presente.
La pancreatitis ocurre porque se bloquea la secreción compensada de enzimas, y los conductos pancreáticos se obstruyen por el edema y la inflamación. Luego se produce el reflujo de los contenidos del duodeno dentro de los conductos pancreáticos, lo que va a provocar una seria alteración en su funcionalidad.
Una presentación grave es la pancreatitis hemorrágica aguda que aparece dentro de las 24 primeras horas y se caracteriza por edema, necrosis y hemorragia pancreática, necrosis de la grasa intraabdominal y formación de ascitis. Algunas enfermedades endocrinas como la diabetes mellitus, hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo o Cushing, pueden en determinados casos predisponer a padecer una pancreatitis.
Los hallazgos físicos en perros con pancreatitis aguda son muy variables y van desde la depresión, deshidratación leve con signos de dolor abdominal, a la crisis abdominal aguda con choque (taquicardia, tiempo de llenado capilar prolongado, membranas mucosas pegajosas, hipotermia), petequias, ictericia, y ascitis. En algunos perros podremos palpar una masa abdominal.
Dado que los vómitos son un síntoma de muchas enfermedades, serán muchas las pruebas a realizar para establecer el diagnóstico de pancreatitis. Serán necesarios análisis de sangre, de orina, radiología abdominal, y ecografía. Debo decir que esta última quizás sea la técnica que permite el diagnóstico de esta enfermedad con el más alto grado de fiabilidad (80% de los casos). Las pruebas bioquímicas deberán incluir algunas pruebas muy específicas cómo la lipasa inmunoreactiva pancreática (PLI) y la TLI, que consiste en medir el tripsinógeno circulante, teniendo en cuenta que hay perros con pancreatitis que pueden tener valores normales e incluso por debajo de los esperados, de este parámetro.
Los resultados de la hematología pueden ser muy variables, desde un aumento leve de los glóbulos blancos, hasta un aumento importante de estas células (leucocitosis), con disminución de plaquetas (trombocitopenia), y anemia. En otras ocasiones los glóbulos blancos se encontrarán por debajo de sus valores normales (leucopenia).
A nivel bioquímico podremos observar aumentos de la urea en sangre (uremia prerenal), incremento de los valores de enzimas hepáticas (ALT, AST, ALKP), aumento de la bilirrubina, hiperglucemia, hipoproteinemia, hipocalcemia, y alteraciones del cloro, sodio y potasio. Durante muchos años se utilizó la valoración de la lipasa y la amilasa en sangre para determinar que estábamos ante un caso de pancreatitis, pero actualmente se sabe que hay muchos perros que muestran elevaciones de estas enzimas del páncreas, sin tener ninguna afectación de esta glándula. Por ejemplo se pueden elevar en caso de obstrucción. Esto se explica porque estas enzimas no son fabricadas de forma exclusiva por la glándula pancreática, sino que pueden aparecer elevadas en presencia de otras patologías, cómo inflamación intestinal (amilasa), en caso de administración de corticoesteroides (lipasa) o en caso de insuficiencia renal (ambas enzimas).
La pancreatitis grave requiere un tratamiento muy agresivo y conlleva un pronóstico reservado, mientras que la leve suele responder a la terapia sintomática a corto plazo y tiene un pronóstico bueno.
Aparte de la sintomatología y el estado del perro, existe un factor que se puede utilizar como medidor del pronóstico que es el TAP (peptido de activación del tripsinógeno) y que de hecho se utiliza en medicina humana. Creemos que en breve estará disponible para su uso en medicina veterinaria.
En cuanto al tratamiento diremos que se fundamenta en el mantenimiento o restauración de la perfusión tisular adecuada, mediante fluidoterapia intravenosa. En ocasiones se necesitarán suplementos de glucosa y de potasio. Si existe hipoproteinemia serán útiles los coloides o el plasma. Si hay diabetes habrá que suministrar insulina. Ante los vómitos es fundamental suspender la ingesta de alimentos y de agua, utilizando medicamentos contra ellos y protectores de la mucosa gástrica. Los antibióticos de amplio espectro también deberán formar parte de la terapia.
La analgesia es un punto muy importante del tratamiento de la pancreatitis, ya que el dolor en esta enfermedad es muy acentuado. Utilizamos opioides inyectables, y veces es necesario el uso de tranquilizantes en aquellos pacientes que manifiestan disforia con el empleo de opioides. Actualmente se están utilizando parches transdermicos de fentanilo para combatir el dolor, aunque tienen el problema de la tardanza en anular el dolor.
Los analgésicos no esteroides en general no están indicados por la posibilidad de provocar úlceras a nivel digestivo, fallo renal o hepatotoxicidad.
El ayuno durante 48 horas como mínimo es sumamente importante, aún sin vómitos para provocar un descanso del páncreas, reduciendo su estimulación. Cuando se inicia la alimentación deben ser restringidas al máximo las proteinas y las grasas, es decir que deberemos empezar con dietas altas en carbohidratos, durante dos semanas. Existen en el mercado excelentes dietas preparadas para cumplir estos objetivos dietéticos.
Una complicación muy grave de esta patología es la presentación de alteraciones de la coagulación, que obligaran al uso coagulantes (vitamina K) o de anticoagulantes (heparina) según los casos, así como plasma y coloides, ya nombrados anteriormente.
El uso de extractos enzimaticos pancreáticos orales se ha destacado para reducir el dolor en pacientes humanos con pancreatitis crónica, pero en los perros su eficacia no parece ser tan importante.
No debemos olvidar que en ocasiones será necesario el tratamiento quirúrgico, para restaurar la salida biliar, remover el tejido pancreático necrótico infectado o eliminar las secuelas cómo son los pseudoquistes. La extracción o drenaje de los abscesos es otra indicación para la cirugía. Las pancreatitis recurrentes o insensibles a los tratamientos también pueden requerir la cirugía para confirmar el diagnóstico y excluir el cáncer de páncreas. Dado que algunos de estos pacientes pueden presentar alteraciones concomitantes en otros órganos como hígado e intestino, la cirugía servirá para tomar muestras de estos órganos y posibilitar el estudio de sus tejidos.
El pronóstico, diremos que los perros con pancreatitis aguda leve es bueno. La pancreatitis grave o recurrente tiene un pronóstico reservado.
En resumen, si habéis leído con atención el artículo, la conclusión es clara. Una dieta equilibrada y sana, específica para perros, reduce al máximo la posibilidad de que vuestro perro llegue a padecer alguna vez esta gravísima enfermedad. Así que como le comente el otro día a una clienta cuyo caniche mediano se ha salvado de milagro, se acabaron los churros y las porras con Cola-Cao en el desayuno. Se me olvidaba, el caniche enano y de nombre “Guas” pesaba 8 kilos. Tenía la mala costumbre de haberse pasado ocho años comiendo lo que no a él, sino a su propietario le daba la gana darle. Lo de los churros y las porras con Cola-Cao no es una broma, lo prometo.

FACTORES DE RIESGO DE LA PANCREATITIS AGUDA EN PERROS

-Hembras y machos castrados de más de 7 años.
-Sobrepeso corporal (obesidad)
-Razas con predisposición:
1. Razas de pequeño tamaño.
2 Terriers: Yorkshire, airedale, cairn.
3. Razas no muy activas: Schnauzer miniatura, caniche enano, caniche toy, lhasa apso.
-Enfermedades asociadas:
1. Enfermedades digestivas previas.
2. Diabetes mellitus
3. Hiperadrenocorticismo
4. Hipotiroidismo
5. Insuficiencia renal crónica
6. Insuficiencia cardiaca congestiva
7. Enfermedades autoinmunes.
-Tratamientos farmacológicos repetidos
1. Antibioticos
2. Corticoesteroides
3. Agentes quimioterápeuticos
4. Insecticidas organofosforados.

-Anestesia
-Operaciones quirúrgicas.

José Enrique Zaldívar Laguía.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

agosto 26, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 76 comentarios

OTITIS EXTERNA EN EL GATO

OTITIS EXTERNA EN EL GATOLa otitis externa se describe como un proceso inflamatorio del conducto auditivo externo. La incidencia estimada en el gato es sensiblemente menor que en el perro, oscilando del 2% al 6,6%. Mi experiencia clínica me ha demostrado que la incidencia es mucho mayor en gatos jóvenes (entre los 2 y los 6 meses) que en gatos adultos. La razón la explicaré más adelante.
Los signos que manifestarán los gatos con otitis dependerán de la causa que la provoque. Podremos ver agitación de la cabeza, rascado, dolor de oídos, y acumulación variable de cerumen y exudados. Los diferentes procesos que va a desencadenar la inflamación, como son el aumento de humedad y del PH y la disminución del contenido de lípidos en el cerumen, van a predisponer al animal a una infección secundaría, que aumentará la manifestación de los síntomas anteriormente citados. Suele ser a partir de este momento cuando acudís al veterinario.
Podemos citar varios factores como causantes de las otitis en oídos sanos. Puede ser que estos factores no se curen, pero se controlan con un tratamiento adecuado.

-Hipersensibilidad:

Atopia y alergia alimentaria. Es muy frecuente en los perros y no tanto en los gatos, aunque también se puede dar, principalmente en aquellos en que estos procesos alérgicos desencadenan dermatosis faciales. Los signos clínicos iniciales consisten en prurito intenso en ambos pabellones auriculares, con eritema en el pabellón auditivo. En estos casos es frecuente la aparición de infecciones secundarias por una levadura llamada Malassezia pachydermatis o por bacterias. La Malassezia se ha aislado en el 18% de oídos de gatos sanos, pero cuando aparecen los cambios habituales que se presentan cuando hay una inflamación pasarán a convertirse en patógenos, dando lugar a infecciones secundarias, difíciles de tratar. Con las bacterias ocurre exactamente lo mismo.

-Hipersensibilidad por contacto y reacción irritante:
El gato es un animal muy vulnerable al uso de determinados medicamentos y en el caso de limpiadores óticos y gotas óticas lo es aún más. Es por esto, que no es recomendable el uso de productos para perros que no están indicados para uso en gatos, y ni tan siquiera de las toallitas limpiadoras para niños, que tanto os gusta utilizar para la higiene de los oídos.
Por ejemplo, la neomicina, propilenglycol, y sulfóxido de dimetilo se han asociado a otitis irritante. Otros productos que pueden provocar irritación, pero en menor medida son el alcohol, glicerina, y povidona yodada.
Cuando la otitis externa se agrave con el tratamiento, deberemos sospechar la hipersensibilidad por contacto o por una sustancia irritante.

-Ectoparásitos.
Podemos decir que es con diferencia la otitis más frecuente en el gato. El 50% de las otitis en estos animales son provocadas por el Otodectes cynotis (ácaros del oído). El ciclo vital de estos ácaros se completa en tres semanas. Se alimentan de linfa y de sangre.
En los gatos la infestación puede clasificarse de las siguientes maneras: 1) otitis externa, 2) infestación ectópica o 3) vector asintomático ( la intensidad de la reacción, es decir la gravedad de los síntomas, parecen estar relacionados con reacciones de hipersensibilidad inmediata). Los estudios serológicos demuestran que la mayoría de los gatos han estado expuestos a ácaros auditivos en algún momento de su vida.
Antes comenté que las otitis que vemos los veterinarios en las clínicas, por lo menos en la mía, es más frecuente en gatos jóvenes que en adultos. La explicación es que cuando un cachorro es recogido de la calle, de una protectora o de un criadero, casi siempre estará parasitado por este ácaro. La razón es sencilla: el control de estos en núcleos animales como los mencionados es muy difícil. Es absolutamente necesario, el tratamiento insecticida y la limpieza exhaustiva de los materiales residuales del local, en combinación con un tratamiento completo de cada animal. Debe repetirse el tratamiento cada 3-4 semanas.
Veremos en estos casos, prurito intenso, eritema y costras en el pabellón auricular y acumulación de exudados en el conducto auditivo externo (apariencia de poso de café). Los ácaros pueden observarse durante la exploración otoscópica, en forma de puntos blancos dotados de movilidad. Estos ácaros no sólo se localizan en el oído, sino que también lo harán en la piel del cuello y de la cabeza de los gatos. Si la infestación es grande podremos ver dermatitis y alopecia desigual en los gatos. Son muchos y excelentes los tratamientos de los que disponemos en la actualidad, pero nombraré tan sólo el fipronil y la selamectina. Un producto muy utilizado es la ivermectina oral o inyectada, pese a que su uso no está registrado en España para gatos. Vuestro veterinario os marcará las pautas y maneras de cómo utilizar estos productos.

-Los cuerpos extraños como causantes de otitis en el gato son sumamente raros, por las costumbres de vida de estos animales.

- Los defectos de queratinización hereditarios en el gato si pueden causar este tipo de inflamaciones en especial aquellos que provocan seborrea y que darán lugar a otitis eritematosa y ceruminosa, que se puede complicar con otitis purulenta secundaria. Son más frecuentes en los persas.

-Las enfermedades de tipo inmunitario pueden asociarse tanto a lesiones auriculares como a otitis externas. Algunos fármacos pueden también provocar erupciones en forma de lesiones en el pabellón auricular o de inflamaciones en el oído externo.

Cuando nos encontramos con un gato mayor que desarrolla una otitis crónica o recurrente debemos prestar mucha atención a la presencia de un tumor benigno o maligno o de estructuras anexas al oído. En los gatos se requiere atención especial a los carcinomas de células escamosas de los oídos blancos. Aunque una excesiva exposición al sol no sea un requisito previo para la aparición de estos tumores, se recomienda mantener a los gatos de oídos blancos en el interior y alejados de la luz del sol.
Los pólipos nasofaríngeos, por lo general se detectan en gatos jóvenes, aunque pueden aparecer en animales de más edad. Estos pólipos son proliferaciones no neoplásicas que se originan en el oído medio, conducto auditivo o mucosa nasofaríngea, y que deben tomarse en consideración en el diagnóstico diferencial de la otitis externa unilateral resistente a la medicación o a la otitis media con signos respiratorios.

Una complicación, relativamente frecuente en las otitis del gato, que suelen ser bastante pruriginosas son los otohematomas, que aparecen en la superficie cóncava del pabellón auricular, entre el cartílago y la piel o dentro del cartílago. Algunas alteraciones de la coagulación presentes en algunos gatos, podrían contribuir a la aparición de estas complicaciones.
Debéis saber que en el conducto auditivo de vuestros gatos existe una flora bacteriana normal. Las bacterias y las levaduras son microorganismos patógenos oportunistas, pero pueden causar cambios secundarios importantes en el conducto auditivo por una infección crónica. En caso de colonización e infección, la limpieza del conducto auditivo externo elimina el exudado, los residuos, las toxinas, los ácidos grasos libres, que perpetúan la inflamación y los cambios secundarios del conducto auditivo.
Los gatos pueden infectarse de manera secundaria por Pasteurella multocida, y con menos frecuencia, por pseudomonas aeruginosa, proteus o E. coli.

En cuanto al tratamiento, diremos de modo general que la limpieza auditiva tiene varias funciones: 1) elimina el material que mantiene o perpetúa la infección; 2) elimina las toxinas bacterianas, leucocitos y ácidos grasos libres que estimulan la inflamación; 3) permite el análisis completo del conducto auditivo externo y el tímpano; 4) permite que el medicamento tópico contacte con todas las partes del conducto auditivo, y 5) elimina el material que puede inactivar los medicamentos tópicos. En caso de dolor intenso puede ser interesante usar previamente un tratamiento antiinflamatorio, antes de la limpieza.

Existen en el mercado un gran número de productos de limpieza para oídos, cuya misión es la eliminación del cerumen, el exudado y los residuos del conducto auditivo.
Debéis saber que si el veterinario no visualiza la membrana timpánica, sólo utilizara en principio agua o una solución salina fisiológica, porque muchos productos de limpieza tópicos son ototóxicos . Una vez que estemos seguros de la integridad de la membrana timpánica podremos hacer uso de estos excelentes productos.
La detección temprana de la otitis evita un dolor innecesario y la pérdida de audición, disminuyendo la prevalencia de trastornos refractarios crónicos.
Los tratamientos de las diversas afecciones del oído mencionadas deberán ser instaurados por un veterinario. Podréis pensar que unas simples gotas óticas compradas en la farmacia, pueden solucionar el problema. Gran equivocación, porque hay otitis que si no son bien diagnosticadas y tratadas, supondrán un “suplicio” para vuestro gato y para vosotros, dada la gran cantidad de complicaciones que se podrán presentar. Un dato importante que debéis conocer y que es el culpable de los fracasos de muchos tratamientos, es el hecho de que cuando aplicáis unas gotas en los oídos y el gato se sacude y se siente molesto, os hace abandonarlos. No pasa nada, es lo normal. Tan sólo solemos utilizar tratamientos sistémicos (en inyecciones o en pastillas) cuando además de las molestias en el oído hay fiebre, anorexia, rotura de la membrana timpánica o la otitis forma parte de otra afección. Otro error será suspender el tratamiento una vez que observamos que los síntomas han desaparecido. Se deberá prolongarlos siempre una semana más.
Los principios terapéuticos de la otitis externa incluyen, en función de la causa de que la produce:
-Limpieza/secado.
-Acidificación.
-Antiinflamatorios locales o sistémicos
-Antibacterianos locales o sistémicos.
-Antifúngicos locales o sistémicos.
-Antiparasitarios locales o sistémicos.
-Tratamiento quirúrgico: cuando los principios anteriormente citados no consiguen solucionar la patología.

julio 31, 2007 Posted by | Enfermedades del gato | , | 4 comentarios

LAS VACACIONES DE VUESTRO PERRO: "Para que no vuelva con lo que no llevaba"

LAS VACACIONES DE VUESTRO PERRO:
“PARA QUE NO VUELVA CON LO QUE NO LLEVABA”.Estamos en el mes de julio. Algunos estaréis ya de vacaciones, y otros esperando ansiosamente que llegue el mes de agosto. También los habrá que hayáis decidido posponerlas o simplemente no podáis disfrutar de ellas.
Lo que es seguro, tanto en unos casos como en otros, es que vuestros perros van a disfrutar de un mayor número de salidas al campo, a la montaña, a las zonas costeras, o simplemente a los parques de vuestras respectivas ciudades. Todo esto significa mayor diversión, pero también mayores riesgos de contraer enfermedades, de tener accidentes o de volver a casa con algo que al salir no llevaba vuestro perro.
Podemos empezar hablando del viaje. Hace tiempo publiqué en esta misma revista un artículo sobre el golpe de calor. En él, hacía un repaso de las causas por las que se produce, y de las maneras de evitarlo. Es muy importante que vuestro perro no se vea sometido durante el transporte a temperaturas de calor extremas. Afortunadamente hoy en día casi todos los coches gozan de estupendos sistemas de climatización, por lo que este tipo de amenaza para la salud se ve con mucha menos frecuencia. Aún así, sigo viendo con espanto a perros encerrados en el coches, mientras los propietarios “estiran las piernas” o paran en la carretera para comer o tomar un café. Creen que por dejar el coche a la sombra, el asunto está solucionado. No es así, y por eso os ruego que nunca dejéis a vuestra mascota en el interior del vehículo. Llevar siempre una botella de agua a mano y ofrecerla al perro cada vez que hagáis una parada. Tampoco valdrá de nada dejar la ventana “un poquito bajada”. El estrés que sufre el perro al quedarse solo en el coche, también puede desencadenar un golpe de calor, si las condiciones ambientales son las esperadas en esta época del año.
Si vuestro perro es excesivamente nervioso o se marea con los viajes, lo recomendable es llevarle tranquilizado o sedado. Vuestro veterinario sabrá en función del peso, del problema o del tiempo del viaje, qué debéis darle, cuando y en que cantidad.

Es bastante frecuente, debido a los cambios de agua, de temperatura, de humedad e incluso del mismo estrés del viaje, que vuestro perro presente en los primeros días, deposiciones demasiado blandas e incluso líquidas. Lo recomendable en estos casos es dejar pasar unas cuantas horas para empezar a alimentarle. En principio no será necesario suministrar ningún tipo de medicación, ni acudir a ningún veterinario. Sí es importante que el alimento sea el mismo que come habitualmente. Pensad que en muchas ocasiones no podréis encontrarlo en vuestro lugar de veraneo, así que lo recomendable es calcular la cantidad que vais a necesitar y llevarlo desde vuestro lugar de origen. Los cambios bruscos de alimentación, aunque tan solo sea de marca de pienso pueden dar lugar a problemas digestivos. Si no queréis cargar con un saco de pienso, en especial si el perro es de raza mediana o grande, llevad una pequeña cantidad para irla mezclando con el nuevo pienso (el que tengan en vuestro lugar de veraneo), durante los cuatro o cinco primeros días.
Cuidado con el agua del mar. Si habéis tenido la suerte de veranear en un sitio donde vuestro perro podrá disfrutar de la playa, evitar en lo posible que beba agua salada. Los “novatos” suelen caer en la trampa. Verán un “plato” enorme lleno de agua, y la darán unos cuantos “chupetones” o la tragarán si es su primera experiencia natatoria. Los que ya han probado alguna vez este maravilloso laxante que es el agua del mar, raramente caerán o tropezaran dos veces en la misma piedra. No pasa nada casi nunca, un poquito de dieta y asunto solucionado. Digo casi nunca, porque a veces la diarrea osmótica que se va a producir necesitará la ayuda de algún tratamiento veterinario, e incluso un poco de rehidratación. A veces, la diarrea irá acompañada de vómitos, ya que el agua salada es otro excelente emético. Cuidado con esta complicación porque si persiste demasiado tiempo, vuestro perro puede sufrir una deshidratación.

Otro inseparable acompañante del verano son las espigas. Entiendo que vuestro perro debe disfrutar del campo, pero atención a este incómodo “cuerpo extraño”. Los lugares donde se alojan con más frecuencia son los oídos, los espacios interdigitales, y en menos ocasiones en el prepucio de los machos, la zona perineal y la vagina de las hembras. Prevenir su entrada en los oídos es muy complicado, en especial en los perros de orejas caídas. Cuando la espiga entra, lo normal es que el perro chille y sacuda vigorosamente la orejas e incluso incline la cabeza hacia el lado afectado. Lo recomendable es no esperar “acontecimientos”, y acudir al veterinario para que proceda a su extracción. Cuanto más tiempo pase, será peor. He visto algunos perros, la mayoría de raza cocker, con otitis crónicas provocadas por las dichosas espigas. Las que se localizan a nivel interdigital son más fáciles de evitar. Si habéis paseado con vuestro perro por alguna zona donde las había, al llegar a casa revisar uno por uno todos los espacios entre los dedos, abriéndolos bien, mirad entre los pelos de la zona, y por debajo, es decir en el lugar donde se asientan las almohadillas. Un síntoma claro de que hay espigas será el lamido constante de la zona, en donde si miráis podréis ver una pequeña vesícula con un “agujerito”, que es por donde entró. No debemos esperar a que el perro a base de lamidos se haga un “boquete”. Lo aconsejado es que visitéis al veterinario, que tendrá que abrir el absceso y extraer la espiga. Normalmente será suficiente con una pequeña infiltración de anestesia local, aunque a veces, el “carácter” del perro, nos obligará a una tranquilización.

Pasemos ahora a los incómodos visitantes que desde abril a octubre se empeñan en comer encima y a costa de vuestros perros. En primer lugar os contaré algo sobre los “bichitos” que no tienen alas y luego os hablaré de los que si las tienen, es decir de los voladores.
Las pulgas son uno de los parásitos externos más molestos que podemos ver. No son en si especialmente peligrosas para la salud de vuestro perro, pero si las damos la opción de reproducirse en un hogar, las consecuencias pueden ser nefastas. En muchas ocasiones será necesaria la visita de un equipo de fumigación para acabar con ellas, aunque actualmente existen en el mercado algunos buenos productos que nosotros mismos podremos aplicar en el entorno que rodea a nuestro perro. No debemos olvidar, sin embargo, que la pulga es transmisora de una tenia llamada dypilidium, por lo que además de establecer un tratamiento contra este parásito externo, habrá que suministrar un tenicida, es decir un antiparasitario interno. Existen muchos excelentes productos para aplicar en estos casos, pero es importante saber que habrá que actuar contra las pulgas adultas, sus larvas y sus huevos. Más adelante nombraré algunos de ellos.

La garrapata es el parásito del verano, sin lugar a dudas. Su peligro no está casi nunca (excepto en el caso de grandes parasitaciones) en lo que ellas mismas pueden provocar en la salud del perro, sino en las graves enfermedades que pueden transmitir cuando se alimentan. Hablo de la Ehrlichiosis, las Babesiosis y la Fiebre Maculosa . Cualquiera de estas tres podrá provocar graves síntomas e incluso llegar a provocar la muerte. No debemos olvidar que también es un parásito que en determinadas circunstancias puede parasitaros a vosotros y provocar una enfermedad que se conoce como Fiebre Q. Es por tanto sumamente importante establecer una buena protección contra ellas, ya que será imposible mantener alejado a vuestro perro de los lugares en donde se encuentran. Si en algún momento dais con una garrapata que enganchada en vuestro perro, un método eficaz es remojarla en alcohol, sujetarla con una pinza por la zona de cabeza y realizar una tracción firme. Mucho más útil será aplicar un insecticida en spray sobre ella, esperar que muera y extraerla con las pinzas.

Muchas veces, cuando los veterinarios os ofrecemos un buen producto para prevenir su presencia en el perro, oímos la misma “cantinela”: “nunca le he puesto nada, y nunca me ha cogido garrapatas” o “sólo le he visto una garrapata en toda su vida”. Pues bien, siempre hay una primera vez, y a veces, por desgracia puede ser la única y la última. La efectividad de un buen producto para evitar a las garrapatas, está en que evite que el parásito “muerda” a vuestro perro. Difícil será evitar que alguna se de un paseo por su cuerpo, pero no llegará a alimentarse, que es de lo que se trata.

En cuanto a los “bichos” alados, todos habéis oído hablar de la Leishmaniosis y de la Filariosis, también conocida como enfermedad del gusano del corazón. Se trata de dos graves enfermedades que se transmiten por picadura de mosquitos. La primera, por la hembra del flebotomo, y la segunda por el Aedes. Cómo no podía ser de otra manera, existen en el mercado excelentes productos para prevenirlas. Digamos para no engañar a nadie que la segunda es más fácil de prevenir que la primera, pero aún así creo que merece la pena intentarlo cómo podréis leer más adelante.
Otro “bicho” alado que puede dejar un mal recuerdo en vuestro perro son las moscas y provocar lo que se conoce con el nombre de miasis. Las moscas aprovecharan la presencia de heridas infectadas para colocar sus huevos, de los que en escaso tiempo saldrán las larvas. Cuidado con ellas porque son capaces de abrir orificios y localizarse debajo de la piel. Un sitio frecuente de localización es la región perineal. Si en algún momento estos “repugnantes” animalillos deciden quedarse a vivir una temporada en vuestra perro, acudid con urgencia a vuestro veterinario, que sabrá que hacer para expulsar a los okupas.

Una de las cosas en que más énfasis ponemos los veterinarios es en haceros entender que nuestros consejos sobre la prevención de estos parásitos y enfermedades son las ÚNICOS válidos, es decir las únicos que debéis escuchar y aplicar. Estoy un poco cansado de explicarlo, pero es lo que toca. Los supermercados se encuentran llenos de productos que no valen absolutamente para nada, pero que vosotros con toda vuestra buena voluntad compráis y aplicáis sobre vuestras mascotas. La estantería del supermercado no os preguntará a que zona de España vais a viajar, y no sabe lo que en cada sitio os vais a encontrar. Lo digo porque en función del lugar geográfico en que paséis el verano, vuestro perro necesitará ir protegido contra una serie de cosas, que en otro lugar no necesitará. No se trata de “inflar” de productos a vuestro compañero, sino simplemente de ponerle lo más adecuado a cada situación. Él os lo va a agradecer y vuestro bolsillo también, aunque no podemos olvidar, cómo siempre pasa, que lo bueno es caro.
A lo largo de mi vida como veterinario he probado una gran cantidad de productos, y he asistido asombrado a la evolución que han experimentado en 25 años. Casi todos los que estaban siguen estando, aunque a veces me pregunto para qué, pero cada año aparecen nuevos medicamentos, con más y mejores prestaciones. No es un capricho de los laboratorios, es que los parásitos se van haciendo insensibles a determinados principios químicos, cómo lo hacen los gérmenes frente a los antibióticos.
No es mi intención poner en este artículo todo lo que hay, pero os nombraré los que considero más interesantes. Vuestro veterinario habitual, sabrá aconsejaros mejor que yo en función de la zona donde residáis, y os proveerá del producto más adecuado para el lugar a donde os vais a desplazar.
Una cosa debe quedar clara: no existe un producto, por desgracia, que valga para todo, y en muchas ocasiones, vuestro perro deberá (en función cómo he dicho de donde vaya) ir protegido contra todo lo habido y por haber. Pero no os quepa la menor duda de que merece la pena.
En éste artículo encontraréis un cuadro con las comunidades autónomas y lo que en cada una de ellas os encontraréis.
En cuanto a los numerosos productos que existen en el mercado, nombraré los que a modo de ver son más interesantes. Evidentemente en nuestra clínica no los he probado todos, pero he leído estudios clínicos de todos ellos.

COLLARES (CUADRO)

-Preventic de Laboratorios Virbac. Su principio activo es el amitraz. Excelente para las garrapatas. No tiene acción contra las pulgas. Efecto 4 meses.
-Scalibur de Laboratorios Intervet. Su principio activo es la deltametrina. Excelente para la prevención de Leishmaniosis y de la parasitación por pulgas. No está registrado contra las garrapatas, pero en mi opinión también funciona.
-Kiltix de Laboratorios Bayer: Sus principios activos son el Propoxur y la Flumetrina. Acción frente a garrapatas.

PIPETAS
-Advocate: Laboratorios Bayer: Imidacropid y Moxidectina. Indicado contra pulgas y filarias. Tiene algunas aplicaciones más, que no comentaré.
-Stronghold: Laboratorios Pfizer: Selemactina. Indicado contra pulgas y filarias. Tiene algunas aplicaciones más, que no comentaré.
-Frontline Combo: Laboratorios Merial: Fipronil y Methopreno. Indicado contra pulgas y garrapatas.
-ProMeris Duo:Laboratorios Fort Dodge.Metaflumizona y Amitraz. Indicado contra pulgas y garrapatas.
-Advantix. Laboratorios Bayer. Imidacloprid y Permetrina: Indicado contra pulgas, garrapatas y flebotomos.
-Prac-tic: Laboratorios Novartis: Piriprol. Indicado contra pulgas y garrapatas.
-Exspot: Laboratorios Schering-Plough. Permetrina. Indicado contra pulgas, garrapatas y Leihsmania.

OTROS:

Comprimidos:
-Program plus: Laboratorios Novartis: Milbemicina oxima y Lufenuron. Indicado para pulgas y filarias. Tiene algunas aplicaciones más que no comentaré.
-Cardotek Plus: Laboratorios Merial: Ivermectina y Pirantel. Indicado contra filarias. Tiene otras aplicaciones que no comentaré.
-Milbemax: Laboratorios Novartis: Milbemicina oxima y Praziquantel. Indicado contra filarias. Tiene otras aplicaciones que no comentaré.

Inyectables:
-Guardian: Laboratorios Fort Dodge: Moxidectina. Indicado para la prevención de filarias.

Evidentemente no están todos los que son, pero para mi si son todos los que están. Vuestro veterinario os recomendará los que crea más adecuados para el momento y el lugar donde vais a pasar vuestro tiempo de descanso.
Yo en mí clínica utilizo como collares el Preventic (garrapatas), y el Scalibur (pulgas y leishmania…¿garrapatas?), como pipetas el Frontline Combo (pulgas y garrapatas), y el Strongold (pulgas y filarias) y como comprimidos el Milbemax (Filarias). A lo largo de mis años como veterinario he usado casi todos los nombrados y doy fe de que todos son unos excelentes, si se usan para los fines para los que están indicados y con las frecuencias que recomienda su fabricante. Los collares no duran un año y las pipetas, y comprimidos tampoco. Como veréis no hay un producto que cubra todos los riesgos del verano en cuanto a los parásitos que he nombrado, ni en cuanto a las enfermedades que he mencionado, así que en muchas ocasiones serán hasta dos e incluso tres productos los que tendréis que usar.
A modo orientativo os diré lo que en cada zona de España se da con más frecuencia. Tenedlo en cuenta a la hora de elegir unos u otros productos; pero insisto, haced caso de vuestro veterinario y no de la estantería del supermercado o del empleado de vuestra tienda habitual donde compréis los alimentos, que evidentemente pondrá todo su interés en asesoraros adecuadamente, pero cuyos conocimientos no serán los suficientes.
Con respecto a las filarias, os diré que algunos productos para su prevención pueden ser usados sin realizar un análisis de sangre previo y en otros no. En vuestra clínica habitual os informarán adecuadamente al respecto.
Una cosa que no debéis olvidar es desparasitar internamente a vuestro perro a la vuelta de las vacaciones, independientemente de que le corresponda o no, con el producto que utilicéis el resto del año.

MAPA ORIENTATIVO: DE QUÉ DEBEMOS PROTEGERLOS.(CUADRO)

Madrid: Garrapatas, pulgas y fuera del centro urbano, Leishmania. En Aranjuez se ha dado algún caso de Filariosis.
Castilla La Mancha: Pulgas, Garrapatas y Leishmania. Cuidado con las Filarias en Guadalajara.
Extremadura: Pulgas, Garrapatas y Leishmania.
Navarra: Pulgas, Garrapatas y Leishmania.
Castilla y León: Garrapatas y Pulgas. Cuidado con las filarias en Salamanca, en especial en la zona del río Tormes..
Andalucía: Garrapatas, Pulgas, Filarias y Leishmania
Murcia: Garrapatas, Pulgas, Filarias y Leishmania.
Valencia: Garrapatas, Pulgas, Filarias y Leishmania.
Aragón: Garrapatas, Pulgas, Filarias y Leishmania.
Cataluña: Garrapatas, Pulgas, Filarias y Leishmania.
Galicia: Garrapatas y Pulgas.
Asturias: Garrapatas y Pulgas.
País vasco: Garrapatas y Pulgas.
Baleares: Garrapatas, Pulgas. Leishmania, y Filarias.
Canarias: Garrapatas, Pulgas, Leishmania y Filarias. La Rioja: Garrapatas y Pulgas

julio 20, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 3 comentarios

SEIS MESES DESPUÉS, EL TORO SIGUE SIN SUFRIR EN LA LIDIA

El día 16, a través del correo, me llegó un enlace desde Asanda, que copio y pego:
Diario de Sevilla
Un mecanismo anula el dolor al toro bravo en la lidia
El director del Departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Carlos Illera, está a punto de concluir un trabajo en el que evalúa el estrés del toro bravo durante la lidia y cuyas conclusiones han desatado una tremenda polvareda entre antitaurinos, con ataques incluso personales hacia este investigador.
El fisiólogo afirma que no le gustan las corridas de toros: “He ido a cuatro o cinco festejos en toda mi vida. Pero el toro de lidia, como animal, me vuelve loco. Es una maravilla de la naturaleza. El estudio científico que estoy realizando -con centenares de reses analizadas, la mayoría lidiadas en la Plaza Monumental de Las Ventas de Madrid- ha tenido más trascendencia de lo que creía. Ya me han llamado de Bruselas para que lo exponga. Y diariamente recibo insultos de los antitaurinos. Si alguien tiene una idea contraria a lo que demuestro con datos, deberá rebatirlo científicamente. Con esta labor de investigación hemos comprobado que el toro tiene una respuesta hormonal distinta al resto de animales -incluido el ganado manso vacuno- y puede paliar el dolor gracias a que durante la lidia libera diez veces más betaendorfinas -conocidas como hormonas del placer- que un ser humano y siete veces más que durante el transporte de la dehesa a la plaza. El toro, cuando más estrés padece es cuando sale a la plaza y luego se va paliando, para terminar casi sin estrés. El año pasado, con 80 muestras de toros que se jugaron en los recortes -espectáculo en el que no se pica ni banderillea al animal- comprobamos que esos toros habían sufrido más estrés que los que se lidian en una corrida, en la que se pican y banderillean”.
Otra de las lecturas importantes del estudio -que no han gustado en absoluto a quienes propugnan que al toro de lidia no se le sacrifique en la suerte suprema, como es el caso de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona- es que “en unas cien muestras con toros lidiados en Portugal, donde no se mata al toro y se le deja herido, es que padecen más estrés”.
El científico de la Complutense explica: “La betaendorfina bloquea los receptores del dolor hasta que llega un momento en que el dolor y el placer se equiparan y el sufrimiento puede llegar a ser casi nulo. Y es que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar su dolor. Algo parecido le ocurre a una mujer cuando va a dar a luz. La diferencia es que el toro produce durante mucho más tiempo betaendorfinas. No hablo de que el toro no sufra dolor alguno, sino de que tiene capacidad para paliarlo. Por eso se explica que vuelva al caballo después de recibir un puyazo. Se trata de un animal con un mecanismo especial que responde inmediatamente, en milisegundos, con la liberación de cortisol y catecolominas. Un humano tarda mucho más en responder. El toro de lidia es distinto a cualquier animal y en cuanto tiene estrés libera las hormanas en menos de un segundo para contrarrestarlo”.
Según Juan Carlos Illera, “hemos terminado los datos preliminares de las hormonas que ayudan al estrés. Ahora vamos a centrarnos en estudios a nivel cerebral, en el centro de control de la liberación de las hormonas. Con el tema de las vacas locas tuvimos problemas para la recogida de muestras. Ahora, en algunas comunidades, como la de Andalucía, nos han dado un permiso especial y a final de año podremos saber si lo que observamos a nivel periférico se corresponde con el cerebro”.
Los estudios continuarán y su responsable asegura que “el año que viene recogeremos muestras alrededor del puyazo, que es donde el toro sangra, para comprobar si están bloqueados o no los nociceptores (que reconocen el dolor)”.
Entre las distintas conclusiones del estudio se puede extraer, según el profesor de Fisiología, que el toro sufre cinco veces menos dolor durante la lidia que en su transporte desde el campo a la plaza y que el toro en la corrida a la usanza española apenas tiene estrés si se compara con el que padece un toro en la lidia portuguesa, en la que no se sacrifica al animal en la plaza.

Prescindiendo de hacer algún comentario sobre la manera de presentar la noticia, y después de leerla, no hay nada nuevo que comentar, salvo tres cosas que he marcado con letra roja.
La primera, es decir el número de festejos a los que ha acudido el autor del estudio, es una nimiedad, pero no entiendo la razón de que se nos repita constantemente su poca afición a la “fiesta”. Supongo además que habrá asistido a todos aquellos festejos en que se haya extraído sangre a los toros para la realización de sus estudios. En fin, el sabrá.
La segunda, no deja de resultarme curiosa. Mis conclusiones no se basan en ningún estudio de campo como en teoría ha hecho él, pero está fundamentado en conclusiones lo suficientemente razonadas como para ser tenidas en cuenta. Razonadas y científicamente expuestas, que nadie lo olvide. ¿Algún comentario al respecto? Han pasado ya unos meses desde que se publicaron las primeras noticias al respecto y todavía no he leído nada que rebata lo que yo he expuesto (por cierto silenciado por todos los medios protaurinos), como más adelante podréis comprobar. La diferencia es que el estudio del Dr. Illera no ha sido silenciado por los antitaurinos, es decir que la gente interesada ha podido seguir los dos puntos de vista. Y la tercera, la del parto, me ha hecho gracia. Se ve que por lo menos mi comentario en el programa El Buscador, no ha caído en saco roto. Resulta que la mujer también secreta betaendorfinas en el parto, como yo dije, pero al parecer no tanto tiempo como el toro de lidia. Por eso será que la mujer siente dolor, mucho dolor, cuando da a luz. ¿Cómo se ha medido ese tiempo? ¿Podríamos cuantificarlo en segundos, minutos, quizás horas? ¿Algún estudio que consultar y que nos lo confirme? Menos mal que existen las epidurales. Resulta curioso pensar que en la escala evolutiva el toro, durante la lidia, está por encima del ser humano, en cuando a la lucha para minimizar el dolor.
Desde hace tiempo envio mis conclusiones a todos aquellos medios que se hicieron eco de los estudios del Dr Illera, pero ninguno ha tenido la deferencia de hacerse eco de ellos. ¿Por qué será? Vaya pregunta más tonta, ¿no? Pues bien he mandado dos e-mails al Diario de Sevilla y la sorpresa me la he llevado esta mañana. Cuarenta y ocho horas después de mi envio, me he encontrado con esto en el correo. Copio y pego:

This is an automatically generated Delivery Status NotificationTHIS IS A WARNING MESSAGE ONLY.YOU DO NOT NEED TO RESEND YOUR MESSAGE.Delivery to the following recipient has been delayed: secretaria@diariosevilla.esMessage will be retried for 2 more day(s)Technical details of temporary failure:TEMP_FAILURE: Could not initiate SMTP conversation with any hosts:[diariosevilla.es (1): Connection refused]

Resumiendo que mi correo ha sido devuelto, pero si se quieren que me crea que ha sido una devolución automática, no cuenten con ello. Han pasado 48 horas, demasiado tiempo. Además sé que desde Sevilla, al poco tiempo de enviar mi e-mail se entró en la url donde se pueden leer mis conclusiones. Mi carta de respuesta, no era irrespetuosa, ni nada parecido. Copio y pego lo que en ella decía:

Según he leído, han sido publicadas en su diario unas declaraciones del Dr Illera con el título:
“Un mecanismo anula el dolor al toro bravo en la lidia”
Existe una respuesta científica a sus conclusiones que han sido publicadas por mí en diversas páginas antitaurinas. Si quieren consultar dichas conclusiones pueden hacerlo en:
http://blogveterinario.blogspot.com/2007/03/por-qu-el-toro-s-sufre-he-conseguido.html
Muchas gracias por publicar mi carta.
Atentamente– José Enrique Zaldívar Laguía. Veterinario.


