BLOG VETERINARIO

Patologías del perro y del gato. Antitauromaquia y protección animal

-ESTAMOS AL DÍA/GATOS 2

ESTAMOS AL DÍA/ GATOS 2

Una vez más os ofrecemos algunas novedades referentes a los estudios aparecidos recientemente en revistas de divulgación veterinaria, como son Consulta Veterinaria, y Argos.

-Los gatos alojados en refugios tienen un alto riesgo de contraer infecciones por virus del PIF, Leucemia felina, e inmunodeficiencia felina. Estos virus tienen la capacidad de persistir durante largo en el ambiente. Es por esto que la vacunación se hace cada día más importante. En situaciones de alto riesgo se recomienda vacunar a las 6 semanas de vida, y poner dosis de recuerdo cada 2-3 semanas hasta que los gatos alcancen las 16 semanas de edad.
Dado que es frecuente que los gatos de albergues sean dados en adopción, siendo castrados antes de su entrega, se están realizando investigaciones para saber hasta que punto la cirugía y la anestesia pueden interferir en la inmunidad tanto innata como adquirida. Los investigadores por el momento no se ponen de acuerdo, ya que mientras unos opinan que sí, que estas prácticas podrían reprimir la inmunidad, otros, dicen que la cirugía y la anestesia no afectan a la respuesta vacunal.

-La formación de trombos en las arterias es una complicación frecuente en los gatos con cardiomiopatía y es causa de muerte. Estos trombos que se suelen producir a nivel de aorta, restringirán el flujo sanguíneo parcial o totalmente a las extremidades posteriores. Los gatos afectados presentarán dolor agudo, extremidades frías y parálisis. Estos trombos pueden afectar también a pulmones, hígado, y cerebro. La mortalidad en estos casos oscila entre el 70-100% y en la mayoría de los casos en que conseguimos mejorar su estado, suelen presentarse recaídas.

-La hipertensión arterial felina suele ser una complicación frecuente en enfermedades como la insuficiencia renal crónica (60-69%) y el hipertiroidismo (80-89%). La hipertensión dará lugar a edema, hemorragia, desprendimiento y atrofia de retina, y por lo tanto ceguera. A nivel del sistema nervioso se pueden presentar alteraciones que conducen a demencia y convulsiones. Además, está complicación provocará un empeoramiento en la función renal y alteraciones cardiovasculares. Se hace por tanto indispensable la medición de la tensión arterial en estos gatos.

-La bartonellosis es una bacteria que puede estar presente en algunos gatos, y que puede ser trasmitida al hombre, provocando lo que se conoce como enfermedad por arañazo del gato, con presentación de abscesos en el lugar de la lesión. La mayoría de los gatos portadores de esta bacteria son asintomáticos, aunque en ocasiones pueden presentar fiebre, inflamación de ganglios linfáticos, anorexia, depresión, letargo, gingivitis, y signos neurológicos (cambios de comportamiento, convulsiones focales, nistagmo y temblores generalizados.

-La disautonomía felina es una enfermedad degenerativa de determinadas neuronas y que provoca una disfunción o fracaso en el sistema nervioso autónomo. La causa de la enfermedad es desconocida, aunque se sospecha que podría deberse a una neurotoxina o a un agente infeccioso. Los gatos afectados presentan depresión, disminución del apetito o anorexia, disfagía, regurgitación o vómitos, estreñimiento, dilatación de las pupilas, prolapso del tercer párpado, sequedad de nariz y boca, reducción del lagrimeo, bradicardia y megaesófago. La enfermedad suele presentarse en gatos menores de 3 años, aunque se puede dar a cualquier edad, incluso en gatos de 2 meses. Los síntomas se presentan en 48 horas y la mortalidad es del 70%.

-El carcinoma de mama felino es la tercera neoplasia más frecuente en esta especie. Casi el 90% de los casos son malignos. Recientemente se ha realizado un estudio con dos grupos de gatos. En ambos grupos se procedió a la cirugía, pero posteriormente uno de esos grupos fue sometido a quimioterapia. Los indices de supervivencia encontrados comparando ambos grupos no permiten de momento afirmar que la quimioterapia con doxorrubicina mejore las expectativas de vida, ya que tanto el grupo tratado con quimioterapia, como el no tratado, presentó miembros que superaron los 800 días de supervivencia después de la cirugía.

-Las infecciones del tracto respiratorio superior felino se caracterizan por la presentación de signos clínicos como secreción nasal, y estornudos. Son muchos los patógenos que los provocan, aunque la mayoría de las infecciones bacterianas son secundarias. El uso de antibióticos está indicado en aquellos gatos que presentan secreción mucopurulenta.
Son muchos los antibacterianos utilizados, y muchos los estudios comparativos realizados para encontrar alguno de máxima efectividad. Por desgracia, y de momento, ninguno de ha mostrada una efectividad que nos haga recomendar su uso de forma especial.
Continuando con las novedades que rodean a este tipo de infecciones, se sabe que están muy presentes en albergues, colonias y criaderos afectando especialmente a gatos jóvenes no vacunados. Los agentes causantes de estas patologías son el Calicivirus felino, Herpesvirus felino tipo 1, Bordetella bronchiseptica y Chlamydophila felis.
En el caso del Calicivirus los gatos afectados por las cepas típicas pueden presentar: fiebre, úlceras orales, secreción nasal, estornudos y, en ocasiones, cojera. Existen cepas más virulentas del virus que pueden afectar a gatos adultos a pesar de estar vacunados y que provocarán fiebre, edema facial y de las patas, alopecia, costras, y úlceras. Los gatos adultos afectados por estos virus de más virulencia suelen morir.
El herpesvirus felino provocará un cuadro respiratorio y ocular cuya incidencia es máxima en gatos jóvenes no vacunados. Habrá fiebre, letargo, secreción nasal, estornudos y secreción conjuntival. Además, se pueden presentar complicaciones oculares como queratitis y uveitis.
La Bordetella no es tan frecuente en el gato como en el perro. Los animales afectados presentarán estornudos, secreción óculo-nasal, linfadenopatía mandibular y tos.
La Chlamydophila felis es sobre todo un patógeno ocular. Suele producir descarga conjuntival a la que puede acompañar: secreción nasal y estornudos. Los gatos infectados seguirán eliminando bacterias tras su recuperación.
Aunque muchos de estos casos se resuelven de manera espontánea, sería interesante identificar el agente causal. Una vez hecho esto, es más fácil establecer el tratamiento oportuno a base de antibióticos por vía oral y en colirios, y antivirales en caso de que la infección sea causada por un virus.
Como prevención la vacunación se vuelve a mostrar sumamente importante especialmente contra Calivirus y Herpesvirus. La inmunización contra Bordetella y Chlamydophila no suele ser necesaria, salvo en casos muy concretos como son los brotes  de la enfermedad en colectividades. Se ha comercializado una vacuna para cepas virulentas de Calicivirus.

-El riesgo sanitario de la resistencia a los antibióticos en los animales de compañía se ha considerado mínimo, pero empieza a reconocerse que los perros y gatos pueden llegar a constituir un reservorio de bacterias resistentes a los antibióticos. Esta situación puede deberse al cambio experimentado en su uso. La presencia de bacterias multirresistentes es cada vez más frecuente. Algunas de ellas pueden implicar infecciones graves en los seres humanos y en los animales. Algunos investigadores empiezan a apuntar que algunas de estas bacterias podrían trasmitirse del perro y el gato al hombre.

-La uveitis en el gato puede tener varias causas. Podría deberse a causas externas sobre el ojo como traumas o cirugía. Las causas internas se deben a tumores, o cataratas. Todas ellas son fáciles de diagnosticar, pero en muchas ocasiones estos procesos oculares aparecen sin causa justificada. Son muchas las infecciones que afectan a los gatos y que pueden provocar esta alteración ocular: virus de la peritonitis infecciosa felina, inmunodeficiencia felina, leucemia felina, toxoplasmosis, herpesvirus y micosis sistémica. Sin embargo, y por lo que parece, hay otros agentes infecciosos que pueden provocar la inflamación intraocular. El gato es el principal reservorio de Bartonella henselae. Este microorganismo puede permanecer meses o años en los gatos, y como dijimos en otro apartado es el causante de la enfermedad por arañazo del gato en el hombre, en el que además, puede provocar problemas oculares.
Se están empezando a descubrir casos de bartonelosis ocular felina con uveitis anterior crónica que mejoran cuando se administra un antibiótico específico contra la bartonella, aunque serán necesarias más investigaciones para establecer la importancia de esta bacteria en las enfermedades oculares de los gatos.

