Enfermedades del perro

COMPLICACIONES DE LA DIABETES MELLITUS

Muchos de vosotros, conocéis personas diabéticas

que a lo largo de su

enfermedad soportan algunas

de estas complicaciones. Pues bien,

debéis saber que dichas complicaciones,

a veces devastadoras, aparecen en el

ser humano quince o veinte años después

de ser diagnosticados. De hecho,

el principal factor de riesgo común a estas

complicaciones en la población humana

es la duración de la diabetes y su

prolongación en el tiempo. Dado que un

perro diabético no suele vivir más de

cinco después de ser diagnosticado, la

aparición de las complicaciones que voy

a describir es menos frecuente que en la

especie humana, pero aun así debemos

tenerlas muy presentes. A su vez, cuanto

más nos cueste controlar la hiperglucemia,

más posibilidades habrá de que éstas

aparezcan.

NEFROPATÍA DIABÉTICA

Entre un 40-50 por ciento de los diabéticos

humanos insulinodependientes

desarrollará una nefropatía y dos tercios

de éstos insuficiencia renal. Este síndrome,

sin embargo, es bastante menos frecuente

en pacientes veterinarios. La explicación,

la misma que la expuesta en

la introducción, la diferencia abismal de

longevidad posdiagnóstico. En algunos

perros han sido diagnosticadas alteraciones

del glomérulo renal. Al principio

la filtración glomerular está alimentada

por incremento tanto del flujo sanguíneo

a nivel del glomérulo renal como de la

presión intracapilar. A medida que el

proceso progresa, disminuye la filtración

renal como consecuencia de la presentación

de hipertensión.

Existe correlación entre retinopatía y

nefropatía hasta el punto de que si hay

alteración renal y no hay alteración ocular

debemos pensar que la primera no

es debida a la diabetes.

Un buen control de la hiperglucemia

supondrá la reducción de posibilidades

de presentación de esta complicación y

un tratamiento con antihipertensores retrasará

notablemente el fatal desenlace.

NEUROPATÍA DIABÉTICA

Es junto con la catarata la complicación

más frecuente. Se presenta en forma

de una polineuropatía simétrica que

afecta primariamente a las extremidades

posteriores. Se presenta atrofia muscular,

reflejos deprimidos en el tren posterior y

déficits en pruebas de reacción postural.

La propiocepción estará disminuida. En

casos graves el problema se extenderá a

las extremidades anteriores dando lugar

a tetraparesia. Se han descrito neuropatías

subclínicas en perros diabéticos. Estos

animales se muestran normales a las

exploraciones neurológicas, aunque los

estudios electrofisiológicos indican desnervación

que afecta fundamentalmente

al nervio ciático y al nervio radial.

La causa de la degeneración de células

nerviosas sería debida a alteraciones

vasculares y metabólicas.

Concluyo esta primera trilogía de complicaciones

(catarata y retinopatía-nefropatía-

neuropatía) diciendo que son poco

frecuentes en el perro, excepto la prime-

ra, pero que —muy importante— dado

que en medicina veterinaria se avanza en

el tratamiento de esta enfermedad y que,

por tanto, el animal diabético vive más

tiempo, es posible que las complicaciones

tardías de la diabetes pasen a ser más

frecuentes. De hecho, recientemente he

atendido en nuestra clínica

una perra mestiza de quince

años con diabetes desde hace

seis. Quedó ciega poco después

de ser diagnosticada y

operada con éxito —aunque

actualmente está ciega de nuevo—.

Hoy día presenta neuropatía,

con déficit neurológico

posterior y estreñimiento. Este

caso ilustra claramente lo expuesto

anteriormente.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

En los pacientes diabéticos

parecen ser más corrientes

varias afecciones infecciosas

y son frecuentes algunas de aparición

inusual, incluso las hay casi exclusivas

de este tipo de enfermos. Al parecer

los neutrófilos (los glóbulos blancos de

los que depende la defensa del organismo)

del diabético exhiben un metabolismo

anómalo que dificulta sus funciones.

Su poder bactericida disminuye

cuando los niveles de glucosa no están

bien controlados.

INFECCIONES URINARIAS

La prevalencia de infecciones urinarias

en diabéticos es fuente de controversia.