Saludos a todos y mil gracias una vez más a asanda que se ha vuelto a hacer eco de mis opiniones.

julio 18, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 1 Comentario

LLEGAN LOS PERROS A LA CARTA…

Llegan los perros ‘a la carta’. ¿Y después? Con el genoma canino podemos ‘crear’ la mascota ideal. Un ensayo sin frenos éticos por ahora. LOLA GALÁN
DOMINGO – 01-07.2007. El País.
No hace mucho tiempo, el bulldog inglés era una fiera capaz de luchar con ventaja contra un toro. Pero la necesidad, al prohibirse estas peleas en el Reino Unido, a mediados del siglo XIX, llevó a sus criadores a transformar la raza. Y de aquel fiero bulldog ha quedado sólo la simpática expresión gruñona. Lo que costó décadas, cruzando animales muy seleccionados, se puede conseguir hoy en un abrir y cerrar de ojos, gracias a los avances de la genética. Desde que se secuenció hace un par de años, con notable precisión, el genoma de Tasha, una perra boxer, las pruebas de ADN, que ya eran práctica frecuente en los países más desarrollados, han abierto una nueva puerta a la manipulación genética. Una puerta de acceso a un territorio tan vasto como inquietante.Laboratorios de genética veterinaria en Norteamérica o Australia ofrecen a criadores y veterinarios toda una gama de pruebas para detectar no sólo la presencia de genes ligados a determinadas enfermedades, sino al color de la piel y el hocico de sus perros. Todo apunta a que en un plazo breve podremos escoger el tamaño de nuestra mascota, el tipo de pelo o la docilidad. Estamos a un paso de crear perros de diseño, como subrayaba hace unos días el rotativo estadounidense The New York Times.
“En realidad, las razas de perros tal y como las conocemos son un invento humano, una creación artificial”, recuerda Susana Dunner, directora del laboratorio de genética de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. “La mayoría se han conseguido en los últimos 150 años, utilizando pocos ejemplares reproductores. El bulldog, por ejemplo, se ha perfilado así”. Pero la historia nunca había discurrido tan rápida. El subgrupo de los cánidos al que pertenecen el lobo y el perro existe desde hace algo así como siete millones de años. Y hace unos 15.000 años que el perro fue domesticado. Un lento devenir que empezó a acelerarse muy recientemente, hasta el punto de que la mayor parte de las 350 razas que existen hoy para una población canina de 400 millones de individuos se han conseguido en los últimos dos siglos.
Pero ¿qué ocurrirá ahora, cuando el conocimiento del genoma de Tasha (al que se ha sumado el de otros siete congéneres) pone al alcance de la mano la posibilidad de mover los hilos del desarrollo genético de estos animales? ¿Habrá perros a la carta, con lo que el mejor amigo del hombre pasará a ser, literalmente, su creación? “Puede ser. Los avances han sido vertiginosos en los últimos años”, admite Dunner.
Pero esa celeridad puede llevarnos muy pronto al borde de un precipicio. Porque están cayendo algunos paradigmas de la genética. “Los investigadores llevábamos años advirtiendo de que el ADN basura [el ARN y otras moléculas] contenía una información muy importante. La forma codificante, ese 5% del genoma, no es la única portadora de información, sino que el restante 95% la contiene también”, dice Lluís Montoliú, investigador científico del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC. De forma que una mutación responsable de una determinada patología puede no estar en los genes. Con lo que la magnitud de la incógnita que encierra el genoma se amplía.
“Cuando se tira de un gen, se pueden arrastrar con él otras particularidades no deseadas”, advierte Dunner. A veces, enfermedades congénitas. Algo que saben bien los criadores de perros. “El caso del dálmata es ilustrativo”, apunta Montoliú. “Su piel moteada, que tanto gusta, está causada por alteraciones en la pigmentación, fallos en los melanocitos. Pero eso tiene un efecto no previsto: estos perros son sordos con frecuencia porque les faltan las células pigmentarias que tenemos en el oído”.
Por eso, Jordi Recasens, presidente del Club Español del Bulldog, limita a dos los aspectos positivos de los tests de ADN. “Uno es que permiten conocer con certeza la filiación de un ejemplar. Y el otro está en la utilidad que pueden tener para prevenir algunas de las enfermedades que tienen casi todas las razas”.
Eso sin contar con que perros y humanos compartimos algunas de estas dolencias. Y aunque los ratones son más útiles para la experimentación, “el uso de perros puede ser interesante en patologías neurológicas, o en la diabetes”, puntualiza Montoliú, del CSIC. Otra cosa es el perro de diseño porque sí. A Susana Dunner le parece “una barbaridad”, a la que habría que poner freno con comités de ética. Es fácil comprender su preocupación. Pese a la historia milenaria de amistad, depender demasiado de los humanos sólo puede ser fatal para los perros.
La mutación que abrió un debateTODO EMPEZÓ cuando una mutación genética en los whippets, una variedad de galgo utilizada para disputar carreras en Estados Unidos, despertó la inquietud de los criadores. La mutación en un gen llevaba al animal a desarrollar una monstruosa musculatura.Los laboratorios de genética veterinaria detectaron el gen culpable de esta anomalía, que es responsable también de la mayor rapidez que pueden desarrollaralgunos ejemplares. De esta forma, con una simple manipulación genética, los criadores accedieron a la posibilidad de conseguir perros más rápidos, pero no más musculosos.Esto despertó un enorme interés por la genética y los test de ADN en EstadosUnidos. “No sólo ha ocurridoen Norteamérica”, corrige una portavoz de los laboratorios Healthgene, con sede en Notario (Canadá), en conversación telefónica. “Nosotros tenemos muchos clientes en Latinoamérica y en Europa, sobre todo en el Reino Unido o Alemania. Y tambiénen España”.Aunque en nuestro país las aspiraciones de los criadores de perros no llegan tan lejos. Al menos, ésta es la opinión de Alberto Fernández, presidente de la Federación Canina Española. “Aquí no hay carreras de perros, salvo algunas de galgos con liebres. No hay mercado, ni potencial para que se desarrollen esas técnicas. El único interés se centra en un animal de compañía que pueda ganar un concurso por su aspecto. El perro mueve mucho dinero, en peluquerías, tiendas de accesorios, piensos, atención veterinaria…, pero la gente que los cría para venderlos como mascotas no se gasta ni 30 euros en un test para certificar su pedigrí

julio 1, 2007 Posted by | Artículos sobre perros y gatos | , , | 3 comentarios

MI AGRADECIMIENTO A ASANDA

Ayer, recibí un e-mail de la Asociación Andaluza para la Defensa de los Animales.
Se trataba de una noticia que aparecía en unos de sus boletines, en concreto el número 69. Allí se podía leer lo siguiente:
De nuevo, y van tres que
sepamos , un estudio
pretendidamente científico, dice
poder demostrar que el toro no
sufre durante la lidia. En esta
ocasión se trata del veterinario
Illera, de la cátedra de Fisiología
de la Facultad de Veterinaria de
la Complutense. El avance de tal
estudio ha tenido amplia difusión,
como no, en los medios taurinos.
Pero de forma inmediata ha
aparecido una detallada crítica, esta
vez procedente del veterinario José
Enrique Zaldívar , que
evidentemente ha sido ignorada por
esos mismos medios taurófilos.
No vamos a entrar en comentar
ni uno ni otro estudio, el que lo
desee puede consultarlos y bajarlos
de la sección de documentos
taurinos de nuestra web. Pero sí
nos complace felicitar al veterinario
José Enrique Zaldívar por haber
actuado dignificando a una
profesión tan denostada por
muchos otros, que trabajan no a
favor de los animales, sino a favor
de quienes los explotan en el peor
sentido del término.
Tan sólo decir que estoy sumamente agradecido a ASANDA, y especialmente a Luis, por la publicidad que dio de forma inmediata a mis conclusiones, y por ser ellos los que hicieron posible el contacto con Tele 5 para poder expresar mis opiniones en el programa El Buscador.

mayo 27, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 1 Comentario

TUMORES MAMARIOS EN LA PERRA

TUMORES MAMARIOS EN LA PERRALos perros tienen 5 glándulas mamarias en cada lado, que denominamos torácica craneal, torácica caudal, abdominal craneal, abdominal caudal e inguinal. Todas ellas tienen un drenaje linfático hacia los ganglios más próximos. Además debéis saber que están muy vascularizadas.
No es infrecuente que a determinadas edades, normalmente a partir de los 10-11 años vuestras perras desarrollen tumores en sus glándulas mamarias. Podemos decir, y mi experiencia así me lo confirma, que son las neoplasias más frecuentes. También sabemos que cuanta más edad tiene la perra más posibilidades hay de que sus nódulos sean malignos, mientras que los que aparecen en perras más jóvenes suelen ser de naturaleza benigna.
Los factores dietéticos pueden influir en el riesgo de tumores mamarios. La obesidad al año de vida, la obesidad un año antes del diagnóstico de la neoplasia mamaria, y la ingesta de alimentos caseros aumentan el riesgo de formación de tumores mamarios.
Son más habituales en hembras enteras, o bien en aquellas que han sido castradas habiendo pasado antes por varios celos. Su desarrollo está ligado a la producción de hormonas femeninas relacionadas con el aparato genital, es decir a estrógenos y progesterona.
Esta demostrado que hembras castradas antes de su primer celo, tendrían un riesgo del 0,05% en desarrollar este tipo de tumores. Si son operadas después del primer celo, el riesgo se elevaría al 8%, y se hace después del segundo hablaríamos de un 26%. Si la ovariohisterectomia se practica después del tercer celo, no hay beneficios protectores para la formación de tumores mamarios.
Las anormalidades genéticas son importantes en el desarrollo y la progresión de los tumores. Por ejemplo se ha descubierto una mutación genética que ha sido identificada como la pérdida o inactivación de un gen supresor tumoral, lo cual puede acrecentar la formación de la neoplasia. Obviaré hablar de los prooncogenes y de los oncogenes para no complicar la lectura del artículo.
El 50% de los tumores son benignos. Se trata normalmente de fibroadenomas, adenomas simples, tumores mesenquimatosos, y tumores mixtos.
Entre el otro 50%, los malignos, los más frecuentes son los carcinomas, como el carcinoma sólido, adenocarcinoma tubular, adenocarcinoma papilar y carcinoma anaplásico. En el momento del diagnóstico el 50% de estos tumores malignos ya han desarrollado metástasis. Mención espacial merecen los sarcomas que constituyen el 5% de los tumores mamarios (10% de malignidad). Se han descrito el osteosarcoma, el fibrosarcoma y el osteocondrosarcoma. La glándula mamaria es asiento habitual para el osteosarcoma extraesquéletico. La tasa de metástasis para el osteosarcoma es del 62,5%, con una sobrevida media de 60 días.
No es raro, aunque cada día lo es menos, que acudáis a nuestras clínicas buscando una solución química al celo de vuestras perras. Cuando yo empecé mi carrera profesional, no era raro el uso indiscriminado de productos hormonales, que administrados en forma de inyecciones o de pastillas eran utilizados para tal fin. Desde hace mucho se sabe que estas sustancias, además de hacer su efecto, es decir inhibir o suprimir el celo, provocaban a la larga numerosos problemas, entre los que se encuentra el cáncer de mama.
No es infrecuente que cuando detectáis alguna masa en las mamas de vuestras perras ya lleven algún tiempo ahí. Sucede incluso que cuando realizamos un examen rutinario en las consultas para una vacunación o para diagnosticar alguna otra patología nos encontremos con ellos.
Pues bien, en un principio tampoco hay motivo para la alarma. Sabemos que estos tumores al igual que sucede en otras especies, incluso en la humana, pueden ser malignos o benignos.
Los benignos no invaden localmente los tejidos ni producen metástasis, pero cuando aparecen suelen hacerlo de forma múltiple.
Los malignos, pueden presentar un comportamiento “benigno” o ser muy agresivos. En este último caso, solemos notar que evidencian invasión local, pero pueden afectar a los ganglios linfáticos locales: inguinales superficiales en caso de estar afectadas las glándulas caudales, y axilares o esternales craneales en caso de estar asentados en las mamas anteriores. Pueden incluso hacer metástasis en los pulmones y a veces, aunque es raro en el hígado.
Podemos decir que las glándulas mamarias más afectadas suelen ser las posteriores o caudales, debido a que son las que más tejido mamario tienen. Los tumores a menudo se pueden palpar con facilidad como nódulos discretos o masas dentro de las glándulas mamarias. Pueden presentarse de forma localizada o múltiple y pueden estar adheridos a la piel o al músculo. Podemos decir que el 75% de los tumores mamarios aparecen de forma aislada . En algunas ocasiones pueden presentar ulceraciones.
Si realizamos un análisis de sangre en estas perras, lo normal es que no encontremos importantes cambios, salvo quizás en algunas ocasiones elevaciones proteicas. No está de menos si sospechamos de malignidad en el tumor localizado la realización de un estudio radiológico del torax, que puede ser complementado con una radiografía de abdomen para visualizar posibles ganglios afectados e incluso la visualización de huesos. Una ecografía tampoco estará de menos.
Todas estas pruebas deberán ser realizadas si la masa encontrada nos hace sospechar de malignidad. La presencia de claudicación y edema en los miembros posteriores, o dificultad respiratoria, pueden ser signos de mal pronóstico ya que nos pueden indicar infiltración de vías linfáticas o metástasis a nivel óseo o pulmonar.
No tendrán ningún sentido, las pruebas diagnósticas anteriormente referidas por lo menos para mí, si lo que hemos localizado es un pequeño nódulo suelto que no tiene un tamaño mayor de un garbanzo.
El diagnostico definitivo se establecerá en base a la extirpación y posterior biopsia de la masa. Se podría previamente proceder a la realización de una citología con aguja fina, aunque no siempre nos dirá la característica del tumor. Podríamos incluso optar por hacer una biopsia incisional, es decir tomar una muestra pequeña del tumor que nos dirá con seguridad cual es su naturaleza, y nos permitirá diferenciar las masas de otras que pudieran no ser tumores. Lo cierto es que con un poco de experiencia es difícil que un veterinario no distinga un tumor de mama de algo que no lo es.
A veces nos encontramos con que dentro de la misma mama existen tumores de distinto tipo. Es decir nos podemos encontrar una maligno, junto a otro benigno e incluso con componentes mixtos, es decir con células de los dos tipos.
Podemos también encontrarnos con tumores que aún siendo malignos se pueden presentar muy bien delimitados y en otras ocasiones con clara apariencia de ser muy invasivos e infiltrativos. Estos últimos serán los de peor pronóstico.
El tratamiento de la mayoría de los tumores es el quirúrgico. Según la apariencia y situación del tumor, el cirujano puede optar por varias técnicas.
Se puede quitar sólo el nódulo (tumorectomia). Está recomendado para masas pequeñas, firmes, y no adheridas. Se puede quitar la glándula mamaria (mamectomia) donde asienta el nódulo. Esta técnica está recomendada en tumores que se localizan en el centro glandular, mayores de 1cm de diámetro, o con evidencia de adherencia a la piel superpuesta o al tejido subcutáneo subyacente. La mastectomia regional es la extirpación de tres glándulas y está indicada cuando glándulas consecutivas tienen tumores añadiendo en la extirpación los ganglios linfáticos a los que drenan estas glándulas.
En caso de tumores múltiples o de gran tamaño se requiere una mastectomia local radical. Se extirparán los ganglios inguinales como parte de la quinta glándula mamaria.
No es recomendable extirpar las dos cadenas mamarias en el mismo acto quirúrgico, ya que el cierre de la herida provocada puede ser sumamente difícil y la posibilidad de dehiscencia postoperatoria es alta, debido a la tensión de la piel.
Hay quién se empeña en acompañar el acto quirúrgico de la castración en base a no se sabe muy bien que razonamiento científico. Es inútil y no vale absolutamente para nada, salvo para “hinchar” la factura del cliente. Esta practica carente de toda ética no tiene efecto alguno sobre el desarrollo de nuevos tumores benignos, la progresión de tumores malignos, el tiempo de metástasis o la supervivencia general. Aún así, que es mi manera de pensar, hay literatura veterinaria que defiende parcialmente la realización de esta práctica. Lo justifican diciendo que prevendría una posible piómetra (infección de matriz) en el futuro, en especial si se piensa en el uso de quimioterapia posterior a la cirugía. Si se decide realizarla se deberá hacer antes de extirpar los tumores teniendo cuidado posteriormente para no sembrar la cavidad abdominal de células exfoliadas.
En cuanto a la quimioterapia, son numerosos los protocolos terapéuticos que se han ensayado, aunque ninguno ha resultado ser muy eficaz a la hora de aumentar el intervalo libre de enfermedad o la supervivencia en relación con los resultados obtenidos sólo con cirugía. Se han usado productos como el tamoxifeno, doxorrubicina sola o en combinación con ciclofosfamida. La quimioterapia inhalatoria en perras con metástasis pulmonares utilizando paclitaxel, reduce en un 40% las masas tumorales en algunos casos. En cuanto a la terapia radiante todavía no hay experiencias en España como para llegar a conclusiones.
En las perras, el pronóstico para los tumores benignos que han sido extirpados mediante cirugía es muy bueno. En caso de que el histopatólogo nos haya comunicado que se trata de un tumor maligno, lo recomendable es realizar controles clínicos cada cuatro meses, es decir, cuatro veces al año, con palpación de las mamas, auscultación pulmonar y radiología y ecografia en caso de que se sospeche de metástasis.
Para los carcinomas bien diferenciados es razonable pensar en tiempos de supervivencia superiores a los 2 años para ciertos tipos histológicos.
En el caso de los carcinomas invasivos, el pronóstico es grave, ya que la mayoría metastatizan rapidamente a pesar de su extirpación quirúrgica.
Para carcinomas sólidos: 36 semanas.
Para los carcinomas anaplásicos: 11 semanas.
Para los sarcomas: 6 semanas
Una vez expuesto el tema de las neoplasias mamarias, que muchos de los que tenéis perra habéis padecido o padeceréis, os aconsejaría que a partir de los 8 años le digáis a vuestro veterinario que revise las glándulas mamarias cuando vayáis a la clínica por cualquier motivo. Si en un momento determinado estos nódulos aparecen, dejaros asesorar por él, que será quién establezca la urgencia o no de su extirpación. Y si es en casa, acariciando a la perra cuando los descubrís, las demoras a veces juegan malas pasadas. De todas formas os diré, en base a mi experiencia, que todos esos porcentajes que he puesto en el artículo no siempre se ajustan a la realidad, en especial los últimos que hablan de tiempos de vida para determinados tumores. Yo, en mis 25 años como veterinario que he visto muchos canceres de mama, que han sido operados en nuestra clínica, no he visto porcentajes muy altos en metástasis que supongan la muerte o la eutanasia urgente de las perras afectadas.
Eso sí, recordaros como habéis leído que la castración precoz de vuestra perra, una adecuada alimentación y el evitar la obesidad, la salvarán con seguridad de tener algún día alguno de los problemas de los que este mes os he hablado.
José Enrique Zaldívar Laguia

mayo 23, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 143 comentarios

ACTUALIZACIONES VETERINARIAS EN MEDICINA FELINA

ESTAMOS AL DÍALos laboratorios Pfizer han lanzado un nuevo antibiótico. Se llama Convenia, y se presenta en forma de inyectable. Se trata de una cefalosporina llamada cefovecina. Tiene una gran ventaja y es que una sola aplicación cubre 14 días de tratamiento. De momento se está utilizando con gran éxito en infecciones de piel, genitourinarias y del aparato respiratorio. No se debe aplicar en animales de menos de 2 meses y debe ser aplicado con precaución en animales que estén recibiendo tratamientos con AINES (antiinflamatorios no esteroideos). En una encuesta realizada entre propietarios de mascotas europeos, los españoles somos los que más dificultades tenemos para dar medicaciones orales.

-Todos los que tenéis un gato, habréis oído hablar del FLUTD (Enfermedad de las Vías Urinarias Inferiores Felina). Hoy se sabe que el 60-70% de estos casos, en que los gatos presentan alteraciones de la micción, como, periuria, disuria, polaquiuria e inflamación vesical con o sin hematuria, son debidas al estrés. En la mayoría de las ocasiones el diagnóstico al que se llega es al de CIF (Cistitis Idopática Felina). Se deduce de una seré de estudios, que el estrés podría ser el desencadenante de la enfermedad, pero sobre todo se trataría de un factor que impediría la normalización del proceso. Es un proceso similar al que en humanos se conoce con el nombre de “Cistitis Intersticial”. Se trataría por tanto de añadir a los tratamientos clásicos, con antibióticos, ansiolíticos y dietas especiales, el tratamiento del estrés al que puede estar sometido el gato. Para ello se está utilizando lo que se conoce como feromonas felinas (facción 3 de la feromona facial felina), que es comercializada por los laboratorios Vétoquinol bajo el nombre de Feliway. Se presenta en forma de liquido o de difusor ambiental similar al que se utiliza para matar a los mosquitos en el interior de las viviendas.

-Los laboratorios Esteve han sacado al mercado el primer producto para el tratamiento específico del hipertiroidismo felino. Se trata de una molécula conocida como Tiamazol también denominado Metimazol, que inhibe la acción de la “peroxidasa” tiroidea, y que de esta forma reduce las altas concentraciones de hormona tiroidea circulante. Su nombre comercial es Felimazole. Dada la dificultad que existe muchas veces para dar una medicación oral al gato, la otra alternativa al hipertiroidismo es la aplicación transdérmica de un gel a base de carbimazol en el pabellón auricular tres veces al día.

-Los experimentos que se están llevando a cabo para la comercialización de una vacuna contra la Inmunodeficiencia Felina, de momento, son desalentadores, aunque en USA, Canadá y Australia está legalizada la vacuna inactivada. Estas experiencias no se han hecho en caso de infección natural, por lo que cabría la duda de si la vacuna podría ser más efectiva en estos casos, que en infecciones experimentales. Además se ha comprobado la posibilidad de aumentar la infección tras la administración de la vacuna.

-Es muy posible que en un plazo no demasiado largo contemos con una insulina específicamente felina para el tratamiento de esta enfermedad en los gatos. De momento nos tenemos que arreglar con insulinas de uso humano y una de uso canino. Esto se debe a que se ha conseguido clonar la proinsulina felina, que de momento va a permitir el diagnóstico precoz de esta enfermedad en el gato, que será de gran utilidad, ya que normalmente cuando vuestros llegan a nuestras clínicas el proceso ya está muy instaurado y las lesiones en las células beta del páncreas ya están muy desarrolladas.
-Recientemente ha aparecido en el sector veterinario una golosina bajo el nombre comercial de Easypill para suministrar las pastillas con mayor facilidad. La medicación se introduce en el interior de la golosina y se añade a la comida. La manera de que el gato se habitúe a ella es mezclarla primero con la comida pero sin introducir en su interior el medicamento que posteriormente vamos a administrar.

-Determinados antibióticos como la doxiciclina, tetraciclina y clindamicina se han asociado a la aparición de problemas esofágicos en gatos, debido a su ingestión inapropiada que provoca una retención esofágica prolongada que es el desencadenante de estos procesos. Los gatos afectados manifiestan disfagia, regurgitación, vómitos, nauseas y atragantamiento. Se da el caso que todos los gatos que presentaron este problema habían recibido dosis más altas de las indicadas y que la medicación había sido administrada sin agua y sin alimentos.
-La investigación y tratamiento del dolor sigue avanzando. Se están estudiando alternativas al uso de AINES (antiinflamatorios no esteroideos) en el gato, cuyo uso a largo plazo puede provocar efectos indeseables. Las alternativas son los esteroides, que producen analgesia debido a su efecto antiinflamatorio. El tramadol es un analgésico opiaceo con un doble mecanismo de acción. En algunos animales puede producir excesiva sedación.
Los llamados nutracéuticos, o lo que conocemos habitualmente condroprotectores también pueden ser útiles, existiendo ya en el mercado productos específicos para su uso en gatos.

-Las infecciones víricas felinas causadas por Parvovirus, Herpesivirus, y Calicivirus pueden inducir una alta mrobilidad y mortalidad a pesar del uso de vacunas, las cuales normalmente no protegen hasta los 7 a 20 días después de su administración. Determinados gatos, especialmente los que habitan en hogares con más de un animal y en lugares de mayos estrés como criaderos y tiendas estarán más expuestos a este tipo de infecciones. Se ha descubierto que el uso del interferón omega en estos gatos, durante el periodo en que las vacunas harán su efecto inmunizador es de gran utilidad.
-El efecto ambiental influye enormemente en la frecuencia cardiaca de los gatos. Esto significa que la valoración de este parámetro a la hora de valorar la función cardiaca del gato en nuestras consultas no es de gran utilidad.

-Los últimos estudios indican que los gatos diabéticos padecen lesiones pulmonares asociadas aunque no las manifiesten. De momento las únicas pruebas que podemos realizar para asegurar esto son las placas de torax, analíticas y medición de gases sanguíneos. Las lesiones pulmonares más frecuentes encontradas en gatos diabéticos que han fallecido han sido edema y congestión, algunos casos de neumonía, e incremento en la susceptibilidad a infecciones.

-El acné felino es una enfermedad dérmica de carácter desconocido, aunque pudiera estar relacionada con cambios en el ciclo de crecimiento del pelo, malos hábitos de acicalamiento, estrés, predisposición a la seborrea, inmunosupresión o infecciones víricas. En un 50% de los casos hay infecciones por hongos o por bacterías.

-Tras el estudio de 146 gatos con hiperglucemia (glucosa alta en sangre) se sabe que existe una proporción de gatos, que pese a tener el azúcar alto no son diabéticos. Estos gatos tendrían la glucosa de leve a moderadamente elevada. Estos gatos presentaban en un 17% alteraciones cardiorrespiratorias, otras enfermedades endocrinas en un 13% y tumores en un 15%. Un síntoma característico como es beber mucho agua y orinar en gran cantidad sólo estaba presente en un 5% de estos gatos. La polifagia (exceso de consumo de alimento), sólo estaba presente en un 2% de los casos.

-El mejor método para tratar la flatulencia en el gato es el cambio de alimentación. Se deben suministrar alimentos de fácil digestibilidad ofrecidos en pequeñas cantidades varias veces. Esto reduce los residuos de alimentos disponibles para la fermentación bacteriana en el intestino grueso y reduce la producción de gas. En otras ocasiones el problema se resuelve cambiando las fuentes de proteínas y de carbohidratos. Por ejemplo en un gato que come una dieta seca de pollo, maíz y semilla de soja, bastará con cambiarla por otra a base de cordero, arroz y cebada. Son útiles también los carminativos, como subsalicilato de bismuto o el acetato de zinc, así como antibióticos no absorbibles.

-Los últimos estudios sobre el virus de la calicivirosis felina indican una gran capacidad de mutación de su agente causal, por lo que el uso de las vacunas simples empleadas ve reducida su efectividad. Los últimos casos diagnosticados en Gran Bretaña, han demostrado que los gatos afectados no presentan los síntomas típicos que estábamos acostumbrados a ver, como problemas respiratorios y úlceras en la boca. Se presentan ahora síntomas como fiebre elevada, pérdida de voz, inapetencia e ictericia, con necrosis hepática. Estos casos han afectado gatos vacunados y sin vacunar. La mayoría de los casos se detectaron en gatos adultos a diferencia de los gatos más jóvenes que mostraron un cuadro más benévolo, seguramente como consecuencia de vacunaciones más recientes.

-Estudios muy recientes demuestran que la ciclosporina A será muy útil en el tratamiento de las dermatosis alérgicas de los gatos, como son el granuloma eosinofílico, la placa eosinofílica, la úlcera indolente y el granuloma lineal, así como gatos con picor y estomatitis crónica. La mejor noticia, además de la curación de las lesiones, es que los gatos no presentaron efectos secundarios a la medicación.

-Son conocidos los procesos alérgicos que presentan los gatos y que provocan síntomas que afectan a la piel, al sistema respiratorio y al tracto gastrointestinal. Para su tratamiento los veterinarios recurrimos a los glucocorticoides. Pues bien, dado que estos medicamentos si se utilizan durante mucho tiempo pueden provocar problemas a largo plazo, actualmente se están realizando ensayos con un compuesto llamado ceterizina, que es un antihistamínico de segunda generación utilizado habitualmente en medicina. Se ha comprobado que no produce ningún tipo de efecto secundario en los gatos, aunque queda por establecer la dosis óptima y las aplicaciones para que las que podrá ser usado.
-El azúcar es sumamente útil para el tratamiento de heridas abiertas contaminadas, así como de quemaduras. Se debe aplicar una capa de azúcar de 1cm previa limpieza y eliminación de los tejidos muertos. Tapar con una venda y cambiarla una o dos veces al día. En cada cambio de venda será necesario lavar la herida. Continuar con el tratamiento hasta que la herida quede cerrada y los tejidos estén sanos.

-Las enfermedades cardiacas más comunes en los gatos son las malformaciones de las válvulas tricúspide y mitral y defectos en septo ventricular, aunque la más frecuente es la micardiopatía hipertrófica. Sobre esta última en muchos casos se ha demostrado la etiología hereditaria en gatos mestizos y de pura raza. En el caso de los gatos Maine coon se sabe incluso que el patrón es autosómico dominante.

-La llamada insulina Glardina es una estupenda opción para el tratamiento de gatos diabéticos. Se trata de una insulina recombinante humana genéticamente modificada que tiene la virtud de disminuir la presencia de picos durante su acción. Tiene la gran ventaja de poder administrarse tan sólo una vez al día.
Fuentes de información: revistas veterinarias Argos y Consulta de Difusión Veterinaria.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Gato.José Enrique Zaldívar Laguia.

mayo 23, 2007 Posted by | Enfermedades del gato | , | 22 comentarios

ACTUALIZACIONES VETERINARIAS EN PATOLOGÍA CANINA

ESTAMOS AL DÍA.-La celulitis juvenil, también conocida como piodermia juvenil (El Mundo del Perro Nº 325) es un proceso que afecta a la cara, a los pabellones auriculares y a los nódulos linfáticos submaxilares de los cachorros (entre las 3 semanas y los 4 meses). Los últimos estudios parecen revelar que se trata de un proceso inmunológico, ya que no se suelen aislar microorganismos y responden bien a la administración de corticoesteroides.
-El carprofeno (Rimadyl) se muestra cada día como un analgésico- antiinflamatorio con un amplio margen de seguridad. Ha sido utilizado en perros con fracturas, susceptibles de sufrir insuficiencia renal y problemas hemáticos, tanto antes como después de la cirugía sin que se hayan observado efectos clínicos adversos después de cinco días de utilización. Recientemente ha sido aceptado su registro por el Ministerio de Sanidad como condroprotector. Por otra parte se ha abierto una nueva vía de investigación sobre este medicamento para su uso en determinados tumores malignos de la glándula mamaria.
-Nuevo tratamiento para la anemia hemolítica inmunomediada. El micofenolato mofetilo parece ser un buen agente inmunosupresor para el tratamiento de esta grave enfermedad de naturaleza inmunológica. Recientes estudios demuestran que es un fármaco muy bien tolerado.
-El uso de albúmina humana por vía intravenosa en perros afectados por hipoalbuminemia, debido a diversas enfermedades se ha demostrado como de gran utilidad, sin que se hayan observado reacciones adversas.
-La desparasitación con milbemicina oxima y praziquantel (Milbemax) es perfectamente tolerada durante la gestación y lactación en la perra y sus cachorros, ya que no han sido observadas alteraciones de ningún tipo, en un grupo de 19 perras tratadas.
-La enfermedad inflamatoria crónica del aparato digestivo resulta en muchas ocasiones muy difícil de tratar, conduciendo al deterioro y muerte de los perros afectados. El habitual uso de corticoesteroides para tratarle se muestra en muchos casos insuficiente. Recientes estudios demuestran que el uso de ciclosporina reduce los signos clínicos. Aún así algunos perros mostraron efectos secundarios, pero otros respondieron perfectamente al tratamiento desapareciendo la sintomatología al cabo de un mes.
-¿Por qué sangran los galgos? En los galgos, el hematocrito, la concentración de hemoglobina, el recuento de glóbulos rojos y la viscosidad de la sangre son más altos. Por el contrario el recuento de glóbulos blancos, neutrófilos y plaquetas es menor que en otras razas. En la comunidad de galgos, se utiliza el término “galgo sangrador”, para nombrar a aquellos que sangran espontáneamente o después de un traumatismo o cirugía leve. El galgo por ejemplo es una de las pocas razas que presenta el síndrome urémico hemolítico o púrpura trombocitopénica, descrita en galgos de carreras alimentados con dietas a base de carne cruda.
Otro estudio revela que el 67% de los galgos retirados de las carreras presentan soplos cardiacos..
-El azucar se ha mostrado como excelente medio de tratar heridas abiertas contaminadas, tales como quemaduras o heridas quirúrgicas contaminadas. Es importante primero lavar y limpiar la herida y después cubrirla con una capa de azucar de 1cm de espesor, cambiando el vendaje una o dos veces al día, aunque en heridas grandes y muy exudativas puede ser necesario cambiar el vendaje más veces. En cada cambio de vendas se debe lavar la herida.
-Un 83% de perros diabéticos presentan alteraciones analíticas que confirman la presencia de pancreatitis o de insuficiencia pancreática exocrina, sin mostrar signos clínicos compatibles ni cambios ecográficos en el páncreas.
-Los parches de lidocaína que se usan en las personas para tratar determinados tipos de dolor, cómo los producidos por osteoartritis, neuropatía diabética y neuralgia postherpética, se ha demostrado que producen una buena analgesia en perros con cojeras, erosiones graves e incisiones quirúrgicas, sin efectos tóxicos aparentes.
-Los ácidos grasos parecen mostrarse útiles para inhibir el crecimiento de células tumorales. Los ácidos grasos eicosapentaenoico, linolénico y gamma linolénico inhiben el crecimiento de células tumorales en humanos y en perros. Las células tumorales de la vejiga parecen ser las más susceptibles a este tipo de medicamentos.
-La gravedad de los signos clínicos a que dará lugar la Leishmaniosis dependerá de la respuesta inmunológica del animal. Los signos más comunes son aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, lesiones cutáneas, pérdida de peso, anemia, lesiones oculares e insuficiencia renal. Habrá anemia, alteraciones de los valores de las proteínas y alteraciones de los valores renales. Los resultados obtenidos tras punciones de médula ósea en perros afectados revelan que las alteraciones observadas en ésta podrían servir para establecer la progresión que tendrá la enfermedad. Son necesarios nuevos estudios para saber si los análisis de médula ósea servirán también para identificar animales sin signos clínicos que podrían desarrollar la enfermedad.
-El riesgo de infección por el virus de la influenza parece aumentar. Se han observado dos síndromes clínicos en los perros infectados por este virus, una forma leve y otra más severa que se complica con neumonía. Los afectados por la forma leve desarrollan una tos blanda y húmeda que persiste entre 10 y 13 días a pesar de la terapia con antibióticos y antitusígenos Algunos perros mostrarán una tos seca similar a la de la tos de las perreras. Pueden tener además una secreción nasal. El problema aparece cuando algunos de estos perros desarrollan una neumonía caracterizada por fiebre alta, que causara la muerte en un 5-8% de los perros. La incubación dura 2 a 5 días y el perro eliminará el virus durante 4 a 7 días. La transmisión entre perros es muy frecuente, y sólo el 20% de los perros que son portadores del virus no manifestarán síntomas pero si podrán trasmitir la enfermedad.
-Los laboratorios Pfizer han lanzado un nuevo y novedoso medicamento, con el nombre de Convenia. Los estudios han demostrado que un gran número de tratamientos antibióticos orales fracasan por fallos en su administración. Éste nuevo medicamento (cefovecina sódica) se presenta en forma inyectable, y debe ser administrado con una única inyección cada 14 días. A veces una sola aplicación será suficiente para controlar el proceso. Se ha mostrado muy útil para el tratamiento de infecciones de piel, vías urinarias y procesos respiratorios, aunque su espectro de acción se verá aumentado en un corto plazo de tiempo.
-El número de tumores en caso de los mastocitomas cutáneos no influye en el pronóstico del animal. Esto significa que la esperanza de vida de un perro afectado por este tipo de neoplasia no dependerá del número de tumores que presente. Lo que si se es cierto es que la presencia de metástasis en los ganglios linfáticos es un mal pronóstico.
-Se está desarrollando un nuevo fármaco para tratar perros epilépticos. Se llama, de momento, ELB 138. Su administración crónica es bien tolerada y se han observado pocos efectos secundarios. El estudio se ha realizado con 29 perros y parece demostrarse que la frecuencia de ataques se reduce en un 50%. Habrá que estar atentos a la evolución de las investigaciones con este nuevo medicamento.
-Los laboratorios veterinaria Esteve han puesto en el mercado un fármaco. Se trata de antiobesitario canino, que se llama Yarvitan. El principio activo es la Mitratapida. Este medicamento unido a las dietas que prescribimos en los perros obesos nos permitirá tratar con mayor éxito el gran problema que supone tener un perro con sobrepeso. Su mecanismo de acción reduce la absorción y el metabolismo de los lípidos de la dieta. Estos lípidos permanecen en el interior de los enterocitos (células del intestino) eliminándose posteriormente durante el proceso de renovación de estas células intestinales.
-En breve, los laboratorios Pfizer pondrán en el mercado un nuevo fármaco específico para tratar los vómitos en el perro. Al parecer en los ensayos clínicos efectuados se ha demostrado sumamente eficaz. Sin duda será estupendo contar con el, ya que hasta ahora los veterinarios hemos tenido que hacer uso de medicamentos de uso humano que no siempre son capaces de controlar este grave síntoma de numerosas enfermedades. Su nombre comercial será Serenia y su principio activo es maropitant citrato.
-Los perros que padecen colapso traqueal son al parecer más propensos a padecer hepatopatías. La mayoría de estos perros presentan elevación de las transaminasas y de los ácidos biliares. Será por tanto conveniente estar pendientes de la funcionalidad hepática en los animales que sufran este tipo de patología.
-Un estudio realizado en los perros que tiran de trineos (musher) demuestra que el 48% de estos perros desarrollan alteraciones de la funcionalidad y apariencia de la mucosa gastrointestinal después de un ejercicio extremo. Estos cambios aparecen a las 24 horas de el ejercicio, y al parecer están en relación con el tiempo de duración del esfuerzo. Las lesiones digestivas consisten en erosiones y ulceraciones.
-Un interesante estudio ha demostrado que diprionato de imidocarb, que muchas veces utilizamos para el tratamiento de la ehrlichiosis canina, no es eficaz a la dosis de 6,6 mg/ Kg intramuscular. El tratamiento de elección para esta grave enfermedad sigue siendo la doxicicilina. Este estudio entra en contradicción con los con muchos artículos que afirman que el medicamento es plenamente eficaz contra la ehrlichia.
-Recientes estudios relacionan la otitis externa con la queratoconjuntivitis seca (ojo seco). Los resultados sugieren que en aquellos perros de razas con predisposición a esta patología ocular, cuando padecen una otitis externa, la producción de lágrimas se reduce. En otros perros la asociación entre ambos trastornos no es significativa.
-Un estudio realizado sobre hembras de pastor alemán castradas, entre los 5 y 10 meses (que debería ser extrapolable al resto de las razas) demuestra que estas perras manifiestan un incremento en la capacidad de reacción frente a estímulos como el acercamiento de personas desconocidas con perros desconocidos. En las observaciones realizadas se ha visto que estas perras, en comparación con las sexualmente intactas, levantan más veces la cabeza, desplazan las orejas hacia delante más a menudo y elevan la comisura de los labios, saltan, y ladran más, ante estímulos como los nombrados anteriormente.
Noticias extraídas de las revistas Argos y Consulta Veterinaria.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.José Enrique Zaldívar.

mayo 23, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 27 comentarios

GORILAS EN EL ÉBOLA

Gorilas en el Ébola
Luis Miguel Ariza 18/5/07.Publicado en el suplemento EP(S), de El País.