-En la actualidad hay productos que contienen permetrina que están registrados para su uso en gatos. Estos productos contienen concentraciones bajas de permetrina y son adecuados para ellos si se utilizan siguiendo las instrucciones del fabricante. En cambio, los productos para perros contienen concentraciones mucho más altas. La exposición a cantidades muy pequeñas de estos productos caninos pueden ser letales para los gatos. Los casos de intoxicación descritos se presentaron cuando el propietario aplicó un producto canino con permetrina en su gato, o en caso de que el gato hubiera estado en contacto con un perro tratado con este producto de forma reciente. La intoxicación dará lugar a un cuadro de convulsiones, que hará necesaria la sedación profunda del animal.

-El asma felino es la principal patología broncopulmonar felina, con una incidencia estimada en esta especie del 1%, superando en el siamés el 5%. No hay predisposición sexual y la edad de presentación varía. Se trata de una respuesta de las vías respiratorias a los estímulos irritantes o inmunológicos en forma de engrosamiento y edema de la pared de los bronquios. Los gatos afectados suelen presentar disnea recidivante, posibles episodios de síncope respiratorio, tos y silibancias. En casos graves se puede presentar cianosis. En un análisis de sangre los glóbulos blancos suelen estar elevados, especialmente los neutrófilos y los eosinófilos. El tratamiento de los procesos crónicos se establece con corticoesteroides, y ácidos grasos omega 3. En fase experimental se encuentra un novedoso tratamiento con ciclosporina.

-La infección del tracto urinario (ITU) recidivante es una de las patologías urológicas más frecuentes. El problema puede ser debido a reinfección o persistencia y resistencia a la infección. Las causas son la elección o dosificación inadecuada de antimicrobianos, la persistencia de causas predisponentes (cálculos, tumores), infección inaccesible al antimicrobiano (pielonefritis) o resistencia al antibiótico.

-Los animales obesos tienen una menor esperanza de vida. Un estudio que compara los efectos a largo plazo de la alimentación ad libitum (y la obesidad consiguiente) ha demostrado que una disminución en el consumo de alimento puede llevar a una diferencia sustancial en la esperanza de vida.
Los gatos con sobrepeso desarrollarán alteraciones osteoarticulares irreversibles. Además, un gato con este tipo de problemas será menos activo, lo que favorecerá la ganancia de peso. De esta forma el animal entra en un círculo vicioso del que es difícil salir.
Además existe una conexión probada entre diabetes y obesidad, ya que se favorecerá la resistencia a la insulina.
Esta también probado que la obesidad provoca infertilidad, distocias, menor inmunidad, desequilibrios hormonales, tumores de mama, problemas de piel, aumento del riesgo en la anestesia y problemas urinarios como urolitiasis e incontinencia.

José Enrique Zaldívar.

junio 2, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del gato, Veterinaria | , | 1 Comentario

-ENFERMEDADES TRASMITIDAS POR GARRAPATAS

ENFERMEDADES TRASMITIDAS POR GARRAPATAS


ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS

ERLIQUIOSIS

Se trata de una enfermedad infecciosa causada por varias especies de Ehrlichia, aunque podemos decir que en España la que encontramos con más frecuencia es la canis. Aunque el curso de la enfermedad puede ser variable, el cuadro se caracteriza, de manera típica, por una reducción aguda de los elementos celulares sanguíneos, en especial de las plaquetas (trombocitopenia). Su agente causal, la erliquia, ha sido trasladada recientemente de la familia  Rickettsiaceae hacía la familia Anaplasmataceae.
La distribución de la enfermedad está relacionada con la distribución de las garrapatas que la contagían. La que se encuentra con más frecuencia es la garrapata marrón del perro, Rhipicephalus sanguineus, aunque es muy posible que otras especies de garrapata (Dermacentor variabilis) sean las culpables de la transmisión de la enfermedad, como ya se ha demostrado en España.
Debido a que está enfermedad se puede presentar de forma aguda, crónica o subclínica, se dan casos en que es diagnosticada en zonas en las que no es excesivamente frecuente, debido a que el perro enfermo llegó allí ya infectado. Curiosamente hay perros que presentan síntomas años después de que la garrapata le infectó.
En la forma aguda se produce diseminación de la infección desde el sitio de la mordedura hacía el bazo, hígado y ganglios linfáticos. La forma grave de la enfermedad parace presentarse con más frecuencia en el Doberman y en el Pastor alsaciano.
Otra curiosidad que empeora el pronóstico es la presencia en el mismo perro de otras enfermedades además de la erliquiosis, como son la babesiosis, la hepatozoonosis, o la bartonellosis. Podemos decir por tanto que en algunos casos, se produce la transmisión simultánea de microorganismos desde la garrapata vectora, mientras que en otros casos, la coinfección refleja la exposición frecuente a garrapatas e infecciones crónicas múltiples adquiridas de manera independiente.
Los signos clínicos durante la fase aguda de la enfermedad variarán desde depresión, anorexia, y fiebre a pérdida de peso, secreciones oculares y nasales, disnea, inflamación de ganglios linfáticos, y edema de las extremidades y escroto. Curiosamente, los signos clínicos de la fase aguda son transitorios y generalmente se resuelven en 1 o 2 semanas sin tratamiento. En estos casos, los perros pasan de la fase aguda al estado subclínco. Normalmente veremos un descenso de plaquetas (trombocitopenia) y de glóbulos blancos (leucopenia) 10 a 20 días después de la infección.
Se pueden presentar inflamaciones o hemorragias en el ojo o las meninges, lo que va a provocar signos oculares y del sistema nervioso central (SNC), respectivamente, que incluyen hiperestesia, alteraciones musculares, y déficit neurológico. Podemos decir que los hallazgos clínicos en la erloquiosis son idénticos a los de otra enfermedad trasmitida por garrapatas, conocida con el nombre de Fiebre Exantemática de las Montañas Rocosas (FEMR), es decir: fiebre, anorexia, depresión, secreción ocular mucopurulenta, hipermia de la esclerótica, taquipnea, tos, vómitos, diarreas, dolor muscular, poliartritis, ataxia, signos vestibulares, estupor, convulsiones y coma.
En la forma crónica los síntomas los podemos clasificar como moderados o asintómaticos en algunos perros a graves en otros. Una combinación de tendencia a la hemorragia, palidez debido a la anemia, pérdida intensa de peso, debilidad, dolor a la exploración abdominal, inflamación ocular, hemorragias en la retina, y signos neurológicos compatibles con meningoencefalitis. Son numerosas las manifestaciones hemorragicas que puede presentar un perro con esta enfermedad. La hemorragia nasal (epistaxis), anteriormente considerada como la marca distintiva de la enfermedad, se notifica rara vez en los casos descritos más recientemente en las publicaciones veterinarias.
Además de las alteraciones hematológicas que serían compatibles con E. canis (anemia, trombocitopenia, neutropenia, linfocitosis, monocitosis y eosinofilia), podemos ver cojeras que afectan a una o varias extremidades, rigidez muscular, renuncia del perro a levantarse, espalda arqueada e hinchazón y dolor articular.
Ultimamente parece demostrarse que los perros que desarrollan la enfermedad de forma crónica con presencia continua de erliquias en la sangre circulante podrían estar inmunodeprimidos.
Un dato importante a tener en cuenta cuando hacemos análisis de sangre en los perros, es que esta enfermedad no siempre provoca un descenso de plaquetas por debajo de los rangos normales, sino que son muchas las ocasiones en que los recuentos de estas células se encuentran justo en los límites de lo clinicamente aceptable, es decir, en la zona baja del intervalo de referencia del laboratorio. Podremos ver incluso perros con recuentos de plaquetas normales e incluso elevados que presentan hemorragias, ya que en algunos casos las erliquias provocan una función defectuosa de estas células, y por tanto, a pesar de encontrarse en número suficiente son incapaces de llevar a cabo su principal función que es la de la coagulación.
Si se presenta anemia, está será de gravedad variable entre los perros afectados, e incluso se han demostrado casos de desarrollo de anemias hemolíticas (destrucción de hematies) agudas en el transcurso de la enfermedad. Normalmente en los casos agudos nos encontraremos con anemias regenerativas y en los crónicos con anemias no regenerativas.
Las proteínas estarán aumentadas por encima de los valores esperados en, aproximadamente, un 50-75% de los perros seropositivos a E. canis. Veremos aumentos de las globulinas (beta, gamma o ambas). Observaremos también una disminución de la albúmina que se asocia en algunos casos a afectación del riñón (nefropatía por daño del glomérulo renal) que suele ser reversible.
Los análisis de médula ósea (punción) nos indicarán una inhibición de ésta en la fabricación de células hemáticas. Cuanto menor sea la respuesta de la médula ósea peor será el pronóstico de la enfermedad.
El diagnóstico se hará por detección de anticuerpos frente a E. canis (IFI, ELISA) o por amplificación del ADN de E. canis (PCR).
La infección por E. canis no confiere inmunidad protectora; por tanto, la exposición posterior a garrapatas infectadas después del tratamiento provocará recidiva de la enfermedad, generalmente de menor gravedad. Después del tratamiento con antibióticos, algunos perros pasan a ser asintomáticos, pero mantienen títulos elevados de anticuerpos frente a la E. canis durante mucho tiempo. Puede darse el caso, aunque raro, que un perro curado mantenga alguna alteración hematológica como la trombocitopenia, durante años.
¿Cómo podemos saber entonces que el perro se ha curado? : pues serán los valores de las globulinas las que nos lo indiquen. Desde el punto de vista clínico, se asume que en los perros en que han eliminado la infección los valores de la gamma y betaglobulinas se irán normalizando progresivamente. Otra manera de certificar que la infección se ha superado será la imposibilidad de amplificar el ADN de la E.canis en sangre. Es por esto, que la PCR se está convirtiendo en una importante herramienta clínica de diagnóstico para diferenciar la especie infecciosa y para determinar si el tratamiento ha eliminado de manera eficaz la infección.
Para tratar la enfermedad se recomienda el uso de tetraciclina o doxicilina durante tres semanas. En muchas ocasiones será necesaria la rehidratación por vía intravenosa e incluso las transfusiones de sangre o de plasma. Los corticoesteroides pueden estar indicados en caso de presentarse una trombocitopenia severa, así como los anabolizantes (oximetolomena o decanoato de nandrolona)
De forma experimental se ha provado la enrofloxacina que suprime la infección y puede producir mejoría clínica y hematológica, pero no elimina la infección. Otro medicamento, el dipropionato de imidocarb que se ha usado con gran frecuencia en los últimos años, ha demostrado su fracaso en algunos casos, aunque debería ser utilizado si los antibióticos indicados no son capaces de controlar la enfermedad.
Aunque la enfermedad puede afectar a la especie humana, no hay transmisión directa de perro a humano, sino que sería el mismo vector, es decir la garrapata, la que provocaría la enfermedad en el hombre.