La bacteriuria (presencia de bacterias

en orina) es más frecuente en

hembras diabéticas que en las que no

los son. No se sabe a ciencia cierta si

esta alteración debe ser tratada con antibióticos

o no, de modo que hay partidarios

y detractores. Yo me alineo con el

primer grupo, para evitar complicaciones

infecciosas que pudieran afectar a

las vías urinarias superiores y en especial

al riñón (pielonefritis), así como para

evitar resistencias a la insulina o la

aparición de cetoacidosis diabética.

INFECCIONES

RESPIRATORIAS

Algunos autores

afirman que las

neumonías son

más frecuentes en

pacientes diabéticos, a lo que colaboraría

la mayor presencia de bacterias

en la orofaringe y una motilidad esofágica

deficiente que aumentaría el riesgo

de aspiración de alimentos y su posible

entrada en el árbol respiratorio. A

pesar de todo esto, podemos considerar

que la incidencia de este tipo de infecciones

en perros diabéticos es insignificante.

INFECCIONES CUTÁNEAS

Las infecciones de piel, sobre todo las

provocadas por estafilococos, son las

más habituales en diabéticos. Estas infecciones

incluyen las frecuentes otitis

externas.

La posibilidad de aparición de infecciones

insólitas debe tenerse en cuenta

en todos los perros con esta enfermedad,

por lo que los veterinarios deberemos

estar pendientes de su presentación.

En todos los casos un control estricto

de la glucemia será el denominador común

para un tratamiento eficaz.

Para concluir esta amplia revisión de

la diabetes mellitus, que con este artículo

queda completada, me hago eco de lo

escrito por la doctora Deborah S. Greco:

«Como veterinarios deberíamos reconocer

nuestra gran deuda con los animales

empleados en la investigación de

la diabetes. Ésta ha resultado en maravillas

tales como el desarrollo de la insulinoterapia,

bombas de insulina, trasplantes

pancreáticos e hipoglucemiantes

orales.

COMPLICACIONES GASTROINTESTINALES:

En medicina humana son muchas las

complicaciones gastrointestinales, hasta

un 76 por ciento de los diabéticos las

sufren, abarcando todo el tracto digestivo,

desde la cavidad oral hasta el recto. Se

han descrito en humanos varias afecciones

de la cavidad oral, como la sialosis

(hipertrofia de glándulas salivares), la

serostomía (sensación subjetiva de

sequedad oral) y el síndrome de la boca

ardiente.

Las afecciones gingivales y periodontales

también son frecuentes.

En veterinaria no podemos decir de forma

concluyente que las afecciones orales

sean más corrientes en perros

diabéticos. Dado que las alteraciones

periodontales y las estomatitis son más

frecuentes en perros mayores, es

importante someter a todos los pacientes

diabéticos a una exploración oral

detallada, a fin de eliminar la enfermedad

oral como posible causa de anorexia y

dificultad para tragar.

En el 50 por ciento de los casos los

diabéticos humanos presentan anomalías

esofágicas, siendo la más corriente el

reflujo gastroesofágico. Esto viene

derivado de anomalías neuronales.

A nivel gástrico han sido descritas

la gastroparesia diabética y varias

formas de gastritis. La función gástrica

normal es muy importante para el

equilibrio de la glucosa, por lo que una

motilidad gastrointestinal anómala

puede afectar significativamente el

control de la

glucemia. En estos

pacientes es

frecuente el retraso

en el vaciado del

estómago.

En relación con el

intestino pueden

aparecer diarreas, estreñimiento,

incontinencia fecal, dilatación de colon y

pseudoobstrucción. Es más habitual el

estreñimiento que la diarrea,

probablemente provocado por un problema

neurológico.

Cerca de un 38 por ciento de perros

diabéticos pueden presentar uno o varios

de estos trastornos descritos que deben

ser tratados de forma adecuada.

Los trastornos hepáticos pueden ser

frecuentes en los perros diabéticos, siendo

el hígado graso el hallazgo más frecuente,

habiéndose detectado también estados

precirróticos.

Existe una creencia bastante extendida de

que la pancreatitis crónica a menudo

resulta en diabetes mellitus, por

destrucción de las células de los islotes

pancreáticos. La incidencia de alteraciones

del páncreas en pacientes diabéticos no ha

quedado clara, aunque sí es cierto que

cuando hay diarrea, hay esteatorrea (grasa

en heces), muy típico del mal

funcionamiento pancreático. Aun así,

podemos concluir que la coexistencia de

pancreatitis y diabetes en el perro es

sumamente rara.