El parque nacional de Ozdala, en el corazón del Congo, es una extensión de bosque tropical que cubre más de 13.200 kilómetros cuadrados y que constituye uno de los ecosistemas más misteriosos e impenetrables. “Si no tienes el camino hecho, te puede llevar hasta cuatro horas avanzar 500 metros”, dice José Domingo Rodríguez-Teijeiro, catedrático de biología de la Universidad de Barcelona. “Es como andar por un corredor en el que sólo puedes ver un metro por delante y otro por detrás”.
Cincuenta kilómetros al suroeste del parque se localiza una región llamada Lossi. Con una extensión de unos 320 kilómetros cuadrados, el lugar acumula una concentración tan excepcional de gorilas que no se da en ningún otro lugar del mundo. Y es en este mundo de penumbra donde el equipo de Rodríguez-Teijeiro, liderado por la antropóloga Magdalena Bermejo, viene denunciando una matanza sin precedentes: más de 5.000 gorilas de llanura (Gorilla gorilla gorilla) podrían haber sucumbido ya al zarpazo del virus Ébola, el organismo más letal que se conoce, según afirman en el estudio más reciente publicado en la revista Science. Se calcula que quedan unos 94.000 de estos animales. De acuerdo con otras estimaciones procedentes del Instituto Max Planck, el Ébola y la caza furtiva podría haber acabado ya con el 25% de los ejemplares. “Lo que está haciendo el virus es atacar a las poblaciones grandes”, explica Peter Walsh, antropólogo del Instituto Max Planck. “La mayor parte de todos los que hay en el mundo se concentran en una zona donde la gente los mata para comer, por lo que el virus y la caza pueden colocarlos en un estado de extinción ecológica”. Un escenario plausible en las siguientes décadas, que presenta a los gorilas en poblaciones de unos pocos individuos, que requerirían de vigilancia y continuas intervenciones médicas para que no desaparecieran: un parque zoológico en plena selva.
Las primeras sospechas sobre la acción destructiva del Ébola en estos primates se remontan al año 2000, cuando científicos del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville (Gabón) confirmaron mediante exámenes genéticos la presencia del virus en seis cadáveres, cuatro de gorilas y dos de chimpancés. En esa ocasión, el Ébola surgió de la selva y acabó rápidamente con la vida de cien personas. Estos zarpazos a las poblaciones humanas, intermitentes y mortíferos, suelen relacionarse con el hallazgo de carcasas de grandes monos. “Sabíamos que esto podría ocurrir desde hace al menos 10 o 12 años”, explica Walsh. “Lo que la gente discutía entonces era que el Ébola no estaba matando a muchos animales, por lo que decían: ‘No tenemos de qué preocuparnos’. Nosotros venimos a decir que sí, que la matanza es grande”. Los análisis genéticos pueden ser sólo la punta de un iceberg, precisamente porque en un lugar tan inextricable como Lossi, tropezarse accidentalmente con un cadáver de gorila mientras uno se abre paso con una visibilidad tan reducida, resulta algo excepcional. “No lo encuentras, a menos que la carcasa sea reciente y la detectes por el olor a carne podrida”, explica Rodríguez-Teijeiro.
A las dificultades impuestas para realizar más análisis se suma otra: si la carcasa está infectada, manejarla con las manos desnudas resulta un suicidio; algunas variantes del Ébola han matado a nueve personas de cada diez que infectan. “La probabilidad de contaminación es de un 100%”, afirma Rodríguez-Teijeiro. Por eso, los virólogos que toman muestras tienen que enfundarse un traje de protección bacteriológica dotado de aire propio en un ambiente sofocante, con 25 grados de temperatura y una humedad altísima. De esta manera, realizan una autopsia en medio de una naturaleza salvaje. Las máscaras se limpian a fondo una vez hecho el trabajo. Con el Ébola, nada puede dejarse al azar.
Bermejo lleva observando a los gorilas desde 1994, acostumbrándolos a la presencia humana, dentro de un proyecto del programa ECOFAC (Conservación y Utilización Racional de los Ecosistemas Forestales de África Central), para incentivar el turismo ecológico en la región. Es un trabajo lento y difícil. “Hay que tener paciencia, y estar quieto, sobre todo al principio”, explica Rodríguez-Teijeiro, describiendo las experiencias de su colega. “Ella ha tenido la valentía de aguantar el ataque de un espalda plateada, 200 kilos de musculatura, a medio metro, mientras el macho produce unos alaridos espantosos y muestra sus grandes incisivos. De ahí el apodo de dama de hierro con que se la conoce”. Este tipo de ataques pone a prueba los nervios del observador, hasta que los animales se habitúan a su presencia.
Aparte de los estudios de comportamiento, el programa de ECOFAC quiere rentabilizar una de las zonas más ricas en gorilas del planeta. Las sumas dejadas por los turistas, que ansían contemplar y fotografiar a estos extraordinarios animales en sus nidos, pueden resultar más ventajosas para los habitantes de las aldeas cercanas a Lossi que ceder a la tentación de matar a los primates y malvender carne de gorila en los mercados. Lossi es precisamente un santuario (reserva natural de fauna desde 2001) debido al respeto local que infunden estos animales; los lugareños piensan que el gorila es mucho más que un animal, que tiene algo así como alma.
El Ébola ha irrumpido en el proyecto de forma desastrosa. Los gorilas a los que Bermejo se ha ido aproximando con lentitud para ganarse finalmente su confianza se han desvanecido casi de la noche a la mañana. En el otoño de 2002, la epidemia se propagó hasta el límite este del santuario, y pareció detenerse en los márgenes del río. El equipo español observó entonces que varios grupos de gorilas habían sobrevivido, quizá por algún tipo de inmunidad natural, lo que alimentó las esperanzas para reemprender el programa. Fue un respiro pasajero. El virus continuó su expansión, esta vez hacia el sur, y en enero de 2004 eliminó a 91 de los 95 individuos reconocibles por el grupo de españoles. Los dos años siguientes cuentan una historia pesimista; el equipo de Bermejo cree que el virus ha limpiado de gorilas una zona de 2.700 kilómetros cuadrados.
La historia del Ébola en las poblaciones de gorilas y chimpancés corre paralela a los inexplicables zarpazos que el virus ha asestado a las poblaciones humanas desde que, en 1976, apareció en el Congo (el antiguo Zaire), en las riberas del río Ébola. Popularizado en la obra de Richard Preston La zona caliente, el virus destroza tejidos y vasos sanguíneos, provocando fiebres, dolores intensos de cabeza y vómitos. La persona infectada puede exhibir un color rojizo en los ojos y vomitar una especie de esputo sanguinolento. Preston describe de forma dramática algunos de los síntomas: “Empezó a parecer un zombi”.
El Ébola ha matado en África a más de 1.200 personas en un cuarto de siglo, de acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud); una cifra que, estadísticamente, es una gota en la mortalidad ocasionada por otras enfermedades tropicales, como la malaria (entre uno y cinco millones de muertes anuales), las infecciones respiratorias (más de cuatro millones), la diarrea (2,2 millones) y el sida (3 millones). Lo cierto es que, al tratarse de un “virus caliente”, con una letalidad muy alta en los humanos ?entre el 41% y el 100%?, la atención que despiertan los brotes de Ébola desplaza a menudo a los otros grandes matadores, menos espectaculares, aunque siniestramente más eficaces.
Las reacciones que causa el Ébola cuando irrumpe en las pobres aldeas africanas cristalizan en una palabra: terror. Al principio sólo es un dolor de cabeza que no desaparece con los analgésicos. Luego, tras una incubación extraordinariamente variable, entre 2 y 21 días, sobrevienen las fiebres y hemorragias, y la irrupción de la enfermedad es rápida y mortífera.
El patrón suele ser el mismo. Una partida de caza termina con el hallazgo de una carcasa de gorila o chimpancé infectado. Alguien lo toca, se pone enfermo y queda bajo el cuidado de la mujer en su casa. Más miembros de la familia mueren, cunde el pánico y se produce una desbandada. Si el virus ya no tiene a quien matar, el brote queda extinguido. Si alguno de los familiares llega al hospital local, contagia el virus a otras personas en la sala de espera, que retornan a sus aldeas recorriendo decenas de kilómetros a pie, extendiendo la epidemia. En las fases más virulentas de ésta, la gente simplemente abandonaba aterrorizada a sus familiares que agonizaban, o dejaban cartas en los hospitales con instrucciones de quemar sus casas y los cuerpos de sus seres queridos.
Lo que sigue trayendo de cabeza a los investigadores es el misterioso reservorio natural del virus, qué animal lo porta sin sufrir la enfermedad. La alta mortandad que ocasiona en los grandes primates los descarta de un plumazo. Algunos estudios apuntan a ciertas especies de murciélagos frugívoros y sus cuevas como los focos iniciales de transmisión, aunque no existe certeza… Aún.

mayo 20, 2007 Posted by | Ciencia y Biología | , , , , | Deja un comentario

TOXOPLASMOSIS Y COLONIAS DE GATOS

A través de una colaboradora habitual de Equanimal, que “bombardea” mi correo con interesantes noticias sobre el mundo animal (gracias Ana), me ha llegado una información que se puede leer en la página del Consejo General de Veterinarios de España. Se refiere en ella al “problema” de las colonias de gatos en Madrid, y la repercusión que para la salud pública pueden tener. En el enlace podéis leer las opiniones de una veterinaria clínica, y las de la veterinaria titular del Centro de Protección Animal del Ayuntamiento.
Me quedo con las opiniones de Isabel, y no tanto con las de María José . Ya en una ocasión expuse mi parecer al respecto en una entrevista que se me hizo para la revista El Mundo del Gato, donde las preguntas que respondí se centraban sobre el tema de la Toxoplasmosis, enfermedad que provoca “terribles” miedos entre la población. Este pánico ha sido fomentado, en ocasiones, por los ginecólogos, que no me cabe la menor duda, quieren lo mejor para sus clientes. Lo normal es que el médico pregunte a su paciente cuando está embarazada si tiene gato. Cuando la respuesta es afirmativa, tampoco es raro oír: “pues desagase de él”. Y es entonces cuando los veterinarios clínicos entramos en acción, y claro los intereses de nuestros pacientes (los gatos) se enfrentan a los intereses del ginecólogos, más que a los de las embarazadas, que una vez oído lo que opina su médico nos piden consejo. El mio es siempre el mismo: “hazte la prueba de la toxoplasmosis y luego me cuentas”. Me pueden contar dos cosas: que dieron anticuerpos contra la enfermedad, lo que me alegra sobremanera, porque significa que estarán inmunizadas o que me digan que dan negativo, lo que obliga a explicar algunas de las cosas que leeréis más adelante.
Lo cierto es que hay mucho mito sobre esta enfermedad, y las cosas no siempre se cuentan como son. Cuando un cliente me pide que le haga la prueba de la toxoplasmosis a su gato, yo le pregunto: “¿para qué?” Dará igual, de hecho no está indicada en gatos sanos. Si se la hago y me da negativo, esto no implicará que durante el embarazo de su propietaria la pueda contraer (aunque tranquiliza saber que no tiene anticuerpos contra el toxoplasma). La otra opción será que dé anticuerpos, lo que no significa que esté pasando la enfermedad, sino qué puede significar que alguna vez, a lo largo de su vida, entró en contacto con este microorganismo y generó defensas contra él. Debemos saber que un gato tan sólo eliminará ooquistes infectantes durante unas pocas semanas a lo largo de su vida, y lo más importante, que una vez acontecido este episodio, no lo volverá a hacer. Así de claro y así de rotundo. Por tanto será sumamente raro que ese gato los elimine precisamente durante el embarazo de su propietaria. Sería además una gran casualidad.
Debo decir que tengo dos hijos, y que mi mujer es veterinaria. Cuando quedó embarazada del primero se hizo la prueba y dio positivo, cómo era de esperar. En mi casa había en ese momento cuatro gatos y dos perros. El embarazo fue normal, como el segundo, y no pasó nada. Seguramente tampoco hubiera pasado nada, si hubiera dado negativo, pero una persona que desde pequeña ha andado con gatos y qué además se ha dedicado a la veterinaria durante muchos años, es normal que tenga altas tasas de inmunoglobulinas contra esta enfermedad.
En caso de duda, las medidas de higiene, y el evitar que la mujer embarazada manipule la bandeja del gato, debe ser suficiente. No hay porque alarmarse. Y cuidado con las carnes crudas. Y si la embarazada tiene un jardín por el que han podido pasar gatos, un poco de cuidado al manipular la tierra (unos guantes, por ejemplo), por si hubiera algún resto de materia fecal.
Esto es algo similar a lo que ocurre con el quiste hidatídico, de cuyo contagio se ha culpado siempre al perro. ¿Cuanta gente afectada de esta enfermedad nunca ha tenido perro? Pues mucha, y conozco algunos casos. La ingestión de verduras que crecen en los huertos, sin lavar, son causa muchas veces de estos contagios. Evidentemente el que defecó sobre las verduras fue el perro parasitado, pero no es lo mismo. En 25 años de profesión, sólo he visto un perro con la tenia hydatígena. Pero bueno, sobre este asunto ya contaré algo en otra ocasión.
Las medidas que propone la veterinaria del Ayuntamiento me parecen un tanto exageradas, pero también hay que comprender la tribuna desde la que las hace, y su cargo dentro del sistema sanitario. Desde el lado de los clínicos al que pertenece Isabel, las opiniones son, con razón, diferentes. Evidentemente la Administración y sus funcionarios tienen que responder a las expectativas de los ciudadanos y sus quejas, pero tampoco deben olvidar la excelente función de control de roedores que desarrollan estos animales. Yo no veo tan difícil el establecimiento de colonias estables con controles sanitarios, como se ha hecho ya en Cataluña. Evidentemente sin la colaboración de los Ayuntamientos es realmente imposible. Y la pregunta es la de siempre: ¿quieren o no quieren?Os dejo aquí algunos datos técnicos sobre la Toxoplasmosis:
El agente causal es el Toxoplasma gondii. Es frecuente la infestación en muchos vertebrados de sangre caliente, pero SÓLO LOS FELINOS COMPLETAN EL CICLO BIOLÓGICO Y ELIMINAN HECES CON OOQUISTES resistentes en el medio ambiente. En su ciclo el toxoplasma pasa por diversas fases, que reciben los nombres de esporozoitos, taquizoitos y bradizoitos. Los vertebrados de sangre caliente se pueden infectar por cualquiera de estas formas, además de por los ooquistes o por ruta transplacentaria.
LOS GATOS, CÓMO NO SUELEN COPRÓFAGOS SE SUELEN INFECTAR AL COMER CARNE CRUDA.
Cómo dato SUMAMENTE IMPORTANTE, debéis saber que los ooquistes son expulsados en las heces del gato al medio ambiente durante sólo 3-21 días. El gran problema es que estos ooquistes pueden sobrevivir en el medio ambiente durante MESES A AÑOS y son resistentes a la mayoría de los desinfectantes. También es importante saber que los bradizoitos pueden persistir en los tejidos de POR VIDA.
Otro dato importante: RARA VEZ se comunica la detección de ooquistes de Toxoplasma en las heces en los estudios de gatos diarreicos con exposición natural.
Los gatos infectados por vía transplacentaria o lactacional suelen morir con frecuencia por problemas respiratorios o hepáticos. Casos excepcionales suponen los gatos que sufren Leucemia o Inmunodeficiencia o Peritonitis Infecciosa. En estos animales inmunodeprimidos los toxoplasmas pueden producir una infección generalizada.
Se dan casos de Toxoplasmosis CRÓNICA en algunos gatos.
Es una enfermedad SUMAMENTE COMPLICADA de diagnosticar. Sería sencillo si se consiguiera aislar en toxoplasma, pero esto es muy complicado. Las diversas fases por las que pasan los toxoplasmas cómo son los taquizoitos y los bradizoitos rara vez se detectan en los tejidos, efusiones, líquidos de lavado traqueo bronquial, LCR o humor acuoso de los gatos infectados. La detección de ooquistes en las heces de los gatos con diarrea sugiere toxoplasmosis pero no es definitivo, porque existen otras infecciones producidas por protozoos, cuyos ooquistes son similares.
A nivel de análisis de sangre tampoco los datos aportarán nada definitivo. Los anticuerpos anti-T. Gondii (Inmunoglobulinas M, G y A), pueden detectarse en el suero de GATOS NORMALES, así como también en aquellos con sintomatología. De todos estos marcadores el más interesante es la IgM, porque esta clase de anticuerpos raramente se detecta en gatos sanos. A modo ORIENTATIVO se podría hacer un diagnóstico en base a:
-Demostración de anticuerpos en suero, que documenta la exposición al toxoplasma.
-Demostración de un título de IgM mayor de 1:64 o un cuádruple aumento o mayor en el título de IgG, lo cual sugerirá infección reciente o activa.
-Signos clínicos compatibles con toxoplasmosis.
-Exclusión de otras enfermedades.
-Repuesta positiva al tratamiento adecuado.
Se entiende por tanto que será imposible diagnosticarla en una colonia de gatos callejeros, salvo cuando sean recogidos para su adopción y aún así, la mayoría de las veces quedará la duda.
Como algunos gatos sanos títulos inmunes séricos elevados en extremo y algunos enfermos títulos bajos, la magnitud de este parámetro carece de importancia significativa en el diagnóstico clínico de la toxoplamosis. Puesto que el organismo no puede erradicarse del cuerpo, la mayoría de los gatos mantiene títulos positivos de por vida, por lo que no se obtiene mucho con la repetición de los análisis después de resolverse la enfermedad clínica.
El método más preciso de diagnóstico es la detección del ADN del toxoplasma mediante una técnica denominada PCR. Aún así este ADN puede ser localizado en la sangre de gatos sanos, por lo que no servirá para saber si el gato tiene una infección activa o la tuvo en un tiempo pasado.
ASPECTOS ZOONÓTICOS Y PREVENCIÓN
La toxoplasmosis es una ZOONOSIS de importancia, es decir transmisible a la especie humana. La infección primaria materna durante la gestación puede causar toxoplasmosis clínica en el feto; los mortinatos, enfermedad del SNC y enfermedad ocular. Los enfermos de SIDA pueden desarrollar encefalitis
.
LAS PERSONAS POR LO GENERAL ADQUIEREN TOXOPLASMOSIS MEDIANTE LA INGESTA DE OOQUISTES ESPORULADOS O QUISTES TISULARES, O POR RUTA TRANSPLACENTARIA. PARA PREVENIRLA SE DEBE EVITAR LA INGESTIÓN DE CARNES POCO COCIDAS. SI BIEN LA TENENCIA DE UN GATO MASCOTA FUE ASOCIADA EPIDEMIOLÓGICAMENTE CON LA ADQUISICIÓN DE TOXOPLASMOSIS EN UN ESTUDIO DE MUJERES EMBARAZADAS, EL CONTACTO CON EL GATO INDIVIDUAL TAL VEZ NO SEA UN MEDIO COMÚN PARA INFECTARSE POR LOS SIGUIENTES MOTIVOS:

-Los gatos en general sólo eliminan ooquistes durante 3 a 21 días después de la infección primaria.
-La excreción reiterada es rara, incluso en aquellos gatos con Leucemia, Inmunodeficiencia o PIF, e incluso en aquellos tratados con inmunosupresores como los corticoesteroides.
-Estudios experimentales han demostrado que gatos infectados a las 16 semanas de la infección ya no expulsaban ooquistes.
-Los gatos raramente permiten que sus heces permanezcan sobre su piel durante tiempos prolongados hasta la esporulación de los ooquistes; el organismo no fue aislado del pelo de gatos que excretaron millones de ooquistes en los 7 días previos.
-LA TENENCIA DE GATOS POR PERSONAS CON SIDA O LOS PROFESIONALES VETERINARIOS DE LA SALUD NO SUPONE MAYOR RIESGO PARA LA ADQUISICIÓN DE LA ENFERMEDAD.
En cuanto a los perros, estos no completan la fase enteroepitelial del Toxoplasma gondii, pero pueden transmitir mecánicamente la enfermedad después de ingerir heces felinas. La toxoplasmosis canina puede prevenirse no permitiendo la coprofagía y administrando la carne y sus derivados sólo cocidos
Dado que el ser humano no se infecta con Toxoplasma gondii habitualmente por el contacto con gatos individuales, no se recomienda realizar pruebas sobre esta enfermedad a gatos sanos. Ningún análisis serológico predice con exactitud si un gato eliminó ooquistes en el pasado y la mayoría de los gatos que los están eliminando son negativos. La mayoría de los gatos seropositivos han completado ya el periodo de eliminación de ooquistes y es raro y poco probable que los vuelvan a eliminar. La mayoría de los gatos seronegativos eliminarán ooquistes si se infectan y diseminaran el microorganismo.
Bibliografía:
Nelson y Couto-Medicina interna de pequeños animales. Tercera edición. Año 2005.
Ettiger y Feldman-Medicina interna veterinaria. Sexta edición. Año 2007

José Enrique Zaldívar.
Veterinario.

mayo 14, 2007 Posted by | Enfermedades del gato | , | 4 comentarios

UMBRAL DE DOLOR. EL TORO: NACIDO PARA COMBATIR

UMBRAL DEL DOLOR.
El toro: nacido para combatir.Con este título tan sugestivo, y firmado por Juan Carlos Illera, aparece de nuevo en escena el controvertido estudio sobre la lidia del toro. No se cuenta nada nuevo. Lo mismo que apareció en la revista taurina 6 toros 6. Se insiste de nuevo en las tasas de ACTH y cortisol, olvidando claro está lo que yo expuse en mis conclusiones y que titulé: Por qué el toro si sufre. Se olvida por tanto de la necesidad de la integridad del sistema nervioso y sus transmisores neuronales para que el estudio hormonal tenga validez. ¿Se ha medido acaso esa integridad en los toros a los que se les ha extraído sangre? Me temo que no. Insiste en las betaendorfinas, cuando recientes estudios demuestran, al parecer, que estos mediadores del dolor tiene muy poco que ver en el dolor de tipo neurológico, que sin duda sufre el toro.
Yo por mi parte seguiré informando de lo que sobre este apasionante asunto vaya descubriendo.
El artículo que he copiado y pegado, se publicó el jueves 10 de mayo en el suplemento “San Isidro” del diario ABC.

Dice así:
La literatura científica define el término estrés como cualquier factor que actúe interna o externamente, frente al cual es difícil adaptarse y que induce un aumento en el esfuerzo por parte del animal para mantener un estado de equilibrio interno (homeostasia) y con su ambiente externo. El animal para hacer frente a cualquier estímulo estresante (estresor) desencadena una respuesta neuroendocrina compleja, que afecta a diferentes sistemas orgánicos dando lugar a una serie de reacciones que permiten su adaptación al citado estímulo.
Cuando uno asiste a cualquier festejo taurino le asaltan multitud de preguntas. Por qué un animal que es introducido en un medio “hostil”, la salida al ruedo, en vez de huir, como sería lo lógico, reta a todo aquel que le está observando y embiste al capote. Por qué este mismo animal, al que se le está causando dolor (en la suerte de varas y banderillas), no sólo sigue sin huir, sino que cada vez es más combativo y sigue luchando. Además de los factores genéticos inherentes al Toro de Lidia, debe existir algún mecanismo adaptativo que provoque esta respuesta en esta raza vacuna, no observada en otras razas de su misma especie. Hoy por hoy, aún no existía ninguna respuesta basada en resultados científicos para explicar este comportamiento del Toro de Lidia. Considerando los festejos taurinos como factores altamente estresantes, el objetivo de nuestro estudio ha sido investigar los mecanismos de respuesta neuroendocrina al estrés en el toro de lidia, durante la lidia y los festejos de recortes, así como evaluar si esta respuesta neuroendocrina podría modificar el umbral del dolor de estos animales.
Todos los animales proceden de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid: 180 toros y 120 novillos lidiados en distintas ferias y 40 toros utilizados en los festejos de recortes.
Ante la imposibilidad de utilizar los animales controles antes de los festejos taurinos, ya que cualquier manipulación de estos no está permitida, los resultados obtenidos han sido comparados con otra situación a la que están sometidos estos animales como el transporte a la plaza o al matadero.
En primer lugar queríamos medir la respuesta de adaptación del toro de lidia frente al estresor (lidia o recorte) y comprobar si ésta era similar a la de otras razas de ganado vacuno. Para ello, empleamos la valoración del denominado eje adrenocorticotropo, utilizado convencionalmente como indicador del estrés. Lo primero que encontramos es que el toro presenta una respuesta endocrina totalmente diferente a la de otras razas vacunas y a otras especies animales, por tanto lo podríamos calificar como un animal “especial”, endocrinológicamente hablando, en su adaptación a la situación de estrés que supone la lidia. Cuantificando las hormonas del mencionado eje adrenocorticotropo (la hormona hipofisaria ACTH, y la hormona corticoadrenal cortisol), hemos comprobado que durante la lidia el toro libera menos cantidad de ACTH y cortisol que durante el transporte, lo que significa que este animal tiene una mejor respuesta al estrés provocado por las distintas suertes de la lidia. Por supuesto que el toro tiene estrés, pero con estos análisis hemos podido demostrar que la adaptación del animal frente a la lidia es mejor que frente a otras situaciones. Pensamos, incluso, que el momento más estresante para el animal es su salida al ruedo y que, a partir de ese momento, se pone en marcha este mecanismo neuroendocrino que le permite irse adaptando a las distintas suertes de la lidia.
La edad es un factor que influye en la adaptación al estrés de la lidia, ya que hemos observado diferencias significativas en las concentraciones hormonales de toros y novillos, siendo superiores los niveles hormonales en los novillos. La lidia implica un ejercicio y al ser los novillos animales más jóvenes están menos entrenados. La adaptación a este esfuerzo implica que, cuanto mayor es el entrenamiento, mejores serán los resultados de adaptación y por tanto menor el estrés lo que concuerda con nuestros resultados. Además de que es obvio que en los animales más jóvenes las respuestas neuroendocrinas al estrés son más acusadas que en los animales de mayor edad.
Para comprobar que nuestros resultados obtenidos en animales lidiados eran consistentes, los comparamos con toros utilizados en festejos de recortes, donde los animales no se les aplican los tercios de varas y banderillas y no se sacrifica al animal con la espada. Nuestra sorpresa a sido comprobar que los niveles de hormonas ACTH y cortisol estaban más elevados en estos últimos animales que en los procedentes de la lidia. A tenor de estos resultados podemos indicar que las corridas de recortes son más estresantes para los toros que la lidia normal, lo que coincide con la hipótesis de que el momento más estresante para el animal es la salida al ruedo.
La pregunta que surge a continuación es por qué si durante la lidia se somete al animal a los tercios de varas y banderillas, la adaptación al estrés es mejor que en animales que no son manipulados. Debe existir otro mecanismo que permita que el toro se adapte de tal forma que finalice la lidia con un menor nivel de estrés que el que se produce en los festejos de recortes.
Por ello, otro objetivo de nuestro estudio fue intentar conocer el umbral del dolor de los animales lidiados mediante la medición de las betaendorfinas. Las betaendorfinas son opiáceos endógenos y una de las hormonas encargadas de bloquear los receptores del dolor (nocireceptores) en la zona donde éste se está produciendo, hasta que llega un momento en que el dolor deja de sentirse.
Por los resultados obtenidos hemos podido comprobar que el umbral de dolor en los toros es altísimo. Es decir, durante la lidia liberan grandes cantidades de betaendorfinas que, además de permitirles soportar el dolor (efecto analgésico), les permitiría una mayor adaptación al estrés, aunque estos resultados son preliminares y necesitan estudios más exhaustivos.
A la vista de estos primeros resultados, en un futuro próximo vamos a intentar seguir profundizando en la endocrinología del toro de lidia y su adaptación al estrés y al dolor. Nos proponemos estudiar a nivel local los receptores del dolor y también la liberación por parte del sistema nervioso central de otras hormonas o sustancias relacionadas con la respuesta adaptativa del Toro de Lidia al estrés y el dolor.

mayo 13, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | Deja un comentario

BUENAS NOTICIAS PARA EL LINCE IBÉRICO

España alcanza un pacto con Portugal para la protección del lince ibérico
El acuerdo contempla la apertura en el país vecino de un nuevo centro para la cría en cautividad
EFE/ALMERÍA
El Gobierno español ha alcanzado un acuerdo con el portugués para suscribir un pacto para la defensa del lince ibérico, por el que se abrirá en el país vecino un nuevo centro para la cría en cautividad de esta especie. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dijo ayer que, una vez alcanzado el principio de acuerdo, en estos momentos se encuentra a la espera de que la firma oficial.Mediante este pacto se extenderían al territorio luso las medidas adoptadas para la conservación de esta especie por el Gobierno central en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, territorios que «han demostrado tener responsabilidad política» para que se recupere el lince ibérico en el territorio nacional. Narbona señaló que, en virtud de las negociaciones iniciadas, las autoridades portuguesas se mostraron dispuestas a abrir en su territorio un centro para la cría en cautividad de esta especie.Según dijo, el Ministerio de Medio Ambiente también está impulsando la puesta en marcha del segundo centro de esas características en España, que se instalará en una finca de la Confederación Hidrográfica del Tajo en Extremadura, lugar en el que existe un «entorno propicio» para garantizar la vida de esta especie.La ministra hizo también referencia a la infección vírica, «parecida a la leucemia», presumiblemente contagiada por felinos domésticos y gatos asilvestrados, por la que, en los últimos meses, han muerto tres ejemplares de lince ibérico. Manifestó su apoyo a la decisión de vacunar medio centenar de ejemplares y enfatizó que las Administraciones «van a intentar» evitar que este virus siga afectando a miembros de la especie.Los siete últimos linces nacidos este año en tres camadas diferentes en el centro El Acebuche, de Doñana, son cuatro machos y tres hembras, según se informó ayer. Los cachorros fueron sometidos a examen veterinario en abril. Todos, de momento, se encuentran bien.

mayo 13, 2007 Posted by | Ciencia y Biología | , , , , , | Deja un comentario

CLONACIÓN: ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

He aprovechado una información aparecida en El País para introduciros en el tema, y he indagado en internet para obtener el máximo de información. Hay muy poco de mi propia cosecha porque es un campo en que los veterinarios clínicos no trabajamos. Sí son muchos los colegas que, encerrados en los laboratorios, trabajan en este interesante campo de la ciencia, y son veterinarios en muchos casos los que han obtenido los mayores éxitos. He dividido el artículo en dos partes. Una en la que intento explicaros lo más “coloquialmente” posible en qué consiste y cómo se hace, y otra donde me he decidido a interpretar los aspectos sociales, éticos y filosóficos que rodean este fenómeno. En la parte técnica he introducido un pequeño diccionario con las palabras más utilizadas para que os ayuden a entenderme, y que he denominado “guia para no perderse.
CLONACIÓN
La Real Academia define la clonación como la acción y efecto de clonar. Clonar es aislar y multiplicar en un tubo de ensayo un determinado gen o un trozo de ADN. También podemos definir clonación como una técnica de laboratorio que crea un ser vivo igual al que le dio origen.
CLON
Científicamente es un conjunto de seres vivientes creados en un laboratorio por una técnica asexual. Se considera, por tanto, una técnica de reproducción artificial, ya que se obtiene sin la aportación de gametos y sin contacto sexual.
Para realizarla es necesario un núcleo de cualquier célula y un óvulo donante.
En los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual, por la que dos gametos (espermatozoide y óvulo) se unen, formando un zigoto, que se desarrollará hasta embrión y luego a individuo. Existen muchos tipos de clonación: gemación artificial, paraclonación, clonación verdadera…
Los experimentos de clonación se pueden realizar a partir de células embrionarias (células de un embrión, es decir, células aún no diferenciadas) o de células de un adulto (células diferenciadas), por ejemplo de tejido mamario; a partir de este tipo de células es como se consiguió el clon llamado “Dolly”.
La técnica consiste en tomar los núcleos de células de individuos ya nacidos y transferirlos a óvulos no fecundados enucleados. Se originan así individuos casí idénticos o muy parecidos al donante (poseedor del núcleo introducido en el óvulo).
Por tanto, para aclararnos, el núcleo procede de un individuo nacido, se transfiere a óvulos enucleados y el embrión resultante se implanta en un útero.
PARACLONACIÓN:
Se transfieren núcleos de células procedentes de embriones o células fetales a óvulos no fecundados enucleados. El progenitor del clon es por tanto, el embrión o feto. Obtendremos individuos casí idénticos entre si, pero diferentes a los progenitores del embrión que aportó el núcleo transferido. Se pierde una generación, ya que el embrión donante del núcleo se destruye. Los individuos así nacidos se parecerían al individuo que hubiera surgido del embrión destruido.
TIPOS DE CLONACIÓN:
Existirían dos tipos de clonación: una reproductiva, cuyo fin es la obtención de individuos, y otra no reproductiva, que sería en la que el embrión obtenido no sería transferido al útero de una hembra, sino mantenido en el laboratorio durante un tiempo máximo de catorce días, contados desde la transferencia del núcleo, utilizando luego sus células para lograr en el laboratorio determinados cultivos de tejidos u órganos (esto último parece, hoy por hoy, más difícil de conseguir).
Esto plantea el problema ético de haber creado un embrión humano que ha de ser destruido para poder establecer los cultivos celulares deseados.
¿ESTÁN LOCOS ESTOS HUMANOS?
Recientemente un conocido diario publicaba un artículo que bajo el título “Gatos de ocho vidas” nos informaba de un “gran” acontecimiento científico en la facultad de veterinaria de la Universidad A&M de Texas, donde habían conseguido clonar a una gata. Su nombre es CC, que nació el 22 de diciembre de 2002, y que a día de hoy se encuentra en perfecto estado de salud. El clon se obtuvo a partir de una muestra de material genético de “Rainbow”, una gata doméstica de pelo corto. Las siglas “CC” parece que equivalen a copia de carbón, terminología informática que se utiliza cuando se envía un mismo correo electrónico a más de un destinatario, aunque también puede responder a “Clone Cat” (gato clonado) o a “Copy Cat”, nombre del programa científico de esta nueva clonación. La presentación de CC se ha retrasado porque curiosamente su color no es idéntico al de su madre.
El coste del experimento se calcula en 200000 dólares, aunque al parecer al cliente se le han cobrado 50000. Son cientos de clientes los que esperan la clonación de su perro o gato. De hecho, esta empresa desembolsó tres millones de dólares en el proyecto Missyplicity, cuyo objetivo era la obtención de un clon de una perra llamada “Missy”, ya fallecida.
La clonación canina se ha convertido, de momento, en una misión imposible para los científicos que han descubierto que los perros son animales difíciles de clonar, entre otras cosas, porque el útero de esta especie tiene escasa capacidad para la implantación de los embriones.
En el referido artículo se comentaba que un gato duplicado genéticamente tendría, en teoría, el mismo aspecto e identidad que su predecesor genético. Esto es rotundamente falso. Tan contundente afirmación no es mía, sino de numerosos científicos que trabajan en el campo de la clonación. Por ejemplo, el doctor Piedrahita afirma en sus trabajos que los cerdos clonados pueden tener el mismo grado de variabilidad en apariencia física y comportamiento que los cerdos criados por el método tradicional. En el mismo estudio dice que los clones son genéticamente idénticos, pero las similitudes acaban ahí. Abundando en esta cuestión, “CC” nació con un color diferente a su madre genética. Los científicos explican que es debido a que el patrón de pigmentación en animales con pelaje multicolor es resultado de factores genéticos y de factores del desarrollo no controlados por el fenotipo. El clon “CC” ha sido creado utilizando la transferencia nuclear. Taeyoung Shin y Duane Kramer transfirieron los embriones clonados a las madres de alquiler, una de las cuales gestó con éxito a “CC”. Para conseguir un único clon hubo que llevar a cabo 188 transferencias nucleares, de las que se obtuvieron 87 embriones, que fueron implantados en ocho gatas receptoras. Finalmente dos gatas quedaron preñadas, pero sólo una gestación llegó a buen término.
El mercado americano de mascotas mueve 32400 millones de dólares al año, con una población de animales de compañía de 353 millones. El negocio está asegurado, y más pensando en la peculiar idiosincrasia de los “potentados” americanos. Está próxima a producirse una era de clonación de mascotas de consecuencias imprevisibles.
Las clonaciones se remontan a 1952, pero el éxito científico más importante se produce el 27 de febrero de 1997 cuando el escocés Iam Wilmut y su equipo de la Universidad de Edimburgo anunciaron el nacimiento de “Dolly”. Esta oveja se fórmo a partir de una célula extraída de una oveja adulta. El 2 de marzo de ese mismo año un equipo de investigación norteamericano anunció la clonación de un mono a partir de una célula de origen embrionario.
La obtención de mamíferos clónicos a partir de células embrionarias muy tempranas es antigua, pero el equipo de Wilmut obteniendo a “Dolly” consiguió una clonación a partir de una célula diferenciada de un adulto. Asi pues, “Dolly”, carecía de padre y tenía tres madres: la donante del óvulo no fecundado contribuyó con su citoplasma, la donante del núcleo (aportó el ADN) y la que la parió, que genéticamente no aportó nada. El nacimiento de esta oveja, ya muerta al parecer por un tumor cerebral, abrió un profundo debate sobre las implicaciones éticas de su aplicación en animales y, eventualmente en seres humanos. Olvidando por el momento de estas importantes consideraciones filosóficas, voy a enumerar algunas de las ventajas que podría ofrecer la clonación; para ello debo entrar en el campo de la medicina porque, como dice el doctor Richard Adams, “el conocimiento que se obtiene de cada animal clonado puede revolucionar muchas áreas de la ciencia”.
¿QUÉ PERMITE LA CLONACIÓN?
-Establecer por qué las células nerviosas, a diferencia de otras del cuerpo, no se multiplican. Esto es importante porque de lograrse la multiplicación de dichas células podría eventualmente permitirse, entre otras cosas, que los paralíticos que sufrieran la ruptura de la médula espinal pudieran caminar nuevamente.
-Tener hijos con las características únicamente de uno de los cónyuges, en el supuesto de que el otro padeciera una grave enfermedad genética aún no resuelta (epilepsia, diabetes…).
-Que una mujer estéril pueda tener un hijo de sí misma utilizando cualquier célula de su organismo.
-La posibilidad de mantener equilibrios ecológicos.
-La propagación de insectos beneficiosos para contrarrestar las plagas que dañan productos agrícolas, lo que disminuiría el uso de insecticidas y pesticidas, mejorando en consecuencia la calidad de vida del ser humano y protegiendo el medio ambiente.
-Se crearían animales transgénicos, o sea, con modificaciones efectuadas con genes humanos para utilizar sus órganos en trasplantes, con intención de evitar su rechazo. Una vez obtenido un ejemplar de este tipo sería más fácil su reproducción en serie mediante la clonación.
Yo creo que todo esto y más se conseguirá, pero a costa de la experimentación con animales, incluidos los perros y los gatos. No creo que sea esta la tribuna adecuada o, mejor, el momento más oportuno para entrar en la dura polémica que afecta a esta rama de la investigación, que siempre tendrá sus partidarios y sus detractores. Los límites deben establecerlos los estados y la propia ética y moral de los científicos implicados. De hecho, ellos mismos han planteado la conveniencia de emprender en paralelo a la parte técnica del proyecto, estudios y debates interdisciplinarios sobre los posibles impactos éticos, sociales y legales. Algunos centros privados y comerciales de investigación genómica han formado sus propios comités de ética y grupos de estudio sobre estas cuestiones. Esta ha sido una iniciativa sin precedentes por parte de la comunidad científica: por primera vez un gran proyecto tecnocientífico cuenta entre sus objetivos explícitos analizar las cuestiones y dilemas sociales que la clonación puede suscitar, con amplia participación de filósofos, juristas, responsables sociales, líderes religiosos, etcétera.
Ciñéndonos exclusivamente al campo de la reproducción animal, una aplicación de la clonación aseguraría copias de un ejemplar que haya mostrado buenos rendimientos. La clonación evitaría que su buena combinación de genes se diluyera al cruzarlo sexualmente con otro. Sin embargo, mientras el coste de esta técnica sea elevado, no estará al alcance de explotaciones ganaderas convencionales, ni de criadores de perros o gatos.
La clonación es un tema sumamente serio que afectará con seguridad a la vida de las generaciones venideras. Estoy de acuerdo con la afirmación de que “la mayoría de los medios de comunicación han perdido una nueva oportunidad de mostrar que pueden estar al servicio del debate social y del diálogo sobre bases racionales, primando la difusión de esterotipos trasnochados e ideas peregrinas”.
Si usted es propietario de un perro o de un gato al que quiere y venera y le seduce la idea de tener una copia exacta, de momento no lo conseguirá. Se podrá parecer mucho, pero su caracter y su comportamiento diferirán en gran manera de su progenitor genético. De momento, clonar la personalidad es una utopía. Se ha observado que grupos hermanos presentan entre ellos diferentes tipos de comportamiento e incluso diferentes tipos de pelo, distintos pesos y tamaños discordantes porque el proceso de clonación ha afectado a la actividad de ciertos genes. Así, algunos animales podrán ser normales y sanos, mientras que otros no lo serán tanto. Quizá sean lo bastante sanos para sobrevivir, pero no tanto como los animales no clonados.
Cualquier animal clonado nunca tendrá problemas de identidad, ni su existencia dañará conceptos como familia y sociedad, ni interferira en los derechos del niño, que llegado el caso podría predominar sobre la libertad reproductiva de sus padres. Un perro o gato clonado nunca tendrá la sensación de ser un individuo diseñado ex profeso por terceras personas, como le podría ocurrir a un clon humano. No sentirá que es así porque otro quiso que así fuera. Llegados a este punto podríamos opinar sobre los límites que el hombre debe poner para preservar los derechos de los animales sometidos a estos experimentos que harán progresar a la ciencia en el campo de la clonación, camino de la inmortalidad. Estos límites deben ser buscados y regulados pero nunca llegarán a ser tan rigurosos como los que de momento limitan la investigación en humanos. Nuevamente los animales tienen una batalla perdida, una más.
El debate será duro, pero lo que considero inaceptable es la doble moral: ¿Cuantos de nosotros, y espero que nunca ocurra, que pueda salvar la vida de un hijo o de un familiar a costa de la de un animal, dirá que sí, sin pensar en lo que a aquel le hicieron?
Leo en internet: el artículo primero de nuestra constitución política establece que la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y el estado, y confirmándolo el artículo segundo expresa en su inciso primero que toda persona tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física, y a su libre desarrollo y bienestar.
En consecuencia, cualquier ley que pretenda impedir la clonación, que es una forma de que el ser humano mantenga su vida, chocará con estos preceptos. Evidentemente caben más interpretaciones y el debate acaba de empezar. Los experimentos que hacían de Corea el país del mundo más avanzado en clonaciones, han resultado ser en la mayoría de los casos un fraude.
Si se analiza el camino de la evolución, en general se verá que ésta ha ido siempre desde lo más simple a lo más complejo, tanto en la evolución biológica, cómo demostró Darwin, como en la evolución científica. ¿Usted que piensa?
En una exposición de gatos celebrada en New York se han presentado “Tabouli” y “Baba Ganoush”, dos gatos de cuatro meses de edad que, según cuentan, son casí idénticos. Son dos gatos clonados de “Tahini”, una gata doméstica. Son obra, al igual que “CC”, de Genetic Savings and Clone. Estos gatos nacieron en junio, y fueron gestados por dos gatas diferentes. Se ha empleado para su nacimiento una técnica denominada “transferencia de cromatina”. Sus creadores han dejado claro, como yo en mí artículo, que no garantizan que los clones vayan a tener la misma personalidad que las mascotas originales. No se pueden clonar la memoria ni la mente. De momento.
LA TÉCNICA
Las células del individuo a clonar se cultivan, multiplican y preparan para su uso posterior.
Se extraen óvulos no fecundados (ovocitos) del folículo ovárico, que son tratados durante dieciséis semanas y se les extrae el núcleo con una micropipeta. Inmediatamente después y con la misma micropipeta se coloca la célula a clonar en contacto con la pared del óvulo sin núcleo. Los óvulos y las células a clonar se colocan en una máquina llamada fusor celular, que mediante impulsos eléctricos produce la fusión de la pared celular del óvulo con la célula a clonar, ingresando el nuevo núcleo en el óvulo, quedando constituido el embrión. Este embrión es activado químicamente para que comiencen sus divisiones. Cuando llega al estado de blastocisto (aproximadamente 160 células) el embrión se puede transferir al útero.
GUIA PARA NO PERDERSE
-ADN: Ácido desoxirribonucleico. Su función es almacenar la información genética. Combinado con proteínas da lugar a los cromosomas.
-Célula: Unidad elemental morfológica, fisiológica y reproductiva de todos los seres vivos.
-Cigoto: Óvulo fecundado que todavía no ha iniciado ningún proceso de división. Es el paso previo al embrión.
-Citoplasma: Parte de la célula delimitada por la membrana plasmática y el núcleo.
-Cromosoma: Corpúsculo presente en el interior de la célula que alberga la mayor parte del ADN o patrimonio genético.
-Embrión: Organismo que se forma por división del cigoto.
-Espermatozoide: Célula sexual masculina.
-Gametos: Células encargadas de llevar a cabo la reproducción sexual. Son el óvulo no fecundado y el espermatozoide.
-Gen: Unidad hereditaria elemental que se encuentra en los cromosomas, que a su vez se encuentran en el núcleo de las células.
-Núcleo: Corpúsculo presente en el interior de la célula que alberga la mayor del ADN o patrimonio genético.
-Ovocito: Óvulo no fecundado. Célula sexual femenina.
-Transgénico: Organismo cuyos genes han sido modificados en mayor o menor grado mediante técnicas de ingeniería genética.Artículo publicado en El Mundo del Perro y El Mundo del Gato.
José Enrique Zaldívar Laguía.