BABEIOSIS O PIROPLASMIA

Existen numerosas especies de babesia que se trasmiten por garrapatas. En España se ha aislado la babesia canis y la Theileria annae (piroplasma canino español). Estos microorganismos penetrán en los glóbulos rojos, se reproducen, y provocan su destrucción (anemia hemolítica intravascular). La gravedad de la enfermedad depende de la especie, de la cepa de la babesia, y del estado inmunitario del hospedador. La enfermedad se puede trasmitir también por transferencia/ transfusión de sangre o por vía transplacentaria.
Si la enfermedad aparece de forma aguda e incluso hiperaguda, se presentará una importante anemia acompañada de fiebre alta. El perro presentará mucosas pálidas, taquicardia, taquipnea (aumento del ritmo respiratorio), depresión, anorexia y debilidad. Algunos animales presentarán ictericia (color amarillento de piel y mucosas), petequias (puntos hemorrágicos en algunas zonas del cuerpo), aumento del tamaño del bazo e hígado (hepatoesplecnomegalía), y enfermedad renal.
Ante un caso clínico de babesiosis activa, debemos hacer un diagnóstico lo más rápido posible dada la gravedad de los signos clínicos.
Al igual que en la enfermedad descrita en primer lugar, la erliquiasis, la babesiosis también se puede dar de forma subclínica o bien en forma crónica. En este último caso, el perro manifestará anorexia y adelgazamiento. Podemos decir por tanto que el periodo de incubación es de 2 semanas, pero algunos casos no son diagnosticados durante meses u años.
Existen también casos atípicos en los que los perros desarrollan ascitis (presencia de líquido en cavidad abdominal), vómitos y diarreas, alteración del sistema nervioso central (SNC) con debilidad, desorientación y colapso, edema e indicios clínicos de enfermedad cardiopulmonar.
En perros infectados por babesiosis es frecuente encontrar anemia regenerativa, elevación de bilirrubina en sangre (hiperbilirrubinemia), presencia de bilirrubina en orina (bilirrubinuria) que la teñirá de un amarillo intenso, hemoglobinuría (presencia de pigmento hemático, es decir hemoglobina en orina), trombocitopenia (descenso de plaquetas), elevación de urea y creatinina en sangre (marcadores de la función renal) y algunas anomalías en el sedimento de la orina, como es la presencia de cilindros renales.
En algunas ocasiones el único signo de la enfermadad a nivel de laboratorio es la elevación en sangre de las globulinas especialmente en los casos de enfermedad crónica.
Existen pruebas serológicas para hacer el diagnóstico de la enfermedad, aunque aparecen falsos negativos en casos de enfermedad hiperaguda o con inmunosupresión coexistente.
Dado que se dan casos de perros seropositivos pero sin síntomas, a veces será necesaria la identificación de la babesia en el interior de los glóbulos rojos, o utilizar la técnica de amplificación del ADN, es decir la PCR, aunque no siempre los resultados positivos se correlacionan con la enfermedad clínica.
Los tratamientos de elección son el isetianato de fenamidina, dimidamicina aceturato y el dipropionato de imidocarb. Esta medicación no está exenta de efectos adversos como salivación, lagrimeo, diarrea, disnea, y depresión. Otros fármacos que podemos utilizar son el metronidazol, la clindamicina, y la doxiciclina para reducir la enfermedad clínica, pero sin erradicar la infección.
En la actualidad y por lo que se desprende de los últimos estudios realizados, el uso de azitromicina y atavaquona sería el tratamiento de elección y el único que podría eliminar la infección por babesia.
En muchas ocasiones será necesaria la aplicación de sueros por vía intravenosa e incluso la transfusión de sangre.
La mayoría de los pacientes responden dentro de 1-2 semanas de tratamiento, pero debemos tener en cuenta la presencia de otro tipo de infecciones (erliquia, leishmania) en aquellos perros que no lo hagan.

Cómo habréis podido deducir tras la lectura del artículo, las dos enfermedades descritas son sumamente graves, y en algunas ocasiones, a pesar de las atenciones y de los tratamientos, acaban con la vida de los perros. Dado que ha llegado la época en que las garrapatas han hecho su aparición, no olvidéis proteger a vuestros compañeros contra ellas. evitando así que puedan inocularles alguno de los microorganismos descritos.

José Enrique Zaldívar Laguía


Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

junio 2, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro, Veterinaria | , , | 5 comentarios

-PARÁSITOS EXTERNOS: PULGAS Y GARRAPATAS, NUEVA REVISIÓN

PARÁSITOS EXTERNOS: PULGAS Y GARRAPATAS.

Después de un invierno extremo en que la climatología ha recuperado su “status”, será interesante observar como se comportan las pulgas y las garrapatas, parásitos externos de nuestros perros, que hacen su aparición cuando el “calorcito” empieza a aparecer, y cuyo desarrollo depende en gran medida de las condiciones ambientales.