Cataratas

La incidencia de cataratas en el perro diabético es muy alta (68 por ciento) y es la

complicación a largo plazo más frecuente. Se produce por la entrada de glucosa en el

cristalino a partir del humor acuoso del globo ocular. Es un proceso irreversible que se

puede presentar en cuestión de días o meses.

Esta ceguera puede corregirse al extirpar el cristalino afectado y la visión se recupera

hasta en un 85 por ciento de los casos. A vosotros,

propietarios, os suele preocupar la rapidez con que progresan

algunas cataratas hacia la ceguera. A veces, vuestra primera

consulta se refiere a la pérdida de visión y no a los signos

clínicos habituales, por ejemplo, polidipsia y poliuria.

El éxito de la cirugía dependerá de la existencia o no de

retinopatía, por lo que antes de operar se debe realizar un

profundo examen ocular que debe incluir una

electrorretinografía. Debemos asegurarnos, además, de que no

exista una uveítis, que deberá ser tratada antes de la

intervención.

La cirugía de cataratas debe quedar reservada para perros

ciegos de ambos ojos o que pronto perderán la visión y se

practica cuando las cataratas están maduras o casi maduras.

La recuperación de la visión suele ser rápida si la cirugía tiene

éxito.

Dado que la retinopatía es consecuencia de la hiperglucemia,

un buen control de ésta minimiza los riesgos de aparición de

esta complicación.

José Enrique Zaldívar Laguía.

Clínica Veterinaria Colores. Paseo Santa María de la Cabeza 68 A.

28045-Madrid.

Artículo publicado por José Enrique Zaldívar en la revista El Mundo del Perro.

Anuncios

5 comentarios sobre “COMPLICACIONES DE LA DIABETES MELLITUS

  1. quisiera que me manden una lista de medicamentos de diferentes enfermedaes porque soy un estudiante de enfermeria y ne cesito esto gracia atte ayben de bolivia

  2. Buenos dias, comienzo por decirles que su pagina me parece excelente. De ser posible quisiera que me ayudasen en una situacion que me tiene muy preocupada. Tengo un poodle de 4 años (macho)el cual ha presentado varios sintomas, hace aproximadamente un año se le presento una crisis en la cual no podia levantarse con las patas traseras, parecia estar asustado y se arrastro hasta mis pies, luego vomito. En esa oportunidad el veterinario me dijo que podia ser un virus por una picadura de garrapata y efectivamente hace aproximadamente un año y medio, lo pico una. luego de ese episodio, vomita por lo menos una vez cada dos semanas de color amarillo, yo pense que se debia a que no es muy comilon y por tener el estomago vacio le sucedia esto.Luego nos vinimos a vivir a Italia; no habia vuelto a presentar otro sintoma aparte de los vomitos ocacionales hasta hace dos meses que parecia estar desorientado solo que en esta oportunidad no perdio la capacidad de mover las patas traseras, lo lleve a un veterinario de emergencia, le hicieron varios examenes y solo aparece alterado el examen de orina (presenta cilindros) no se exactamente que puede significar esto; el veterinario me dice que puede ser una insuficiencia renal y que debe hacerle otros examenes los cuales debo hacerlos la proxima semana. Por otro lado, tenia el pelo muy largo y como ya comenzo a hacer calor, desidi llevarlo a que le cortaran el pelo, ese dia fue terrible para mi perro ya que las personas que le cortaron el pelo no eran para nada profesionales y mi perro sufrio de mucho stres, incluso le hicieron varias cortaduras (era un centro reconocido) de cualquier forma no me considero una persona polemica y deje el asunto asi; solo que a raiz de este corte de pelo la piel de mi perro ahora es muy oscura y anteriormente era rosada; mi duda es: tendra algo que ver el cambio de color de la piel con insuficiencia renal o fue producida por el stres al que ha estado sometido. Por favor, le pido ayuda y orientacion ya que, estando en un pais que no es el mio, no tengo mucha confianza en lo que me dicen respecto a mi perro.

    1. Lo recomendable ante la presencia de cilindros renales en la orina es que hagas lo que te han dicho, es decir, unos análisis de sangre que digan como está la función renal. No es seguro, a pesar de la presencia de esos cilindros, que haya una Insuficiencia Renal. En cuanto a la coloración de la piel tras el rasurado, lo importante es si después el pelo salió bien o has notado que no ha crecido con normalidad. Si es así, sería interesante hacer un estudio del tiroides.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s