abril 11, 2007 Posted by | Ciencia y Biología, Veterinaria | , , | 5 comentarios

LOS ORANGUTANES DE BORNEO Y SUMATRA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Los orangutanes llevan camino de desaparecer en 10 añosEFE YAKARTA
Las islas de Borneo y Sumatra son el último lugar del mundo donde quedan orangutanes en libertad, pero esta especie podría extinguirse en 10 años si prosigue el ritmo actual desaparición, según los expertos.Los últimos datos aportados por los centros de conservación de orangutanes en Indonesia indican que tan solo quedan en el país unos 5.000 ejemplares de la especie de Sumatra y entre 15.000 o 20.000 de la de Borneo. Esta cifra es muy inferior a los 60.000 que recogía el último censo oficial, elaborado a finales de los años 90.”Se considera que el orangután estará muerto genéticamente dentro de entre cinco y diez años. Eso significa que no quedarán suficientes animales para que la especie sea viable genéticamente”, ha explicado Karmele Llano, veterinaria española que trabaja en Indonesia en la conservación de estos y otros primates.Transcurrido ese periodo, todavía quedarán algunos orangutanes pero serán “poblaciones inviables”, se producirá endogamia, aumentará la mortandad y los animales sufrirán nuevas enfermedades que los matarán o impedirán su vida en libertad, ha añadido.Deforestación para producir biocombustiblePara Llano, la principal amenaza que sufren hoy en día los orangutanes es la deforestación (legal e ilegal) para dejar sitio a plantaciones destinadas a producir aceite de palma, que luego es utilizado para fabricar biocombustible, cuya demanda no hace más que crecer en el primer mundo.Cada año arden en Indonesia cientos de hectáreas de bosque tropical para dejar paso a las plantaciones de palmeras, lo que según Llano está teniendo un “efecto devastador” en las poblaciones de orangutanes y otros animales, además de hacer el biocombustible más perjudicial para el medioambiente que la gasolina,

abril 11, 2007 Posted by | Ciencia y Biología | , , , , | 3 comentarios

LEISHMANIOSIS: CARTA ABIERTA DE UN FLEBOTOMO

Hola lectores:
Soy un mosquito que desde mayo hasta octubre zumbará cerca de los oídos de vuestros perros. Soy “la” transmisora de la leishmaniosis. Digo “la” porque soy la hembra del flebotomo. Los machos de mi especie no transmiten la enfermedad. Soy diminuta, no mido más de 2-3 mm y me podéis reconocer a simple vista porque soy de color ocre amarillento y mis patas y cuerpo están cubiertos de pelo. Desde hace años me alimento mejor porque vuestro empeño de ir a vivir al campo ha hecho que construyáis vuestras viviendas muy cerca de donde siempre he habitado, es decir, en entornos periurbanos. Además tenéis la sana costumbre de ir acompañados de uno o más perros. Me alimento de sangre y de materia orgánica, de donde obtengo los azúcares necesarios necesarios para vivir. La sangre que más me gusta es la del perro, aunque también pico a otros animales domésticos (hámster, gato), de abasto, salvajes (zorro, jineta, ratón), e incluso puedo picar al ser humano.
Pongo mis nidos en madrigueras, grietas de muros, huecos de árboles, alrededores de césped húmedo y piscinas, establos, corrales, sótanos, alcantarillas, leñeras, vertederos. Me gustan sobre todo las zonas poco iluminadas y con una humedad alta y constante. Vivo en altitudes entre 800 y 1000 metros y mi actividad la desarrollo a temperaturas superiores a 18 grados centígrados.
No me veréis volar en los días lluviosos o de excesivo viento, no sé nadar y mis alas son frágiles.
Salgo a comer al atardecer y en las primeras horas de la noche, aunque si el amanecer no es muy frío también me animo a dar una vuelta. Mi ciclo vital suele comenzar en mayo (en marzo si las temperaturas son las adecuadas) y termina en noviembre; cuando más me alimento es en julio y septiembre.
En cada ciclo vital pico tres o cuatro veces, ya que lo necesito para hacer mi puesta de huevos y perpetuar mi especie. Pongo entre 50 y 100 huevos y vivo unos 35 días; mis hijos nacen a los 7-10 días, después de la puesta y mis larvas son capaces de hibernar hasta el año siguiente.
En mis vuelos no recorro grandes distancias, no más de un kilómetro, por eso, tendréis amigos con perros afectados por la leishmaniosis en una zona cercana, mientras que los vuestros estarán sanos o viceversa. Soy un poco “vaga”, me gusta volar bajo y contra el viento, si éste es flojito. Puedo picar tanto dentro como fuera de las viviendas, aunque me gusta mucho más hacerlo en el exterior, y tengo un gran defecto, y es que se me puede atrapar con trampas de luz.
Sé que os preocupa mucho la enfermedad que transmito, sobre todo porque teméis que os pueda contagiar a vosotros, además de a vuestros perros. Debéis estár tranquilos. Hace años se hizo un estudio en Ebora (Portugal). Se analizaron todos los perros de esa población y el 6,9% estaba infectado por leishmania. Pues bien, ningún habitante de Ebora contrajo la enfermedad. Además, la leishmaniosis humana se cura en no más de cuatro meses.
Somos un poco sibaritas y nos gusta más la sangre de perro, lo que explicaría lo que acabo de contar.
Durante nuestra época de actividad 30 de cada 1000 perros sufrirán nuestros picotazos y se infectarán de leishmania, pero, ¡atención!, no todos desarrollarán la enfermedad. Me explico, de cada 100 perros infectados, el 50% enfermará, el 40% permanecerá asintomático y el 10% se curara de forma natural. Del 50% de los enfermos, tan sólo un 10% morirá o tendrá que ser eutanasiado por complicaciones graves de hígado o riñón. Como veréis no es “tan fiero el león como lo pintan”.
Transmito una enfermedad que no se manifiesta de inmediato. Vuestros perros pueden tardar meses (entre dos y doce), e incluso años en manifestar algún síntoma.
Una de cada tres de nosotras es portadora del parásito, leishmania. Una vez que extraemos la sangre inoculamos las leishmanias, y según funcione el sistema inmunitario de vuestro perro, éste desarrollará o no la enfermedad. Una vez que la leishmania ha traspasado la piel, penetrará en los glóbulos blancos, se reproducirá y los destruirá. Luego pasará al torrente sanguíneo y se dirigirá hacia la médula, el bazo y ganglios linfáticos. Los síntomas que veréis serán muy variados, y los veterinarios hablan de una forma cutánea y otra visceral, pero en numerosos casos ambas se presentarán simultaneamente.
La leishmania se localizará después en piel, hígado, riñón, aparato digestivo, ojos, articulaciones y producirá procesos inflamatorios responsables de los síntomas. Veréis lesiones cutáneas en forma de descamación de color blanco plateado, similar al amianto, más pronunciada en la cabeza, pabellones auriculares y miembros, para encontrar luego lesiones ulcerativas, sobre todo en los puntos de presión. También veréis afectadas las almohadillas, y los espacios interdigitales. Aparecerán fiebres intermitentes, somnolencia, falta de apetito, cojeras, inflamación ganglionar, crecimiento exagerado de las uñas, hemorragias principalmente nasales, adelgazamiento, consunción muscular y, debido a la inmunosupresión, complicaciones como demodicosis generalizada y foliculitis bacterianas. En otros casos más graves se desarrollará una irreversible insuficiencia hepatorenal.
En un análisis de sangre, vuestro veterinario encontrará alteraciones en las proteínas y normalmente anemia. Por los síntomas y los análisis podrá indicaros el pronostico y tratamiento más adecuado en cada caso. A lo mejor necesita hacer una punción de médula o de ganglios, e incluso una biopsia de piel. Existen pruebas de laboratorio específicas para diagnosticar esta enfermedad que no siempre serán definitivas, pero la familiaridad de vuestro veterinario con la leishmaniosis bastará para solucionar el rompecabezas que a veces supone enfrentarse a ella.
Llevan años trabajando en esta patología y os aseguro que en un 90% de los casos conseguirán la curación clínica de vuestros perros, si les ayudáis en el tratamiento y seguimiento de la enfermedad. De vuestra implicación positiva dependerá mucho el éxito y la salvación de vuestros perros. Preguntar nunca está de menos.
De la terapia a seguir no os contaré nada porque es en las clínicas donde deben enfocarlo, en función del estado de vuestro perro y del momento en que se diagnostique la enfermedad. Tan sólo un consejo: cuanto antes se detecte, mejor será, por lo que os recomiendo que chequeéis al perro dos veces al año, una en marzo y otra en diciembre.
Os dado pistas sobre mi vida, mis apetencias y mis costumbres, así que haciendo uso de vuestro ingenio podréis sacar importantes conclusiones para combatirme. Como no soy masoquista le cedo la palabra al veterinario, que os dará unos sanos consejos para que evitéis mi picadura sobre vuestros perros, y el modo de hacerme la vida imposible. Tengo el cerebro de un mosquito, pero no soy tonta aunque lo parezca.
COMO PREVENIR LA ENFERMEDAD
Como habéis leído el flebotomo es el transmisor de la leishmaniosis, y por eso casí todas las medidas preventivas deben ir encaminadas a evitar su picadura, y a ser posible a acabar con él.
-Debemos aplicar insecticidas sobre el perro. En el mercado existen numerosos productos que en “teoría” lo repelen, pero lo cierto es que tan sólo dos se encuentran registrados para tal uso y presentan pruebas clínicas concluyentes sobre su efectividad. Para mi el más efectivo es un collar antiparasitario cuyo principio activo es la deltametrina. Debéis cambiarlo cada cuatro meses.
-Podemos aplicar otros insecticidas de efecto residual (indicados contra mosquitos) en la cercanía de la caseta del perro, alrededores de la vivienda, leñeras y muros.
-Eliminar de la cercanía de vuestras casas restos vegetales, escombros y basuras, alejando al perro lo más que podáis del césped húmedo y las piscinas.
-Evitar que vuestro perro permanezca en el exterior desde el atardecer hasta las primeras horas de la noche (o de la mañana preferentemente). Si esto no es posible podéis colocar una tela mosquitera en su caseta e intentar que permanezca en su interior en las horas comentadas. Las mosquiteras convencionales no valen, debido al pequeño tamaño de este mosquito. Sus medidas deben ser de 0,4-0,5 milímetros cuadrados de malla.
-Rociar con insecticidas residuales cercos de puertas y ventanas.
-Las trampas de luz pueden ser útiles, pero no debéis colocarlas en zonas próximas a donde se encuentra el perro.
-Este mosquito puede picar en el interior de las casas, pero lo hace raramente. Un sistema eléctrico de pastillas antimosquitos os evitará esa posibilidad.Debo comentaros la existencia de un nuevo mecanismo de contagio humano en el que este mosquito no actúa como vector. Cada día son más los casos de drogadictos positivos al VIH que son portadores de leismania. Dada su costumbre de inyectarse en zonas periurbanas, como poblados chavolistas próximos a vertederos o edificios en ruinas, algunos se infectarían de forma primaria por la picadura del flebotomo, y a continuación de unos a otros a través de las jeringuillas “prestadas”. Cuidado por tanto con las jeringuillas, que desgraciadamente pueblan cada día con más frecuencia los suelos de nuestros parques. Hay estudios que certifican que hasta un 9% de las personas infectadas por VIH también lo están por leishmania, que encuentran un excelente caldo de cultivo en los cuerpos de los drogadictos inmunodeprimidos.
Para concluir y pensando en aquellos que, a pesar de vivir en zonas urbanas (con muy baja incidencia de esta enfermedad) vayáis a pasar las vacaciones a otros lugares, os indico según los datos estadísticos y en porcentajes, las zonas de España donde esta enfermedad apàrece en menor o mayor medida:
-Andalucia: 8,8
-Aragón: 7-10
-Baleares (excepto Menorca): 14
-Castilla-La Mancha: 7
-Cataluña (según zonas): 9,3-18
-Extremadura: 12
-Madrid: 38% en perros de guarda
-Murcia: 9
-Navarra: 4,4
-Valencia: 10

Buen verano sin flebotomos y por tanto sin Leishmania.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro. José Enrique Zaldívar

abril 3, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 92 comentarios

INFECCIONES DE PIEL: PIODERMA EN EL PERRO

INFECCIONES DE PIEL-PIODERMAS

He elegido estas fechas para publicar este artículo, porque con el buen tiempo vuestros perros estarán más tiempo en la calle, pasarán más tiempo en jardines y parques, irán más al campo, se bañaran en aguas no excesivamente limpias, y entrarán en contacto con los “dichosos” pólenes, y con los incómodos “bichitos”. Quiere esto decir que su piel entrara en contacto con un “montón” de cosas que en un muchas ocasiones, como veréis con la lectura del artículo, son las culpables de la aparición de los problemas de piel que describo.
Las infecciones bacterianas son uno de los principales procesos dermatológicos que afectan al perro. Esto es así, en parte, porque la piel del perro normal está colonizada por numerosos microorganismos, algunos de ellos potencialmente patógenos, por lo que, cuando los mecanismos defensivos de la piel no funcionan adecuadamente, se producirá rápidamente una infección. El problema, es que muchas veces, cuando nos encontramos con este tipo de enfermedades sean superficiales o profundas, las causas no somos capaces de establecerlas.
Para comprender este artículo debéis saber que en la piel de vuestro perro se encuentran una gran cantidad de bacterias, que se conocen con el nombre de residentes. Estos inquilinos habituales los adquiere el perro a través de su madre tras el nacimiento. Os citaré unos cuantos nombres raros que son los que vuestro compañero tiene habitualmente en su piel: Staphylococcus epidermis, S xylosus, Micrococus sp., estreptococos y Propionibacterium acnes. Lo curioso es que el agente causal de casi todas las infecciones cutáneas, el Staphylococcus intermedius, es considerado por unos dermatólogos como residente habitual de la piel y por otros como residente transitorio. Tampoco nos importa mucho este dato, pero creo que es algo importante que debéis conocer, sobre todo porque vuestro veterinario, cuando vuestro perro padezca alguno de estos procesos os dirá: “tiene un estafilococo”.Existen otros gérmenes conocidos como transeúntes que aunque no se encuentran habitualmente en la piel, si están por ejemplo en la zona anal o en otras mucosas. Cuando vuestro perro se lame en alguna zona donde estas bacterias se asientan y luego con su lengua se lame en otro sitio, lo que hará será colocarlas en otro lugar que no es el suyo natural, pudiendo dar lugar a infecciones. Entre estas bacterias se encuentran los Escherichia coli, Proteus, pseudomonas, y algún tipo de Staphylococcus. Es por tanto lógico y creo conveniente que lo sepáis que siempre que se haga un cultivo bacteriano de la piel de un perro, vamos a obtener bacterias, salvo que hallamos desinfectado previamente la zona. Y como es lógico no siempre estos gérmenes aislados serán los responsables de la infección.
Me parece importante que conozcáis que la piel en los carnívoros es el mayor órgano animal y el más evidente. Su espesor oscila en el perro entre 1 y 5 mm según las zonas. Casi toda su superficie está cubierta por pelos. Su capa más externa se llama epidermis y la más interna es la dermis que descansa sobre el tejido graso subcutáneo. En los carnívoros (perro) existen cuatro zonas con diferente estructura cutánea: la piel con pelo, la piel escrotal, la piel de los cojinetes plantares y la piel del plano nasal.
La practica totalidad de las piodermas del perro se producen por una alteración en los mecanismos normales de defensa de la piel y por una colonización-proliferación de un microorganismo patógeno, procedente de zonas de la propia piel, de las mucosas o del exterior. A mi este dato me parece muy importante a la hora de tratar esta enfermedad, ya que no sólo deberemos atacar a la bacteria para curar la infección, sino que tendremos que tratar el problema que hizo que los mecanismos de defensa de la piel se vieran alterados.
Las infecciones bacterianas suelen inducir lesiones inflamatorias de tipo exudativo y frecuentemente supurativo. La presencia de pústulas, collaretes, fístulas supurativas, ulceraciones y costras con supuración son muy sugestivas de que estamos ante una infección de piel.
Ante un caso de infección cutánea los exámenes diagnósticos de mayor valor son las citologías y los cultivos. Si no existen lesiones clásicas purulentas lo indicado será la realización de una biopsia. Lo cierto es que estas últimas, muchas veces no nos sacan de dudas. Como curiosidad os comentaré que los estafilococos raramente aparecen en los estudios histológicos y si aparecen, no es posible saber si son o no los responsables de las lesiones. No obstante su realización si nos servirá para establecer el tipo de lesiones a las que nos enfrentamos y para dar un pronóstico a corto o medio plazo.
Las infecciones de piel las podemos clasificar en superficiales y profundas, en función de que las capas cutáneas que se vean afectadas y lo que es más importante, de la zona en que se presenten.
Entre las superficiales haré una descripción de las más importantes que son: impétigo, foliculitis bacteriana, pioderma superficial recidivante y pioderma mucocutanea. Entre las profundas debéis conocer la foliculitis-forunculosis generalizada, la foliculitis-forunculosis piotraumática, la pododermatitis bacteriana, la pioderma de los puntos de presión, la del mentón y del hocico, la nasal, y la anal.
Llamamos INFECCIONES SUPERFICIALES a las que se localizan en la epidermis y en el interior de los folículos pilosos, es decir que no se extienden a la dermis. Son cuadros exclusivamente dermatológicos que se controlan bien en general y que tienen buen pronóstico.
El IMPÉTIGO es una infección superficial de la piel de los cachorros y no es contagioso. Entre las causas que provocan su aparición están aquellos procesos que producen una bajada de defensas, como son los virus (moquillo), los parásitos, suciedad medioambiental y la desnutrición o malnutrición.
Es una enfermedad propia de perros prepúberes de cualquier raza o sexo. Veréis la aparición de unas pústulas grandes, acompañadas de lo que llamamos collarettes, que es como si la piel se hubiera levantado en algunas zonas. Estas lesiones se suelen distribuir por la zona abdominal, inguinal y más raramente por las axilas. Puede haber costras y material purulento adherido al pelo. No suele haber picor y el estado general del perro es bueno, salvo que sea consecuencia de alguna de las enfermedades nombradas anteriormente. De todas formas ante un impétigo deberemos revisar las vacunaciones, desparasitaciones y alimentación. El tratamiento varía desde el uso de champús antimicrobianos y pomadas o ungüentos con antibióticos al uso de estos por vía oral durante 10 o 12 días.
Existe una variedad llamada impétigo ampollar que se relaciona con el Síndrome de Cushing, la diabetes, el hipotiroidismo y otras enfermedades debilitantes, que es propio de perros de mayor edad
FOLICULITIS BACTERIANA SUPERFIAL
Se trata de una infección por estafilococos de los folículos pilosos del perro. Esta estructura es el lugar donde se forman los pelos. Las bacterias se introducen en los folículos debido a traumatismos locales, heridas, rascados, o contaminación debida a pelaje sucio, higiene deficiente, seborrea, parásitos (demodex), factores hormonales, irritantes locales, alergias… Quizás podamos decir que se da más en perros de pelo corto y duro. Es importante que sepáis que un proceso tan superficial como este puede progresar a otro más serio como la foliculitis profunda, furunculosis y celulitis.
Las lesiones características consisten en pápulas, pústulas foliculares (es decir, de las cuales surge un pelo), collarettes, alopecias focales, zonas de hiperpigmentación y costras. En algunas ocasiones aparece como zonas de la piel desprovistas de pelo que dan un aspecto “apolillado” a la piel. Donde las lesiones aparecen con más claridad es en el tronco y el abdomen y pueden iniciarse en un lugar muy determinado para extenderse posteriormente por todo el cuerpo. El picor puede variar de nulo a intenso, aunque en este último caso debemos sospechar de un proceso alérgico como el causante del problema. En estos casos lo normal es que antes de aparecer las lesiones, hallamos observado que el perro se rascaba y cuando instauramos el tratamiento con antibióticos veremos que las lesiones se curan, pero que el perro se sigue rascando.

PIODERMA SUPERFICIAL RECIDIVANTE
Se trata de infecciones de piel, que tratadas correctamente recidivan cuando se detiene el tratamiento. No debemos confundirla con una pioderma que se ha tratado correctamente o cuya causa predisponente no se ha eliminado. Por ejemplo, un pioderma superficial secundario a una alergia, volverá a aparecer después de que se detenga la administración de antibióticos, debido a que la piel inflamada por la reacción alérgica es más susceptible de volverse a colonizar. Sin embargo, este caso no se trata de un pioderma superficial recidivante.
Aquí veremos un perro con pústulas que se rasca moderadamente y que tras la administración de antibióticos se verá exento de lesiones y de picor. Pero a las pocas semanas o meses el problema volverá a aparecer.
En estos casos una vez establecido que no hay alergias y que realmente se trata de una infección de piel, debemos establecer un protocolo de tratamiento a largo plazo. En primer lugar se aplica un tratamiento tópico y se administra un antibiótico que sea efectivo según el antibiograma que hemos realizado previamente, manteniéndolo hasta 10 días después de que desaparezcan los síntomas. Luego, lo que debemos hacer, es bañar al perro una vez a la semana con un buen champú antibacteriano (los mejores, contienen clorhexidina o peroxido de benzoilo). A veces, es suficiente hacer esto para controlar el proceso. Si no fuera así, se hará necesario el uso de inmunoestimulantes (existen dos o tres productos adecuados, aunque el que según los dermatólogos es más útil, no está comercializado en España).. Otra alternativa es dar antibióticos una semana sí y otra no, y si vamos controlando el proceso, pasar a darlos sólo los siete primeros días de cada mes.

PIODERMA MUCOCUTANEA
Se caracteriza por la aparición de tumefacción y eritema en la comisura de los labios, que dará lugar a costras, fisuras y erosiones. Son lesiones bastantes dolorosas que provocan incomodidad en el perro durante la inspección. Es un problema que suele remitir con la aplicación de champús antibacterianos y ungüentos de mupirocina durante dos semanas seguidas, para continuar con una o dos veces en las semanas posteriores. Las recurrencias son comunes, por lo que a veces es necesario seguir con estas pautas de tratamiento semanalmente.

Llamamos INFECCIONES PROFUNDAS a aquellas infecciones bacterianas que se extienden más allá de la epidermis y del interior de los folículos pilosos, alcanzando la dermis y en ocasiones el tejido adiposo subcutáneo (celulitis). Son mucho más graves que las descritas anteriormente y casi siempre se acompañan de otros síntomas como fiebre, decaimiento, anorexia e inflamación de ganglios.

FOLICULITIS-FURUNCULOSIS GENERALIZADA (pioderma profundo generalizado).

Se trata de una infección bacteriana generalizada que arranca de los folículos pilosos y se extiende a la dermis. Casi siempre es causada por un Stafilococcus intermedius.
Como en otras infecciones bacterianas de la piel existe una doble causa de este proceso: una causa predisponente (parásitos, hongos, inmunodeficiencia, enfermedades hormonales…) y una infección bacteriana por estafilococos. El problema es que en muchas ocasiones habrá otras bacterias que de forma secundaria compliquen el proceso. La causa más frecuente de esta enfermedad es la sarna demodécica. En otros casos, cuando no se encuentran demodex en las lesiones, el problema se achaca a un proceso de inmunodeficiencia, que le hace especialmente sensible a este tipo de infecciones.
Este proceso se puede presentar a cualquier edad. El comienzo es la aparición de pústulas que se ulceran y se cubren de costras. Las ulceras, poco a poco, se hacen más grandes y se extienden apareciendo fístulas. El cuadro se complica cuando las zonas de piel afectadas se van muriendo (necrosis). El traumatismo del área infectada (por presión o prurito) acelera la progresión y empeoramiento de la lesión que puede llegar a comprometer la piel sana que se encuentra alrededor. Las zonas más afectadas suelen ser los puntos de presión como codos, tarsos, y el tronco. En esta enfermedad, el color y el tamaño de las lesiones nos puede servir para hacer una valoración de su gravedad. Las grandes y de color rojo oscuro o violeta indican compromiso más grave que las pequeñas, más superficiales o más rosadas.
Ante un cuadro de este tipo se deben realizar raspados para detectar demodex, pruebas de leishmaniosis, cultivos de bacterias y hongos, test de función de tiroides y biopsias.
El tratamiento estará en función de la causa que lo produce, pero es inevitable el uso de antibióticos durante por lo menos seis semanas e incluso algunos dermatólogos continúan el tratamiento hasta 21 después de haber desaparecido las lesiones..

FOLICULITIS-FURUNCULOSIS PIOTRAUMÁTICA también llamada dermatitis húmeda aguda o foco caliente. Lo cierto es que aquí podemos hablar de dos presentaciones que no tienen nada que ver entre si. En una de ellas, en la lesión no existe un componente bacteriano importante, tratándose de un proceso superficial, ulcerado e inflamatorio de naturaleza desconocida que remite con limpieza y corticoides. En la otra presentación, además de ulceración superficial, aparece una foliculitis profunda, supurada y necrotizante con furunculosis ocasional, que asienta normalmente en el mentón y en el cuello. Se presenta con relativa frecuencia en perros jóvenes. En este caso es necesario el uso de antibióticos, junto con el rasurado y limpieza de la zona. Se hará necesario el uso de un collar isabelino, y esta contraindicado el uso de corticoesteroides.
En ambos casos la causa sería un fenómeno primario que provocó autotraumatismo en forma de rascado o lamido de la zona afectada.

PODODERMITIS BACTERIANA (piodermia interdigital)

Se trata de un proceso inflamatorio que afecta a manos y pies. Las causas son muy numerosas, como cuerpos extraños, irritantes, fertilizantes, quemaduras por máquinas de peluqueria, parásitos, hongos, bacterias, reacciones alérgicas, procesos autoinmunes, factores psicogenos, tumores…La presencia de bacterias es a veces circunstancial, es decir secundaria al proceso que realmente causa la enfermedad. Es una enfermedad muy pruriginosa que provocará el lamido y como consecuencia el empeoramiento del proceso. Los ganglios de la zona afectada suelen estar inflamados y a veces el dolor produce cojera. El protocolo diagnóstico es el mismo que el apuntado anteriormente. Es imprescindible, además de atacar la causa prescribir antibióticos durante 8-12 semanas y hasta 10 días después de desaparecidos los síntomas. Son muy útiles los lavados sulfato de magnesio. La verdad es que muchas veces su tratamiento resulta frustante.
Existe una variedad que además afecta a las almohadillas y que suele deberse a un problema inmunitario o ser la manifestación de una reacción adversa a algún medicamento. Yo he observado esta presentación en algunos perros afectados de Leishmaniosis.

PIODERMA DE LOS PUNTOS DE PRESIÓN
Se denomina también pioderma de los callos. Es frecuente en perros de razas grandes y gigantes. El callo es una respuesta de la piel a los traumatismos continuados, y son frecuentes en codos, tarsos y esternón. Los simples golpes que reciben estas zonas cuando el perro se deja caer para tumbarse en un suelo duro, son causa suficiente para su aparición. Son más frecuentes en épocas ce calor, que es cuando el perro busca los suelos frios. Debido a estos golpes, la piel sufrirá un aumento de elasticidad y aparecerán heridas y fisuras que sufrirán una contaminación bacteriana, con aparición de fístulas y úlceras.
El tratamiento consistirá en la administración de antibióticos durante 14 días y en proteger la zona con algún vendaje acolchado. A veces será necesaria la extirpación quirúrgica de la zona afectada.

PIODERMA NASAL
Es una infección bacteriana profunda de la región nasal del perro. La causa primaria es desconocida, pero la infección puede comenzar debido a la acción de hocicar o a otro traumatismo local que permitiría la colonización de la zona por bacterias. Los perros dolicocéfalos (Collie, Pastor Alemán, Pointer o Bull Terrier) presentan mayor predisposición a padecerla. Aparecerán primero pápulas y pústulas que evolucionan a fístulas, úlceras y costras. Son lesiones dolorosas, que se hacen pruriginosas. El rascado las empeora. Dado que algunas enfermedades alérgicas e inmunológicas pueden dar lugar a lesiones parecidas, es recomendable la realización de citologías, cultivos e incluso biopsias en caso de que el proceso no remita a la antibioterapia durante dos semanas. El tratamiento tópico con champús antibacterianos suele dar muy buenos resultados, dejando actuar el producto durante diez minutos. Si hay picor intenso, estará justificado colocar un collar isabelino. Debemos tener en cuenta que en este caso la infección es secundaria a algún otro proceso que debemos intentar diagnosticar.

PIODERMA DEL MENTON Y DEL HOCICO (ACNÉ CANINO)
Se trata de un proceso inflamatorio debido al menos parcialmente, a una infección bacteriana de los folículos pilosos y de la dermis de la región mentoniana y del hocico del perro. La causa no se conoce. En un principio se pensó que era debido a una alteración hormonal como ocurre en la especie humana, pero parece ser que no tiene nada que ver. De hecho se presenta tanto en machos como hembras y casi en exclusiva en razas de pelo corto. Esto ha llevado a pensar que la causa serían pequeños microtraumatismos en la zona que darían lugar a rupturas de los folículos con infección bacteriana posterior. Parece estar claro que existe una predisposición de tipo genético.
El tratamiento no está claro, pero en principio de deben evitar los traumatismos (juegos, pelotas, huesos), y administrar antibióticos durante 4 semanas, que desgraciadamente no resultan curativos. Es necesario el uso de un champú antibacteriano. Si con estas medidas no hay mejora, podemos hacer uso de pomadas de mupirocina. Cuando esto también falla será necesaria la administración de un potente antiinflamatorio esteorideo de manera tópica dos veces al día, por ejemplo la clobetasona o la fluocinolona.

PIODERMA ANAL (Fístulas perianales).

Es una inflamación ulcerativa y fistulizante de la región perianal de perros de raza Pastor Alemán y sus cruces de causa desconocida. Parece ser que en principio se presenta una inflamación de los sacos anales que debido a una contaminación con flora fecal dará lugar a la fistulización. Probablemente la estructura de la cola del Pastor Alemán (muy caída y que permite muy poca ventilación de la zona), tenga mucho que ver en la presentación de esta enfermedad. Ocasionalmente se ha descrito en otras razas como el Pastor Belga y el Setter. La edad de aparición suele ser entre los 3-5 años, aunque se han descrito casos en perros de cualquier edad. Las lesiones son dolorosas y el perro intenta lamerse la zona constantemente. No es raro apreciar cambios en la defecación que alternara las diarreas con el estreñimiento. Además también pueden aparecer cambios en el carácter que harán a estos perros más ariscos y agresivos.
El tratamiento es sumamente complicado ya que los antibióticos resultan casi siempre ineficaces. La cirugía de los sacos anales tampoco es siempre determinante, ya que puede dejar secuelas como la estenosis y la incontinencia. Un tratamiento que suele ser efectivo es la extirpación de la cola y de las zonas afectadas.

Hasta aquí la exposición de este artículo. Tan sólo una aclaración: muchos de vosotros sabréis lo que es un demodex, que he nombrado numerosas veces, pero para el que no esté familiarizado con ellos, sólo decir que se trata de un ácaro que forma parte de la fauna normal de la piel canina y está presente en pequeño número en la mayor parte de los perros sanos. Debido a cambios en las condiciones ideales de la piel, éste ácaro se multiplica a gran velocidad, colonizando los folículos pilosos y la piel en cantidades masivas. Como consecuencia de esta proliferación el perro sufrirá lo que conocemos como sarna demodéctica.
Y para terminar, una gran noticia. Recientemente los Laboratorios Esteve han comercializado en España el Trilostano, medicamento de elección para el tratamiento de el Síndrome de Cushing que teníamos que importar del extranjero con las dificultades que ello conllevaba. Su nombre comercial es Vetoryl.

José Enrique Zaldívar Laguía
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa Maria de la Cabeza 68 A. Madrid 28045. Artículo publicado en El Mundo del Perro

marzo 10, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 142 comentarios

CUENTO ANTITAURINO

Dibujos de Miguel Estaña.

CUENTO ANTITAURINOEste cuento está basado en hechos reales y sirve de respuesta a las declaraciones que ha hecho recientemente el doctor Illera, director del departamento de Fisiología animal de la facultad de veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, en la revista taurina 6 toros 6, número 656, del 23 de enero de 2007. Sus declaraciones fueron publicadas bajo el título: “Por qué el toro no sufre”Soy un toro de lidia, de esos que pasan más o menos cuatro años a cuerpo de rey en las maravillosas dehesas que pueblan mi país, conocido en determinados ambientes como la piel de toro. Soy tan importante para la cultura de mi pueblo, que en muchos lugares, su bandera nacional se adorna con mi silueta dibujada entre tres líneas horizontales de colores, dos rojas y una amarilla. Soy tan representativo para el resto del mundo que he sido elegido como mascota del próximo Eurobasket de baloncesto que se celebrará en España el próximo verano. Me han bautizado con el nombre de Bravo. Eso sí, me han puesto una camiseta roja de tirantes y una botas de baloncesto.
Durante los cuatro años que vivo a cuerpo de rey, a veces, me someten a una cosa que se llama la tienta, el acoso y el derribo, que dicen es para medir mi bravura y mi trapio, aunque en definitiva no es más que para cabrearme. También pasé por otra experiencia desagradable que es el herrado, pero prefiero no recordarlo.
Soy un bóvido, como las vacas frisonas o las charolesas, pero mi destino es diferente. Mientras que a unas las alimentan para producir leche y a las otras para producir carne, a mí me crían para matarme. Bueno, a ellas también las matarán, pero de forma diferente.
Un día, cuando más o menos he cumplido los cuatro años, me suben a un camión y me introducen en un espacio no demasiado grande. Alguna vez había subido en algo semejante. Fué cuando era más pequeño y me llevaban a las tientas. Algún amigo también lo utilizó para ir de una dehesa a otra, y otros, para ir al mismo sitio que las frisonas y las charolesas, es decir al matadero.
Entre unas cosas y otras, yo me estreso mucho y, entonces, mi sistema endocrino formado entre otras por unas glándulas llamadas hipotálamo, hipófisis y adrenales, se ocupa de descargar unas sustancias llamadas hormonas. Mi sistema nervioso periférico, le dice cuando me estreso a mi otro sistema nervioso, el central, que estoy angustiado, que tengo miedo. Yo, acostumbrado a vivir al aire libre y a hacer lo que me da la gana, de repente me veo encerrado en un espacio pequeño, que encima se mueve. Antes, como es lógico, he opuesto mucha resistencia, así que todavía estoy más enfadado, además de nervioso. Por esta razón he descargado a mi sangre mucho cortisol. Hay un veterinario que cuenta que igual somos claustrofóbicos, y que por eso nos estresamos mucho, pero no es más que una suposición sin ningún fundamento científico.
Es entonces, como he dicho antes, cuando en mi sangre, si me hacen unos análisis, se verá que tengo mucho cortisol. Esta es una de las cosas que dicen los estudios del Dr. Illera. Al fin y al cabo es la hormona del estrés. Hay otras sustancias que se llaman betaendorfinas y otras que se llaman catecolaminas, que también las produce mi organismo en estas ocasiones. De las primeras, las betaendorfinas, que dicen que controlan el dolor, en estos casos no produzco muchas, de las segundas, entre las que está la adrenalina, genero algo más.
Cuando me bajan del camión me llevan a una especie de cuadras, creo que las llaman chiqueros, en las que me vuelven a encerrar. Si la plaza donde me van a matar es importante igual me tienen allí uno o dos días, y quizás me den algo de comida. Pero si es de esas pequeñas o de esas prefabricadas, lo normal es que muera el mismo día de mi llegada.
A mi me tocó en una plaza grande, de esas que se llenan de gente con sus comidas y sus bebidas, sus peinetas, y sus buenos trajes; de esas donde al torero se le pagan muchos millones y los espectadores pagan mucho por ver como me lidian y me matan; de esas a las que va mucha gente importante, empresarios, futbolistas, políticos, actores, músicos, famosos, “famosotes”, incluso a alguna, ha ido el rey de España. Bueno, también va gente más modesta, pero esos se ponen en una zona que llaman tendido de sol o bien ocupan las localidades más baratas.
A lo que me van a hacer lo llaman arte, pero la verdad es que nunca supe, ni sabré por qué, y tampoco me importa demasiado.
Durante el tiempo que estuve en los chiqueros, ví, que tres de los toros que habían salido al ruedo volvían. Uno vino bastante bien, no sangraba, ni al parecer le dolía nada. Bueno, sí, le dolía una pata y cojeaba. Esa es la razón por la que había sido devuelto. Me comentó que había pasado un gran susto, que eso que había conocido ahí fuera le había estresado mucho. Tenía mucho cortisol en la sangre, pero betaendorfinas pocas. Esto se sabe porque le hicieron unos análisis de sangre cuando regresó. El siguiente en volver, si que estaba hecho polvo, el pobre. Un señor subido en un caballo le había clavado varias veces una cosa que llaman puya. La verdad es que sangraba bastante, respiraba muy deprisa, y en uno de los lados de su pecho se notaba palpitar su corazón muy rápido, demasiado. A este también le hicieron unos análisis, pero los resultados eran diferentes. Tenía muy altas las betaendorfinas y también las catecolaminas, pero las cifras de cortisol no eran las esperadas, si como él decía había sufrido tanto. Será exagerado el tío, pensé para mis adentros.
El tercero que volvió estaba más fastidiado que el anterior. De su cuerpo manaba mucha más sangre, y de su boca también salía algún hilillo rojo. Se movía muy despacio, mugía. Me murmuró, porque no podía casi expresarse, que además de los puyazos, le habían puesto banderillas. Efectivamente, sobre su lomo sobresalían unas cosas alargadas. Unos señores se las fueron retirando y ví que sus puntas eran una especie de arpones. Al quitarlas salieron unos enormes chorros de sangre. A éste también ví que le sacaban sangre para los análisis. Los resultados, según dice el veterinario que los hizo, eran parecidos al que habían devuelto antes, pero las tasas de cortisol tampoco eran las esperadas. De betaendorfinas también andaba sobrado, y de catecolaminas. Que raro pensé yo, será como dicen los que defienden la “fiesta”, que somos unos exagerados, que el sufrimiento que padecemos no es tan grande. Dicen además que como tenemos la sangre llena de betaendorfinas, somos capaces de neutralizar el dolor, y casi sentir placer.
Estaba yo absorto en estos pensamientos, cuando de repente oí mucho alboroto, música y gritos. Me azuzaban para conducirme por un camino limitado a ambos lados por tablones y de pronto, sentí un dolor importante en mi zona dorsal. Antes de salir a la plaza también me habían propinado algún “garrotazo”. Me habían pinchado y clavado una cosa que llaman divisa. Me sentí nervioso, asustado, tenía miedo. Soy un toro, así que los mecanismos de defensa psíquica como es pensar en otras cosas o tener conciencia de lo que está pasando que ponen en marcha otras especies como los humanos, yo no puedo utilizarlos. De repente mi sistema nervioso periférico le ha dicho a mi cerebro que les diga a mis glándulas que secreten las hormonas del estrés. Mi hipotálamo va a producir mucho CRF, que le dirá a mi hipófisis que produzca mucha ACTH, que a su vez le dirá a mis adrenales que descarguen mucho cortisol. Lo que quiere mi organismo es tranquilizarme, volver a la normalidad mi respiración acelerada, decirle a mi corazón que deje de latir fuerte. Pero no, es imposible. Acabo de salir a un recinto abierto, con un piso de arena fina y me veo rodeado de un gran gentío que grita, grita y aplaude. No sé donde estoy, y esto me asusta aún más. Mis glándulas descargan más hormonas, mi sangre se inunda de cortisol. Bueno, y también de adrenalina, y de noradrenalina, que son catecolaminas. También estoy descargando algunas betaendorfinas. Me he pegado alguna que otra carrerita, embistiendo a un señor que no había visto nunca que me llama a gritos y me enseña un trapo. Dicen que es rojo porque a mi me atrae mucho ese color. Es mentira, yo sólo veo en blanco y negro, mis ojos no tienen células especializadas para distinguir los colores. Lo cierto es que es rojo para que la sangre que emanará de mis heridas, no se note demasiado en el trapo. Os imagináis que fuera blanco…
Después de unas cuantas embestidas a varios señores con trapos en sus manos- derecha o izquierda, según que sean diestros o zurdos-, he notado que me quieren llevar hacía una zona determinada. No lo distingo bien, porque por la posición de mis ojos, mi visión lateral es muy limitada. Pero sí, ya lo veo, es un caballo con un señor encima. Conozco a este animal porque cuando me han hecho lo que llaman acoso y derribo, los señores que querían tirarme al suelo con sus largas lanzas con un pincho iban montados en ellos. Mis hormonas del estrés siguen muy altas en mi sangre. Mi volumen sanguíneo está intacto todavía.
Ahora, lo que me van a hacer es lo que denominan descongestionarme, quitarme fuerza, hacerme más lidiable, o como se ha dicho recientemente producirme algo de dolor para que mi cuerpo atlético, que es especial y diferente al del resto de las especies, descargue en milisegundos unas sustancias milagrosas que me quitarán el dolor. Las llaman betaendorfinas, las “hormonas del placer” o de la “felicidad”. En mi sangre ya hay unas pocas circulando, por la divisa que me pusieron y porque mi respiración ya está muy acelerada. Para conseguir eso me hacen embestir al caballo, y yo, como soy bravo, voy a por él. Vaya tontería que acabo de cometer. De repente he sentido un dolor enorme. Hay ahí arriba algo que me está haciendo daño. En realidad yo creo que es el caballo, así que para defenderme, le embisto con todas mis fuerzas. Pero no puedo, no puedo más, esto duele mucho y empiezo a notar cierta debilidad en mis patas. La sangre empieza a manar en la zona donde se localizan mis vértebras torácicas y dorsales. Al parecer, el picador no ha acertado con la puya y me la ha clavado en una zona que según los entendidos no es la adecuada. Los que saben de esto, dicen que la puya debe ser clavada en el morillo, que es una zona donde mis músculos están muy duros, pero claro, como yo me muevo mucho, pues no aciertan. La puya se sale, el picador la vuelve a clavar, y más dolor, y más sufrimiento. Decido retirarme, no puedo derribar al enemigo. Algunas estructuras anatómicas de mis vértebras, lo que llaman apófisis espinosas y transversas han sido fracturadas. Algunos huesos de mi columna han sido aplastados. Me imagino lo que se vería si me hicieran una radiografía. Mi médula espinal, que es un cordón nervioso que está protegida por estas estructuras óseas, se empieza a encontrar presionada, y debido a la hemorragia que me han producido, hay sangre que ha invadido el canal medular, que en algunos tramos también se empieza a encontrar presionado. Me duele mucho, así que mi sangre se está llenando de betaendorfinas. Mis receptores del dolor, que se llaman nociceptores, han recibido esta desagradable sensación y mi sistema nervioso periférico le ha dicho al que manda, el sistema nervioso central, que descargue betaendorfinas para paliarlo. Sigo estresado, tengo pánico, necesito cortisol, así que mi cerebro ya debería estar diciéndole a mis glándulas que lo produzcan en cantidades industriales. Pero hay algún problema que todavía no sé muy bien cual es. Mi corazón pide sangre para aportar a mis órganos, mis células piden glucosa y mi sangre se llena de ella para compensar el gasto energético que tengo, mis pulmones inspiran y espiran a una velocidad de vértigo, necesitan oxigeno con urgencia. Mis funciones vitales se han vuelto locas con tanta alteración.
Los señores de los trapos rojos me llaman, me chillan, zarandean sus manos, quieren que vuelva a que me hagan más daño, me niego, me doy la vuelta, quiero desaparecer. Sigo nervioso, estoy sufriendo y me duele, pese a mis betaendorfinas.
Me han dado un momento de respiro. Mientras, suena una música que apenas oigo. Están en lo que llaman el cambio de tercio. Estoy muy asustado, no sé lo que me espera. Mis amigos que fueron devueltos a los corrales me habían contado algo, pero en base a sus análisis de sangre creía que exageraban.
Al poco rato veo un nuevo señor, que no lleva en sus manos ningún trapo rojo, sino una especie de palos. Los tiene levantados a la altura de su cabeza y en su punta brilla algo metálico. Hace sol, por eso veo el reflejo. Me llama, se acerca hacia mi corriendo, voy a por él, y de repente, siento un fuerte dolor agudo en mi columna que me hace pegar un salto. De nuevo siento mis vértebras dañadas, mis músculos perforados, mi sangre mana. Así ocurre tres o cuatro veces más, no recuerdo. La segunda vez he intentado empitonar con mis cuernos al de las banderillas, pero las fuerzas no me responden. Con el tercero no he tenido ni fuerza para correr, me he rendido, ha pasado a mi lado y casi me he quedado quieto. Estoy agotado. Nuevas banderillas, más dolor, más y más.
Dicen que cuanto hay un estrés se pasa por tres fases: la primera es la que llaman de alarma, la segunda la llaman de adaptación o de resistencia y la tercera es la de agotamiento. En las dos primeras el organismo descarga catecolaminas y cortisol en cantidades importantes. ¿Y que pasa en mi sangre?, ¿que hace mi cuerpo ante tanto dolor, ante tanto destrozo? ¿Qué puede hacer mi especial organismo para contrarrestar tanto sufrimiento? Recuerdo que antes de salir a la plaza, y en los primeros momentos, la ACTH y el cortisol, como consecuencia de mi miedo y mi ansiedad circulaban por mi sangre en grandes cantidades. Si me hubieran sacado sangre en este momento, los valores de estas hormonas, según los últimos estudios, estarían elevados pero no muy lejanos a los que tenía cuando estaba en la dehesa viviendo tranquilamente. Que raro, algo está pasando. ¿Será que ya no estoy estresado? ¿Será que ya no sufro? ¿Será que me he adaptado? ¿Influirá que me estoy agotando?
La respuesta la tienen esos buenos médicos que intentan evitar el dolor en sus pacientes antes, durante y después de las operaciones. Han descubierto que cuando el sistema nervioso no está intacto, como estaba el mío cuando me subieron al camión y cuando estaba en la plaza, antes de la lidia, la transmisión nerviosa no funciona adecuadamente. Quiero decir que como me han metido puyazos y banderillas se han “cargado” parte de esa transmisión nerviosa que debería decirle a mi cerebro que les dijera a mis glándulas que produzcan mas CRP, y como consecuencia más ACTH, y como consecuencia más cortisol para aliviar mi sufrimiento. Pero no se puede, no es científicamente posible. Mis catecolaminas, que se han ido produciendo en grandes cantidades para aliviar mi tensión arterial, mi flujo sanguíneo, mi función cardiaca y mí respiración se están agotando, pero aún así tengo mecanismos celulares que las siguen produciendo. ¿Recordáis?, alarma, adaptación, resistencia, agotamiento.
Y qué pasa con mis betaendorfinas. ¿Por qué mi organismo no puede producir cortisol y a estas sí puede producirlas? La respuesta de nuevo la tienen los buenos médicos. Resulta que cuando el sistema nervioso no está intacto, el organismo tiene otro mecanismo para generarlas. Hay células capaces de hacerlo aunque el sistema nervioso esté alterado. Uno de los lugares donde estás células, llamadas de la inmunidad, las producen, es en zonas próximas a las lesiones, en especial donde se ha producido una lesión y se está desarrollando una inflamación. Por eso los análisis dirían que mi sangre está cargada de betaendorfinas después de las puyas y las banderillas, pero no tiene el cortisol que debería tener si es que estoy sufriendo tanto.