PULGAS

Podemos decir que las infestaciones por pulgas de los perros, y del ambiente en que viven son procesos frecuentes. Es sumamente importante saber que las pulgas son responsables de la producción y transmisión de varias enfermedades en el ser humano y sus mascotas. La pulga que ocasiona más problemas es Ctenocephalides felis, la pulga común en el gato. El 92% de las pulgas encontradas en el perro, son de la especie felis.
La pulga pasa por cuatro estadios en su desarrollo. Es frecuente que nos preguntéis la razón de que, a pesar de utilizar pipetas y collares en vuestros perros, algunos estén, por desgracia, parasitados. La verdad es que no es lo mismo prevenir que curar. Quiero decir que no es lo mismo instaurar un tratamiento para evitar que las pulgas parasiten a vuestro perro, que acabar con ellas cuando se han instalado sobre él, y en el hogar. No es lo mismo evitar que las pulgas se suban a vuestros perros, que hacerlas, por así decirlo, bajar.
Esto es fácil de entender si os digo que, en cualquier momento, un 57% de las pulgas son huevos, un 34% son larvas, un 8% son pupas y sólo alrededor del 1% son adultas. En función de la temperatura y de la humedad, su ciclo de huevo a adulto puede verse completado en 12 días o tardar 174 días. De ahí el planteamiento que hacía en la introducción. Podemos decir que las condiciones ambientales ideales para que la pulga desarrolle su ciclo en el menor tiempo posible son, 70% de humedad relativa y 35º C de temperatura.
La pulga deposita sus huevos (0.5 mm) sobre el perro, desde donde caen al suelo, y entre 1 y 10 días después eclosionan, provocando la salida de las larvas (2 mm). Como tienen fototactismo negativo (huyen de la luz), se desplazaran a los lugares más oscuros del hogar (debajo de los muebles o electrodomésticos, y entre las fibras de la moqueta, o alfombras). En el exterior se localizarán en las zonas de umbría, y debajo de los arbustos, árboles y hojas. Las temperaturas superiores a 35 ºC y por debajo de los 3ºC durante más de 40 horas al mes también tienen efectos negativos para su supervivencia. Las larvas se transforman posteriormente en pupas, estado en el que permanecen de 5 a 9 días. En este estadio y en el posterior, el de pulga emergente, se encuentra protegida por un capullo, que es sumamente resistente a los insecticidas. Una vez que la pulga emerge, se convierte en un parásito que se alimentará de la sangre del perro en pocos segundos. Es capaz de taladrar la piel del hospedador y succionar su sangre. Ingieren unos 14 micro litros de sangre al día. La falta de este alimento (sangre) provocará su muerte en 2 días. Podemos decir que en cuanto la pulga adulta comienza a alimentarse de sangre, comienza también su capacidad reproductiva. Los acoplamientos entre machos y hembras se producen tras las 8-24 primeras horas. La puesta de huevos se puede prolongar durante 100 días. Una hembra puede poner 2000 huevos a lo largo de su vida.
Uno de los graves problemas que la pulga puede provocar en vuestros perros, es lo que se conoce como dermatitis alérgica por picadura de pulgas (DAPP). Se trata sin lugar a dudas de la afección dermatológica veterinaria más frecuente en el mundo. Los últimos avances en la investigación de esta enfermedad, parecen indicar que la exposición intermitente favorece la aparición de DAAP, mientras que la exposición continuada tiende menos a causar hipersensibilidad. Comienza con la picadura de la pulga. La saliva de ésta, contiene determinadas sustancias que darán lugar a que vuestro perro se rasque, lama, y muerda su piel como repuesta al intenso picor que va a sentir. Un 61% de los perros alérgicos a las pulgas desarrollan signos clínicos entre el año y los 3 años de edad. Conforme el animal crece, con una exposición continuada a la pulga, la hipersensibilidad puede disminuir. La DAPP es rara en animales menores de 6 meses. Los pacientes suelen presentar pápulas, costras, coloraciones rosáceas en el pelo por el lamido constante, excoriaciones, y eritema en la región lumbosacra, cara interna de los muslos, parte próximal del rabo, abdomen ventral, y alrededor del ombligo. Las zonas de rascado crónico se quedan sin pelo, y aparecen liquenificadas e hiperpigmentadas. Serán frecuentes las infecciones secundarias por bacterias (Estafilococos) y levaduras (Malassezias).
A veces, aunque parezca que  no debería ser así, el diagnóstico de la DAPP no es fácil. La razón es sencilla: los animales sensibles requieren mínimas exposiciones y tienden a hiperacicalarse, lo que dificulta la identificación del parásito. Nos basaremos en la edad de aparición del picor, la distribución del mismo, y de los signos clínicos, y la observación de las pulgas y sus heces o de ambas. Os aseguro que encontrar una pulga en un perro, se torna, a veces, tan complicado como encontrar una aguja en un pajar. Con frecuencia resulta más sencillo encontrar unos puntos negros diminutos sobre el pelo y la piel. Se trata de las heces que la pulga deposita mientras se está alimentando de sangre.
Una vez establecido el diagnóstico es cuando nos tenemos que plantear como acabar con ellas, cosa que, en muchas ocasiones no resulta sencillo. Ya he dicho antes que una pulga puede poner 2000 huevos a lo largo de su vida, y por tanto es lógico pensar que la tarea de acabar con ellas será mucho más complicada cuanto más tiempo lleven en vuestra casa. No se trata sólo de matar a los parásitos adultos, sino que hay que acabar también con todos los estadios anteriores, es decir, el huevo, la larva y la pupa, y lo que es muy importante, evitar las reinfestaciones.
Debéis saber que la DAPP no tiene cura, y que la hiposensibilización no ofrece resultados satisfactorios, y que el 80% de los perros atópicos también son alérgicos a la picadura de la pulga. Además, en áreas de infestación moderada o pronunciada, las personas pueden ser picadas con cierta regularidad en las muñecas y los tobillos.
Los laboratorios que se dedican a la investigación veterinaria, han sido capaces de crear potentes armas químicas para el combate, pero por desgracia, a veces, nos parecen insuficientes. No existe un único producto “milagroso” frente a las pulgas que pueda utilizarse tanto para los animales como para el medio.
No debemos olvidar que también debemos aliviar ese picor tan intenso que esta sintiendo vuestro perro. Para alcanzar este fin suelen ser suficientes dosis moderadas de corticosteroides orales de acción corta, durante 5-10 días. Se hace necesario además, tratar las infecciones secundarias que se habrán producido en la mayoría de los casos con antibióticos e incluso antifúngicos.
Las moquetas, camas, sofás, y zonas de descanso del perro deben asegurarse, y si es posible lavarse. Si vive en el exterior (jardín), debe limpiarse la vegetación muerta.
Las piretrinas, los piretroides, la rotenona, y los carbamatos, son algunos de los productos que se utilizan con frecuencia en la lucha contra las pulgas.
El Nitenpiram, se comercializa como medicación oral capaz de eliminar las pulgas adultas a las 6 horas de su administración, pero tiene el inconveniente de ser incapaz de eliminar las nuevas pulgas a las 24 horas de su administración, por lo que se requerirán nuevas administraciones.
La Imidacloprida es un adulticida tópico, capaz de eliminar las pulgas en 24 horas, antes de que sean capaces de iniciar la puesta de huevos. Se utiliza como tratamiento puntual una vez al mes y es bastante seguro; sin embargo puede eliminarse cuando se baña al animal, por lo que su eficacia disminuirá.
El Fipronil y el Piriprol son otro adulticidas tópicos que se comercializan en forma de pipetas y de pulverizador. En 24 horas eliminan las pulgas adultas al 100%. Una vez utilizados, se afirma que eliminan las pulgas durante 3 meses, y que después de 48 horas de su aplicación el animal puede bañarse cuantas veces sea necesario. Existe un producto que incorpora junto al Fipronil, otra molécula efectiva contra huevos y larvas, el metopreno.
La Selamectina es una avermectina que se aplica una vez al mes. Una única aplicación elimina más del 98% de las pulgas en 24-36 horas. Los efectos de eliminación de las pulgas duran 1 mes, incluso con baños. Este producto tiene también efectos ovicidas y larvicidas.
El Poliborato sódico es un polvo utilizado en el medio interior para interrumpir el ciclo biológico de la pulga, ya que impide el paso de larva a pupa. Es bastante seguro para los mamíferos, pero presenta el inconveniente de que su acción puede tardar entre 3 y 6 semanas.
Los reguladores del desarrollo de insectos (metopreno, fenoxicarb, piriproxifeno) son análogos de la hormona juvenil que producen las larvas de pulga para su pupación. Cuando los huevos y las larvas se exponen a esta hormona, el huevo no eclosionará y las larvas no se harán pupas. Podemos decir que estás moléculas se encuentran en muchos de los productos que los veterinarios utilizamos para prevenir y para tratar las infestaciones por pulgas.
Los inhibidores del desarrollo de los insectos (lufenurón) evitan la eclosión de las larvas de pulga del huevo. Este producto se administra por vía oral una vez al mes. Se libera lentamente en los tejidos, permitiendo mantener niveles del fármaco eficaces en sangre durante semanas después del tratamiento. Estos productos no eliminan las pulgas adultas.
Existen muchas otras formulaciones para combatir las infestaciones por estos insectos, aunque algunas han quedado, como los champús, en desuso, debido al escaso efecto residual.
Los pulverizadores son escasamente útiles para utilizarlos como tratamiento sobre el perro, ya que la mayoría contienen piretrinas y, a no ser que el producto químico esté microencapsulado, la duración de su acción es de menos de 1 día. Hay comercializados polvos, espumas, soluciones concentradas, y collares que presentan diversos productos químicos.
En el interior de las casas, el mejor método de administrar los productos es la pulverización manual por un profesional o por el dueño. Esto permite que el producto sea aplicado directamente en las áreas más frecuentadas por los animales. Es muy importante que cuando sean aplicados, los muebles sean movidos para asegurarse de alcanzar las áreas de migración larvaria. Los aerosoles para uso ambiental o formadores de niebla, suponen un recurso más económico que tener que contratar un servicio profesional. Existen productos elaborados a base de sustancias inertes, como el ácido bórico, tierra de diatomeas, y sílice aerogel que si son usadas adecuadamente, son sumamente efectivas.
En el exterior las pulveraciones son muy útiles y su aplicación debe concentrarse en las zonas frecuentadas por los animales, especialmente aquellas en umbría, que tienen temperatura moderada y contienen materia orgánica. El producto con nematodos (Steinerma carpocapsae) es muy seguro y libre de agentes químicos.
Cómo comenté anteriormente, las pulgas son transmisores de algunas enfermedades tanto en el hombre como en el perro. En éste, es frecuente encontrarnos un parásito de nombre de Dipilidium caninum, y con menos frecuencia otro que se conoce con el nombre de Dipetalonema reconditum que es un pariente cercano de Dirofilaria immitis y Dirofilaria repens. De este último no debemos preocuparnos ya que no es patógeno, pero si debemos hacerlo del Dipilidium, que será combatido con los productos adecuados.