Lo que vendrá después son lances del estúpido juego al que me someten los humanos. Tengo que embestir de nuevo el trapo rojo del que más euros recibe entre los que me han hecho daño, del matador, del que terminará con mi vida. Mi vida a costa de algo que llaman faena. Efectivamente, me están haciendo una faena, y gorda.
Lo cierto es que ya me da lo mismo, estoy muy cansado, estoy agotado, estoy en la última fase del estrés. Quiero embestir, quiero luchar, pero no puedo. La verdad es que durante un rato, a pesar del daño que me han causado, me encuentro un poco mejor, ya no hay puyas, ni banderillas, pero después de tres carreras me encuentro de nuevo muy mal. He vomitado, echo sangre por mis ollares, mis extremidades no me sujetan, me he caído tres o cuatro veces. Cada vez veo peor, pero, aún así saco fuerzas de flaqueza.
Por un momento me vuelven a dejar tranquilo. He visto al torero cambiar algo que llevaba detrás del trapo por algo que ha brillado, que tiene más brillo que las puntas de las banderillas. No sé que es, pero tampoco me importa. Vuelve hacia mi, quiere que embista una y otra vez, una y otra vez, sin darme descanso. Cada vez mana más sangre de mi cuerpo. Estoy mugiendo de dolor, estoy sufriendo, estoy agotado, no puedo seguir.
El torero se ha situado frente a mí, me mira, ha sacado algo de detrás del trapo rojo. Apunta con el utensilio hacía mí, me enseña el trapo por debajo de mi cabeza, la bajo y embisto. He sentido otro enorme dolor, he sentido que algo se ha rasgado en mi interior, me falta el aire, creo que mis pulmones se han roto, alguno de mis grandes vasos sanguíneos, ha sido seccionado. Mis pulmones se encharcan, me tambaleo, me estoy muriendo. Un gran vómito de sangre sale de mi boca y mi nariz. A paso lento, muy lento, me dirijo a algún sitio donde apoyarme, mis patas ya no me sujetan, estoy cerca de lo que llaman el burladero. ¿Tendrá esto algo que ver con eso que llaman hacer burla? Yo creo que sí, durante un rato se han burlado de mí, haciéndome “entrar al trapo”, haciéndome cargar contra un caballo que yo creía que me hacía daño, haciéndome correr hacia un señor con banderillas en sus manos. La peor burla ha sido la última: el matador ha tirado su trapo al suelo, me ha hecho bajar la cabeza, embestir y me ha clavado su espada. Me he tumbado, quiero que me dejen en paz, quiero morir. Pero no, “ellos no quieren que sufra”. Lo que en realidad quieren es que nadie vea mi agonía. Tiene gracia, llevo agonizando desde hace mucho rato y ahora se preocupan de la estética. Con mis ojos vidriosos, empañados por las lágrimas veo a un hombre que se acerca, se ha agachado ligeramente y me ha insertado algo en el cuello. Siento otro profundo dolor, me ha seccionado la médula, y yo convulsiono. Esto se ha terminado.
Ya no tendré nunca la oportunidad de descargar cortisol, catecolaminas o betaendorfinas. ¿Para qué?
Y ahora, todos a pensar.
Gracias humanos.José Enrique Zaldívar Laguia.
Veterinario.
La respuesta con mis argumentos científicos la podéis leer aquí. Si queréis descargarla en formato pdf, lo podéis hacer desde esta web, que amablemente ha decidido hacerlos públicos.
Los antecedentes, es decir, las declaraciones del Dr. Illera, las podéis leer en este enlace.
Añado un poema que me ha llegado por e.mail esta tarde.
Soneto
“Es amor lo que pido”
Cantatas, sinfonías, mil conciertos
no bastaron para abrir tu corazón,
con la sangre de inocentes, sin razón,
reclamaste a las cinco los seis muertos.
De Quevedo y Baroja cien sonetos,
de Unamuno su rechazo, a la sazón,
no frenaron la barbarie del arpón,
pasatiempo de infamia sin respetos.
Es amor lo que pido y te reclamo,
es derecho a la vida lo que exijo,
es justicia la norma que proclamo.
Del cielo y el perdón eres aún hijo,
del sino de los toros no eres amo,
la Bula de San Pío ya lo dijo.
(Antonio García-Palao)
Más poemas y escritos en:

marzo 7, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 4 comentarios

POR QUÉ EL TORO SÍ SUFRE

He conseguido hacerme con el número 656 de 6 toros 6, en donde se publica un artículo, que en realidad es una entrevista realizada por José Luis Ramón, y que titulan: “Por qué el toro no sufre”. Cómo se puede leer en este enlace, http://blogveterinario.blogspot.com/2007/02/por-qu-el-toro-no-sufre-por-qu.html, tuve conocimiento de su existencia a través de El País, en donde Rosa Montero, en una columna que titulaba “Ay”, hacía referencia a las declaraciones del Dr. Illera. Cómo introducción se nos cuenta que lo que vamos a leer forma parte de una tesis doctoral que dirige el doctor Illera y que “puede echar por tierra muchos de los vacuos argumentos de antitaurinos y animalistas”. Su interés se centra en la cuantificación del estrés de éste animal, para poder compararlo con el que sufren otras especies, por ejemplo cuando son llevados al matadero. Su base de investigación, añade, es siempre, la endocrinología, es decir la medición de las hormonas. Lo primero era ver si la glándula adrenal del toro de lidia es igual que la del resto de las especies de ganado vacuno. Dice, qué (entre comillas), el toro es un animal especial endocrinologicamente hablando, ya que tiene una respuesta totalmente diferente a la de otras especies animales. Ellos han medido lo que llamamos medidores del estrés, es decir, las hormonas hipofisarias y adrenales que son las que regulan ese sistema. Dice que durante la lidia, el toro tiene menos niveles hormonales que durante el transporte y añade: “por supuesto que el toro tiene estrés, pero con estos análisis hemos podido demostrar que es significativamente más elevado en el momento de salir al ruedo que durante la lidia”. Las mediciones hormonales han sido realizadas en toros que son devueltos a los corrales, unos antes de ser picados, otros después y otros incluso con banderillas. Así, dice, ha podido saber que el momento de mayor estrés para el toro es cuando sale a la plaza, desde que está en los corrales hasta que sale al ruedo. Le pregunta el periodista: ¿Siente más estrés al salir al ruedo que al pasar por el picador o después de ser banderilleado? La respuesta: Así es, hablando SIEMPRE DE LAS MEDICIONES EFECTUADAS EN LOS NIVELES HORMONALES. Por este motivo, el toro tiene una respuesta totalmente distinta a la de las demás especies animales. Según dice el Dr. Illera, el estrés durante el transporte es tres veces superior que durante la lidia. Es decir que para estos animales es tres veces más estresante transportarlos que realizarles una lidia entera. NO PODEMOS DECIR QUE NO SUFRA ESTRÉS, pero sí podemos afirmar que el que sufre durante la lidia no es tan grande como algunas personas quieren hacer ver. EN EL TEMA SI LA LIDIA ES CRUENTA O NO CRUENTA YO NO ENTRO, añade el doctor Illera; nosotros lo que queríamos demostrar es que el toro es un animal especial que está perfectamente adaptado para la lidia. Y que todos sus mecanismos hormonales se ponen en funcionamiento de una manera totalmente distinta a la de cualquier otro animal o incluso las personas. Los novillos se estresan un poco más, pero en los toros, durante su lidia, LOS NIVELES LLEGAN A SER PRACTICAMENTE NORMALES. A la pregunta del periodista sobre si el tercio de varas, sirve para rebajarle la fuerza, para hacerle toreable, y mediante el sangrado descongestionarle, y que como consecuencia de la lidia el toro va sintiendo menos estrés, el doctor Illera responde: así es. Con datos, tenemos demostrado que, después de sufrir un gran estrés en el momento de salir al ruedo, a los cinco minutos sus niveles hormonales son casi normales. Pregunta: Estrés equivale a sufrimiento:Respuesta: No, no, son cosas totalmente distintas. El estrés puede ser un sufrimiento, pero no en todos los casos, porque éste puede deberse a otras causas. Aquí entramos en el siguiente punto que hemos querido investigar: puesto que estos animales tienen un mecanismo hormonal especial para superar el estrés, pensamos que QUIZÁ también lo tuvieran para liberarse del dolor. Hasta hace muy poco no se sabía cómo medir el dolor, y las mediciones eran totalmente subjetivas. No había ningún parámetro que permitiera conocer el grado de dolor en un momento determinado. Porque hay que tener en cuenta que el umbral de dolor es individual y distinto para cada persona o animal.Desde hace siete u ocho años se descubrieron dos mecanismos cerebrales (neuroendocrinos) que son los encargados de controlar el dolor. Normalmente cuando hay sufrimiento o estrés debido a una acción externa (un pinchazo, un pellizco, una quemadura…), se pone en funcionamiento todo el sistema nervioso y se liberan betaendorfinas. Es la hormona del placer. ¿Qué quiere decir esto? Que si yo estoy provocando un dolor y la persona libera muchas betaendorfinas lo que está haciendo es PALIAR ese dolor, porque está liberando la hormona de la “felicidad”, como también se la conoce. El mecanismo es que las betaendorfinas bloquean los receptores del dolor en el sitio donde éste se está produciendo, HASTA QUE LLEGA UN MOMENTO EN QUE EL DOLOR Y EL PLACER SE EQUIPARAN, Y DEJA DE SENTIRSE DOLOR.Hemos medido las endorfinas del toro, y hemos descubierto que el umbral de dolor en el toro es grandísimo. Es decir durante la lidia liberan DIEZ VECES MÁS BETAENDORFINAS QUE EL SER HUMANO, Y SIETE VECES MÁS QUE DURANTE EL TRANSPORTE. En el traslado de los toros también se libera esta hormona, porque sienten estrés, lo que les provoca un sufrimiento, pero como las liberan en menor cantidad, su sufrimiento es mayor. Está menos compensado.Añade: Nosotros PENSAMOS que si al toro no se le picara ni se le banderilleara, posiblemente siguiera con el altísimo nivel de estrés que tiene al salir al ruedo. La puya provoca un mecanismo doble en el toro: POR UN LADO LE ESTRESA Y POR OTRO LE PRODUCE DOLOR; Y POR CONSIGUIENTE, AL SENTIR DOLOR, COMIENZA A LIBERAR LAS BETAENDORFINAS QUE LO MATIZAN.Pregunta: ¿Cómo lo saben? Respuesta: Porque hemos analizados toros devueltos antes de llegar al caballo, y estaban mucho más estresados que aquellos que analizamos después de pasar por el picador. SOBRE ESTE TEMA TODAVÍA NOS FALTA HACER MÁS COMPROBACIONES, y para ello necesitamos analizar más toros devueltos después de ser picados. El estudio de las betaendorfinas se ha realizado en 120 novillos y 180 toros. Respecto al cortisol hemos realizado 400 análisis de cada uno de los grupos, ya que llevamos diez años tomando muestras. Después hace una descripción, a preguntas del entrevistador sobre la fuerza física, la agresividad, el ejercicio, y los toros que son corridos por las calles. CÓMO NO HAY DOLOR, LIBERAN MENOS BETAENDORFINAS Y, POR TANTO, ESTÁS NO SUPLEN LA SENSACIÓN DE ESTRÉS Y DE SUFRIMIENTO. Con esto queremos decir que el toro bravo tiene un mecanismo especial para llegar a controlar este dolor. POR SUPUESTO QUE DOLOR VA A SENTIR, PERO NO ES LO MISMO QUE UN ORGANISMO PUEDA CONTROLARLO Y CONTRARRESTARLO, HASTA CASI NO TENER SENSACIÓN DE DOLOR, QUE OTRO QUE NO PUEDE PONER EN MARCHA ESE MECANISMO. Pregunta: ¿Por eso el toro vuelve al caballo después del primer puyazo? Respuesta: Así es. ¿Qué otro animal vuelve a un sitio en el que le han provocado dolor? Ninguno. Todos salen corriendo. Lo que nosotros queremos decir es que la raza del toro de lidia, tiene un mecanismo especial que responde rápidamente, en milisegundos, con la liberación de cortisol y catecolaminas. Un humano tarda más en responder. El toro es distinto a los demás animales, porque, en cuanto tiene estrés, en mucho menos tiempo de un segundo ya está liberando hormonas para contrarrestar esa situación. Debe quedar claro que no las libera para mal, sino para bien, para contrarrestar el dolor hasta que llega un momento en que deja de sentirlo. Ahora, además de los análisis de sangre, nuestro objetivo es recoger muestras de músculo y ver cuantos receptores están bloqueados ante el dolor. Y en cuanto tenga el número de receptores bloqueados, YO PODRÍA ASEVERAR PERFECTAMENTE QUE ESE ANIMAL NO SUFRE. ASÍ COMO LO DIGO: NO SUFRE DOLOR. DE MOMENTO SÓLO PUEDO DECIR QUE CREO QUE NO SUFRE DEMASIADO DOLOR, PERO EN CUANTO AVANCEMOS EN LA INVESTIGACIÓN, Y SEPAMOS QUE LOS RECEPTORES ESTÁN BLOQUEADOS, PODRÉ AFIRMAR QUE AHÍ NO HAY NINGUNA SENSACIÓN DE DOLOR.Pregunta: ¿Qué hace distinto al toro? Respuesta: Que su sistema endocrino es completamente diferente al del resto de los animales. Los toros tienen una regulación hormonal que no se parece a la de ningún ser vivo. Hemos estudiado que su glándula adrenal tiene mayor tamaño que la de otras razas de vacuno, y que también tiene más células productoras de hormonas. Ahora vamos a realizar un estudio con la Universidad de Texas comparando los toros bravos con los que utilizan en el rodeo, a los que no se les hace ningún daño físico. Añade que está comprobado que los niveles de estrés de cualquier tipo de vaca es mucho mayor que el del toro, simplemente por moverlas fuera de la cuadra.Y termina la entrevista diciendo: La gente habla con mucha ligereza del estrés y del sufrimiento del toro, pero se desconoce que hay animales que sólo por ponerles la mano encima se mueren de estrés. Cada animal es diferente, y dentro de la propia raza del toro de lidia, unos responderán de una manera y otros de otra. No obstante, tras analizarse un gran número de animales se podrán establecer unos parámetros medios, AUNQUE ES EVIDENTE QUE UNOS TENDRÁN MÁS ENDORFINAS QUE OTROS.——————————————————————————————-Cómo veréis mi respuesta a lo expuesto por el Dr. Illera es muy larga, pero creo que será bastante sencilla de entender, si la leeis con atención. Animo y a por ello.
Me he propuesto contestar lo más científicamente posible al Dr. Illera. Pero antes debo matizar algunas cosas. Yo no me dedico a la investigación cómo él, es decir mis conocimientos se nutren de los resultados y las publicaciones de otros, además de mi experiencia personal. Soy veterinario clínico de pequeños animales desde hace 25 años, y por tanto mis conocimientos sobre bóvidos son muy escasos. Esto no quita que en cuanto a la endocrinología piense que no hay grandes diferencias entre unas especies y otras.
El doctor Illera afirma, en base a sus investigaciones que el toro de lidia tiene un mecanismo especial para responder al dolor y al estrés. Cómo muy bien dice, no debemos confundir estrés con sufrimiento, aunque en muchas ocasiones estos dos conceptos se encuentran íntimamente ligados. Aquí se han mezclado, por decirlo de alguna manera, “churras con merinas”. Es decir, por un lado se habla de estrés, por otro de sufrimiento, y por otro de dolor, y se mezcla todo, y se extraen conclusiones, que para mí, con los datos que se aportan en la entrevista, conducen a conclusiones muy atrevidas.
Entiendo que a un profano es muy sencillo convencerle y más si lo que se le dice es lo que quiere escuchar. Por eso no es extraño que todos los medios que defienden las corridas de toros se hayan hecho eco de manera favorable de las declaraciones del Dr. Illera (incluso en el diario francés Liberación se han sido publicadas).
Antes de continuar me gustaría hacer una puntualización. Decía el Dr. Illera en El Mundo que su correo ha sido desbordado con e.mails llenos de insultos y de amenazas, y que desconoce quién lo ha hecho público (http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2007/591/1172358004.html). Pues lo ha hecho público él o en su defecto la institución publica en la que trabaja, sin duda. La web de la facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, a través de su enlace a la cátedra de Fisiología lo hace accesible a todo el mundo. Yo, personalmente le he enviado un correo, al que no ha respondido, siguiendo los pasos que he comentado. Desde luego en mi correo no ha habido insultos. Me limité a pedirle que enviara el artículo en cuestión y a contarle lo que había leído en El País por si no había llegado a su conocimiento.
Debo decir que explicarle al público en general lo que voy a exponer no es nada sencillo, ya que los términos técnicos que voy a utilizar no serán facilmente compresibles, pero estamos hablando del dolor, del sistema nervioso, de hormonas del estrés, de sufrimiento, de catecolaminas, de endorfinas, y evidentemente sin unos conocimientos básicos su entendimiento será complicado. Aún así lo voy a intentar.
Debo añadir que parto de la información del artículo publicado en 6 toros 6, relativamente escaso en datos. Supongo que en el proyecto de tesis doctoral del que habla el Dr. Illera, habrá muchísimas más cosas en las que apoya sus descubrimientos. Yo no tengo acceso a ella, aunque sí podré tenerlo una vez presentada y publicada. Sé que una parte del estudio fue presentada en un symposium sobre el toro de lidia en Zafra en el año 2005. He accedido a la página web en que se hace alusión a éste estudio -“neurofisiología del estrés y síndrome de adaptación en el toro de lidia”-. Se puede ver la reseña de aquellas sesiones, pero la comunicación no es de lectura libre. http://www.simposiotorozafra.org/simposio.phtml?menu=4&codigo=146. Lo cierto es que me habría gustado leer estos estudios preliminares, porque lo que se dice en la entrevista da imagen de datos inconexos y poco razonados. También me hubiera gustado que el Dr. Illera me hubiera explicado personalmente con más detalle sus conclusiones, pero como he dicho, a pesar de habérselo solicitado, no ha sido posible. Que quede claro por tanto que mi respuesta parte de lo que he leído, que no es más que una entrevista publicada en una revista taurina.Hace referencia el Dr. Illera al cortisol. ¿Y qué es el cortisol?: Pues es una hormona natural que fabrican los seres vivos desde una glándula situada cerca de los riñones y que se denomina suprarrenal. Hay dos, una en cada zona próxima a cada uno de los riñones. Para que el lector se haga una idea es una sustancia muy parecida en cuanto a sus acciones en el organismo, a la que contienen los medicamentos conocidos como glucocorticoesteroides, entre los que el más conocido es el llamado Urbasón. ¿Les suena? Podemos decir, como afirma el Dr. Illera, que es una hormona íntimamente relacionada con el estrés, aunque existen enfermedades que hacen que se produzca en grandes cantidades, y existen otras que hacen que se produzca en cantidades mínimas. Este dato en este contexto carece de relevancia, pero me parece interesante que sea conocido.
Se sabe que en situaciones de normalidad los organismos tienen una serie de mecanismos para mantener esta hormona en unos valores adecuados para la vida, pero que ante determinadas circunstancias, y una de ellas es el estrés esta hormona se produce en cantidades exageradas. Es decir cada especie tiene unos valores de cortisol normales, perfectamente conocidos. Cómo he dicho se produce en la glándula adrenal, pero su secreción está condicionada a la funcionalidad de otras dos glándulas que son el hipotálamo (CRH) y la hipófisis (ACTH). Es lo que se conoce como el eje hipotálamo-hipófisis-adrenales. Por explicarlo de un modo inteligible, si el hipotálamo descarga CRH, esto conduce a la descarga por parte de la hipófisis de ACTH, y está a su vez a la descarga de cortisol por las adrenales. Luego, los niveles de cada uno de estos tres elementos en la sangre, hará que se regulen sus cantidades en el organismo según las necesidades de cada momento. No debemos separar estos tres compuestos CRH, ACTH y cortisol, porque las cantidades que se producen de unos y de otros están intimamente relacionados.
¿Y qué podemos contar del cortisol y sus precursores, además de que aumenta en situaciones de estrés? Veamos: sabemos que muchos tipos de tensión física, emocional, así como el dolor, el traumatismo, la inflamación, la falta de oxígeno, la hipoglucemia aguda y la exposición al calor, entre otras, aumentan la producción de ACTH y cortisol. Uno de los precursores de la ACTH también da lugar a betaendorfinas. Sabemos además que estas betaendorfinas tiene una importante acción sobre el control de la respiración. Como veremos más adelante estas betaendorfinas se producen también en determinadas situaciones que se presentan sin duda alguna en la lidia del toro. ¿Por qué no pensar entonces que esta gran cantidad de betaendorfinas de las que habla el doctor Illera se presentan en gran cantidad como una serie de respuestas sumatorias, y no sólo como respuesta al dolor?
Debemos saber que durante y después de un ejercicio deportivo se producen también betaendorfinas, en mayor o menor cantidad según el esfuerzo realizado. No es que podamos pensarlo es que estoy seguro que sus enormes descargas no están provocadas sólo por el dolor, sino por la necesidad del organismo de intentar paliar una gran cantidad de desequilibrios que se están produciendo. He hablado más arriba de la hipoglucemia, del calor, de traumatismos…Pero bueno, no adelantemos los acontecimientos…
Nos dice el Dr. Illera en la entrevista que el toro de lidia presenta unos altos niveles de cortisol en los cinco primeros minutos de salir a la plaza. Nos cuenta que los momentos de mayor estrés son desde el momento en que está en los chiqueros hasta que sale a la plaza. Luego, durante la lidia, ha determinado que el toro sufre menos. Lo basa en las mediciones de los parámetros hormonales de los que he hablado antes, es decir de la ACTH y del cortisol. Queda por tanto claro que los niveles de estas hormonas son menores durante la lidia, que antes de que ésta empiece (tiempo en que el toro permanece en los chiqueros, es “arreado” para que salga al ruedo, se le clava la divisa -que digo yo que también le producirá dolor- y el tiempo que permanece en él, antes de que se produzca la lidia). Lo basa en los análisis realizados sobre toros que han sido devueltos a los corrales sin ser previamente castigados, otros que han sido picados y otros incluso que han sido picados y banderilleados.
Aquí es donde debo hacer un inciso, ya que me asaltan preguntas que creo importantes. Desconozco como se han tomado las muestras de sangre. Quiero decir: la toma de muestras en el toro que es devuelto a los corrales sin lidiar, se hará, digo yo, sobre un toro vivo, que en condiciones normales, tendrá que ser sujetado de alguna manera para que se deje manejar. ¿Lleva el doctor Illera personal a la plaza para estos menesteres? Entiendo que manejar a un toro bravo para extraerle una muestra de sangre debe ser sumamente peligroso, y además sumamente estresante para él. Esto llevará su tiempo, así que: ¿cómo establece su apreciación de los cinco minutos? Entiendo además que la devolución del toro a los corrales, se produce después de un largo periodo de tiempo, que incluye la decisión de devolverlo o no, la salida de los mansos, y que el toro colabore o no, para salir del ruedo. Lo mismo deberemos tener en cuenta para el toro devuelto que ha sido picado, y lo mismo para el picado y banderilleado (éste grupo de toros debe ser muy reducido, ya que esta circunstancia, aunque soy un profano en las lides de la fiesta, entiendo que no debe ser muy frecuente). Me parecen datos sumamente importantes que desconozco, pero que podrían influir mucho sobre los análisis que ha realizado el Dr. Illera, especialmente por la cuantificación que hace de los tiempos de sufrimiento y estrés. Si dice que es más estresante para el toro el trasporte que la lidia, debo entender que la manipulación para la extracción de sangre, con las complicaciones que conlleva, ¿no le estresan?. Más adelante podéis ver unas estadísticas de la respuesta del cortisol a determinadas manipulaciones en algunos bóvidos, con lo que podréis entender mejor lo que estoy diciendo.
Quizá cuando se lea y se publique la tesis salgamos de dudas. Lo que me sorprende más de toda la entrevista, y debo decir que me sorprenden muchas cosas, es la afirmación siguiente: “Pensamos que si al toro no se le picara, ni se le banderillea, posiblemente siguiera con el altísimo nivel de estrés que tiene al salir al ruedo. La puya provoca un mecanismo doble en el toro: por un lado le estresa y por otro le produce dolor y por consiguiente, al sentir dolor comienza a liberar las betaendorfinas que lo matizan”.Y que me perdone el señor Illera, pero: ¿a qué estamos jugando?: ¿a que el toro produzca más betaendorfinas para que los análisis nos digan que produce una barbaridad?, ¿a qué el toro además de sentir estrés sienta dolor, cómo él mismo reconoce? Pues para mi sencillamente, estamos jugando a torturar de manera doble al toro. Aquí hablamos de sufrimiento “mental” (por el estrés), y añadimos con la puya y las banderillas el sufrimiento físico.
Pero no nos limitamos a provocar sufrimiento físico traducido en dolor, sino que añadimos todavía más estrés. De alabar es su cometario de que él ni afirma, ni niega que las corridas de toros son o no cruentas. Pues hombre, si nos atenemos a la definición de cruento que da la Real Academia de la Lengua, estamos poniendo en duda una evidencia:
Cruento=sangriento:1. adj. Que echa sangre.2. adj. Teñido en sangre o mezclado con sangre.
Para no desviarnos del tema, entraremos ahora en lo que podemos decir sobre las betaendorfinas y las catecolaminas, cuya masiva presencia en los análisis que hace públicos el doctor Illera le llevan a decir qué el toro no sufre. Maticemos que él dice que sí, que sufre y que padece dolor, pero no en la medida en que los antiaturinos podemos sospechar.
Transcribo a continuación un párrafo copiado de uno de los estudios sobre el tema que he leído, y que me sirve para contaros que sobre estos mecanismos de defensa del organismo hay mucha información sobre la especie humana y ninguna sobre los toros. A pesar de que hay muchísima información, los neurólogos, los médicos de las unidades de dolor, los cirujanos, e incluso los psiquiatras tienen todavía un montón de dudas sobre las respuestas del sistema nervioso, los mediadores del dolor, las respuestas celulares ante el dolor, los receptores del dolor, las consecuencias del estrés. Miles y miles de dudas, que se fundamentan en unos estudios científicos muy amplios y profundos. Aquí, en las afirmaciones que se hacen en la entrevista, parecen no existir dudas de ningún tipo y se confía en un futuro estudio sobre el bloqueo de los receptores del dolor para poder afirmar, con cierta rotundidad que el toro no sufre. Lo veo realmente atrevido.
El párrafo copiado dice así:
“Un animal sometido a una agresión presenta una elevación de los niveles plasmáticos de las hormonas contrarreguladoras : cortisol, glucagón, catecolaminas…El hipótalamo (CRF) tiene un efecto coordinador central sobre la respuesta endocrina. En la respuesta al estrés no sólo esta implicado el eje hipotálamo (CRF)-hipofisario (ACTH)-adrenal (cortisol), sino también el sistema opioide endógeno, es decir, las enforfinas”.
Ahora viene la explicación a esto que es un poco complicada, pero no se puede simplificar más: “El factor liberador de la hormona corticotropa del hipotálamo (CRF) actúa estimulando la secreción de POMC (proopiomelanocortina) por la hipófisis. La POMC es metabolizada a ACTH y a betaendorfinas, de ahí que exista un eslabón entre los opioides endógenos (endorfinas) y el eje hipotálamo-hipofisario-suprarenal. Otro nexo de unión es la estimulación de la suprarrenal (cortisol) por la CRH con liberación de catecolaminas y encefalinas”.
Digamos que sí hay una cosa interesante en el estudio del Dr. Illera. Me refiero al hecho que menciona sobre que las mediciones de cortisol son más altas en bóvidos durante el transporte, que en el momento de la lidia. Y lo cierto es que no debería ser así, ya que “una situación de estrés implica la interacción y suma de estímulos aferentes de muy diversa índole que deben ser integrados en el Sistema Nervioso Central y que originan una respuesta humoral que es directamente proprorcional a la intensidad del estímulo”. “Todos los tipos de traumatismo se caracterizan por un aumento de la secreción de CRH, ACTH y cortisol”. Se supone según esto que durante la lidia los niveles de estas tres hormonas deberían ser más altos que en el momento en que el toro sale al ruedo y todavía no ha sufrido ningún daño físico, porque estaríamos sumando al estrés, el dolor. Es importante además, que sepáis que para lograr la restitución completa del volumen sanguíneo consecutivo a una hemorragia es necesario que aumenten los niveles de cortisol. ¿Qué pasa entonces? ¿Será cómo dice el doctor Illera que el toro tiene un mecanismo de respuesta especial?
Pues bien en una tesis doctoral sobre cirugía que podéis consultar en el enlace que he puesto más abajo, se puede leer:
“Trabajos experimentales clásicos demostraron que para que ocurran ciertas respuestas endocrinas, cómo la que media la liberación de cortisol a través de la ACTH, es necesario que estén INTACTOS el estímulo neuronal y la transducción de la señal al sistema nervioso central”. Y añade: “por ejemplo, no existe respuesta de ACTH a operaciones en pacientes paraplégicos con transección de la médula espinal a nivel de la vértebra torácica 4″. La respuesta a estímulos nocioceptivos requiere VÍAS NEURONALES INTACTAS. En otro estudio, se puede leer: “el dolor actúa como un estímulo del sistema neuroendocrino. Los estímulos nocioceptivos no activan la respuesta HORMONAL (la que ha medido el Dr. Illera) a menos que estén INTACTAS las vías neuronales. La respuesta puede AMORTIGUARSE O EVITARSE por lesiones neuronales (demostrado con bloqueos anestésicos) o de la médula espinal”. (http://www.ucm.es/BUCM/tesis/med/ucm-t25918.pdf ).
Y yo, pregunto:
¿Una vez picado el toro o una vez picado y banderilleado están intactas las vías neuronales y por tanto el estímulo neuronal y la transducción al sistema nervioso central? Pues después de leer lo que a continuación escribo, me quedan pocas dudas. Lo he extraído de una página taurina y el que lo cuenta es un aficionado a la fiesta: “Cuando la puya no es colocada en su sitio (morrillo), se producen fracturas de apófisis espinosas vertebrales, fracturas de cartílagos, fracturas altas de las costillas, con hemorragias muy cerca de la columna vertebral cuya sangre se puede infiltrar entre las vértebras alcanzando el canal raquídeo y comprometiendo la médula espinal, provocando parálisis parciales en los miembros anteriores y músculos de la respiración”. Y yo, cómo veterinario tengo la capacidad de decir que las vías neuronales como consecuencia de la puya principalmente y de las banderillas, no están intactas, condición indispensable para que las respuestas hormonales se produzcan con normalidad.
¿El sistema endocrino del toro no responde de manera normal, que sería aumentando la elevación de ACTH y cortisol, porque el sistema nervioso esta dañado y cómo consecuencia las respuestas hormonales no son las normales? ¿Servirá esto para explicar por qué las determinaciones de cortisol no son las esperadas? (no olvidemos que el Dr. Illera dice que durante la lidia los niveles hormonales llegan a ser prácticamente normales, lo que le vale para decir que el toro no sufre). Creo que caben pocas dudas, sabiendo que como está demostrado es necesaria una integridad del sistema nervioso para que la respuesta hormonal sea la normal (en este caso lo normal sería encontrarse con tasas muy altas de ACTH y cortisol, cosa que no ocurre).
Yo no he estado en una lidia jamás, pero sí he visto como son las banderillas y las puyas, -e incluso debo reconocer que en su momento fui capaz de ver alguna por televisión-, y sé en las zonas en que son aplicadas. Y pregunto: ¿Dañan la puya y las banderillas estructuras nerviosas? ¿Se producen lesiones neuronales o de médula espinal por los puyazos y las banderillas? Por lo explicado anteriormente, podríamos pensar que sí. ¿Explicaría esto la presencia de valores atípicos del cortisol-demasiado bajos para lo que se podría esperar-. Podríamos pensar que sí… Explica esto que los niveles de cortisol en un toro que ha salido a la plaza y no ha sido ni picado ni banderilleado, y que es devuelto a los corrales, sean más altos que los del toro al que se ha sometido a algún lance de la lidia. Pues evidentemente sí, ya que su sistema neurológico está intacto y por tanto los mecanismos hormonales del estrés funcionan perfectamente. Supone esto que este toro, devuelto a los corrales “inmaculado”, ha sufrido más que el que es lidiado. Pues es posible que haya sufrido más , según lo que se nos quiere “vender” por sufrimiento. Si nos quieren “vender” el sufrimiento sobre los valores del cortisol, así será, pero no dejará de ser una conclusión errónea; partiendo de la base de que los valores del toro lidiado no son reales porque la respuesta, al estar dañada la transmisión nerviosa, no refleja lo que en realidad debería reflejar. Siento ser reiterativo, pero los datos aportados me parecen sumamente relevantes. Pasemos ahora al tema de las betaendorfinas, que al parecer es lo de lo que más eco se han hecho los medios de comunicación. Es otra de las bases sobre las que se fundamenta el estudio. La verdad es que sobre este punto he tenido muchas dudas para llegar a una conclusión. El problema deriva de que si los mecanismos de transmisión nerviosa no son los adecuados para la descarga de ACTH y cortisol, tampoco lo debería ser para las descargas de betaendorfinas, pero la respuesta la he encontrado en una de las afirmaciones que apunta el Dr. Illera sobre la respuesta del toro en menos de un segundo (aún así, no entiendo como ha llegado a está conclusión). Además está perfectamente estudiado que su descarga también se produce por mediadores celulares, a través del sistema inmune, localmente en la zona donde se produce el dolor, es decir a nivel de los tejidos dañados. Lo hace liberando lo que se denomina POE. El POE más abundante liberado por los linfocitos es la betaendorfina. Su liberación a partir de células inmunes se produce principalmente por la acción del CRF y de la interleucina 1-beta, interleucina 6 y factor de necrosis tumoral alfa. ESTA REGULACIÓN SERÍA LA RESPONSABLE de la respuesta que aparece cuando se produce la agresión en una ZONA DENERVADA O BLOQUEADA POR LESIONES MEUROLÓGICAS importantes, ya que no existe el estímulo neurológico aferente (vuelven aquí a aparecer como sumamente importantes las lesiones provocadas por la puya y las banderillas). La integridad del sistema nervioso es indispensable. Aquí radica el error en las conclusiones que ha hecho públicas el doctor Illera.
Me resultaría interesante saber si las determinaciones que se han hecho son de betaendorfinas exclusivamente, o sí ha sido de endorfinas. Las endorfinas son transmisores sinápticos o modulares y están implicadas en el mecanismo fisiológico de la percepción del dolor. Además de su efecto analgésico, los opioides endógenos, tienen acciones cardiovasculares, metabólicas e inmunológicas. Por ejemplo, las beta endorfinas tienen un efecto hipotensor y las encefalinas causan hipertensión. Durante los periodos de estrés se liberan betaendorfinas a la circulación. Después de operaciones mayores, infecciones, traumatismos, choques, etc, los valores de opioides endógenos aumentan. Se sabe por ejemplo que aumentan mucho cuando hay hemorragias. Supongo que nadie negará que durante la lidia las hay, cómo aseverábamos cuando se hablaba se lo cruento de la lidia. Debemos decir, que además de en presencia de hemorragias, las betaendorfinas aumentan considerablemente en sangre cuando hay que reestablecer el volumen de sangre circulante o proporcionar sustratos de energia. También las betaendorfinas se liberan cuando se produce lo que se conoce como síndrome del choque circulatorio. El ejercicio físico aumenta la descarga de betaendorfinas. Las betaendorfinas aumentan considerablemente en la sangre de un organismo en que hay un shock neurogénico, hipotensión e hipertensión, bradicardia o taquicardia, y transtornos ventilatorios.
¿Podemos definir a estas sustancias cómo las hormonas de la felicidad? ¿Podemos decir que está suficientemente justificada su gran producción durante la lidia? Según lo expresado anteriormente, sin duda alguna. ¡Menuda felicidad tener un organismo sufriendo todo lo anteriormente nombrado! Nadie niega que son unos importantes mediadores contra el dolor, pero en este caso y con los datos que aporto, mi interpretación es la contraria a la del Dr. Illera. Estas desmesuradas tasas de endorfinas me hablan de un organismo que sufre un gran dolor y una gran alteración de sus funcionales vitales. Quiero decir que limitar la presencia de un gran número de betaendorfinas en la sangre del toro lidiado a la consecución de un estado de bienestar es un error, ya que estas sustancias aumentan de forma muy considerable cuando el organismo necesita reparar daños importantes.
Es decir no sólo se liberan para bien, no, se liberan para mal, para contrarestar todas las agresiones a las que se está sometiendo al organismo.
¿Los hay en la lidia del toro? A mí no me cabe la menor duda que sí. Dice el Dr. Illera que el toro durante la lidia descarga siete veces más betaendorfinas que durante el transporte y diez veces más que el hombre. Aparte de que para mí es normal que así ocurra, ya que durante el transporte no existen los daños físicos que se producen durante la lidia, y por tanto no hay dolor, tampoco entiendo esa comparación con el ser humano. ¿En base a que comparaciones lo hace? ¿Que experiencias ha tomado como referencia en el ser humano? ¿Bajo que estados de estrés, de sufrimiento o de dolor ha medido las descargas de betaendorfinas en el hombre? No acabo de entender lo que nos quiere trasmitir con estas apreciaciones.
Se sabe por ejemplo, con respecto al cortisol, que en un ser humano que siente pánico ante una situación, los niveles de cortisol no se elevan en exceso, salvo que el pánico se acompañe de una depresión secundaria o agorafobia. Aunque de acuerdo con la etimología de la palabra se relaciona con el miedo a los lugares abiertos (“agora”=plaza), en general el agorafóbico teme cualquier lugar o situación en el que se sienta desprotegido, desamparado, del que no sea posible huir inmediatamente a un lugar considerado “seguro” o recibir ayuda. Por ello, la agorafobia suele incluir otras fobias más específicas como el miedo a los lugares cerrados o claustrofobia o a las alturas. ¿Podemos pensar que un toro de lidia puede tener este tipo de sensaciones cuando es introducido en un medio hasta entonces desconocido para él, como cuando se ve encerrado en un camión de transporte o en los chiqueros o toriles o salta al ruedo de una plaza de toros? Podría ser, aunque desconozco la manera en que esto podría ser valorado o estudiado. Haciendo caso de la propia definición de irracionalidad de las fobias, creo que este dato debería ser tenido en cuenta. Pensemos del lugar de donde viene el toro de lidia. Hablamos de un animal acostumbrado a los espacios abiertos, a las dehesas de las que habla el doctor Illera. Viene de lugares en los que le resulta fácil escapar de situaciones estresantes. Os dejo aquí un enlace ( http://www.produccionbovina.com/etologia_y_bienestar/bienestar_en_bovinos/20-evaluacion_estres_durante_manejo_y_transporte.htm) en donde se puede entender perfectamente lo que estoy hablando. Veréis que las respuestas ante una determinada situación de estrés son muy diferentes según la raza de bóvido, midiendo la respuesta en base a las determinaciones de cortisol.
En las especies con las que yo trabajo, puedo decir que tanto en los perros como en los gatos si se han descrito situaciones de agorafobia o de problemas parecidos a la claustrofobia. Cuando en la clínica tenemos hospitalizado a un perro o a un gato dentro de una jaula, o simplemente está esperando dentro de una de ellas a ser recogido por su propietario, he tenido muchos casos de animales que no soportan verse encerrados en un espacio cerrado. Hay muchos perros y gatos que sufren un gran estrés al viajar en coche y otros a los que les encanta. Siguiendo el mismo razonamiento: ¿podemos pensar que los toros sometidos a lo que se conoce como encierros puedan sufrir más estrés que los que son lidiados? Al parecer sobre esto todavía no hay experiencias hechas que puedan aportar datos al respecto.
Dice el Dr. Illera que los toros recortados tienen el doble de estrés que los lidiados, ya que no generan betaendorfinas porque no sufren dolor. Es simplemente lo que hemos hablado anteriormente sobre la integridad del sistema nervisoso que en estos animales sí existe.. No hay heridas, ni desgarros, ni traumatismos, ni rotura de vertebras, ni hemorragias intramedulares, ni pérdidas de sangre, y el compromiso cardio-respiratorio seguro que es menor, parámetros que como ha quedado demostrado son los culpables de esa descarga tan brutal de endorfinas y catecolaminas. Las tasas de cortisol que son medidas en estas toros como indicador del estrés serán las que son, mientras que el toro lidiado no pueden ser las esperadas porque como he dicho, el sistema nervioso ha perdido su integridad.
Habla el doctor Illera del tamaño de las glándulas adrenales del toro de lidia, que son más grandes que las de otros bóvidos y que por tanto tienen más células capaces de producir cortisol. Desconocía este interesante dato, pero debéis saber que sólo hay una parte de la glándula adrenal donde se produce el cortisol, que es la conocida cómo zona cortical, es decir la parte externa o superficial de la glándula. En la otra zona, la medular, es donde se producen la adrenalina y la noradrenalina, que forman parte del grupo de las catecolaminas, de las que habla el Dr. Illera y de las que os contaré algo a continuación:
Las catecolaminas (adrenalina, noradrenalina. isoproterenol, dobutamina y dopamina, entre otras), efectivamente se elevan cuando se somete al individuo a una situación de estrés. Pero sí hay que cuantificarlas, cómo él hace en la entrevista, se debe conocer que aumentan en proporción a la intensidad y gravedad de la lesión. Si el toro lidiado tiene más catecolaminas en sangre que el que no lo ha sido, es que ha sufrido más, sin lugar a dudas. Es normal encontrar elevaciones importantes de estas sustancias como respuestas a estímulos tales cómo hipotensión, hipovolemia, hipotermia, hipoglucemia, hipoxemia, dolor, ansiedad y miedo. Las concentraciones de catecolaminas en plasma sanguíneo consecutivas a una lesión se correlacionan mejor con el volumen de pérdida sanguínea y se observan además después de todas las formas de shock. Es importante saber que estas sustancias se utilizan en medicina y en veterinaria cuando se requiere un efecto rápido y sinérgico sobre la función cardiaca. Por ejemplo, en una urgencia médica como es una insuficiencia cardiaca congestiva descompensada, o simplemente una insuficiencia cardiaca aguda, su administración puede salvar la vida.
Dice el Dr. Illera que el toro vuelve al caballo después del primer puyazo y lo relaciona con la rapidez con que descarga cortisol y catecolaminas. ¿Quiere decir que el primer puyazo produce tanta descarga de betaendorfinas (hormonas del “placer”), que el toro va a recibir otro puyazo para encontrarse más feliz? Es una interpretación libre, que seguro que no tiene nada que ver con lo que ha querido decir el Dr. Illera, que también llega a decir: ¿qué otro animal vuelve al sitio donde le han provocado dolor? Digamos que en 25 años que llevo viendo miles de perros y gatos, he tenido y tengo de todo. Tengo muchos que vuelven encantados a la clínica, donde sin duda muchas veces se les ha hecho daño. Tengo muy pocos que salgan corriendo, que huyan. Se dan muchas situaciones de muchos animales que responden al dolor atacando aquello que se lo ha producido, es un mecanismo de defensa natural, de medir fuerzas, de enfrentarse a un enemigo que le ha causado daño. Creo qué esta afirmación se cae por su propio peso. ¿Vuelve el toro al caballo después de la segunda puya? Entiendo que después de dos puyazos raro es el toro que se acerca al picador, salvo que sea azuzado por la cuadrilla para que así lo haga ¿Qué ocurre cuando el toro derriba al caballo? ¿Sale corriendo o insiste en su ataque ante lo que le ha provocado daño? ¿Qué ocurre cuando el toro ha cogido al torero? ¿Sale corriendo o le embiste todavía con más ganas que a la muleta? Cuando pincho a un perro o a un gato su repuesta ante está agresión no es huir. Muchas veces ni se inmutan, pero en caso de perros o gatos nerviosos o agresivos su repuesta es intentar morder la mano que para ellos les ha causado un daño. Todo depende de su temperamento, y por lo tanto son respuestas individualizadas.
Como datos curiosos que he ido encontrando mientras buscaba información sobre el tema, se sabe por ejemplo que las mujeres descargan una gran cantidad de betaendorfinas durante el parto, lo que no impide que sufran “el dolor más fuerte que jamás han padecido” según cuentan ellas mismas. A mi jamás se me ocurriría comparar por ejemplo el parto de una vaca con el de una mujer, ya que sé que por ejemplo la placenta de la vaca tiene menos terminaciones nerviosas que la de la mujer y salvo en partos difíciles- y aún así- estoy seguro de que a la vaca le duele menos. Se sabe que la ingestión de alcohol provoca descarga de endorfinas, así como el tabaco, así como la mayoría de las drogas. ¿Hormonas de la “felicidad”? Quién habrá sido el inventor de tan desafortunado término. Las comparaciones entre especies son odiosas, pero como el Doctor Illera incorpora a la especie humana a sus conclusiones…Tampoco, jamás, se ha sometido a un humano o a un cerdo o a un perro a algo parecido a una lidia, con lo cual no podemos comparar sus catecolaminas, sus descargas de cortisol o de betaendorfinas, ni sus reacciones ante la misma situación. Afortunadamente nunca podremos hacer la comparación. Creo que os debe resultar de interés conocer que la mayoría de los estudios que se realizan actualmente en la especie humana, sobre el dolor, el sufrimiento y el estrés, se hacen dentro de los hospitales y buscan la manera de paliar lo más posible estas terribles sensaciones. Se busca la manera de evitar estos padecimientos a los enfermos que van a ser operados, que han sido operados, que sufren graves enfermedades crónicas. Es decir, son estudios con un importante trasfondo humano, y “ete” aquí que nosotros estamos debatiendo como se justifica un acto cruel con un animal vivo. Tiene su “gracia” el asunto. En la rama de la veterinaria a la que me dedico se ha trabajado mucho en el campo del dolor, para que vuestros perros y gatos sientan el menor dolor posible tras una operación, y se están actualizando mucho los protocolos anestésicos, para que al despertar de las cirugías se encuentren lo mejor posible. Tenemos ya fármacos muy potentes para paliar el dolor agudo y el crónico. Se trabaja mucho y bien para el bienestar animal…Todo esto resulta un contrasentido.
Se dice que si desaparece la fiesta, se perderá un precioso animal, creado por el hombre precisamente para este fin. Que las dehesas en que ahora vive a cuerpo de rey durante cuatro años, quedarán desiertas. Que hay una gran cantidad de intereses económicos y puestos de trabajo en juego. ¿Es éste el precio que tiene que pagar este animal? El sufrimiento y el dolor desde que es sacado de su hábitat, hasta que termina arrastrado por un par de mulos. Nuestra ministra de Cultura ya ha dicho que quiere terminar con este espectáculo. Lo que no se sabe es si pretende mantener las corridas sin castigo al toro o abolirlas definitivamente. A mi me cabe la duda de si habrá toreros que salgan al ruedo a enfrentarse a un animal cuya capacidad física no ha sido mermada por puyas y banderillas. Hablaremos entonces de un toro estresado, con altas tasas de cortisol en su sangre, pero con unas tasas de betaendorfinas bastante más bajas de las que ha determinado el doctor Illera. Hablaremos entonces de un toro que no ha sido sometido a ningún tipo de dolor físico, que al fin y al cabo, me parece que este debate es lo más importante.
Para concluir diré que la investigación sobre las endorfinas se produce en la década de los 70, tras el conocimiento que se tenía de los efectos analgésicos del opio. En esos años se descubrieron los receptores específicos sobre los que actuaba la morfina (uno de los 40 alcaloides que contiene el opio). Así se empezaron a buscar los agonistas endógenos de estos receptores. Hoy se sabe que son una serie de moléculas (peptidos opioides) que se agrupan en tres familias. La proencefalina da origen a la met-encefalina y la leu-encefalina. Además existen otras endorfinas que se conocen con el nombre de prodinorfina, que da lugar a la dinorfina, alfaneoendorfina y betaneoendorfina. Si bien los opioides endógenos no poseen especificidad por los diferentes tipos de receptores, presentan distintos grados de afinidad para cada uno de ellos, lo que les confiere cierta selectividad. Por ejemplo las betaendorfinas de las que habla el Dr. Illera tienen más especificidad por los receptores del dolor tanto a nivel espinal como supraespinal, receptores del estado de conciencia, de la respiración y del consumo de alimentos. Hace un par de años se han encontrado dos nuevas endorfinas que se conocen con el nombre de endomorfina 1 y endomorfina 2, que parecen ser mucho más específicas en cuanto a los receptores.
Para terminar, decir algo sobre la idea de seguir este estudio con la recogida de músculos y ver cuantos receptores están bloqueados ante el dolor. Dice el Dr. Illera que en cuanto tenga medido el número de receptores bloqueados, podría aseverar perfectamente que ese animal no sufre. Vayamos por partes. En primer lugar me parece insuficiente que la muestra se limite a los músculos ya que los nocireceptores del dolor se encuentran en muchos más sitios: Las vías involucradas en la transmisión de los impulsos dolorosos comienzan en receptores especiales denominados nociceptores, que son terminaciones nerviosas libres que se encuentran en diferentes tejidos corporales como son piel, vísceras, vasos sanguíneos, corazón, músculo, fascias, cápsulas de tejido conectivo, periostio, hoz cerebral; los demás tejidos apenas cuentan con terminaciones nociceptivas. No se hasta que punto se podrán sacar conclusiones de un estudio sobre los receptores del dolor en un músculo y más sabiendo que esas sustancias bloqueadoras son endógenas, es decir las produce el mismo organismo. Tampoco sé si se pueden cuantificar los receptores del dolor en un toro, pero en lo que a mi especialidad se refiere, es decir, los pequeños animales, y cómo dice Fernando Pellegrino, en el libro “dolor, evaluación y tratamiento”: “los receptores especializados en la detección de estímulos nociceptivos no se pueden caracterizar desde el punto de vista histológico. Están constituidos por las terminaciones libres que forman arborizaciones plexiformes en los tejidos cutáneos, musculares, articulares y viscerales”. Por otro lado, no sé que valor diagnóstico puede tener hacer un estudio histológico sobre el músculo de un animal que quizá cuando se tome la muestra, estará muerto. Quizá el doctor Illera tiene idea de tomar muestras de músculos de los toros que son devueltos sin picar, picados o picados y banderilleados, pero creo que en principio la obtención de estas muestras sobre un toro vivo, va a ser una empresa sumamente difícil. Podría seguir hablando de dolor y llenar páginas y páginas, pero creo que con lo expuesto, para mí, las conclusiones del Dr. Illera, ateniéndome a lo publicado en la revista taurina 6 toros 6, no me convencen en absoluto. Es más mis conclusiones con los datos que aporta me llevan a razonamientos totalmente opuestas a las suyos.Para mí la fiesta nacional, la lidia o como cada uno quiera llamarla, se resume muy bien en la siguiente frase:
“Generalmente los conceptos de dolor y placer son opuestos, se supone que si hay placer no puede haber dolor y viceversa”.
Y otra cita: ” No hay mejor dolor que el ajeno”.
José Enrique Zaldívar Laguía.
Veterinario.

marzo 4, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 10 comentarios

LO QUE DICE EL DR ILLERA SOBRE LA LIDIA DEL TORO BRAVO

El profesor Juan Carlos Illera del Portal, director del Departamento de Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid ha presentado un trabajo en el que estudia el estrés y los mecanismos neurofisiológicos desarrollados por el toro de lidia. Entre las conclusiones del trabajo expuesto, destaca el menor estrés sufrido por le toro de lidia en relación con otras especies de ganado -cuyo principal factor estresante es el transporte- y la teoría, a falta de nuevas investigaciones, de que el toro no sufre dolor durante su lidia.
El profesor Illera ha comenzado su disertación definiendo el concepto de estrés y los tipos existentes de agentes estresantes: cualitativos (físicos, psicológicos o emocionales, mixtos o físico-emocionales) y cuantitativos, analizando la intensidad y duración del estímulo (agudos, crónicos o intermitentes crónicos). También ha querido aclarar que “en fisiología siempre hay respuestas individuales, aunque exista un patrón general, cada uno responde de forma distinta ante un agente estresante, no es la misma respuesta de estrés dependiendo de la raza o de la edad”.En su exposición, el profesor ha explicado la respuesta del animal de lidia ante el estímulo estresante: “La mayor amenaza, el mayor factor estresante del toro en la lidia, es el momento de la salida, cuando se enfrenta a la plaza y el bullicio. Esa amenaza desencadena una reacción o bien de lucha o de huída (acometida o no), después tantea la situación dentro de la plaza (mira, observa, controla) y, finalmente, desarrolla la respuesta agresiva, mediante la movilidad o exhibición de agresión”.También comparaba el comportamiento de los toros de lidia en relación con otras especies: “Es muy raro que un toro salga a la plaza y se tumbe a dormir. En cambio, en otras especies, si que ocurre ante un estímulo estresante, que desencadena una incapacidad para enfrentarse o depresión, como intentando olvidarse de ese estímulo”.Para presentar las primeras conclusiones del estudio, el profesor Illera señalaba que se lleva estudiando los valores de las hormonas liberadas ante situaciones estresantes durante casi 12 años. Fundamentalmente, y para profundizar en este estudio, se han analizado toros y novillos, sobre los que se han estudiado los niveles de Cortisol, Epinefrinas y b-endorfinas (respuesta inhibidora del dolor).Las conclusiones alcanzadas en las primeras fases del estudio afirman que “el estrés que sufre el toro o novillo en la salida del chiquero es el más elevado, pero aun así, es mucho menor que el que sufre otro tipo de ganado a la hora del transporte, en el caso estudiado, en un viaje de dos horas al matadero. Con el estudio queremos comprobar que el toro de lidia tiene un mecanismo especial de adaptación, y no sufre el mismo estrés que otro tipo de animales. Según los primeros resultados, el nivel de estrés en el toro de lidia es diez veces menos en relación con otras reses”.Por último, el profesor Illera habló del estudio del dolor en el toro de lidia: “El toro tiene varios mecanismos receptores del dolor. Cuantos más receptores estén bloqueados, más aumenta el umbral del dolor. En el caso del toro de lidia, durante la misma libera muchas b-endorfinas, más que cualquier otro tipo de animal en otra situación. Por eso, nosotros somos de la idea de que el toro no sufre dolor durante la lidia. Si al animal algo le hace daño, su respuesta habitual será la huída, no volverá a acometer al caballo, conociendo el dolor que se le va a infligir, con la normalidad con la que lo hace”.
Un estudio revela por qué el toro no sufre en la plaza. El profesor Juan Carlos Illera del Portal, director del Departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, ha realizado un estudio que demuestra de manera científica que el toro tiene menos estrés durante su lidia que durante el transporte. En el trabajo, en el que colabora nuestro compañero Fernando Gil-Cabrera, también se aclara que el toro, ante el dolor, libera unas hormonas, las betaendorfinas, que contrarrestan el sufrimiento, que llega a ser casi nulo. En una amplia entrevista concedida a la revista 6Toros6, realizada por José Luis Ramón, Illera explica con detalle el estudio que se está realizando en la Facultad de Veterinaria y del que forma parte la Tesis Doctoral de Fernando Gil-Cabrera. Los resultados preliminares ya se presentaron en el VII Symposium de Zafra en el 2005 y sus conclusiones fueron recogidas y publicadas por el director de este medio, entonces en Burladerodos.com. En la entrevista, Illera explica que lo primero que encontraron al comenzar a trabajar es que “el toro es un animal, entre comillas, especial endocrinológicamente hablando, ya que tiene una respuesta totalmente diferente a la de otras especies animales. Hemos llegado a comprobar con medidores del estrés, que el toro tiene durante la lidia> menos niveles hormonales que durante el transporte” Estas mediciones han sido realizadas a toros que son devueltos a los corrales, unos antes de ser picados, otros después y otros incluso con banderillas: “Así hemos podido comprobar que el momento de mayor estrés para el toro es cuando sale a la plaza, desde que está en los corrales hasta que aparece en el ruedo. (…) El toro es un animal especial, que está perfectamente adaptado para la lidia. Y es que todos sus mecanismos endocrinos (hormonales) se ponen en funcionamiento de una manera totalmente distinta a la de cualquier otro animal o incluso las personas. Los novillos se estresan un poco más, pero en los toros, durante su lidia, los niveles llegan a ser prácticamente normales”, explica Illera. En concreto, los toros en el ruedo liberan betaendorfinas, también> conocidas como la “hormona de la felicidad”, que “bloquea los receptores de dolor en el sitio donde éste se está produciendo hasta que llega un momento en que el dolor y el placer se equiparan, y deja de sentirse dolor”, afirma Juan Carlos en la entrevista. Gracias a estas mediciones, descubrieron que “el umbral de dolor en los toros es grandísimo. Es decir, durante la lidia liberan diez veces más betaendorfinas que un ser humano. Y siete veces más que durante el transporte”, lo que explica que el sufrimiento en los traslados sea mayor ya que se libera menos cantidad de dicha hormona. Illera comenta que en una corrida incruenta el sufrimiento del toro sería mayor: “Si no se le picara ni banderilleara, posiblemente siguiera con el altísimo nivel de estrés que tiene al salir al ruedo. La puya provoca un mecanismo doble en el toro: por un lado le estresa y por otro le produce dolor: y, por consiguiente, al sentir dolor, comienza a liberar las betaendorfinas que lo matizan. (…) Incluso hemos visto que el toro tiene mucho más estrés cuando es recortado que cuando es lidiado y toreado. Como no hay dolor, liberan menos betaendorfinas y, por tanto, éstas no suplen la sensación de estrés y de sufrimiento”. En la amplia entrevista concedida a 6Toros6, Illera del Portal explica las razones por las que un toro vuelve al caballo después del primer puyazo: “Se trata de un animal con un mecanismo especial que responde rápidamente, en milisegundos, con la liberación de cortisol y catecolaminas. Un humano tarda más en responder. El toro es distinto a los demás animales porque, en cuanto tiene estrés, en mucho menos tiempo que un segundo ya está liberando hormonas para contrarrestar esa situación”. Una vez que ya se han llegado a estas conclusiones, ahora el objetivo del estudio es”recoger muestras de músculo y ver cuántos receptores están bloqueados ante el dolor. Y en cuanto tenga medido el número de receptores bloqueados, yo podría aseverar perfectamente que ese animal no sufre. Así como lo digo: no sufre dolor. De momento sólo puedo decir que creo que no sufre demasiado dolor, pero en cuanto avancemos en la investigación, y sepamos que los receptores están bloqueados, podré afirmar que ahí no hay ninguna sensación de dolor”, sentencia el veterinario

marzo 3, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 12 comentarios

ACCIDENTES DEL PERRO DE CAZA

Cuando salís con vuestro perro de caza lo deseable es pasar un día agradable, en el que tanto el como vosotros disfrutéis de vuestra afición preferida. La mayoría de las veces, será un día perfecto, independientemente de las piezas cobradas. Pero a veces, por desgracia, se pueden producir acontecimientos que pueden afectar a vuestro animal de compañía. No soy ni aficionado, ni experto en las artes de la caza y no he asistido nunca a una cacería. Los editores de la revista que tienes en tus manos, me han pedido que escriba sobre los accidentes que vuestros perros pueden sufrir durante un día en el campo. Tengo clientes cazadores y evidentemente he atendido perros que tras una jornada de caza han sufrido algún contratiempo. Lo cierto es que es algo complicado escribir sobre este tema, dado los numerosos problemas que se pueden presentar y que pueden afectar de forma más o menos grave a vuestros animales. Aún así me he atrevido y voy a intentar contaros algo sobre los que yo considero que pueden ser más frecuentes. No están todos los que son, pero son todos los que están.

CHOQUE ANAFILACTICO

Se trata de una respuesta de tipo alérgico que en poco tiempo puede ocasionar la muerte debido a un colapso respiratorio y circulatorio. En el perro es raro que se desarrolle sin interferencia del ser humano. Una excepción es el cuadro que se presenta como consecuencia de Las PICADURAS de ABEJAS y AVISPAS y eventualmente de ORUGAS
En el perro los órganos más afectados son el bazo y el hígado. Los signos más frecuentes son inquietud, diarrea que puede ser sanguinolenta, vómito, colapso circulatorio, convulsiones epileptiformes, coma y muerte. Todos estos síntomas estarán provocados por una dilatación vascular intensa debido a efectos sobre el músculo liso.
En los casos graves será necesario actuar con suma rapidez, administrando de inmediato 0,01 ml/Kg de clorhidrato de adrenalina 1:1000 por vía intravenosa. Si esta indicado, se debe repetir la inyección después de 20 o 30 minutos. Es conveniente infiltrar por vía subcutánea el sitio de entrada del alergeno(picadura del insecto), con 0,3 ml de adrenalina 1:1000. Como alternativa a la vía intravenosa podréis utilizar la subcutánea o la intramuscular
A veces puede ser necesario administrar oxígeno, mediante una mascarilla facial, así como prefundir soluciones intravenosas de Ringer con lactato o de glucosa al 5%. Estas dos últimas indicaciones será prácticamente imposible que las realicéis en pleno campo, pero sí podrán ser efectuadas por un veterinario de alguna zona próxima al lugar en que se produjo el accidente.
Si la reacción es leve a moderada, administrar 0,2 a 0,5 ml de adrenalina subcutánea en dos sitios diferentes. Estas inyecciones pueden ser repetidas a los 20 minutos cuando no desaparecen las manifestaciones de anafilaxia.
Al mismo tiempo se puede inyectar un esteroide de acción rápida, como es el succinato sódico de prednisolona a dosis de 10-50 mg, según el tamaño del perro y la gravedad de la reacción a la picadura.

EDEMA ANGIONEUROTICO(URTICARTIA)

Se trata de una inflamación de los tejidos blandos de la cabeza, sobre todo alrededor de los ojos, boca y oídos. Es posible que se presente secreción ocular y que el animal a menudo frote la boca y los ojos sobre el suelo o con las patas. Este tipo de reacción alérgica puede desarrollarse durante los primeros 20 minutos después del contacto con lo que ha producido la alergia y os resultara muy alarmante, aunque pocas veces producirá daño al animal, salvo que el edema se extienda a la glotis. No es raro en perros de caza y está provocado por la ingestión de material proteico descompuesto, picaduras de insectos y contacto can determinadas sustancias( por ejemplo determinadas plantas). A veces irá acompañado de urticaria, que se manifestara por presencia de habones repartidos por el todo el cuerpo.
El tratamiento de elección es la inyección de un esteroide de acción rápida y de adrenalina sólo si el edema es muy grave e interfiere la función respiratoria.

QUEMADURAS

He dudado si incluir las quemaduras en el artículo, dado que pueden ser causadas por múltiples factores. Tan sólo nombrar como causas relacionadas con la actividad de la caza, los incendios, exposición solar ,y el contacto con la parte inferior de sistemas automotrices y sistemas de escape caliente( motores y tubos de escape de los coches).
Lo adecuado hasta que un veterinario valore la gravedad o no de este tipo de lesiones es rasurar bien la zona afectada, aplicar una solución salina o agua helada( 3-17ºC) con compresas, teniendo cuidado de no provocar hipotermia, utilizar una crema de aloe vera para evitar la progresión de la quemadura y si hubiera alquitrán adherido a la piel, un remedio casero es aplicar mantequilla en estado casi líquido con unas gasas.
Sobra decir que las quemaduras extensas son una urgencia clínica contra la que hay que actuar con prontitud.

PATOLOGIAS OCULARES

Laceraciones:
En perros de caza las podemos relacionar con traumas o con mordeduras. Este tipo de lesiones deben ser limpiadas de forma suave y cuidadosa, mediante irrigación con solución salina estéril. Se debe irrigar también la conjuntiva y extraer con sumo cuidado cualquier cuerpo extraño. A nivel de la piel se puede aplicar una solución de povidona yodada al 1%. A continuación cubrir la herida con apósitos estériles para prevenir la contaminación.
En caso de laceraciones de los parpados, se puede intentar la aproximación de los bordes de la herida con unas pequeñas tiras de esparadrapo hasta que sea posible repararlas mediante sutura.
Si existe equimosis( sangrado), nada raro en este tipo de lesiones, se deben aplicar compresas frías, seguidas por compresas tibias.
Si ha ocurrido un traumatismo no será nada raro encontrarnos con una hemorragia subconjuntival, que por si misma no constituye un problema grave, pero que puede indicar la presencia de un daño ocular más grave. Es necesario por tanto un examen ocular profundo. Este tipo de hemorragias sin complicaciones suele desaparecer por si solo en 14 días más o menos. En todo caso se podrá utilizar alguna pomada u ungüento ocular.
Las laceraciones corneales penetrantes ocasionan prolapso del contenido intraocular. Estas tipo de heridas no deben ser manipuladas hasta que el perro pueda ser anestesiado y se proceda a una evaluación cuidadosa del problema.
Los cuerpos extraños oculares no son nada raro en un día de caza, como son perdigones, espigas, vidrios, arenillas. Es posible que el sitio de penetración intraocular de estos cuerpos extraños quede oculto por los párpados.
Un cuerpo extraño que entra al ojo puede penetrar la córnea y quedar en la cámara anterior, o alojarse en el iris. También pudiera ser que penetrara en la cápsula anterior del cristalino y que provoque cataratas. Algunos cuerpos extraños metálicos que viajan a alta velocidad atraviesan la córnea, el iris, y el cristalino para alojarse en la pared posterior del ojo o en la cavidad vítrea. Para identificar con exactitud este tipo de localizaciones serán necesarias radiografías o mejor ecografias oculares. A veces será necesario proceder a la enucleación del globo ocular.
En ocasiones los traumas oculares producirán luxación o subluxación del cristalino que requerirá tratamiento quirúrgico.
La aparición de un hifema (presencia de sangre en la cámara anterior del ojo) no es rara en caso de traumatismos directos sobre el ojo o de heridas penetrantes intraoculares. Por lo general, si no hay complicaciones desaparecerá de forma espontánea a los 7 o 10 días y no produce pérdida visual. Si hay pérdida de visión el pronóstico es malo e indica que hay lesiones importantes en la estructura ocular.
La proptosis secundaria a un trauma es frecuente, aunque se da más en razas braquicéfalas.

LESIONES POR FRIO

El congelamiento local es más frecuente en los tejidos periféricos( orejas, cola) que están cubiertos por poco pelo, están menos vascularizados o sufrieron alguna agresión previa por frío.
El tratamiento inmediato incluye recalentamiento lento con aplicaciones de calor húmedo a 29,5ºC o mediante inmersión en baños tibios. Es conveniente la administración de antibióticos y secar con cuidado y proteger las zonas afectadas. No se deben aplicar vendajes compresivos ni ungüentos. No se deben usar corticoesteroides, ni apresurarse a amputar ni desbridar las zonas afectadas. Muchas veces, tejidos que aparentemente son inviables se recuperan

La HIPOTERMIA será sumamente rara, pero aún así, os diré que la completa es irreversible cuando la temperatura corporal llega a los 24ºC . En la hipotermia leve, la temperatura corporal es de 32 a 37ºC, en la moderada es de 28 a 32ºC y en la grave la tempertura es inferior a 28ºC.
Estamos hablando de una urgencia, por lo que el perro debe ser trasladado con rapidez a una clínica veterinaria. Entre tanto podemos calentar el cuerpo del animal por ejemplo con botellas de agua caliente o con algún tipo de calor radiante. No debemos poner al perro en contacto con un calor excesivo, ya que se pueden producir lesiones por quemadura.

LESIONES POR CALOR

El golpe de calor se produce en perros expuestos a una temperatura ambiental alta y que se mantienen en estrés( como el confinamiento en un espacio cerrado o un esfuerzo excesivo). La hipertermia se manifiesta con una temperatura rectal de 41ºC. Estos perros tienen congestión de las mucosas, taquicardia y jadeo rápido. Además suele aparecer colapso, vómito, ataxia, sialorrea, diarrea, pérdida de estado de conciencia, convulsiones y temblor muscular. En el golpe de calor se verán afectados todos los órganos del cuerpo.
Al igual que la hipotermia, esta es una urgencia clínica, cuyo enfoque inmediato debe ser bajar la temperatura corporal. Se procederá a mojar todo el cuerpo del animal con agua fría (¡no helada!). Se trata de intentar bajar la temperatura a 39ºC en un periodo de 30 a 60 minutos. Hay que cuidar de que no se produzca una hipotermia, controlando la temperatura rectal. Abanicar al perro con periódicos o con un abanico. Podréis aplicar friegas de alcohol sobre axilas e ingles y acudir con rapidez a una clínica veterinaria.

FRACTURAS Y TRAUMATISMOS MUSCULOESQUELÉTICOS

La mayoría de las veces éste tipo de patologías se deberán a accidentes con vehículos automotores, pero en el ejercicio de la caza podrán deberse a otro tipo de circunstancias (caídas desde lugares altos, armas de fuego, peleas etc).
El tratamiento inicial de emergencia de estas lesiones es, en ocasiones, sumamente importante para garantizar la recuperación temprana máxima con la menor cantidad de complicaciones que la fijación definitiva de la fractura. Esto adquiere una validez particular sí las lesiones incluyen compromiso de la médula espinal, fracturas abiertas, fracturas múltiples, articulaciones abiertas, rotura concomitante de ligamentos, luxaciones y subluxaciones etc.

En estos casos es sumamente importante el manejo cuidadoso del perro accidentado. Una mala manipulación provocará un empeoramiento de las posibles lesiones. Así puede ocurrir que una fractura cerrada se convierta en fractura abierta. Lo ideal en un primer momento sería proceder a la sedación de estos animales, aunque no siempre habrá un veterinario con el medicamento adecuado presente en la cacería. Una sabana o manta servirá perfectamente para trasladar al perro accidentado.
Al final de este artículo haré mención a una serie de fármacos que no estaría de menos que os acompañaran en vuestros días de caza.
Lo adecuado será que procedáis al vendaje inmediato de las fracturas o articulaciones abiertas para reducir al mínimo la hemorragia y la desecación por exposición del hueso y cartílagos. La sangre es muy aparatosa y no siempre la hemorragia es tan grave como os puede parecer a primera vista. Si a través de la herida veis el vaso sangrante podéiss hacer uso de unas pinzas de hemostasia si es que las tenéis a mano. Si la sangre mana de una extremidad podréis poner un torniquete o hacer presión sobre el área afectada con unas gasa estériles.

Si en vuestro botiquín tenéis algún antiinflamatorio de uso veterinario su uso estará indicado. Y si fuera necesario se puede aplicar algún coagulante.

LESIÓN MUSCULOESQUELETICA ABIERTA

El trauma extenso de los tejidos blandos hace que el cierre de las heridas sea peligroso y conlleve la aparición de infecciones agudas.
Será necesario el tratamiento temprano y cuidadoso y de las heridas para restaurar la función y prevenir la infección.
Si llegamos a la conclusión de qué a consecuencia de la herida NO SE HAN PRODUCIDO FRACTURAS, NI AFECTACIÓN DE LIGAMENTOS O TENDONES, podremos realizar una pequeña cura y proceder a su vendaje, pero, si debido al traumatismo o al arma de fuego se ha producido una rotura ósea( que probablemente haya dejado esquirlas), lo indicado es no tocar la herida, taparla y que sea manipulada por unas manos expertas previa sedación del animal.
Como medida preventiva, para evitar desagradables complicaciones infecciosas, sí está indicado administrar inmediatamente un antibiótico bactericida.
La manipulación de una herida sin complicaciones, incluirá en primer lugar el rasurado de la zona afectada y sus alrededores y lavarla adecuadamente con alguna solución antiséptica.
Un tipo de heridas que pueden dar grandes problemas posteriores son las de tipo inciso, provocadas por algún objeto punzante, por un proyectil o por mordedura. En este tipo de heridas es sumamente importanta separar los bordes, drenarlas con suero fisiológico estéril y no permitir que se cierren en falso en 4 o 5 días. Éste tratamiento debe ir acompañado de una buena antibioterápia.

MORDEDURAS DE SERPIENTES

La herida de la mordedura presenta por lo general huellas de varios dientes y es relativamente indolora apareciendo como rasguños superficiales. Se ha comprobado
que varias especies de culébridos( la típica serpiente) ocasionan envenenamientos de moderado a grave y por lo tanto, estas serpientes “no venenosas”, pueden ser más peligrosas de lo que antes se pensó.

Una vez localizado el lugar, donde mordió la serpiente se debe rasurar la zona y lavar con un buen champú antiséptico. Después podemos aplicar un vendaje seco.
Están indicados los antibióticos dado que la flora bacteriana de la boca de la serpiente suele ser extensa.
Es importante observar al perro durante las cuatro a seis primeras horas. Esto es de suma importancia, cuando se desconoce el reptil que provoco el mordisco.
En los tratados de veterinaria se habla con bastante profusión del envenenamiento por la mordedura por víboras. En España, existen trece especies de serpientes de las que cinco son venenosas y de ellas tres pertenecen a la familia viperidae y dos a la culebridae. Os recomiendo que consultéis una página de protección civil, en donde se habla de estos animales y figuran diversos gráficos a través de los cuales es fácil su reconocimiento. La página es www.proteccióncivil.org/vademecum/vdm013.htm
Los signos locales de envenenamiento por víbora pueden incluir:
1.Presencia de heridas puntiformes sangrantes.
2.Dolor grave inmediato.
3.Edemas, puntos hemorrágicos y equimosis de desarrollo rápido. Sin embargo, es posible que el envenenamiento grave carezca de signos locales notables.
4.La zona mordida pierde sensibilidad con el tiempo.
5.Hay muerte de los tejidos afectados.
Los signos sistémicos de envenenamiento por víbora incluyen:
1.Hipotensión y choque intensos.
2.Alteraciones de la coagulación.
3.Letargo y debilidad.
4.Inflamación de ganglios linfáticos.
5.Trastornos del sistema nervioso, como depresión respiratoria.
Los signos clínicos tardaran a veces varias horas en aparecer, por lo que será conveniente la hospitalización durante 24 horas.
Se puede aplicar un torniquete sobre el miembro afectado, aflojándolo 30 segundos cada 10 minutos, asegurándonos de que hay pulso por debajo del torniquete y quitándolo en caso de que aparezca edema. Si la mordedura se ha producido en alguna zona donde no se pueda colocar el torniquete, se deberá realizar una presión con los dedos en la zona mordida.
En estos casos las medidas preventivas son de poco valor, pero es útil la administración de difenhidramina 10-25 mg via subcutánea.
A continuación si se tiene acceso al antídoto específico se procederá a su administración.
Para no extenderme más os recomiendo de nuevo que consultéis la página anteriormente citada, en donde se habla también de escorpiones y de arañas.

EPISTAXIS(HEMORRAGIA NASAL)

Suele ser un accidente habitual durante la caza. Se presentara por un traumatismo facial, o por la entrada de un cuerpo extraño en la cavidad nasal. La primera medida es someter a estos perros a una tranquilización o sedación. La manera más rápida de cortar una hemorragia que no cede a las maniobras más simples, como son el uso de pequeñas bolitas de algodón impregnadas en agua oxigenada es el uso de adrenalina diluida al 1:100000 en forma de gotas intranasales. La nariz del perro se orienta hacia arriba para inducir la vasoconstricción.
Una cosa importante que debéis conocer, es que si vuestro perro sangra por la nariz a lo largo de una cacería sin causa que lo justifique será conveniente que sea sometido a un control veterinario para descartar enfermedades infecciosas que afectan a la coagulación, como son la erliquiosis, la babesiosis o la leishmaniosis.

HIPOGLUCEMIA

La hipoglucemia, o bajada de azúcar en sangre puede ser un hecho casual como consecuencia de un esfuerzo físico para el que el perro no está preparado, o bien un síntoma de determinadas enfermedades.
Las manifestaciones clínicas giran alrededor de la dependencia del cerebro en la oxidación de la glucosa para obtener energía, su incapacidad para almacenar glucosa y el aumento de la secreción de adrenalina. Los signos clínicos pueden ser muy variables e incluyen debilidad, temblores, nerviosismo, polifagia, taquicardia, ataxia, sacudidas musculares, falta de coordinación, transtornos visuales, convulsiones generalizadas y otras alteraciones neurológicas. Las manifestaciones clínicas se presentan cuando los niveles de glucosa en sangre, descienden a 45 mg/dl o menos.
Lo ideal en estos casos es administrar glucosa por vía intravenosa, pero como esto no será posible en pleno campo, puede ser sustituido por 20 ml/kg de glucosa al 10% por vía oral.
Para prevenir la presentación de hipoglucemias durante la caza, no estará de menos alimentar al perro, dos o tres horas antes de iniciar la cacería. Me refiero a una pequeña cantidad de comida pero lo suficientemente equilibrada para aportar los nutrientes necesarios que el organismo necesitará ante el esfuerzo al que se le va a someter. Cuidado con las sobrecargas de estómago en especial en perros de razas grandes que podrían provocar una torsión-dilatación de estómago.

ENVENENAMIENTOS

La lista de productos que pueden causar un envenenamiento en el perro es interminable. El problema es que cuando un perro de caza se mueve por el campo e ingiere una sustancia capaz de provocar una intoxicación, la mayoría de las veces no se sabrá la composición de ésta.
Existe un protocolo de actuación ante los envenenamientos, pero no se puede generalizar su uso ya que cada tóxico actuará de una manera diferente sobre los sistemas orgánicos y además las maniobras a realizar difícilmente las podréis llevar a cabo en pleno campo.
La provocación del vómito es útil en la mayoría de las ocasiones. Como eméticos se puede usar la sal (1-3 cucharaditas), con especial precaución en animales jóvenes. Una vez conseguido el efecto, que se suele presentar a los 5-10 minutos se debe dejar que el perro beba agua. Otro producto que provocará el vómito es la xilacina (Rompún) a la dosis de 0.5-1mg/Kg por via IM. Este último es un medicamento que provoca sedación. El Peróxido de Hidrógeno a una dosis de 1-2ml/Kg provocará el vómito en 10 minutos. Si transcurrido ese tiempo no se ha producido el efecto deseado se puede repetir la dosis. Otro emético es el jarabe de Ipecacuana 1-2 ml/kg vía oral.
Del lavado gástrico, del uso de adsorventes, catárticos, enemas, diuréticos etc, no os hablaré ya que será en la clínica veterinaria, a la que debéis acudir con urgencia en donde se procederá a utilizarlos en caso de que se considere necesario.

Como he dicho la lista de tóxicos en interminable pero me centraré en unos cuantos que considero pueden estar al alcance de vuestros perros cuando los lleváis a cazar:

LOS INSECTICIDAS AGRÍCOLAS (organofosfatos) suelen producir excitación del sistema nervioso central, salivación, lagrimeo, miosis, secreciones bronquiales excesivas, vómitos, diarrea, temblores musculares y parálisis respiratoria. El tratamiento será a base de atropina y a veces puede ser útil la difenhidramina.

LA ESTRICNINA al 0,3% en una trampa (3mg de estricnina por 3 gramos de carne) producirá temblores musculares, rigidez, convulsiones que se desencadenan al más mínimo estímulo externo o simplemente con el tacto, midriasis y parálisis respiratoria. Como tratamiento utilizaremos el ácido tánico o el permanganato de potasio.

ANTAGONISTAS DE LA VITAMINA K en carnadas. Los efectos de este tipo de venenos aparecerán a los 2-7 días de la ingestión y producirán anemia y hemorragias internas. El antídoto específico es la vitamina K y las transfusiones de sangre.

LOS FERTILIZANTES tienen un potencial tóxico moderado, y darán lugar normalmente a problemas gastrointestinales.

La ingestión de CAROÑA o BASURAS puede provocar intoxicación por toxina botulínica que es nefrotóxica y que va a producir bloqueo de nervios raquídeos y craneales y parálisis respiratoria 6 días después de su ingestión.
Otro tipo de toxina presente en basuras o alimentos podridos son las de staphylococcus, estreptococcus, clostridium, colis o salmonellas. El tratamiento de elección es la ampicilina y las sulfamidas, además de un aporte de líquidos que deberá ser suministrado por vía intravenosa.

Otra cosa que debéis cuidar mucho son los accidentes por atropello que muchas veces se presentan cuando un perro invade las vías de tráfico. Supongo que esto se presentará con más frecuencia en perros que se están iniciando y que tienen más posibilidades de despistarse siguiendo un rastro. Existen actualmente en el mercado unos collares con control remoto que sirven para este tipo de adiestramiento y que sé que ya están utilizando con éxito muchos cazadores. Producen pequeñas descargas eléctricas en el cuello del perro cuando se acciona un mando a distancia. Funcionan por tanto sobre la base de los reflejos condicionados y una vez conseguido el adiestramiento, bastará con poner en el cuello del animal un simulador.

NORMAS A TENER EN CUENTA

A continuación os contaré una serie de aspectos que considero sumamente importantes para que vuestros perros no vuelvan de cazar con “cosas” que no llevaban. Me parece sumamente recomendable que cada 10 meses procedáis a vacunarlos contra la leptospirosos, y anualmente contra Moquillo, Hepatitis y Parvovirosis, además de contra la Rabia, según marque la normativa de la Comunidad en la que vuestro perro esté censado. Aquí os podéis encontrar con un problema. He dicho, según la normativa de vuestra Comunidad Autónoma, y no de la Comunidad en que estéis cazando. Pues bien, dado por ejemplo que en Madrid es obligatoria la vacunación anual contra la rabia, ¿qué pasará si venís del País vasco, donde la vacunación no es obligatoria?. Pues pasará que si la Guardia Civil os pide la documentación de los perros, no os dejarán cazar.
Otro consejo, muy importante. No son raras las parasitaciones por tenias, sobre todo en los perros de los cazadores de conejos o liebres. No es infrecuente eviscerar la caza en el campo y que en un descuido los perros ingieran las vísceras. Lo adecuado es administrar al perro un buen producto para vermes intestinales una vez por mes durante la época de caza.

Creo indispensable, la protección frente a parásitos externos, con un buen insecticida. Existen en el mercado una gran cantidad de estos productos de magnífica calidad, en forma de collares, pipetas y líquidos que supongo que conoceréis de sobra. Si no es así, lo recomendable es que os asesore vuestro veterinario. Como protección frente a la Leishmaniosis os recomiendo un collar antiparasitario cuyo principio activo es la deltametrina, con el único pero de que a veces( no demasiadas), puede producir una dermatitis alérgica en la zona del cuello, que se resolverá simplemente con quitarlo.
Es importante que unas semanas antes de iniciarse la época de caza apliquéis sobre las almohadillas de vuestros perros algún producto para endurecerlas y así evitar las incómodas fisuras que suelen aparecer en los pulpejos excesivamente blandos. Existen el mercado muchos productos adecuados para tal fin en forma de lociones, pomadas e incluso en mecanismos similares a los desodorantes de bola. Y por último recomendaros que a la vuelta a casa, reviséis uno por uno los espacios interdigitales de vuestros perros, para evitar la aparición de los incómodos abscesos por espigas. Si por desgracia alguna entra y produce abscesos deberá ser el veterinario quien proceda a su extracción. No es raro encontrarlas en la zona peneana y como ya sabréis dentro del conducto auditivo. Un accidente leve pero que puede alarmaros es la rotura de uñas con sangrado profuso. La hemorragia es fácilmente controlable con polvos de subsulfato férrico o con algo tan casero como el esmalte de uñas.

Y se me olvidaba algo tan obvio como es la forma física de vuestros perros, que de pasar largas temporadas comodamente tumbados en el salón de casa, sin salir prácticamente a hacer ejercicio, se ven sometidos de repente a un sobreesfuerzo para el que su organismo no está preparado. Es recomendable que vayáis preparando al perro poco a poco para esos excesos a los que se va a ver sometido, y que cambiéis su alimentación suministrando un pienso de los llamados de alta energía durante el tiempo que estén cazando.

EL BOTIQUIN

Pinzas hemostáticas.
Compresor de goma.
Bozales de tamaños diversos o en su defecto una cinta para anudar a la boca.
Gasas estériles.
Vendas de diversos tipos y tamaños.
Sueros para perfusión intravenosa, equipos de infusión y catéteres IV si sois capaces de coger una vena.
Alcohol.
Povidona yodada al 1%.
Agua oxigenada.
Sal.
Peroxido de hidrógeno.
Polvos de subsulfato férrico.
Espadadrapo.
Collares isabelinos, también llamados búster de diversos tamaños.
Hilo de sutura si es que os atrevéis a dar algún punto.
Adrenalina en solución al 1:10000.
Xilacina: 1,1 mg/kg IM (Rompún). IM
Xilocaina o Lidocaina.
Tijeras.
Antibióticos: Os recomiendo las formas inyectables que lleven Amoxicilina-Clavuronico (Synulox: 1ml/20Kg). Ampicilina (15 mg/Kg). Ambos aplicables por vía subcutánea.
Antinflamatorios en forma inyectable: Rimadyl (0,8ml/10Kg) o Metacam( 0,4ml/10kg).Ambos aplicables por vía subcutanea.
Corticoesteroides: Urbason (según el problema a tratar: 1-2 mg/Kg IM. Inyección muy dolorosa por vía intramuscular.
Diuréticos: Seguril: 2-4mg/Kg. Vía subcutánea.
Acepromazina: Calmo Neosan: 0,1-0,25 mg/Kg vía intramuscular.
Atropina: 0,001-0,04 mg/Kg vía subcutanea.
Carbón activado: 1g en 5 ml de agua. Administrar 10 ml de la mezcla/Kg por vía oral.
Diazepam: Valium 1-3mg/kg via rectal.
Difenhidramina: 1-2mg/kg vía subcutanea.
Jarabe de Ipecacuana: 1-2 ml/Kg vía oral.
Pomadas y colirios con antiinflamatorios y antibióticos para aplicación ocular.
Vitamina K: 0,5-1,5 mg/Kg. Vía subcutánea.