GARRAPATAS

Casi todos vosotros sabéis lo que es una garrapata, y estoy seguro de las que habréis visto. Podemos decir que el interés por ellas y las enfermedades que transmiten ha experimentado un auge en los últimos años.
Sabemos , gracias a diversos estudios, que en España el comportamiento de las garrapatas no es uniforme. Quiero decir que su presencia en nuestro territorio es diferente en el tiempo, en función de la zona geográfica en la que se encuentre vuestro perro. Mientras que en las zonas mediterráneas y del interior se mantiene el “clásico” ciclo de actividad primaveral y estival, existe una amplia franja que abarca toda la cornisa Cantábrica, Galicia, Navarra y parte del norte de Castilla, en la que se aprecia una marcada actividad invernal. Ello es debido a que las especies que intervienen en el parasitismo al perro son distintas.
Ahora sabemos que mientras Rhipicephalus sanguineus (RS), la garrapata común del perro, suele tener una actividad predominantemente estival, Dermacentor reticulatus (DR) es activa algunos meses antes y prefiere zonas húmedas para su desarrollo y supervivencia. En estas zonas húmedas, aparece en verano la (RS) que se ha adaptado perfectamente a la supervivencia en el interior de las construcciones del hombre, y que está colonizando amplios territorios del norte peninsular.
Por otro lado se ha encontrado una tercera especie de garrapata de inmensa importancia en los parasitismos del perro llamada Rhipicephalus turinacus (RT). Esta garrapata se asocia con rumiantes pero tiene una elevada tendencia a parasitar a los carnívoros domésticos y silvestres. Se ha encontrado en muchos perros que viven en zonas rurales o que pasan mucho tiempo fuera de zonas urbanas o en el campo.
El cambio de las costumbres sociales con la construcción de viviendas en las zonas periurbanas, o el mayor tiempo que dedicamos a las actividades en contacto con la naturaleza, hacen que, como ocurrió en su momento con la leishmaniosis, nuestros perros deban ser protegidos más temprano contra este peligroso parásito. Por lo tanto podemos decir que la protección contra las garrapatas debe ser puesta en marcha bastante antes de que llegue el verano, especialmente en aquellos lugares en que las condiciones climáticas se tornan favorables para la supervivencia de otras especies de garrapata como hemos explicado antes.
Es muy importante que sepáis la mayor importancia que cobran cada día enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis, fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, la hepatozoonosis. o la borreliosis de Lyme, de las que hablaremos en un próximo artículo. En la actualidad se cuenta con una vacuna para prevenir la la enfermedad de Lyme.
Las garrapatas pasan por cuatro estadios evolutivos: huevo, larva, ninfa y adulto. Las hembras pueden depositar millares de huevos.
La RC o garrapata marrón del perro sobrevive en ambientes internos debido a sus bajos requerimientos de humedad y puede completar su ciclo vital en un sólo huésped. Además de en el perro, la podremos encontrar en gatos, conejos, caballos y seres humanos. Su ciclo vital requiere tres huéspedes diferentes (pero tal vez el mismo animal).
La DR tiene como huésped principal al perro, pero puede atacar al ser humano, animales domésticos y grandes mamíferos con pelaje. El huésped principal de la garrapata inmadura es el ratón de campo, pero puede infestar a otros roedores pequeños.
Las garrapatas causan irritación a través de sus mordeduras, y pueden dar lugar a reacciones de hipersensibilidad. Algunas son capaces de producir parálisis debida a una neurotoxina proteica producida por las glándulas salivares de la garrapata. Cuanto más cerca de la columna o del cuello se adhieran, más posibilidades hay de que produzcan dicha parálisis.
Los casos de parálisis serán recuperables siempre y cuando se extraiga la totalidad del arácnido. La acción local puede deteriorar la hemostasis y causar inmunosupresión. Las infestaciones masivas provocarán anemia hemorrágica
Si la infestación es pequeña, su extracción manual es sencilla. Se puede remojar al parásito en alcohol, sostener las partes de la cabeza en la superficie de la piel con suavidad utilizando una pinza y aplicar una tracción firme. Una vez extraidas, será conveniente lavar la zona con agua y jabón para prevenir la inflamación local o infección secundaria. Las garrapatas extraídas se tienen que remojar en alcohol o en una solución insecticida hasta su muerte. El alcohol puede ser sustituido por un insecticida en spray si es que lo tenéis a mano. Olvidaros de la gasolina, cuyo uso por desgracia, es demasiado frecuente. Y un consejo: mirad bien antes, ya que alguna vez las garrapatas de han confundido con verrugas e incluso con pezones.
Los perros con infestaciones importantes o recurrentes se pueden tratar con fipronil o permetrina aplicada en aerosol, en baños, o en forma tópica. El tratamiento tendrá sólo eficacia máxima si se repite con frecuencia. Los collares de amitraz o de deltametrina también son útiles para promover que las garrapatas se desprendan o para prevenir su adherencia. La selemactina, aplicada una vez al mes, también de ha mostrado eficaz.
Ante una gran infestación en el hogar o en jardines, se hará necesario en la mayoría de los casos la contratación de servicios profesionales.

Lo más recomendable es que a partir del mes de marzo, hagáis una visita a vuestro veterinario, para que decida que producto o productos son los más adecuados, que deberéis utilizar hasta por lo menos el mes de noviembre. Atención especial a los perros que habiten en zonas con mar, que deberán ser protegidos contra las pulgas durante todo el año, y a aquellos que lo hagan en las zonas mencionadas en el apartado de las garrapatas, que deberán ser protegidos contra ellas, mucho antes de que lleguen los meses de verano.

José Enrique Zaldívar Laguía

junio 2, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro, Veterinaria | 8 comentarios

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO (II)

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO (2) (AGRESIVIDAD)

En el número anterior de la revista, se publicó un primer artículo sobre determinados comportamientos indeseables del gato. En el de este mes, presentamos una segunda entrega que esperamos que merezca vuestro interés. Nos centraremos en los problemas de agresividad que son el segundo problema más frecuente en la conducta de estos animales.
Las interacciones agresivas pueden ser sutiles, con miradas fijas o posturas del cuerpo, o pueden consistir en encuentros activos que implican bufidos, gruñidos, persecuciones, arañazos y mordiscos.
No es raro que en la clínica diaria nos hagáis preguntas sobre determinadas conductas agresivas que en ocasiones habéis observado en vuestro gato.
En el perro existen determinadas manifestaciones de este tipo que tienen como origen una causa orgánica, es decir una enfermedad. En el gato este tipo de agresividad es bastante rara, pero se dan, y por tanto también hablaremos de ella. En segundo lugar, el gato no presenta agresividad competitiva o por dominancia, por lo menos hacia las personas, como es frecuente encontrar en los perros, aunque ciertas actitudes parecen contradecir tal afirmación.