En esta lista hay numerosos productos que sólo os serán vendidos con receta veterinaria. No será difícil contactar con vuestro veterinario habitual, que en principio no pondrá ninguna pega para prescribiros todos estos medicamentos. Lo que ésta claro, es que deberéis comprometeros a hacer un uso adecuado de ellos.

José Enrique Zaldívar Laguía.
Clínica Veterinaria Colores.
Pso de Santa María de la Cabeza 68ª
28045-Madrid.
Artículo publicado en la revista Trofeo

febrero 18, 2007 Posted by | Veterinaria | | 9 comentarios

POR QUÉ EL TORO NO SUFRE, ¿POR QUÉ?

POR QUÉ EL TORO NO SUFRE, ¿POR QUÉ?

Éste artículo lo publiqué hace unos días en otro blog, y creo que tiene perfecta cabida en éste, y más teniendo en cuenta que trás la primera contestación del Colegio de Veterinarios no he recibido ninguna respuesta más. El Dr. Illera, de momento ha hecho “mutis por el foro”.

Las casualidades existen. Ayer tuve una buena prueba de ello. Cuando esperaba en la consulta del dentista, sobre la mesa de la sala de espera, había un ejemplar de El Mundo y otro de El País. Como tengo la costumbre de empezar los periódicos por el final, me encontré con un artículo de opinión de Rosa Montero, que titulaba: “Ay”. Versaba sobre las desagradables experiencias que padecen los perros acogidos en la Sociedad Protectora de Palencia, en donde al parecer viven en unas horribles condiciones, y donde además son tratados con violencia. Cuando llegaba a las últimas líneas del artículo que encontré con una referencia a una persona que conozco (mejor dicho, conocí). Se trata de un compañero de promoción, que ahora ejerce sus labores, propias de nuestra profesión, en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Se trata del doctor Illera, hijo del que era catedrático de Fisiología en los años que pasé en la facultad. Lo cierto es que cuando leí lo que comentaba sobre él, me quedé con cara de “pasmo turulato”, como la propia Rosa. Reproduzco lo que de él se decía:
También produce cierta congoja la entrevista que sacan en la revista 6Toros6 con el profesor Illera, director del Departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Complutense. Congoja y pasmo turulato, porque este veterinario (que, como tal, debería cuidar de los animales) dice haber hecho un estudio que demuestra que el toro de lidia no padece: “Yo podría aseverar perfectamente que ese animal no sufre. Así como lo digo: no sufre dolor”, llega a asegurar en la impagable entrevista el tal Illera, que sin duda en su anterior reencarnación debió de ser astado de Mihura y por eso lo sabe. Sería hasta chistoso si no doliera.
Leer el artículo entero
Decidí, dado que, (de ser ciertas las palabras de mi compañero de profesión, los principios básicos de la Neurología y de los mecanismos del dolor, quedarían por los suelos) ponerme en comunicación con el Colegio de Veterinarios de Madrid a través de un correo electrónico. Recibí al poco rato la contestación: mi escrito junto a una copia del artículo de Rosa Montero y otra de las declaraciones del Dr. Illera en la revista 6 toros 6, serían enviadas al secretario del Colegio para su evaluación. Supongo que en breve responderán de nuevo a mi correo, con las aclaraciones que el secretario quiera hacerme. Prometo que nada más conocerlas os haré partícipes de sus conclusiones.
La verdad, me parece inaudito que un veterinario diga lo que el Dr. Illera ha dicho. No lo puedo creer, y más trabajando precisamente en la rama de Fisiología animal (ciencia que tiene por objeto el estudio de las funciones de los seres orgánicos). Cómo me cabe el beneficio de la duda, le he mandado un correo electrónico al Dr. Illera, en donde le ruego me aclare que es lo que le ha llevado a tan “extrañas” y poco científicas conclusiones, si es que es cierto que han salido de su boca. De momento no he recibido contestación.
El artículo donde al parecer han aparecido las declaraciones que comenta Rosa Montero se puede leer en el número 656 de la revista 6 toros 6, bajo el titulo: “Por qué el toro no sufre”. Lo cierto es que no he podido tener acceso a él, y por lo tanto, no puedo afirmar o negar si lo que se dice en la columna de opinión titulada “Ay”, es o no cierto.
Seguiremos informando, pero, si es verdad lo que Rosa Montero comenta, pediré una rectificación publica al Dr. Illera, o en su defecto, una explicación científica de tan novedosos descubrimientos, que de ser reales, le conducirán directamente al Nobel. Digamos que supondría que el sistema nervioso de los bóvidos, y en concreto del toro bravo, sería único en el reino de los mamíferos, cosa que no es “moco de pavo”.

febrero 17, 2007 Posted by | Artículos antitaurinos | , , , , | 3 comentarios

LA ALIMENTACIÓN DEL CACHORRO

UN CACHORRO EN CASA: LA ALIMENTACIÓN.A través de éste artículo sólo pretendo haceros llegar una información básica sobre como debéis alimentar a vuestro nuevo perro una vez que la persona que os lo ha vendido o regalado, ha procedido a su destete. Partiré de una situación hipotética e ideal, y que es que vuestro cachorro entré en casa con seis a ocho semanas de edad. Para los perros esto representa el momento ideal para entrar en su nueva hogar. A las siete semanas los cachorros han estado suficiente tiempo con su madre y sus hermanos como para haber desarrollado una socialización canina adecuada. No es recomendable que cojáis un perro con menos edad, salvo los casos de huérfanos o de cachorros cuya madre no puede alimentar.

CUÁNDO Y CÓMO DARLES DE COMER

Si analizamos los ancestros del perro podemos sacar muchas conclusiones de la conducta alimentaria normal que tienen nuestros perros. La naturaleza de los perros es omnívora. Como sus antepasados los lobos, los perros domésticos tienen tendencia a comer rapidamente, pero éste problema no tiene por qué darse cuando un perro se alimenta en solitario ya que no tendrá que competir con nadie por su comida, con lo cual se podrá regular la velocidad de ingestión del alimento. Os comento este hecho, porque es frecuente que nos preguntéis cuantas veces debe comer vuestro perro al día, es decir la frecuencia con que debe ser alimentado. Pues bien, aunque los ancestros del perro sugieran que el mejor esquema alimentario sería la alimentación intermitente, los perros son capaces de adaptarse a cualquier régimen alimentario. Entre estos regímenes se incluye la alimentación con porciones controladas, la alimentación con tiempo controlado o la elección libre del alimento. La implantación de cualquiera de estos tres métodos dependerá del tiempo de que disponga el propietario, el número de animales a alimentar y la aceptabilidad del método por parte del animal

La alimentación de elección libre implica que siempre haya una cantidad extra de alimento disponible en cualquier momento del día. Este tipo de alimentación se basa en la capacidad del animal de autorregular su ingesta para cubrir sus necesidades energéticas y nutricionales. Luego hablaré de los distintos tipos de alimento, pero el más adecuado para este tipo de alimentación será el pienso seco, ya que no se deteriora tan rápidamente como el alimento enlatado ni se seca como los alimentos semihúmedos. Los perros así alimentados consumirán cantidades pequeñas y frecuentes de alimento a lo largo del día. Aunque éste régimen es el más cómodo para el propietario puede provocar que pasen desapercibidos problemas como la anorexia o el hiperconsumo. Si el descenso de la ingesta es debido a un problema médico, puede haberse perdido un tiempo muy valioso hasta que se diagnostique la causa. Por el contrario, el exceso de consumo de alimento, puede llevar a una obesidad futura, de la que más adelante os contaré alguna cosa. Si utilizáis este método notaréis que al principio vuestro cachorro comerá más de lo que debe, pero en un breve periodo de tiempo ajustará la ingesta a sus necesidades calóricas. Es aconsejable que cuando se inicie al perro en este método de alimentación le enseñéis un plato lleno de comida inmediatamente después de que haya consumido su ración. La visión de este alimento le ayudará a prevenir el atragantamiento la primera vez que disponga de una cantidad extra de comida.

La alimentación regular implica el control de la ración o del tiempo durante el cual el animal tiene acceso al alimento. En el momento de la comida, se proporciona una cantidad abundante de alimento y se permite al perro que coma durante un tiempo fijo, más o menos 15-20 minutos. Esta manera de alimentar al cachorro, se hará 2 o 3 veces al día, lo que reducirá el hambre entre las comidas y minimizará los problemas de conducta asociados con el alimento, como robar o mendigar. Es esta una buena manera de alimentar a vuestro cachorro pero en caso de tener un perro excesivamente glotón supondrá que comerá de una manera voraz para recibir más alimento durante el tiempo permitido. Estos casos no son muy frecuentes y lo normal es que el perro adapte el consumo de alimento a sus necesidades energéticas. Quiero esto decir que lo normal es que vuestro cachorro no consumirá más de lo que necesita.

El otro método, es el de las raciones controladas, que suele ser el óptimo en la mayoría de las ocasiones. Os permitirá un máximo control sobre la dieta del animal ya que enseguida os daréis cuenta de si vuestro cachorro consume o no lo que en teoría debe de comer. Este método permite un control estricto del crecimiento y del peso para ajustar la cantidad de comida. La ración total del día, calculada sobre el peso y edad del cachorro, en función de sus necesidades energéticas, será repartida en 2 o 3 veces a lo largo del día.

CONSIDERACIONES SOBRE EL CRECIMIENTO

El periodo más rápido de crecimiento se presenta durante los seis primeros meses de vida . Las razas grandes alcanzan su madurez aproximadamente entre los 12 y 16 meses, y las razas más pequeñas llegan a ser adultas un poco antes. Cuando llegan a la madurez, la mayoría habrá aumentado su peso al nacer entre cuarenta y cincuenta veces. Este crecimiento y desarrollo enormes se realiza en un periodo de tiempo relativamente corto. Para que éste desarrollo sea correcto es esencial aportar una dieta equilibrada.

Durante esta fase existirá por parte del organismo una mayor demanda energética y de nutrientes. Por tanto es importante saber que estas necesidades son, durante la fase de crecimiento aproximadamente el doble que las de un perro adulto del mismo tamaño. Después de los seis meses estas necesidades empiezan a declinar a medida que la velocidad de crecimiento disminuye. Reflejado en cifras significa que la ingesta energética de un perro joven debe ser aproximadamente dos veces la que requiere durante su mantenimiento, hasta que se ha llegado al 40% de su peso adulto. En ese momento, la cantidad de alimento se debe disminuir a, aproximadamente, 1,6 veces el nivel de mantenimiento, para disminuirla todavía más, a 1,2 veces el nivel de mantenimiento, cuando el perro ha alcanzado el 80% de su peso adulto. Esto os parecerá complicado, pero no lo es. En todos los envases de piensos figuran unas tablas en las que quedan reflejadas las cantidades de alimento que cada perro necesita según su edad y su peso. Estas instrucciones aportan normalmente una estimación de la cantidad de alimento a administrar para diferentes tipos de tamaño corporal, aunque a veces será necesario realizar ajustes sobre estas estimaciones basadas en vuestro conocimiento sobre la respuesta del perro a la alimentación. Lo único e importante que debéis hacer es seguir estas tablas. Se comete el error de pensar que según el perro va creciendo necesita un aumento de la cantidad de alimento. Pues bien, creo que en el párrafo anterior ha quedado claro que no es así.

CARACTERÍSTICAS DEL ALIMENTO: CALIDAD Y CANTIDAD

Otro factor sumamente importante y que debéis tener en cuenta es el de la calidad del alimento que suministráis a vuestro cachorro. Dos factores de suma importancia durante esta fase son la digestibilidad de los alimentos y su densidad energética. Debemos tener en cuenta, como ya os he comentado que las necesidades del cachorro son más elevadas que las del adulto en cuanto a requerimientos energéticos y nutrientes pero su capacidad digestiva es menor, su boca es más pequeña y tienen menos dientes y de menor tamaño. Estas diferencias limitan la cantidad de alimento que un animal joven puede consumir y digerir en cada comida o período de tiempo. Si una dieta es de baja digestibilidad o su densidad energética es escasa, el perro deberá consumir una mayor cantidad. Cuando dais un alimento de calidad baja se puede llegar a saturar la capacidad del estómago del animal antes de que haya consumido los nutrientes adecuados. El resultado es el compromiso en el crecimiento y una afectación del desarrollo muscular y esquelético. Esto quiere decir en cierto modo que la CALIDAD ES MÁS IMPORTANTE QUE LA CANTIDAD. No es mi misión en éste artículo recomendaros uno u otro alimento para vuestro cachorro. Será vuestro veterinario el que debe decidir cual es el más adecuado, en función de la raza y tipo de vida que vaya a llevar vuestro perro. Tan sólo una puntualización que en el caso de los alimentos para perros se cumple como un axioma:
“en el precio, está la calidad”. Cuando vayáis a comprar la comida podréis observar la amplia gama de piensos que existen en el mercado, y os sorprenderá la amplia gama de precios. A lo mejor decidís comparar las composiciones de unos y de otros y entonces os asaltaran las dudas. Veréis que las composiciones en cuanto a proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales son prácticamente idénticas en los piensos caros y baratos, y os preguntaréis la razón de tal disparidad de precios. La solución al misterio es sencilla: La digestibilidad de los piensos caros es muchísimo mayor que en los baratos y la fuente de las materias primas, de las que se extraen los nutrientes es de mucha mayor calidad. Fijaros que la cantidad en gramos de un pienso barato a ingerir por vuestro cachorro es mayor que la cantidad a ingerir de un pienso caro y que el volumen de deposiciones de un perro que consume un pienso barato es mayor que las del que consume un pienso caro.

Nunca debemos sobrealimentar a nuestro cachorro. Un exceso de comida conduce a una aceleración de la tasa de crecimiento y puede predisponer al animal a la obesidad en estadios más tardíos de su vida. En las razas grandes, incluso puede provocar el desarrollo de graves anomalías esqueléticas. Una de las causas más frecuentes de sobrenutrición en los perros en crecimiento es la adicción de suplementos de alimentos a una dieta equilibrada formulada para el crecimiento. La sobrenutrición precoz provoca un aumento del número de células grasas y una cantidad total de grasa corporal mayor durante la edad adulta( ver artículo sobre obesidad publicado en esta misma revista). Está demostrado que una ligera restricción calórica durante el crecimiento produce una longevidad significativamente mayor.

Los suplementos son innecesarios y pueden llegar a ser perjudiciales. Esto es especialmente importante, cuando alimentamos a razas grandes y gigantes de perros que generalmente muestran una mayor incidencia de alteraciones del desarrollo óseo. Entre las enfermedades esqueléticas de desarrollo frecuente en los perros jóvenes se incluye la osteodistrofia hipertrófica, la osteocondrosis y la displasia de cadera. La genética juega un papel importante en estas alteraciones, pero la herencia no es completamente responsable de su existencia. Por tanto es de suma importancia que os olvidéis de suplementos de calcio o de vitaminas que alteraran de forma grave el desarrollo de vuestro cachorro. Recordar, que nadie, salvo vuestro veterinario debe deciros lo que debéis o no debéis dar a vuestro perro.

Una vez el cachorro está en su nuevo hogar, quizás decidáis darle un alimento distinto del que se administró al conjunto de la camada. Si debe cambiarse la dieta del animal, el nuevo alimento debe introducirse de forma gradual. No deben realizarse cambios dietéticos durante los primeros días en que el animal se encuentra en la nueva residencia. Cambiar de hogar y dejar a la madre y a los hermanos es muy estresante y administrar al cachorro una nueva marca de alimento puede acentuar este problema. Es conveniente por tanto que el criador o el vendedor os entregue con el perro una pequeña cantidad de comida para los primeros días. Luego, debéis visitar al veterinario, que será quién decida que alimento es el más adecuado para vuestro perro. Si se decide el cambio, éste debe ser gradual, mezclándolo a incrementos del 25% con la dieta original. En cuatro días el cachorro estará en condiciones de comer en exclusiva su nuevo alimento.

Los alimentos comerciales para animales están formulados para contener la cantidad adecuada de nutrientes esenciales, cuando se proporciona una cantidad de alimento que satisfaga los requerimientos energéticos del animal. El equilibrio entre la necesidad energética y el contenido en nutrientes asegura, que cuando las necesidades calóricas del animal se cubren, sus necesidades de todos los demás nutrientes esenciales quedan también cubiertas por la misma cantidad de alimento.

TIPOS DE ALIMENTO

A modo de introducción os diré que soy partidario al cien por cien de la alimentación a base de productos específicos para perros. Sé que hay gente que aún alimenta a su perro con dietas caseras, pero dado que éste artículo versa sobre la alimentación de los cachorros, voy a obviar cualquier tipo de comentario sobre esta “absurda” manera de alimentación. Olvidaros para siempre del arroz, la pasta, el pollo, la carne, el pescado, la leche, la fruta, los huevos, las legumbres y las galletas “Maria” y tendréis un perro sano- salvo eventuales patologías- y que vivirá mucho más tiempo.
Los productos comerciales están disponibles en varias formas, según el sistema de procesado utilizado, ingredientes y método de conservación. Además, estos productos pueden clasificarse según el contenido en nutrientes, el objetivo para el cual están formulados y la calidad de los ingredientes que contienen. Para facilitar la comprensión, yo voy a utilizar la clasificación según el método de procesado, los métodos de conservación y el contenido en humedad. Teniendo esto en cuenta hablaremos de secos, enlatados y semihúmedos.
Los secos, que son para mi los más adecuados (salvo determinadas circunstancias) contienen entre un 6 y un 10% de humedad, y un 90% o más de materia seca. Los ingredientes utilizados en este tipo de alimentos, incluyen cereales en grano, productos de carne, ave o pescado, algunos productos lácteos y suplementos vitamínicos y minerales. Son más económicos que los enlatados o semihúmedos, y soportan bien su almacenamiento, debido a su escaso contenido en humedad. También ofrecen ventajas para la higiene dental ya que casi todos los perros tendrán que masticarlos y triturarlos, lo que hará que se retrase mucho más la aparición de placa dental.
Los alimentos enlatados pueden contener los mismos ingredientes que el alimento seco, en cuyo caso cubrirán todas las necesidades nutricionales de vuestro perro, o contener tan sólo productos cárnicos. Estos últimos son utilizados por algunos propietarios para mezclarlos con el alimento seco y hacer más agradable su ingestión por parte del perro. Los propietarios que utilizan estas mezclas, lo hacen pensando que el alimento exclusivamente seco acaba aburriendo y cansando a su mascota. Lo cierto es que determinados perros aceptan de buen grado el pienso mezclado con una pequeña porción de lata y lo comen a duras penas, sin este pequeño aporte de carne. Por mi parte no hay ninguna contraindicación para que lo hagáis si vuestro perro así lo demanda. En mi experiencia personal, no es recomendable que alimentéis a vuestro perro exclusivamente de latas, ya que en caso de que vuestro perro lleve una vida excesivamente sedentaria, es decir que sus necesidades calóricas sean bajas, esta forma de alimentación podrá llevarle a una indeseada obesidad. La razón es sencilla: estos alimentos son mucho más agradables para el consumo y a la larga, el perro acabará consumiendo más de lo que sería deseable. En éste tipo de alimentos ocurre lo mismo con el tema de los precios. Pararos a mirar precios y os quedaréis asombrados de las grandes diferencias entre unas latas y otras. La razón ya ha quedado explicada anteriormente. No será raro, que en una lata de bajo precio, os encontréis con plumas de aves o trozos de hueso.
Los alimentos semihúmedos contienen entre un 15 y un 30% de humedad y suelen estar fabricados con tejidos animales congelados o frescos, cereales, grasas y azúcares simples. Son más blandos que los alimentos secos y por lo tanto el perro los suele comer con más interés. Estos alimentos se presentan en una amplia gama de formas y texturas, que imitan hamburguesas, carne picada o trozos de ternera. Lo cierto es que estos alimentos tienen una menor densidad energética y por tanto para cubrir las necesidades del perro suele ser necesaria la ingestión de grandes cantidades.

En la actualidad los más importantes fabricantes de comida para perros tienen en el mercado una amplia gama de alimentos adecuados al tamaño de cada perro y a cada etapa de su vida. Antes el pienso era el mismo para un caniche enano que para un mastín, y lo único que variaba era la cantidad a injerir. Ahora lo normal es encontrar piensos para cachorros de razas pequeñas, medianas, grandes y gigantes que a partir de los 10 o 16 meses dependiendo de la raza o del peso del perro en el momento en que alcance la madurez, deberán ser cambiados por piensos llamados de mantenimiento.

Hasta aquí mi exposición sobre el tema de la alimentación del cachorro. Nunca me canso de repetirlo durante vuestras primeras visitas al veterinario. De que deis una alimentación adecuada a vuestro perro dependerá sin lugar a dudas su salud. No entendáis mal el cariño. Una forma sencilla de no caer en el error de dejar que vuestro perro se acostumbre a otros sabores , es sacarle de la cocina cuando se hace la comida y trasladarle a otro espacio de la casa mientras se come en la mesa
Y otra recomendación de suma importancia: lo que ha sobrado en la mesa, debe ir a la basura o a la nevera de vuestra casa, nunca al plato o a la boca de vuestro perro.

José Enrique Zaldívar Laguía.
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo Santa María de la Cabeza 68 A.
Madrid-28045.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

febrero 17, 2007 Posted by | Artículos sobre perros y gatos, Veterinaria | , | 10 comentarios

ENFERMEDADES DEL APARATO REPRODUCTOR EN EL PERRO

ENFERMADES DEL APARATO REPRODUCTOR MASCULINO.En el artículo de este mes, voy a contaros algunas cosas interesantes sobre las patologías que afectan al aparato genital de los machos, es decir, aquellas que aparecen en pene, prepucio, uretra peneana, epidídimo y testículos. Dejaremos para otra ocasión la próstata dado que sus patologías merecen ser tratadas .

La pubertad se presenta entre los 8 o 9 meses, aunque en las razas grandes y gigantes es más tardía. Aparecerán comportamientos sexuales antes ausentes, como montar a los miembros menos dominantes y marcar el territorio

PENE Y PREPUCIO:

-Traumatismos del pene : se presentan como consecuencia de peleas, atropellos, cuerpos extraños, saltos de barreras u obstáculos y traumatismos durante la cópula. Estas lesiones pueden ir desde un simple hematoma a laceraciones y fracturas del hueso peneano.
Las pruebas diagnósticas se harán en función de la gravedad del problema. Si consideramos que hubo un traumatismo importante se deberá evaluar la función uretral por ultrasonografia. Las fracturas peneanas serán visibles en una radiografia

Las heridas no necesitaran ningún tratamiento especial, pero durante su curación deberá evitarse la erección ya que podrá provocar hemorragias y dehiscencias de suturas si es que hubo que aplicarlas.

La rotura del hueso peneano puede ir acompañada de obstrucción urinaria o de desgarro uretral, lo que dará lugar a serios trastornos de la micción. Si el caso lo requiere y la introducción de una sonda uretral es imposible, deberemos vaciar la vejiga por medio de una aguja acoplada a una jeringuilla. Una vez vaciada esta nos resultara más fácil sondar, dejando el cateter uretral hasta que se produzca la cicatrización.

Las fracturas peneanas con desplazamiento de alguna parte del hueso se pueden solucionar con alambres ortopédicos, y si no hubo desplazamientos no será necesario inmovilizar la zona. Debemos tener cuidado de cualquier manera ya que la cicatrización de la fractura puede provocar una obstrucción de la uretra.

En casos muy graves puede ser necesaria la amputación del pene.

-Priapismo:

Se denomina así al presencia de una erección persistente anormal no relacionada con la excitación sexual. Se produce por una alteración en los músculos implicados en la erección y en la relajación del pene. Puede tener relación con lesiones de la médula espinal lo que implicaría una valoración radiográfica de la médula y análisis del líquido cefaloraquideo. En algunos perros se resuelve espontáneamente. Recientemente se ha descubierto que determinadas anestesias y ciertos medicamentos pueden provocar priapismo.

Se trata de una urgencia ya que de no solucionar el problema de forma rápida se presentara necrosis- muerte de las células- del pene.

Las alternativas terapéuticas a este grave problema son limitadas. En medicina humana se han utilizado antihistamínicos y su resultado dependerá del tiempo transcurrido entre su aparición y la instauración del tratamiento.

No debemos considerar priapismo ciertas erecciones transitorias que presentan algunos perros nerviosos. Si estas se hacen cada vez más frecuentes la castración resolverá el problema.

Tampoco es priapismo la erección persistente que presentan algunas perros después de la cópula o de la recolección de semen. Si persiste mucho tiempo debéis retirar a la hembra y sacar al perro del lugar donde se produjo la cópula o la masturbación. Si aún así persiste la erección la aplicación de compresas frías y de un tranquilizante debería ser suficiente.

-Frenillo peneano persistente:

Por lo general esta alteración se identifica mientras se examina al cachorro durante la consulta para las primeras vacunas. A veces es asintomático pero normalmente observareis que vuestro cachorro se orina en las patas traseras o en otra dirección inesperada, lo que puede producir dermatitis secundaria en alguna de las extremidades. En otras ocasiones veréis un lamido excesivo y la presencia de una secreción que sale del prepucio. Será prácticamente imposible empujar el pene hacia afuera del prepucio, habrá malestar o dolor en la erección. Esto provocará que vuestro perro relacione dolor con excitación sexual desarrollando de manera secundaria reducción de la libido y de la disposición al apareamiento.

El tratamiento es una sencilla operación quirúrgica que consiste en la escisión de esta banda de tejido anormal. No suele ser necesaria anestesia general.

-Hipoplasia del pene:

Es infrecuente pero se ha descrito en el Cocker Spaniel, Collie, Doberman y Gran Danes. Suele se asintomática, aunque se podrá presentar acumulación de orina e infección en el interior del prepucio si el perro también tiene una abertura hipoplásica prepucial. Si se presenta alguno de los problemas nombrados será necesario el agrandamiento de la abertura prepucial y el acortamiento quirúrgico del prepucio.

-Deformidad congénita del hueso peneano:

Si el hueso peneano presenta alguna deformidad será normal que no podamos retraer el pene dentro de la túnica del prepucio, y que en ocasiones se presente obstrucción de la uretra. Si la anormalidad es muy importante nos encontraremos con una parte del glande que sobresale constantemente del prepucio. Esta zona estará expuesta a desecación, traumatismo y necrosis.
El tratamiento dependerá de la gravedad de la deformidad y del uso al que se destine el perro. Si la desviación es grave deberemos fracturar el hueso, recolocarlo y conseguir una osificación adecuada. Estos perros tendrán grandes problemas para copular, por lo que si se trata de un ejemplar de gran valor deberemos recurrir a la inseminación artificial.

-Hipospadias:

Se trata de la terminación anormal de la uretra que se localizara en una zona inferior y posterior a la abertura normal del extremo del glande. Esta alteración dará lugar a infecciones urinarias, incontinencia y dermatitis provocadas por la orina que no puede salir al exterior. Si el defecto es grave necesitara tratamiento quirúrgico. La técnica a utilizar dependerá de que la hipospadia vaya o no acompañada de un pene corto o desviado, hueso peneano con malformación, defectos del desarrollo del escroto y otras anomalías urogenitales.

-Fimosis:

Se trata de una apertura prepucial anormalmente pequeña que provoca que el pene se encuentre atrapado en la cavidad prepucial. Se puede presentar al nacer o como consecuencia de una inflamación, edema, tumor o formación de un tejido cicatrizial después de traumatismo, irritación química o infección.

La oclusión congénita completa es causa de muerte en neonatos ya que este defecto impedirá la salida de orina. Las aberturas pequeñas pueden interferir en la micción y provocar el acumulo de orina en la cavidad prepucial. Veréis un goteo constante de orina, flujo anormal durante la micción, inflamación constante del prepucio y en la clínica diagnosticaremos infecciones bacterianas secundarias y balanopostitis- de la que os contaré algo más adelante-. Vuestro perro será incapaz de exteriorizar el pene durante la cópula y no solo eso, sentirá dolor al intentarlo y como consecuencia su libido se verá seriamente mermada.

El tratamiento, como en las anteriores patologías descritas, dependerá de la gravedad de los síntomas y del uso que queráis dar a vuestro perro. Si hay que operar, la técnica consistirá en agrandar el orificio prepucial.

-Parafimosis:

Es este un problema muy grave. El pene será incapaz de retraerse a la cavidad prepucial después de la erección. El prepucio provocará una gran presión sobre el órgano reproductor que se verá así afectado por un problema en la circulación de la sangre.
Al poco rato de presentarse el problema veréis un pene edematoso que irá secándose lo que dará lugar a la aparición de fisuras, necrosis, desarrollo de obstrucción uretral y gangrena.
La causa de parafimosis puede ser una fimosis leve, cuerpos extraños, fracturas del hueso peneano, priapismo crónico ( es decir congestión del pene que no se acompaña de excitación sexual), traumatismos y balanopostitis crónica.

La demora en el tiempo de actuación puede llevar a la amputación del pene si la parafimosis ha estado presente más de 24 horas. Se trata de intentar liberar al pene de la presión a la que esta siendo sometido. Debemos intentar retornarlo a su lugar. Al principio intentaremos hacer salir la mayor cantidad de glande posible estirando el prepucio hacia atrás, lo que mejorara la circulación peneana y disminuirá la tumefacción. Una vez conseguido esto devolveremos el prepucio a su lugar natural, previa limpieza y desinfección del pene. La recolocación del prepucio se puede conseguir con lubricante hidrosoluble. Si el edema nos impide realizar esta maniobra usaremos compresas frías de agua o de dextrosa hipertónica. El agrandamiento quirúrgico del orificio prepucial puede ser necesario si el tratamiento médico no funcionó. Seguramente será necesario mantener una sonda durante 14 días, exteriorizar el pene a diario y aplicar pomadas antibióticas.

Si por desgracia hubo necrosis o gangrena nos veremos obligados a la amputación del pene.

Existe una manera de intentar prevenir la aparición de este grave problema. Debéis recortar los pelos que se encuentran alrededor del orificio prepucial antes del apareamiento y observar el pene y el prepucio varias veces después del coito hasta que el pene se haya retraído por completo.

-Incapacidad de lograr una erección:

Las causas de esta alteración pueden ser varias: estimulación sexual inadecuada, temor al dolor experimentado en apareamientos previos, deficiencia de andrógenos, dolor relacionado con el desarrollo de la erección o derivaciones vasculares en el interior del pene que impiden la congestión normal de este..

La deficiencia de andrógenos puede ser debida a hipoplasia testicular, anormalidades cromosómicas, enfermedades hormonales que afecten a la descarga de determinadas hormonas ( hipotiroidismo ) y medicamentos ( corticoides ).

Tampoco es nada infrecuente encontrar este problema en perros con enfermedades articulares, en especial, artritis de cadera.

Como entenderéis serán numerosas las pruebas a realizar sobre vuestro perro en el caso que presente este problema. Análisis de sangre que incluyan pruebas hormonales, radiografías e incluso un cariotipo. El pronóstico será malo si llegamos a la conclusión de que el problema es debido a una hipoplasia testicular, un problema cromosómico ( XXY) o tasas de testosterona bajas.

Si las pruebas diagnósticas no nos permiten dar con la causa podemos intentar un tratamiento con metilparahidrobenzonato para inducir la excitación sexual y al mismo tiempo presentarle al perro diferentes hembras en celo.

-Balanopostitis:
La balanitis denota la inflamación del glande del pene y la postitis es la inflamación del prepucio. Puesto que la inflamación afecta a ambas estructuras, se utiliza el término balanopostitis. Si veis que vuestro perro va dejando unas gotitas de color verdoso por el suelo de casa, seguramente este padeciendo esta enfermedad. Este tipo de inflamaciones de carácter infeccioso suelen estar producidas por las mismas bacterias que se encuentran normalmente en la zona, pero también pueden estar producidas por otras más patógenas como brucellas ( la causante de la famosa Fiebre de Malta ), por hongos como el blastomyces o por virus ( Herpesvirus ).

La infección puede ser leve y remitirá con lavados locales con antisépticos y pomadas de antibióticos, pero a veces puede requerir diagnósticos más complicados. Sí además de la secreción purulenta observáis edema, dolor en la zona, presencia de abscesos, con letargo, inapetencia y fiebre, estaremos ante una infección importante.

Habrá que descartar la presencia de cuerpos extraños ( en especial las espigas en verano ), tumores, úlceras y laceraciones.

-Tumores del pene y del prepucio.

La neoplasia más frecuente en los genitales externos del perro macho es el tumor venéreo transmisible ( TVT ). Se trata de un tumor contagioso cuya transmisión más frecuente se produce a través de coito, aunque también se puede contagiar por lamido y por contacto directo con el tumor.

Estos tumores se presentan al principio como zonas hiperémicas ligeramente elevadas que luego adquieren aspecto de coliflor pudiendo alcanzar 5 cm de tamaño. Se localizan con más frecuencia en el glande, pero pueden encontrarse en cualquier punto del pene o del prepucio. Evidentemente las hembras también pueden padecerlo en la pared vaginal, y diseminarse después a la vulva y útero. Puede presentarse también en otras localizaciones como piel, cara, vías nasales, boca, e interior y contorno de los ojos ya que el macho suele lamer y olfatear los genitales externos de las perras. Es un tumor frecuente en perras callejeras jóvenes..

En este caso veréis que vuestro perro gotea sangre y en la clínica podremos observar la presencia del tumor.

Afortunadamente tiene tratamiento curativo ha base de quimioterápia. Aplicamos una vez por semana un producto llamado vincristina por vía intravenosa una vez por semana durante 4-6 semanas.

Otros tumores que pueden afectar al pene y prepucio son los mastocitomas, carcinomas de células escamosas, fibromas y papilomas que suelen afectar a perros viejos. Si se presentan observareis inflamación en la región del prepucio, secreciones anormales, lamido excesivo, dificultad al orinar, sangre en la orina…El tratamiento dependerá del tumor de que se trate.

TESTÍCULOS Y EPIDÍDIMO:

Criptorquidia:

En los perros el descenso testicular ocurre a los 10 días de vida, aunque pueden existir variaciones raciales. Si no son palpables a las 8 semanas de edad podemos considerar que el perro es criptorquido, aunque algunos veterinarios prefieren esperar a que cumpla las 16 semanas.

La unilateral es más frecuente que la bilateral. Los testículos que no han descendido se pueden encontrar en la cavidad abdominal o en el tejido subcutáneo de la zona inguinal. Lo que se conoce como monorquidismo verdadero (ausencia congénita de testículos ) es raro. La criptorquidia SIN LUGAR A DUDAS ES HEREDITARIA porque:
1) Se presenta con más frecuencia en ciertas razas ( Caniche toy y miniatura, Yorkshire, Chigaugua, Boxer, Pomerania, Schnauzer miniatura, Pekinés, Maltés, Pastor de Shetland, y Cairn Terrier ).
2) Es más frecuente en una familias que en otras.
3) La presencia del rasgo puede incrementarse o reducirse seleccionando los animales afectados a favor o en contra respectivamente. No se conoce el mecanismo por el que se hereda, pero se sabe que el gen transmisor lo portan tanto los machos como las hembras ( por lo tanto esta ligado al cromosoma X ) y pueden transmitirlo a su descendencia.

El testículo sin descender no es normal ya que serán incapaces de producir espermatozoides en especial los localizados en la cavidad abdominal debido a la elevada temperatura a la que están sometidos. La libido suele ser normal. La Criptorquidia bilateral produce esterilidad. El testículo que se encuentra en la bolsa escrotal es normal, es decir, estos perros son fértiles, pero su número de espermatozoides en el eyaculado es menor. Transmitirán este defecto por lo que no deben ser cruzados.

No hay un tratamiento médico que realmente promueva el descenso testicular, aunque a veces el uso de una hormona llamada Gonadotropina Coriónica se ha mostrado eficaz. Los últimos estudios en reproducción rebelan que se debería más a una casualidad. Esto quiere decir que en los perros en que al parecer funcionó el tratamiento, los testículos hubieran bajado igual sin aplicación de hormonas.

-Torsión testicular:

Es más frecuente en testículos intraabdominales que en escrotales. Se presenta de forma súbita y su único tratamiento es la extirpación del testículo afectado. El dolor es la principal manifestación clínica. El perro se negará a caminar o a ponerse en pie. Se puede presentar letargo, inapetencia, vómito, fiebre e incluso ascitis ( presencia de líquido en cavidad abdominal). Se produce por la rotación del testículo sobre su eje horizontal ocasionando la torsión del cordón espermático, que impedirá la irrigación normal y la necrosis de la glándula. La mayoría de las veces en que se produce este problema en un testículo abdominal es porque este estaba ya tumorado. Si se produce en un testículo normal, cosa bastante infrecuente, podría deberse a la rotura del ligamento escrotal consecutivo a un traumatismo o a una actividad física excesiva

-Orquitis / epididimitis aguda:

Normalmente es provocada por bacterias que penetran en los testículos y epidídimos a través de un traumatismo directo ( lesiones por punción, heridas penetrantes ), paso retrógrado de orina o secreciones prostáticas infectadas, infecciones de otros órganos que provocan el traslado de bacterias a estas zonas por los vasos sanguíneos o presencia de infecciones en ganglios linfáticos próximos.

Son muchas las bacterias culpables de estas infecciones. Se ha informado que el virus del Moquillo origina inflamación no supurativa y fibrosis de los testículos y el epidídimo. También enfermedades como ehrlichiosis, fiebre exantemática de las montañas rocosas ( ambas transmitidas por garrapatas ) y algunas micosis sistémicas pueden provocar esta patología.

Los síntomas son muy parecidos a los de la torsión testicular y debido al dolor en las clínicas nos vemos a veces obligados a tranquilizar al perro para poder realizar el examen oportuno. Suele darse en uno solo de los testículos que aparecerá inflamado, caliente y con severas dermatitis si el perro llegó a lamerse. Algunas veces habrá un exudado mucopurulento por el escroto si se ha producido algún absceso en el interior.

Deberemos entonces saber si hay o no torsión, ya que en función de ello realizaremos uno u otro tratamiento. Para ello nos ayudaremos de la ecografia. . Optaremos por el uso de antibióticos de amplio espectro en espera de los resultados del cultivo que ya habremos mandado al laboratorio. Debemos hacer descender la temperatura testicular ya que este exceso de temperatura puede causar daños irreparables en las células que producen espermatozoides. Utilizaremos compresas frías, antipiréticos y antiinflamatorios. Debéis saber que la orquitis unilateral puede afectar al otro testículo debido al calor que libera el proceso inflamatorio o a las mismas bacterias que pueden pasar de una glándula a otra. Por este motivo la castración unilateral debe considerarse solo en un semental para salvar el testículo normal.

El pronóstico si no realizamos la castración es reservado ya que el daño producido en las células puede traducirse en lesiones irreversibles que a veces tardan meses en manifestarse y que llevaran a la infecundidad. No es recomendable pronosticar la fertilidad de un perro hasta 6 meses después del momento en que se inicio el problema. Incluso entonces hay que revisar de manera periódica al perro para determinar su estado en relación con la producción de espermatozoides.

-Tumores testiculares:

Los tumores testiculares son frecuentes en perros mayores. Podemos nombrar los de células de Sertoli, células de Leydig y los seminomas. La edad de aparición suele ser a los 10 años. Hasta un 35% de los perros con neoplasia testicular tienen dos o tres tipos de tumor al mismo tiempo. La edad de presentación suele ser los 10 años. La incidencia es mayor en perros testículos criptorquídicos, y dentro de estos más en los intraabdominales que en los inguinales.

Los tumores de células de Sertoli pueden medir entre 1mm y 5cm, aunque si asientan en un testículo intraabdominal pueden llegar a medir 20 cm. Entre un 10-20% son malignos y hacen metástasis en ganglios linfáticos, pulmones, hígado, bazo, riñones y páncreas. Existe un síndrome ( del que hablaré en un próximo artículo ) llamado síndrome de feminización del macho que a menudo se origina por estos tumores.
Algunos perros con este tipo de cáncer presentan un fracaso de su médula ósea que provocará anemia, destrucción de plaquetas y descenso alarmante de glóbulos blancos.

Los seminomas ase producen en las células encargadas de producir espermatozoides y su tamaño varía desde 1 a 10 cm. Tan solo el 5% son malignos y si hacen metástasis, estas se localizaran en los mismos lugares en que lo hacen los de Sertoli.

Los de células de Leydig suelen ser muy pequeños y no llegan a medir más de 2 cm, no suelen producir signos clínicos y son en su mayoría benignos.

El diagnostico lo realizaremos por palpación y nos ayudaremos de la ecografia. La aspiración con aguja para realizar una citología nos permitirá diferenciar tumores de abscesos o de granulomas.

Las manifestaciones clínicas que veremos dependerán en gran medida de la actividad hormonal del tumor (secreción de andrógenos o de estrógenos ). Observareis un agrandamiento de escrotal o testicular y una diferencia de tamaños entre los dos testículos o signos que os hagan sospechar de que se esta produciendo una torsión testicular. Si el tumor produce estrógenos dará lugar al ya nombrado síndrome de feminización y si produce andrógenos veremos problemas relacionados con la actividad prostática, y la presencia en ocasiones de tumores perineales. Como consecuencia de la descarga de andrógenos por los tumores testiculares nos podemos encontrar con quistes, hiperplasia, abscesos e inflamación de la próstata. Veréis entonces que vuestro perro gotea sangre a través del pene, orinara con sangre, tendrá estreñimiento, debilidad en las patas traseras, anormalidades en la manera de caminar, fiebre, inapetencia, pérdida de peso. La presencia de hernias perineales ( es decir, las que aparecen a los lados del ano ) también se relacionan con tumores testiculares productores de andrógenos.

El diagnóstico, además de por los datos clínicos lo realizaremos mediante ecografía. Esto nos permitirá localizar tumores intratesticulares y si es necesario obtener biopsias.

El tratamiento implica la extirpación del testículo afectado y es conveniente buscar antes posibles metástasis mediante radiografía y ecografía. Si hay criptorquidia la extirpación debe ser bilateral. El uso de quimioterapia posterior a la cirugía puede ser útil si hay metastásis para que el perro viva unos meses más. La curación no es posible.

En un próximo artículo os hablaré sobre las Dermatosis asociadas con hormonas sexuales como son el Hiperestrogenismo en hembras, Hipogonadismo en hembras enteras, Dermatosis sensibles a la testosterona en los machos, Neoplasias testiculares que producen cambios en la piel, Hipogonadismo en los machos enteros, trastornos de las hormonas sexuales adrenales, síndrome de tipo hiperplasia adrenal y del síndrome de feminización.