AGRESIVIDAD HACIA LAS PERSONAS:

-Agresividad causada por falta de socialización:

El periodo de socialización más importante en el gato, se sitúa entre las 2 y 12 semanas de edad, que es cuando se aprenden numerosas interacciones adecuadas con otros gatos y personas.
El momento más importante para exponer al gato a las personas se sitúa entre las 2 y las 7 semanas de edad.
Los gatos que han perdido aspectos de lo que son las relaciones sociales corren el peligro de manifestar respuestas sociales anormales.
Las acciones agresivas aumentan rápidamente cuando estos gatos son reprimidos, encerrados o corregidos. Una nutrición intrauterina inadecuada o durante el periodo neonatal puede influir en el futuro compartimiento del gato.

-Conducta de juego versus agresividad ofensiva o defensiva, y agresividad predadora:

Los gatitos que han sido criados a biberón y no han sido corregidos por su madre u otros hermanos de la camada por el juego violento pueden no limitar los arañazos y los mordiscos durante el juego.

Algunas conductas que manifiestan vuestros gatos y que interpretáis como agresivas son en realidad conductas de juego.
La conducta de juego se caracteriza por incluir determinadas secuencias motoras. Me refiero al hecho de que en el juego aparecen con mucha frecuencia movimientos característicos de la conducta depredadora. En ocasiones la conducta de juego acaba con un ataque dirigido normalmente a las manos o a los tobillos, especialmente si están en movimiento; en ocasiones, el ataque -que incluye arañazos y mordeduras- es lo suficientemente intenso como para causar lesiones, particularmente en personas mayores. Entiendo que os gusta jugar con vuestras manos, provocando las “graciosas” reacciones de vuestros gatos, pero esta actitud, a la larga, puede desencadenar “ataques”. En su momento os hizo gracia que el gato se escondiera tras un mueble y se lanzara sobre vosotros cuando os veía pasear. Sus dientes eran de leche y sus uñas poco consistentes. Cuando el juego se torna en problema el gato muerde de manera desinhibida y causa lesiones. Creo por tanto que ese tipo de juegos deberán ser realizados con alguno de los numerosos juguetes que tales fines existen en el mercado. A diferencia de cualquier conducta propiamente agresiva, los ataques que forman parte del juego no van acompañados de piloerección, ni de posturas características de ataque o defensa. Además, la secuencia motora que precede al ataque es la propia de la depredación.
Este problema no es susceptible de ser corregido mediante castración. En muchas ocasiones el que seáis capaces de interpretar correctamente este tipo de conducta, suele ser suficiente para inhibirla. Es importante parar cualquier tipo de juego con vuestro gato en el momento en que se produzca cualquier mordisco o arañazo. Aún así, el uso de de fármacos anticolinérgicos puede contribuir a aliviar el problema.
Existe lo que denominados agresividad predadora y que hasta cierto punto puede ser confundida con la de juego. Las posturas típicas son la cabeza baja, el cuerpo tenso, silencio, movimientos lentos o ausencia de ellos, y cola crispada. Este tipo de agresividad puede ir dirigida hacia ratones, y especialmente hacía diversos insectos que pueden estar presentes en las casas. El problema es que en determinadas circunstancias podrá dirigirse hacia niños o adultos (pies, manos) como un fenómeno fuera de contexto. En este tipo de agresión, la acción es definitiva y el daño se concreta.

-Agresividad redirigida:

Es un problema relativamente frecuente en los gatos. Esta forma de agresividad aparece cuando el estímulo responsable de la conducta no es accesible al animal, de forma que éste dirige su agresión hacia un objeto alternativo, en concreto una persona. Suele coincidir con situaciones en el que el gato presenta una gran excitación
La interpretación que dais a este fenómeno, es la de ataques súbitos e impredecibles por parte del animal que muestra una conducta normal en cualquier otro momento. En consecuencia, la agresividad redirigida puede ser confundida con un problema de agresividad por causa orgánica, que suele ser también poco predecible.
Para su diagnóstico es necesario la identificación de la causa que la provoca, y debe descartarse antes, que alguna enfermedad que causa malestar o dolor en el gato, sea el origen.
En la mayoría de los casos lo que desencadena estas expresiones de agresividad incomprensible son los sonidos de alta frecuencia, y en el caso de los machos, la presencia de otro gato, que no tiene que estar necesariamente cercano. La presencia de personas desconocidas o simplemente el traslado a un ambiente nuevo pueden dar lugar a agresividad redirigida hacia personas.
Si sois capaces de identificar que es lo que desencadena la agresión, y os mantenéis alejados del gato en esas situaciones problemáticas, será suficiente. Por desgracia, esto no es siempre posible. Se dan casos en que el sonido del teléfono o del timbre, o de una sirena en la calle, son los culpables de esas respuestas. Prever cuando se van a presentar las situaciones anteriormente citadas es, en la mayoría de las ocasiones, imposible. Es importante saber que la disposición agresiva del animal puede mantenerse durante un tiempo considerable después de la desaparición del estímulo responsable.
En algunos casos, la corrección definitiva del problema es sumamente sencilla. Si el estímulo es la presencia de otro macho (por ejemplo en la calle, o en la casa del vecino), la castración puede ser eficaz. Si llegamos a la conclusión de que la causa es una situación que provoca miedo en el gato, el tratamiento debe ser el que sugerimos a continuación.

-Agresividad por miedo:

El diagnóstico de la agresividad por miedo se convierte en algo relativamente sencillo de identificar, al reconocer la postura característica asociada a la agresividad defensiva. No está de menos recordar que las secuencias motoras que acompañan a los diferentes tipos de agresividad son hasta cierto punto constantes, y por tanto muy útiles para identificar el tipo de agresividad. La agresividad defensiva del gato incluye una secuencia motora caracterizada por piloerección (en la cola y en la espalda), presentación lateral del tronco con la espalda arqueada y cola erguida o en forma de U invertida. Las orejas se presentarán aplastadas contra la parte posterior de la cabeza, mostrarán los dientes, y arrugarán la nariz.
La agresividad por miedo hacia una persona puede aparecer de forma relativamente súbita y sin que sea posible identificar la causa.
Si conseguimos que el gato se habitúe a la presencia de la persona afectada sin que ésta se acerque demasiado a él, tendremos parte del problema resuelto. Alimentar al gato en su presencia es de gran utilidad. Existen tratamientos farmacológicos a base de ansiolíticos, en algunos casos facilitan la solución del problema.

-Agresividad por causa orgánica:

A pesar de que se trata de un situación poco frecuente, la agresividad por causa orgánica puede ser el resultado de un número considerable de enfermedades. Cualquier problema que provoque dolor puede desencadenar esta conducta; entre ellos destacan la impactación de sacos anales, artritis, lesiones orales, y en ocasiones las patologías que asientan en la vías urinarias bajas.
El hipotiroidismo y el hipertiroidismo pueden causar irritabilidad y conductas agresivas. Es curioso pero se dan casos de gatos con hipotiroidismo, cuyo único síntoma es la presencia de manifestaciones agresivas. Ningún otro síntoma de la enfermedad como es la letargia, las alteraciones de la piel o la obesidad están presentes. Es por ello, que ante un gato con manifestaciones de agresividad, se debe hacer un estudio de funcionalidad tiroidea.
Otras causas de agresividad pueden ser lesiones cerebrales, como tumores, infartos, encefalopatía isquémica, y encefalopatía hepática. Se han descrito casos de agresividad que remiten con tratamiento anticonvulsivante, lo que podría indicar que la causa es la epilepsia.
Algunas infecciones víricas pueden causar ocasionalmente conducta agresiva. Entre dichas enfermedades destacan la rabia, el PIF, la leucemia, y especialmente la inmunodeficiencia felina (FIV) por acción del virus sobre determinadas estructuras cerebrales. Es interesante recordar que, el primer gato  en el que se aisló el virus de esta enfermedad, presentaba un cuadro de agresividad indiscriminada. Otro dato interesante es que la mitad de los gatos afectados por encefalopatía espongiforme felina mostraban conductas agresivas.

-Otras formas de agresividad:

De forma muy esporádica, el gato puede mostrar agresividad territorial hacia personas. Dicha agresividad no va acompañada de la secuencia motora típica de la agresividad defensiva y se manifiesta sólo hacia personas desconocidas para el animal.

-Agresividad entre gatos:

Las formas principales de agresividad entre gatos son la agresividad intrasexual, la agresividad por miedo, y la agresividad territorial.
La intrasexual es dimórfica y aparece más en machos que en hembras. Es más intensa en las épocas de reproducción, siempre que dos machos se encuentran. La castración es el tratamiento de elección y suele ser eficaz en el 90% de los casos.
La agresividad por miedo aparece a menudo de forma súbita y sin causa conocida entre gatos que habían convivido pacíficamente hasta entonces. Los animales se agreden siempre que se encuentran de forma accidental, y presentan las posturas características de agresividad defensiva. Para solucionar el problema deberemos habituar de nuevo a los gatos sin que mientras tanto puedan lesionarse. Podremos mantener a los animales separados excepto breves períodos de tiempo o sesiones de habituación. Es necesario colocar a los gatos en jaulas o transportínes durante las sesiones, de forma que se vean, pero no puedan atacarse. Esta técnica es también útil si introducimos un nuevo gato en casa, y el que ya estaba no le recibe con mucho entusiasmo. Es importante que en cada sesión de aproximación se intercambien los transportines, de forma que los gatos se expongan al olor del otro. Mientras se les expone se les ofrece su comida favorita. En vez de los transportines podemos utilizar correas para tener a los gatos controlados.
Cuando no se están exponiendo sistemáticamente, los gatos deben de estar separados y darles sólo los requerimientos básicos sin prestarles más atenciones. Las habitaciones donde se guardan los gatos pueden intercambiarse después de cada exposición para que cada gato capte el olor del otro. El olor también se puede transferir de un gato a otro frotándoles con una toalla alternativamente.
En ocasiones haremos uso de determinados fármacos para reducir la agresividad de uno y el miedo del otro.
La agresividad territorial suele aparecer de forma gradual. Uno de los dos animales se comporta como agresor, y busca y persigue activamente al otro. El agresor controla visual y físicamente una o muchas zonas del ambiente, mientras que la víctima suele esconderse y evita activamente los encuentros sociales. La postura del agresor no es compatible con agresividad defensiva. El problema puede presentarse tanto en machos como en hembras. Es muy difícil de corregir y el consejo más razonable en muchas ocasiones es la separación de los dos animales en conflicto, es decir, que uno de ellos cambie de domicilio.

-Agresividad de reafirmación o relacionada con el estatus:

Las jerarquías sociales de los gatos pueden incluir interacciones con los seres humanos. Algunos gatos son dominantes y agresivos y pueden mostrar su agresividad hacia las personas cuando se les acaricia, cepilla o se les coge. Debéis saber que muchos gatos no soportan que se este tipo de actuaciones se prolonguen demasiado tiempo.
El gato puede bloquear el camino del amo y mostrar conductas en busca de atención, como frotarse, o conductas desafiantes, como erizarse. Las conductas de frote y de golpeteo en este contexto son conductas de marcaje.

Hasta aquí este repaso a lo que en un momento determinado puede tornarse fatal en la relación con vuestro gato, ya que los problemas de comportamiento hacen peligrar el vínculo entre seres humanos y animales y son causa frecuente de renuncia o de eutanasia de animales sanos.

junio 2, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del gato | , , , | 18 comentarios

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO (1)

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO (1)


TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO

La conducta social del gato ha sido ampliamente estudiada en diversos colectivos, tanto en animales asilvestrados como en animales que conviven con el hombre, y lo cierto es que presentan grandes variaciones. Un parámetro que al parecer es de suma importancia para que desarrollen unas u otras conductas es la disponibilidad de alimento. Las diferencias genéticas se muestran al parecer importantes en cuanto a la organización social de estos animales, así como las experiencias tempranas durante su desarrollo.
Se sabe que son animales territoriales, pero en muchas ocasiones las áreas ocupadas por dos individuos se superponen.
Los mecanismos que emplean para delimitar sus zonas se basan fundamentalmente en:
- Marcaje con orina (spraying). Se sabe que los gatos pueden discernir entre el olor de la orina de un gato conocido y uno desconocido.
-Marcaje con heces: en ocasiones los gatos depositan montones de heces en lugares particularmente visibles, sin cubrirlos de tierra. Su función no está establecida.
-Marcaje con las patas anteriores: consiste en arañar objetos verticales. Incluye un componente visual y un componente olfativo: las señales dejadas por los arañazos y la secreción de las glándulas interdigitales.
-Marcaje con las glándulas cutáneas de la cabeza: el gato dispone de glándulas productoras de feromonas en la parte lateral de la cabeza (glándulas temporales), alrededor de la boca (glándulas periorales), y en la cola (glándulas caudales). Al frotar la cabeza contra un objeto el gato deposita en él la secreción de las glándulas periorales y temporales. En otras ocasiones las deposita sobre otros gatos e incluso sobre nosotros.
Todas estas costumbres, habituales en donde se concentran grupos de gatos, las desarrollarán también en nuestras casas, y en los alrededores de la zona en donde habitan en caso de que tengan oportunidad de salir al exterior.
Con estas premisas, vamos a tratar en éste artículo, los trastornos del comportamiento derivados de lo que acabáis de leer. Dejaré para una próxima entrega las alteraciones el comportamiento que derivan en agresiones entre gatos que conviven juntos, y las agresiones que son dirigidas hacía personas.