He dejado también intencionadamente las patologías de la próstata para un próximo artículo.

Añado un pequeño diccionario para definir términos que aunque todos conocéis pueden ayudaros a la mejor comprensión del artículo:

PREPUCIO: Es la piel que recubre el glande del pene. El prepucio y el glande están unidos entre si por un repliegue que se llama FRENILLO. Entre el glande y el prepucio existe una cavidad que es la cavidad del prepucio en la que se deposita una sustancia llamada ESMEGMA.

ESMEGMA: Es un producto que se acumula en el espacio entra el prepucio y el glande.
Sirve para proteger y lubricar es espacio prepucial.

EPIDÍDIMO: Es un cordón o cuerpo alargado situado en la parte posterosuperior del testículo, tiene aproximadamente 5 cm de longitud y 12mm de anchura.

URETRA: Es un conducto por el que discurre la orina desde la vejiga urinaria hasta el exterior del cuerpo durante la micción. Cumple también una función reproductiva al permitir el paso del semen. Se abre al exterior en
el glande. La parte que discurre por el pene se llama uretra peniana o esponjosa y tiene una longitud de 15-16 cm.

FIMOSIS: Es un estrechamiento del orificio prepucial que impide la salida del glande activamente durante la flacidez del pene o pasivamente durante la erección.

CARIOTIPO: Es un examen que se hace para identificar anomalías cromosomicas como causa de una malformación o de una enfermedad. El examen puede realizarse con una muestra de sangre, médula ósea, líquido amniótico o tejido de la placenta fetal.

HIPOPLASIA: Alteración que impide que un órgano, o un tejido, llegue a su completa formación.

ANDRÓGENOS: Son hormonas sexuales masculinas. La más importante es la testosterona que es segregada por los testículos.

CUADRO

TRASTORNOS DEL PENE Y DEL PREPUCIO

-Trastornos congénitos………………….
Frenillo persistente del pene.
Hipoplasia del pene.
Hipospadias.
Deformidad congénita del hueso peneano.

-Trastornos adquiridos…………………….
Fimosis.
Parafimosis.
Priapismo.
Incapacidad para lograr una erección.
Balonopostitis.
Traumatismo del pene.
Tumores del pene y del prepucio.

TRASTORNOS DE LOS TESTÍCULOS Y EL EPIDÍDIMO.

-Trastornos congénitos…………………..
Criptorquidía.
Hipoplasia testicular.

-Trastornos adquiridos………………………
Tumores testiculares.
Orquitis y Epididímitis.

José Enrique Zaldívar Laguia.
Clínica Veterinaria Colores.
Pso de Santa Maria de la Cabeza 68 A.
28045-Madrid..Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

febrero 17, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 346 comentarios

PULGAS, GARRAPATAS Y FLEBOTOMOS

PULGA-GARRAPATA-FLEBOTOMOPULGA

Son insectos pequeños, de color marrón y sin alas. Los machos son más pequeños que las hembras. Se alimentan a través de unas piezas bucales con las que succionan la sangre. Como dependen del huésped para obtener protección y sangre, las pulgas pasan su vida adulta completa sobre él u otros animales.
Existen unas 2000 especies, pero solo la C. Felis, la C. Canis, la Pulex irritans(pulga humana) y la E. Gallinacea producen problemas médicos en la mayoría de las mascotas. La que más frecuente, con diferencia a perros y gatos es la C. Felis( 92% en los primeros, 97% en los segundos).
Las pulgas se desarrollan mediante metamorfosis completa desde el huevo hasta la forma adulta, a través de tres estadios de larva y uno de pupa. La hembra desova sobre el huésped canino o felino, por lo general mientras este descansa o duerme. Los huevos caen al medio ambiente donde completan su ciclo vital.
La temperatura ambiente y la humedad relativa son aspectos críticos para la secuencia del desarrollo de las pulgas. Las larvas se movilizan hacia la profundidad de las alfombras, las grietas de los pisos de madera y debajo de la superficie del suelo.
Las pulgas en todos sus estadios son sensibles a las condiciones ambientales. Los parámetros ideales para su desarrollo son temperaturas entre 20 y 30 grados con una humedad relativa inferior al 70%. Los huevos de pulga suelen eclosionar al cabo de 1.5-10 días de la puesta. Estas larvas son capaces de desplazarse hasta 40 cm en una alfombra. Esta fase de larva se completa en 5-10 días sí el alimento disponible es suficiente y las condiciones climáticas son ideales. Humedades relativas inferiores a 33%, el calor(> 35º) y el frío extremo, son letales para la pulga.

GARRAPATA
Las garrapatas se diferencian de los ácaros porque son más grandes. Por lo general no tienen huéspedes específicos. Las que solemos encontrar con más frecuencia son las de la familia Ixodidae o garrapatas duras (Rhipicephalus y Dermacentor).
Los huevos puestos por las hembras eclosionan en un lapso de 2-7 semanas. Las larvas se alimentan durante 3-12 días y luego se desprenden del huésped durante 6-90 días antes de la muda. Las ninfas también se alimentan durante un período breve (3-10 días) antes de un periodo extenso fuera del huésped(17-100 días). Los adultos resisten mucho(viven hasta 19 meses) y ponen de 2.000 a 8.000 huevos. Por lo general, la terminación del ciclo vital requiere tres huéspedes, de preferencia animales de diferentes tamaños para cumplir los estadios de larva, ninfa y adulto, aunque algunas especies atraviesan todos los estadios en el mismo mamífero. Si este ciclo vital complicado de interrumpe, la garrapata puede sobrevivir durante periodos prolongados o hibernar durante la época de fríos.
Mientras se encuentran fuera del huésped, estas garrapatas infestan el suelo cubierto por pequeños arbustos y matorrales. Resisten el frío, pero son susceptibles a la luz solar fuerte, la desecación y las lluvias excesivas. Requieren un ambiente húmedo.
Las garrapatas causan irritación a través de sus mordeduras, provocan reacciones de hipersensibilidad; sirven como vectores de enfermedades bacterianas, virales o causadas por rickettsias. Estos agentes son culpables de enfermedades como la Ehrlichiasis y la babesiosis, que algunos casos pueden resultar mortales. En la especie humana son las responsables de la trasmisión de la llamada Fiebre Q.
Debido a una toxina, son capaces de producir parálisis en numerosos huéspedes incluidos el perro y el gato. En estos casos el problema se soluciona con la extracción mecánica de la(s) garrapata(s) completa(s). Su extracción manual debe realizarse con la garrapata muerta, para lo cual haremos uso del alcohol o mejor de un insecticida.
Prevención: Es similar a la de las pulgas, aunque debemos añadir un principio activo, el Amitraz, que se encuentra presente en un excelente collar antiparasitario. Este collar limita su aspecto preventivo a las garrapatas.FLEBOTOMO

Es un mosquito, vector natural de la Leishmaniosis. Se reconocen más de 600 especies distribuidas por todo el mundo. Las más importantes en Europa son P. Perniciosus y el P. Arasis. Son dipteros de 2-4 mm de longitud, peludos y con solo un par de alas funcionales. Su ciclo biológico incluye las fases de huevo, larva, pupa y adulto. Las condiciones ambientales para el desarrollo de su ciclo son: temperaturas medias de 15-20 ºC, protección de la luz solar directa, humedad moderada y abundantes detritus orgánicos. Los mosquitos adultos muestran actividad de forma estacional, en los meses de primavera y verano, permaneciendo las fases larvarias en reposo durante la estación fría. Su distribución es muy amplia, encontrándose en zonas muy diversas, desde zonas húmedas a zonas áridas y desde el nivel del mar hasta 2000 metros de altitud, adaptándose a numerosos medios, tanto naturales como domésticos.
Durante el día permanecen en lugares protegidos de la luz solar, mientras que en horas crepusculares y nocturnas muestran actividad. La capacidad de vuelo de los adultos está limitada a 400-500 metros. Tan solo las hembras son hematófagas- se alimentan de sangre- y, por tanto, las únicas implicadas en la transmisión de la leishmaniosis. Las hembras sobreviven 30 días y, una vez infectadas son capaces de inocular leishmanias durante toda su vida.
El flebotomo se infecta al ingerir sangre de un perro infectado, en donde la leishmania completa su ciclo vital en 6-14 días haciéndose infectiva para el perro, una vez que el mosquito las inocula en el perro a través de su picadura.
Prevención: Mucho se ha escrito y especulado sobre los sistemas de protección en el perro contra este mosquito. Lo cierto es que los estudios llevados a cabo por los laboratorios, rebelan resultados un tanto contradictorios. Desde mi punto de vista, el único producto que por los datos presentados os puedo recomendar es un collar cuyo principio activo es la deltametrina. Existen además dos productos en forma de pipetas que en su prospecto aseguran que protegen frente al flebotomo.

José Enrique Zaldívar.
Clínica Veterinaria Colores.
Pso. De Santa Maria de la Cabeza 68 A.Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

febrero 17, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 19 comentarios

EL DOLOR EN EL PERRO, ¿POR QUÉ TRATARLO?

Dice Pablo Otero en su libro sobre el dolor: “Si analizamos la pregunta(con la que he titulado éste artículo) desde un punto de vista ético la repuesta sería: tratamos al dolor para honrar nuestra práctica médica, porque evitar el sufrimiento es tal vez el principal objetivo de la medicina desde los inicios de su práctica y seguramente también porque abordar con el debido respeto esta problemática, de la que participan no sólo el animal sino también el entorno familiar al que pertenece, nos hace mejores a nosotros y la sociedad en la que vivimos”.

“El único dolor fácil de soportar es el ajeno”.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, definió el dolor como “ experiencia sensorial y /o emocional desagradable, asociada o no a daño potencial de los tejidos”. Además lo dividió en agudo y crónico, fundamentalmente en función de su duración. El crónico se asocia a patologías duraderas, intermitentes o repetitivas en un término de 3 a 6 semanas o inclusive meses. El dolor es un mecanismo de protección del organismo, una sensación estresante que origina manifestaciones clínicas típicas pero inespecíficas:

En los últimos cuatro años han llegado a mis manos tres libros sobre el dolor en los pequeños animales y seguro que hay muchos más.. Lo cierto es que hasta hace muy poco los veterinarios nos teníamos que “apañar” con analgésicos, antiinflamatorios y anestésicos de la medicina humana. El problema de estos medicamentos era y es que potencialmente sus efectos secundarios sobre los perros podían ser devastadores. También es cierto que algún laboratorio contaba con un antiinflamatorio específico para animales, pero tenía, a veces, los mismos efectos secundarios que los de medicina humana.
En la actualidad y gracias a la excelente labor de los laboratorios contamos con excelentes analgésicos, antiinflamatorios y anestésicos para tratar a nuestros pequeños animales.

Hace años en pacientes traumatizados no se administraban analgésicos porque “el dolor nos decía dónde está el problema”. En la década de los 80, según cuenta el profesor Aldrete el reconocimiento y el tratamiento del dolor postquirúrgico eran inadecuados ya que los analgésicos se administraban a dosis insuficientes y a intervalos muy largos. Aún hoy, conozco a personas que tras una cirugía en un hospital tienen que pedir que les suministren un Nolotil u otro analgésico y se encuentran con que la enfermera les comunica que el Dr. no lo ha dejado escrito en el protocolo postquirúrgico.
Los tiempos han cambiado para bien. Los veterinarios, ahora, no solo queremos controlar el dolor después de una cirugía, sino que queremos prevenirlo De la misma forma que se suministran antibióticos de forma rutinaria antes de un acto quirúrgico, presumiendo que van a ser eficaces, se debe administrar analgesia para eliminar el dolor. Se sabe que los individuos que no reciben un tratamiento analgésico adecuado después de sufrir una intervención quirúrgica, por ejemplo, retrasan su recuperación de manera significativa cuando se los compara con aquellos que sí son tratados. Los perros doloridos tardan en comenzar a alimentarse correctamente y son propensos a la automutilación. Siempre debemos pensar que todo aquello que pudiera provocar dolor en un ser humano, también lo puede provocar en el perro.

Me gustaria generalizar, pero sé que las estadísticas demuestran que no todos los perros que deberían recibir analgésicos en el curso de determinadas enfermedades los reciben. En la mayoria de los casos no por culpa de los veterinarios, sino, y no me duelen prendas al decirlo, por decisión de sus propietarios. Es cierto que algunos veterinarios relacionan la analgesia con el aumento de movilidad del paciente y justifican de este modo la no utilización de la misma para garantizar el reposo y evitar las lesiones. La teoría es razonable, pero sólo se precisaría mantener la tranquilización sin evitar o retirar la analgesia.

Partimos de la base científicamente demostrada de que los animales son capaces de sentir dolor. Parece obvio, pero aún hoy, oigo a algún aficionado a los toros que se queda tan ancho cuando dice que el umbral de dolor en los toros es mínimo. Los animales no son más tolerantes al dolor, sólo se diferencian de nosotros, los seres humanos, en la forma de expresarlo. Los animales presentan las mismas respuestas motoras y comportamientos que los humanos ante el dolor, ya que las rutas metabólicas y de percepción del dolor son similares. Por lo tanto sería lógico imaginar que lo que nos produce dolor a nosotros también le dolerá al animal.
La teoría antropomórfica no es absolutamente fiable, pero en la actualidad y desde el punto de vista práctico, se considera aceptable.
El tratamiento analgésico debe durar tanto como dure el dolor, pero en la práctica se plantean problemas de valoración.
En la mayoría de los casos se considera que la terapia analgésica debe mantenerse durante 48-72 horas en situaciones agudas y prolongarse tanto tiempo como sea necesario en procesos dolorosos crónicos. Las patologías o lesiones que originan mayor trauma tisular son los más susceptibles de producir dolor durante más tiempo. Actualmente se tiende a la analgesia polimodal, utilizando asociaciones de fármacos para obtener un efecto adecuado con los mínimos efectos secundarios.

Siendo el dolor un fenómeno complejo, sin duda su manifestación dependerá no solo de aspectos biológicos y respuestas fisiológicas, sino de variables como la raza, el tamaño, el rol del individuo en su contexto social, el entorno en el cual se encuentre y las experiencias previas de dolor por las que haya pasado. Todo esto, sumado a la imposibilidad de nuestros pacientes de comunicarse, hacen sumamente complejo un diagnóstico precoz y acertado del problema. Lo cierto es, que en la consulta hay perros que soportan “estoicamente” el dolor cuando les tocas en las zonas afectadas, y otros que con solo mirarles ya están aullando. Su umbral de dolor es el mismo, así que en estos casos, debemos pensar que es el miedo el que les hace comportarse de una u otra manera.

El padecimiento de un dolor crónico puede ser el resultado de traumas o procedimientos quirúrgicos en los que se dañaron tejidos involucrados en la transmisión nerviosa. Se han descrito casos de dolor crónico después de cirugías de rutina. La osteoartrítis, cáncer, heridas que promueven cicatrices exuberantes y otitis son las causas más frecuentes de dolor crónico. El dolor neuropático, como aquel que se presenta en el síndrome de la cauda equina o la enfermedad vertebral interdiscal, es también frecuente.

Los cambios que se producen en el organismo como consecuencia del dolor son en gran medida el principal obstáculo para un tratamiento eficaz. Durante el transcurso de algias crónicas, el sistema nervioso se ve envuelto en una serie de transformaciones y hasta es posible que éstas varíen con el tipo de enfermedad subyacente que las origina, imprimiendo características particulares tanto al dolor como a su abordaje terapéutico.

COMPORTAMIENTOS INDICATIVOS DE DOLOR

-TEMPERAMENTO: -Cambio de temperamento de agresivo a tímido.
-Agresión ante la manipulación de la zona dolorosa.
-Los animales muy sociables tratan de apartarse para evitar la
manipulación y por consiguiente la agresión.
-VOCALIZACIÓN: -Como respuesta a la manipulación de la zona dolorosa.
– El tipo de vocalización en el perro consistirá en ladridos,
gemidos o aullidos.
-POSTURA : -Posición de protección de la zona dolorosa.
-Cola entre las extremidades posteriores, dorso arqueado,
cuerpo protegiendo la zona afectada, cabeza baja.
-Resistencia al movimiento.
-EXPRESIÓN FACIAL :-Mirada vidriosa y fija, orejas bajas.
-Al aproximarse, miedo: midriasis y orejas hacia atrás.
-PALIDEZ -A consecuencia de la vasoconstricción, por aumento del
tono simpático.
-HABITOS HIGIÉNICOS:-Por la negativa a moverse, se puede manchar de heces y
orina.
-ACTIVIDAD :-Intranquilidad y ausencia de descanso o inactividad.
Alteración del patrón de sueño.
-Temblores, inquietud.
-ALIMENTACIÓN :-Disminución del consumo de agua y comida.

VALORACIÓN DEL DOLOR

La valoración del dolor en el perro es un poco complicada, ya que él no nos puede expresar “cuanto le duele”. Por eso es importante saber en función de cada patología o de la cirugía que llevemos a cabo, que grado de dolor va a sufrir para paliarlo de la mejor manera posible. A mi me parece importante que vosotros conozcáis estos valores, para saber en cada momento si estas manifestaciones de dolor son proporcionadas al proceso que padece vuestro compañero. Existen situaciones en que diagnosticar el dolor es sencillo, pero al mismo tiempo existe una lista, aún mayor, de afecciones que cursan con signos de dolor vagos y frecuentemente “mal expresados por el perro”.

-Dolor intenso a insoportable:

Cirugía: dolor post-quirúrgico con trauma o inflamación tisular muy intensa.
Patologías: Inflamación muy extensa(peritonitis), cáncer óseo, meningitis.
Traumas: neuropatías(hernia discal cervical, neuritis), fracturas.

-Moderado a intenso:

Cirugía: ortopédica, intraarticular, de oído, amputación, toracotomía, laparotomía, desungulación, reparación de hernia diafragmática asociada a lesión tisular extensa.
Patologías: osteodistrofia hipertrófica, panosteítis, glaucoma, uveítis, mamitis, trombosis e isquemia, torsión gástrica, intestinal o testicular, distensión de cápsula renal, hepática o de bazo, obstrucción uretral o biliar, peritonitis.
Trauma: extenso de cabeza, extremidades o tejidos blandos, hernia discal toraco lumbar, quemaduras por frío-calor, cáncer, trauma corneal.

-Moderado:
Cirugía: minimamente invasiva(colocación de fijadores externos, corte de cola), laparotomía exploratoria, hernia inguinal o diafragmática sin lesión en otros tejidos, ovariohisterctomia(OVH), castración, enucleación, cirugía dental.
Traumas: de tejidos blandos excepto los citados anteriormente. Pancreatitis en fase inicial o de curación.

-Leve o moderado:
Cirugía: OVH en pacientes jóvenes, castración en algunos casos, ciertas intervenciones en anejos oculares o procedimientos dentales, drenaje torácico.
Patologías: cistitis, otitis.
Traumas: heridas.

-Leve o ausente:
Cateterización venosa, sondaje, limpieza de oídos, distensión vesical.

Son numerosas las drogas que utilizamos para combatir el dolor y según los mecanismos mediante los cuales ejercen su efecto analgésico las podemos clasificar de la siguiente manera:

1-Opioides: morifina, fentanilo, buprenorfina, butorfanol, nalbufina y naloxona.
2-Agonistas presinápticos: xilacina, medetomidina, romefidina, dexmedetomidina.
3-Fenciclidinas: ketamina y tiletamina.
4-Anestésicos locales: lidocaina y bupivacaína
5-Antiinflamatorios no esteroideos: aspirina, indometacina, piroxicam, ketoprofeno,
carprofeno, vedaprofeno, flumixin, fenilbutazona, etodolac, nimesulide, meloxicam,
deracoxib, rofecoxib, valdecoxib y celecoxib.
6-Anestésicos generales: óxido nitroso, halotano, isofluorano, sevofluorano, desflurano.

Todos estos medicamentos nos permiten controlar en mayor o menor medida el dolor de nuestros perros y someterlos a intervenciones quirúrgicas con un riesgo anestésico mínimo. Lo importante es adecuar las dosis de cada medicamento a la edad y estado fisiológico del perro que vayamos a medicar.

Además de este gran arsenal de anestésicos, analgésicos y antiinflamatorios, tenemos otros medios para combatir el dolor como son: radiación infrarroja, fototerapia, laser, magnetoterapia, acupuntura y la electroanalgesia transcutánea.

Todas estas técnicas han experimentado un gran auge en los últimos años, junto con otros medios terapéuticos, como por ejemplo distintas técnicas de movimiento, masoterapia, hidroterapia, rehabilitación y todo lo relacionado con la terapia física (kinesiologia).

La lista de enfermedades y patologías capaces de provocar dolor más o menos intenso sería interminable, pero os voy a citar las que para mí son más frecuentes e importantes:
-Fracturas y luxaciones.
-Tumores.
-Glaucoma: Enfermedad degenerativa del nervio óptico, asociada niveles demasiado elevados de presión intraocular.
-Úlceras corneales.
-Uveitis: Proceso inflamatorio de iris o de coroides.
-Otitis y otohematomas.
-Enfermedades buco dentales.
-Derrame pleural.
-Neumotorax.
-Fracturas costales y contusiones en pared costal.
-Cuerpos extraños gástricos.
-Erosiones y úlceras gástricas.
-Torsión-dilatación gástrica.
-Cirrosis.
-Pancreatitis aguda.
-Esplenomegalia: aumento del tamaño del bazo. Así como su rotura y su torsión.
-Peritonitis.
-Nefrolitiasis: Piedras en el riñon.
-Pielonefritis: Infección microbiana de vías urinarias altas.
-Urolitiasis: Cálculos de vejiga.
-Distocia: Parto anómalo y laborioso.
-Torsión de útero.
-Mastitis: Infección bacteriana de las glándulas mamarias.
-Torsión testicular.
-Orquitis: Inflamación aguda o crónica del testículo unilateral o bilateral.
-Fractura del hueso peneano.
-Parafimosis: El pene se exterioriza por el orificio prepucial pero no puede volver a su posición natural.
-Priapismo: Erección permanente sin excitación sexual.
-Osteodistrofia hipertrófica: Patologia ósea en la que se produce afección inflamatoria de las cuatro extremidades a nivel distal, con desarrollo de hueso subperióstico.
-Artritis.
-Artrosis.
-Cauda equina: Cambios degenerativos múltiples que afectan a la articulación lumbosacra.
-Discoespondilitis: Afección de los discos intervertebrales y cuerpos vertebrales adyacentes debido a infecciones bacterianas o fúngicas.
-Hernia discal: Compresión medular por penetración del disco de una o varias vértebras en el canal medular.
-Espondilosis deformante: Deformación ósea vertebral, con formación de puentes intervertebrales.

Existen muchas más patologías capaces de producir dolor más o menos intenso, pero en esta lista, están las más comunes e importantes desde el punto de vista clínico.

He oído demasiadas veces expresiones “es que cojea porque está viejo”, “le duelen las articulaciones, pobrecito”, “está acostumbrado al dolor”, demasiadas. Actualmente nos podemos permitir el lujo, de mantener a un perro con analgésicos-antinflamatorios, durante meses, e incluso años, sin que su organismo sufra el mínimo contratiempo. Es un lujo que nadie debe dejar pasar, ni vosotros como propietarios, ni nosotros como veterinarios.

José Enrique Zaldívar
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo Santa María de la Cabeza 68ª.
28045-Madrid.Artículo publicado en las revistas El Mundo del Perro y Trofeo

febrero 17, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 165 comentarios

ENFERMEDAD DENTAL CANINA

ENFERMEDAD DENTAL CANINASon bastantes las enfermedades que pueden afectar la boca de vuestros perros, pero yo voy a centrar el presente artículo en las que vemos con más frecuencia y que son las infecciones bucodentales , que como veréis se dividen en gingivitis que afecta a la encía y periodontitis, que involucra el hueso de soporte.

Los veterinarios ofrecemos vacunas para proteger a nuestros pacientes de diversas afecciones bacterianas y virales y puesto que la enfermedad periodontal es el problema que más afecta a perros y gatos, los programas para prevenirla deberían considerarse entre los servicios profilácticos que podemos ofrecer.
La periodontitis o destrucción de los tejidos que sostienen el diente, es un mecanismo protector. En un entorno natural, un diente con un absceso podría ser mortal para un perro o un gato sino hubiera manera de rechazarlo; destruyendo los tejidos de sostén óseo y conectivo, el diente se puede caer y los tejidos se pueden curar. Por lo tanto, el síntoma final- caída del diente – cura la enfermedad.
El proceso natural de rechazo de un diente enfermo mediante enfermedad peridontal, aparte de poder provocar dolor en el animal, se ha asociado a efectos sistémicos, como alteraciones renales, lesiones cardiovasculares, inflamación hepática, bacterias en el aparato respiratorio, recién nacidos de bajo peso y muertes prematuras.
Se ha comprobado que al mejorar la salud periodontal se mejora además la actitud y la calidad de vida. A un nivel más superficial, la halitosis es a menudo el problema que mueve al propietario a llevar al perro al veterinario. El mal aliento de vuestro perro supone para vosotros una gran preocupación. Este mal olor en la boca se produce como consecuencia de la presencia de compuestos volátiles de azufre provenientes de la degradación de aminoácidos por bacterias de la placa dental. Los programas preventivos que eliminan la placa y evitan la degeneración de los tejidos que rodean a la pieza dental, en general evitan el mal aliento. Esto también se consigue con el uso de antibióticos.

La dentición primaria canina(la decidua) está compuesta por 28 dientes: a cada lado del maxilar y de la mandíbula existen tres incisivos, un canino y tres premolares. La mayor parte de los problemas ocasionados por estas piezas dentales se debe a la incapacidad de éstos de desprenderse; la regla que se acepta generalmente es la de “no permitir más de un diente en el mismo sitio al mismo tiempo”. En general, el diente de leche se extraerá tan pronto como empiece a salir el definitivo; el no hacerlo podría ocasionar desviaciones y éstas, en el futuro problemas ortodóncicos o periodontales. También las fracturas de los dientes de leche pueden ocasionar enfermedades, por lo que se extirparan lo más pronto posible tras producirse la rotura.
La dentición del perro adulto posee 42 dientes secundarios, 20 en el maxilar y 22 en la mandíbula. Tanto los incisivos como los caninos poseen solo una raíz. Los premolares y los molares según su situación pueden tener dos o tres raíces.
Algunas personas erróneamente creen que los dientes están “en las encías”. No es así. Los dientes están en el hueso. Las encías son una cubierta protectora sobre este hueso. En una boca sana, las encías abrazan los dientes como collares ajustados para prevenir que las bacterias y residuos de comida invadan el hueso. Simplemente las encías protegen al hueso, y el hueso sostiene los dientes. El diente queda además sujeto a la encía por las llamadas fibras periodontales.
Los dientes están recubiertos por una capa de esmalte, formado por cristales de diversos iones. Normalmente es blanco translúcido, pero puede teñirse o cambiar de color. Este esmalte puede desgastarse, lo que se conoce como atrición cuando se debe al frote entre los dientes, o abrasión cuando se debe a una sustancia externa, como cuando se masca pelo o piel; incluso el mordisqueo de pelotas de tenis o de “frisbis” de trapo puede provocar desgaste, creando una superficie plana(esto podría deberse a la suciedad captada por la tela, que potenciaría su capacidad de abrasión). Este desgaste puede acabar afectando a capas más profundas del diente.
La dentina es la siguiente capa del diente. En el adulto constituye el grueso del diente y se halla recubierta por esmalte supragingivalmente y por cemento subgingivalmente. Aunque parece sólida, es en realidad porosa.
El conducto pulpar es la capa interior del diente, compuesta por vasos sanguíneos, nervios y células. Un traumatismo en este conducto provocará la aparición de un color rosaceo en el diente y posteriormente, como consecuencia de la degradación de los componentes sanguíneos, un tinte morado. Las roturas de dientes, si no se tratan adecuadamente acabarán provocando enfermedades.
Rodeando la porción subgingival del diente existe cemento, que es la estructura dental a la cual se inserta el ligamento periodontal; el otro extremo de éste se inserta al hueso alveolar que rodea al diente. El ligamento periodontal suspende el diente en el interior del alvéolo, actuando como amortiguador de choques. Rodeando directamente el diente y recubriendo el hueso se encuentra la encía. Resumiendo, el periodontio se compone de cemento, ligamento periodontal , hueso alveolar y encía.

ENFERMEDAD PERIODONTAL EN PERROS

Es probable que la enfermedad periodontal sea la afección más corriente en perros; sin embargo, la enfermedad periodontal clínica parece ser una causa rara de enfermedad grave. ¿Por qué debiéramos entonces preocuparnos de algo, que, aparentemente, es compatible con la vida la mayor parte del tiempo, aunque sea tan común?.
El problema, es que el término “enfermedad periodontal” es como un pozo sin fondo en el que incluimos varias patologias, a saber:
-Gingivitis:
Es la inflamación de la encía y se debe a la acumulación de placa dentaria. Podemos definirla como una infección superficial limitada al tejido de las encías sin afectar todavía el hueso subyacente. La inflamación lesiona las fibras periodontales, lo que permite que la placa penetré más profundamente dentro del surco de la encía donde puede ocasionar aún daños mayores. Se puede observar, enrojecimiento o hinchazon, sangrado al cepillar o mal aliento. La placa es un material de color amarillo a marrón, pegajoso que se forma a las 3-24 horas de limpiar el diente. Este material, en contacto constante con la encía produce su inflamación. La prevención final de la enfermedad periodontal es directamente proporcional al grado de éxito en la eliminación de la placa dentaria. Se ha demostrado que cepillando los dientes tres veces a la semana, se previene la gingivitis en el perro. A pesar de esto, en las periodontitis destructivas intensas existen a menudo otros trastornos que predisponen a su presentación, como por ejemplo un sistema inmunitario deficiente. En la especie humana se ha demostrado un componente genético de la enfermedad. Es muy común, e indicadora de una higiene dental deficiente. Se considera reversible: desaparece si se elimina la placa. Algunos trastornos locales o sistémicos pueden convertir la gingivitis en un problema clínico grave( gingivitis ulcerosa necrosante aguda, estomatitis ulcerosa, insuficiencia renal, estrés acentuado). Puesto que no siempre una gingivitis desencadena una periodontitis, el asignar una gran importancia clínica a una inflamación de la encía conlleva un riesgo de exagerar el problema.
-Periodontitis:
Es la verdadera “enfermedad” en la enfermedad periodontal. Se presenta
cuando la infección de la encía se extiende al hueso subyacente. Recibe el nombre vulgar de “piorrea”. Lo primero que se suele observar es la aparición de espacios entre los dientes. Es la destrucción de tejido conectivo y de hueso. Solo cuando hay una pérdida de hueso hablamos de periodontitis, ya que es fácil evaluar la pérdida de éste. Normalmente un área de la boca puede estar más afectada que otras, por lo que es más exacto afirmar que un diente en particular sufre(o no sufre) enfermedad periodontal que afirmar que es el perro el que la padece o no. Tanto la enfermedad intensa en una sola área, como el efecto acumulativo de una enfermedad menos intensa pero que afecte a múltiples sitios, puede inducir signos clínicos.
La causa de la enfermedad periodontal es la placa dentaria: si se permite su acumulación se producirá la enfermedad. Como comprenderéis la prevención de esta enfermedad en el perro es un tanto complicada.
La placa dentaria consiste en gran medida en bacterias, que forman una película a la que se adhieren luego diversas sustancias. La placa se desarrolla sobre los dientes y se deposita abajo dentro del surco entre la encía y el diente. Cuando el hueso subyacente se pierde, este surco profundiza y se denomina bolsa. Si la placa no es retirada mediante el cepillado, conduce a la formación de cálculos (“sarro”), que solo podrán ser eliminados mediante una limpieza mecánica de la boca. Un milímetro cúbico de placa dental pesa cerca de 1mg y contiene más de 300 millones de bacterias. En los perros libres de gérmenes no se desarrolla esta enfermedad, por lo que podemos considerarla una infección. Existe una cantidad considerable de información sobre las bacterias asociadas a la periodontitis. La conclusión general es que no se desarrolla destrucción tisular hasta que existe un gran número de bacterias anaerobias- no necesitan oxigeno para reproducirse- , entre las que destacan las espiroquetas.
Con una higiene oral buena, una alineación apropiada de los dientes, que favorezca las fuerzas normales de oclusión, la autolimpieza de dientes y encías, una buena salud sistémica, una dieta apropiada que proporcione una nutrición adecuada, y con comidas abrasivas, que contribuyan a la limpieza mecánica de los dientes y a que se ejercite el ligamento periodontal y la encía, los tejidos periodontales permaneceran sanos toda la vida; sin embargo, cuando uno o más de estas condiciones se altera, la placa se acumularà o se producirá una reacción deficiente o exagerada del tejido local, con la consiguiente enfermedad. El que un perro se vea más o menos afectado por esta patología, dependerá de cómo esté su sistema inmunológico. La periodontitis se puede considerar como una” enfermedad de la civilización”. Aunque no está ausente en las especies salvajes, sí es menos intensa que en muchos animales domésticos.
En general los estudios sugieren que una dieta u otra actividad masticatoria que resulte abrasiva para los dientes retarda la acumulación de placa y sarro y la inflamación gingival. Los perros que tienen acceso a diversos materiales para mordisquear( cuero crudo, galletas y juguetes…) tienen menos problemas bucodentales. Además los perros que mastican con mayor lentitud, tienen unas bocas más sanas. En algunos perros, los granulados secos o dietas fibrosas ayudan a lentificar la acumulación de placa más que las comidas blandas o enlatadas. Los grandes fabricantes de piensos han puesto en el mercado desde hace tiempo, piensos especiales para prevenir y tratar las enfermedades periodontales. Estos piensos llevan formulaciones específicas y además el tamaño, forma y consistencia de la bola es especial.
Otra factor que predispone a los problemas dentales es la malaoclusión, que da lugar a áreas donde es más fácil la acumulación de placa y provoca presiones anómalas sobre los dientes, que reducen el flujo sanguíneo en el ligamento periodontal y en los tejidos duros adyacentes.

PROGRESIÓN CLÍNICA DE LA ENFERMEDAD

La enfermedad periodontal progresa en determinados sitios de gingivitis a periodontitis y, por último, a la pérdida del diente y resolución de la inflamación.

-Gingivitis:
Inicialmente, la encía, que en condiciones normales es de color rosa se hincha, se vuelve edematosa y en algunos casos friable. A medida que el proceso evoluciona pueden presentarse hemorragias gingivales espontáneas o ser provocadas fácilmente por nosotros cuando exploramos con una sonda periodontal.
En algunos casos los tejidos gingivales se hacen hiperplásicos, que es un trastorno hereditario en el boxer y bastante habitual en perros mayores. Este tipo de patología no necesita tratamiento a menos que haya retención de placa subgingival, o que la proliferación de tejido blando está siendo traumatizada en la oclusión. Esta hiperplasia también puede ser la respuesta al uso de determinados medicamentos. Las encías en estos casos pueden llegar a tapar totalmente las piezas dentales, en especial los incisivos.
Los tumores benignos pueden simular la hiperplasia gingival, como por ejemplo los épulis. En caso de duda esta indicada la realización de una biopsia.
-Periodontitis:
El paso de la gingivitis a periodontitis temprana es difícil de delimitar clínicamente. Se va perdiendo la adherencia del tejido de la encía y del ligamento periodontal al esmalte y al cemento. Se forman bolsas y, el hueso próximo a estas se va perdiendo. Estas bolsas pueden llegar a medir 7 mm o más de profundidad. Al irse perdiendo más hueso entre la raíces de los dientes se pueden acumular restos de alimento en lugares que normalmente no son visibles y que por lo tanto será casi imposible eliminar aún con una limpieza de cepillo concienzuda. Podréis observar que la encía se va retrayendo dejando a la vista parte de la pieza dental que en condiciones normales no es visible, al estar cubierta precisamente por la encía. Si dividimos el diente en corona y raíz, la primera sería la parte visible y la segunda la parte cubierta por la encía. Pues bien en esta enfermedad las raíces dentales irán quedando poco a poco a la vista. Algunas veces se producen infecciones cerradas muy profundas que darán lugar a la formación de abscesos con la consiguiente aparición de fístulas dentales.
Los dientes de una sola raíz, serán los primeros en empezar a moverse. A veces estos dientes no llegan a caerse porque están sujetos por el propio sarro. En estos estadios puede ser que la raíz quizá ya no esté adherida y por lo tanto carezca de aporte sanguíneo, lo que provocará enfermedad endodóntica. El proceso concluirá con la caída de la pieza dental.
La mayor parte de los perros de más de 5 años padecen esta enfermedad. Por tanto podemos decir que la enfermedad paradontal aumenta con la edad, pero curiosamente disminuye al aumentar el peso corporal. Las diferencias entre grupos de pesos corporales son particularmente obvias cuando se comparan perros toy y pequeños con perros medianos y grandes. Esto es debido a que las razas pequeñas y las braquicéfalas tienen los dientes más amontonados, menor protección salival por respiración con la boca abierta(jadeo), malaoclusión, dientes de leche retenidos, dientes supernumerarios, surco gingival más pequeño.

Es importante saber que los perros de compañía pueden arreglárselas sin dientes; de hecho los perros con enfermedad periodontal muy acentuada están mejor sin dientes porque la pérdida de dientes enfermos es la forma más fiable de eliminar esta fuente de infección crónica. Sin embargo, en igualdad de condiciones, los dientes se retendrán siempre que ello sea factible, debido a razones funcionales y estéticas. Aunque los perros a menudo siguen comiendo y mantienen su peso durante el proceso de pérdida del tejido periodontal, se ha comprobado que estos animales pueden tener cierto grado de dolor como consecuencia de la infección períodontal crónica intensa. Los abscesos periodontales provocan pérdida de apetito, letargo, fiebre y comportamientos imprevisibles.

-Higiene oral en casa.

Es vital para cualquier programa preventivo. El cepillado sigue siendo el medio comprobado más eficaz para eliminar la placa subgingival hasta cerca de 1mm del borde de la encía. Debéis enfocar el adiestramiento relativo al cepillado dental como otro entretenimiento cualquiera, con paciencia y elogios, empezando tempranamente, como una parte más del cuidado y alimentación del nuevo cachorro. Podéis empezar con una gasa enrollada en el dedo o con un “cepillo de dedo”. Al final se utilizara un cepillo dental de cerdas suaves. Al principio impregnar el cepillo con algo sabroso y dejar que el perro lo chupe( líquido de lata de atún o mejor una pasta dental para perros), durante una semana. A la semana siguiente frotar esta sustancia sabrosa sobre los dientes delanteros, elogiando siempre al animal después. Lentamente se introducirá una rutina de cepillado circular en los dientes posteriores y vertical en los incisivos.
Las cerdas del cepillo deben ser suaves, con extremos redondeados, rectas y dispuestas en múltiples grupos. El tamaño de la cabeza del cepillo estará acorde el tamaño del perro. Los cepillos eléctricos también pueden ser utilizados. No usar pastas dentales humanas que provocaran problemas digestivos( por el exceso de flúor), ni sal, ni bicarbonato. Será suficiente con una frecuencia de tres veces por semana.
Existen otros muchos productos para controlar la placa. La mayoría de ellos atacan la placa vía masticación abrasiva, actividad antimicrobiana o ambas. Las tiras de cuero crudo son útiles para algunos perros. Los huesos y juguetes de plástico duro pueden romper los dientes y no se deben ofrecer. Y por supuesto no dejar nunca que nuestro perro juegue con piedras.

La sintomatología es muy variada con síntomas inespecíficos: halitosis o cambios de comportamiento referibles a dolor oral crónico como acicalamiento inadecuado, rechinido de dientes, vacilación para abrir o cerrar la boca por completo, menor masticación de juguetes, manoseo bucal, fricción facial, renuncia a realizar conductas de mordedura aprendidas, cambios de personalidad( más pacífico o más agresivo), dificultades en la prensión, temor en la manipulación de la cabeza o boca, o preferencia por alimentos blandos. El estornudo, secreción nasal unilateral e incesante lamido nasal, se aprecian a menudo en casos de enfermedad periodontal avanzada con fistulización oronasal.
Los signos clínicos serán la consecuencia lógica de lo que hasta ahora habéis leido:
Movilidad dental, tumefacción facial asimétrica, recesión gingival, hemorragia gingival leve o moderada y secreción nasal.
El examen oral definitivo(exploración con sonda periodontal y evaluación radiográfica) puede revelar abscesos periodontales o periapicales, bolsas periodontales y fístulas oronasales. La hemorragia gingival copiosa, hemorragia nasal, fracturas patológicas de mandíbula, úlceras por contacto de la mucosa bucal, migración dental intranasal mediante fístulas oronasales y osteomielitis/osteonecrosis grave con o sin secuestro óseo, son manifestaciones clínicas que también se pueden presentar, aunque más raramente.

Tratamiento de la enfermedad periodontal

El principal objetivo de la cirugía periodontal es controlar el progreso de la enfermedad y preservar así la dentadura. Se tratará de reducir o erradicar los microbios patógenos desde las superficies de corona y raíz para alcanzar y mantener superficies limpias mediante raspado y pulido. La cirugía por tanto estará indicada cuando el tratamiento no quirúrgico, más conservador, es insuficiente para acceder a lesiones más profundas o cuando la cirugía mejora la posibilidad de recuperar la anatomía perdida debido a lesiones o enfermedades previas. La cirugía puede además exponer lesiones dentarias subgingivales, que requieren tratamiento restaurador. A veces será suficiente realizar lo que se denomina curetaje, que nos permitirá, limpiar las encías por su parte interior, pero en otras ocasiones, puede ser necesario levantar estas encías hacia atrás para remover tantos cálculos como sea posible o para intentar restablecer el crecimiento del hueso perdido. Los antibióticos formaran parte del tratamiento curativo o de mantenimiento, pero nunca para la prevención de estas enfermedades, ya que al mismo tiempo que matamos las bacterias patógenas, acabaremos las que de forma natural viven en la boca de vuestros perros.

Diccionario para no perderse.

-Alveolo: Cavidad en los maxilares que rodea y soporta la raíz de las piezas dentales.
-Cemento: Capa ósea que recubre la raíz.
-Corona: Porción del diente recubierta por esmalte.
– Dentina: Principal componente de los dientes. Está formado por múltiples túbulos que contienen fibras nerviosas. Es más dura que el hueso. Está recubierta por esmalte en la corona y por cemento en la raíz.
-Dientes deciduos: Dientes de leche.
-Encía: Tejido blando que rodea los dientes.
-Esmalte: Capa exterior dura y brillante de la corona compuesta por cristales de hidroxiapatita.
-Halitosis: Aliento de olor desagradable, malo o repulsivo.
-Hueso alveolar: Hueso esponjoso que rodea directamente las raíces dentarias.
-Ligamento periodontal: Red de fibras que unen el diente al hueso.

-Periodonto: Estructuras de apoyo y sostén de los dientes. Son: el ligamento periodontal, la encía, el cemento, el hueso alveolar y el soporte.
-Raíz: Parte del diente normalmente recubierta por cemento.
-Surco gingival: Espacio normal entre la encía libre y el diente.

José Enrique Zaldívar.
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A.
28045.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.

febrero 17, 2007 Posted by | Enfermedades del perro | , | 52 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 344 seguidores