ELIMINACIÓN INADECUADA

Los problemas de eliminación inadecuada (es decir, la eliminación en lugares que no son aceptables para el propietario) constituyen una de las primeras causas de consulta por problemas de comportamiento en animales de compañía. Un dato sumamente importante que debe ser tenido en cuenta, es que la eliminación inadecuada puede ser la manifestación de la existencia de una enfermedad orgánica. Para descartarlas se deberá hacer una inspección del animal, y un análisis de orina y sangre completos. Tampoco estaría de menos, realizar una ecografía del aparato urinario.
En el gato, tanto los machos como las hembras adoptan la misma postura para orinar- agachan el tercio posterior- cuando dicha conducta no tiene finalidad de marcaje territorial. Cuando una hembra o un macho felino están marcando eliminan la orina hacia atrás al tiempo que mantienen el cuerpo erguido y la cola levantada, y tan sólo ocasionalmente lo hacen agachando el tercio posterior.
Además, el gato cuando realiza una conducta normal de eliminación escarba una pequeña depresión con sus extremidades posteriores, en la que deposita sus heces o su orina, y después las cubre con el sustrato que tiene en su bandeja.
Curiosamente la secuencia que se produce durante la micción/defecación, depende de las sensaciones que ése sustrato le produce al gato. Si no es de su agrado, defecará u orinará en un lugar distinto. También puede ocurrir que ése sustrato sea de su agrado para defecar, pero no para orinar, o viceversa. Los sustratos con olor intenso suelen provocar este tipo de problemas, o bien estar provocados por cambios de marca demasiado frecuentes. Ademas del sustrato propiamente dicho, la localización del mismo es también importante, y un cambio de lugar puede provocar problemas de eliminación inadecuada. El factor más importante que determina la aceptación del sustrato es el tamaño de las partículas; la mayoría de los gatos prefieren las partículas pequeñas. Los forros de las bandejas no suelen ser del agrado de los gatos. Me refiero a esas bolsas de plástico que muchos ponéis para que su vaciado sea más sencillo.
El marcaje territorial con orina es uno de los problemas de comportamiento más frecuentes. Suele aparecer en los machos no castrados y maduros alrededor de los 6-7 meses, y en las hembras suele coincidir con los periodos de celo. Aún así el problema puede presentarse en hembras y machos castrados.
Curiosamente existe una marcada variabilidad entre individuos, es decir, no se trata de un comportamiento generalizado, existiendo machos y hembras sin castrar que nunca a lo largo de su vida realizan este tipo de conductas, por lo que los etólogos piensan que seguramente existe un componente genético en el desarrollo de estas conductas.
El ambiente que rodea al gato es un factor sumamente importante y que debe ser tenido en cuenta. Si existen estímulos olfativos provenientes de otros gatos, la aparición del marcaje será mucho más frecuente. La explicación de este fenómeno es lógica, teniendo en cuenta que el marcaje territorial tiene una función comunicativa, y las feromonas presentes en la orina aportan información acerca de la identidad, y en el caso de las hembras, del estado de receptividad sexual del emisor.
Se ha comprobado que determinados medicamentos, en especial los ansiolíticos disminuyen este tipo de conductas, lo que nos hace pensar que deben estar influenciadas por estados de ansiedad o de estrés: nuevas personas o animales en el domicilio, cambio de él, cambios en el entorno físico del animal, y cambios en la rutina a las que el animal está acostumbrado.
Cuando un gato presenta un comportamiento anormal en cuanto a la emisión de orina, habrá que estudiar (cómo he dicho antes) si se trata de un problema derivado de alguna enfermedad, en especial de las vías urinarias. Una vez descartada esta posibilidad, determinaremos que se trata de un problema de conducta, y lo trataremos como tal.
En primer lugar habrá que fijarse en la postura que adopta el gato, para saber si está marcando o lo está haciendo por aversión al sustrato, por qué no le gusta el lugar donde tiene la cubeta, o por qué tiene ansiedad o está estresado.
La cantidad de orina depositada también debe ser tenida en cuenta, ya que cuando un gato marca el territorio lo hace con volúmenes muy pequeños de orina, y suele hacerlo en superficies verticales (puertas, trozos de pared cercanos a puertas y ventanas) y objetos recién introducidos).
Las áreas marcadas deben ser lavadas con un limpiador enzimático. Rociar las áreas marcadas con repelentes es controvertido. La aplicación de análogos de feromonas en forma de pulverizador o difusor puede reducir el marcaje.
Un objeto que curiosamente marcaban algunos de los gatos que he tenido en casa, eran los zapatos, y muchas veces me he preguntado si sería para tapar el olor que ellos eran capaces de percibir en ellos, derivado del que los animales que visitan mi clínica habían dejado en ellos. Curiosamente, cada vez que volvía a casa era lo primero que olisqueaban, y lo mismo hacían con la ropa de trabajo cuando la llevaba a casa para ser lavada.
Los gatos que marcan también depositan su orina en la bandeja colocada a tal efecto.
El marcaje con heces es sumamente raro, por lo que, si la micción inadecuada va acompañada de defecación inadecuada, es poco probable que el problema sea de marcaje (a no ser que el animal presente dos problemas distintos al mismo tiempo).
La limpieza poco frecuente de la bandeja o la utilización para ello de sustancias desodorantes, también puede ser el causante del problema. Aunque parezca poco higiénico los areneros deberían ser limpiados a diario y lavados sólo con agua caliente con cierta frecuencia. La presencia de determinados objetos o ruidos perceptibles o no por nosotros, también pueden hacer que el gato decida orinar o defecar donde debe. Un caso relativamente frecuente se da en gatos en que la bandeja se encuentra en el mismo sitio o próximo a electrodomésticos que de vez en cuando hacen mucho ruido como son el lavaplatos, la secadora o la lavadora.
Tampoco es extraño encontrarnos con gatos que en un momento determinado sintieron dolor al defecar u orinar en un sustrato determinado, y que decidan por ello hacerlo en un lugar diferente.
En el caso de machos no castrados, la solución es la castración, ya que funciona en el 80-90% de los casos. El efecto se suele conseguir de forma inmediata, aunque en casos excepcionales puede tardar meses. Lo que esta demostrado suficientemente es que la edad a la que se produce la castración no influye en este sentido.
En caso de hembras o machos castrados o machos que no se desee castrar se utilizarán tratamientos farmacológicos. Durante mucho tiempo se utilizaron los progestágenos, pero dado que sus efectos secundarios pueden ser graves (cáncer y diabetes), y que los ansiolíticos suelen conseguir el mismo efecto, han quedado en desuso.
Cómo recurso último y habiendo fracasado todas las opciones anteriores, existe la tractotomía olfatoria, que sólo se practicará ante la exigencia del propietario de practicar la eutanasia. Debe quedar claro que ningún veterinario debería ofrecerse a realizarla si no está seguro de que el propietario ha hecho todo lo que se le ha indicado.
De forma ocasional, el gato defeca en lugares inadecuados y muy destacados, probablemente impregnados del olor de una determinada persona. Esta conducta debe considerarse similar al marcaje, y el tratamiento con ansiolíticos debe ser eficaz. Actualmente se piensa que los gatos que marcan mediante una micción o defecación completa los lugares con alta concentración de olor humano (alfombrillas de baño, camas, ropa sucia…), parecen indicar que el gato tiene un conflicto con la persona cuyo olor marca con orina o heces.
El número de bandejas o areneros en una casa, debe ser igual al del número de gatos, más uno. Es obvio que además, serán necesarios varios recipientes con agua y comida.

MARCAJE TERRITORIAL CON LAS UÑAS

Los destrozos que en muchas ocasiones provocan los gatos con las uñas son motivo de consulta frecuente en nuestra clínica. En realidad se trata de una función de marcaje, y el rascado deja tanto una señal visual como olfativa; la señal olfativa es debida a la secreción de las glándulas interdigitales. Dado que se presenta muy tempranamente, no resulta demasiado complicado acostumbrar al gato a hacerlo en lugares adecuados, siempre y cuando le dediquemos tiempo y paciencia.
Los rascadores se colocarán en un principio en los lugares que el gato utiliza para dormir. El material a utilizar puede ser madera, corcho, esparto, tela de la utilizada para fabricar felpudos…La altura debe facilitar al gato alcanzarla con sus extremidades anteriores, mientras se apoya en las posteriores.
Si el gato ya ha adquirido la costumbre de utilizar objetos no deseados como sillas o sofás, será útil colocar rascadores en zonas próximas a donde se encuentran dichos objetos, y llevarle a ellos cuando se le pille in fraganti. En muchas ocasiones una silla o un sofá viejos pueden ser de utilidad, aunque podrán confundir al gato y hacerle pensar que puede utilizar todos los objetos similares que encuentre a su alrededor. Aún así, lo que ocurre con más frecuencia es que una vez que el gato ha escogido un lugar determinado, se afile y marque con las uñas siempre en él.
El gran problema se presenta cuando todas nuestras iniciativas han fracasado, y vosotros, propietarios nos planteáis la extirpación de las uñas o la eutanasia. Yo soy de los veterinarios a los que no les gustan este tipo de prácticas, pero tampoco podemos engañarnos: prefiero a un gato vivo sin uñas, que a un gato eutanasiado por una cuestión de comportamiento.
Estoy convencido de que a pesar de los potentes analgésicos que podemos utilizar, el dolor postquirúrgico es intenso. Serán necesarias muchas curas tras la operación con la colocación de incómodos vendajes que dificultarán la movilidad del gato, y en ocasiones se presentarán infecciones óseas en las zonas de amputación, por lo que antibióterapia será muy importante.
Se debe tener en cuenta ademas, que los gatos utilizan las uñas para pelear con otros gatos. Por tanto, si el animal tiene contacto con otros gatos, y particularmente se trata de un macho entero, la extirpación de las uñas no es una buena opción.
Existen desde hace tiempo unas fundas de goma que se colocan en las uñas y que pueden servir de alternativa. A mi la verdad es que no me convencen en absoluto. Las uñas seguirán su crecimiento natural por lo que será necesario cambiarlas con mucha frecuencia.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Gato.
José Enrique Zaldívar Laguía.

marzo 26, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del gato | , , , , , , | 4 comentarios

INSUFICIENCIA CARDIACA CONGESTIVA (ICC)

INSUFICIENCIA CARDIACA CONGESTIVA (ICC)

INSUFICIENCIA CARDIACA CONGESTIVA (ICC)

“El corazón, en consecuencia, es el comienzo de la vida; el sol del microcosmos, aun cuando el sol a su vez podría considerarse el corazón del mundo; para ello, el corazón, por cuya virtud y pulso se mueve la sangre, se perfecciona y se convierte en nutriente y se evita que se corrompa y coagule; es la divinidad de cada día, al desempeñar sus funciones, alimenta, cuida y estimula el cuerpo en su totalidad y es, por tanto, el fundamento de la vida, la fuente de todas las acciones”.

William Harcey (1628)

Se dice que un 10% de los pacientes que visitan nuestras clínicas tienen algún tipo de problema cardiaco, ¿será verdad?
¿Cuántos de vuestros perros de más de ocho años tienen tos o no toleran bien el ejercicio? Yo diría que son muchos, pero sé que muchas veces no acudís a nuestras consultas cuando observáis esas manifestaciones, achacándolas al envejecimiento.

Nunca he dedicado un artículo de El Mundo del Perro a hablar del corazón, y de los problemas que por la alteración de sus funciones vuestros perros pueden padecer. El músculo cardiaco es el responsable de llevar la sangre a todos los órganos y tejidos, y de conseguir que la circulación sea el soporte de todas y cada una de las funciones que dan vida a los organismos.

Lo que debéis saber es que, cada día es más frecuente que los veterinarios nos encontremos con perros afectados por alguna enfermedad cardiaca. La razón es obvia: vuestros compañeros viven cada día más, gracias a vuestro esfuerzo y atenciones.

No será fácil explicar el por qué en un momento determinado, el corazón de vuestras mascotas empezará a requerir la atención del veterinario, pero si estáis un poco pendientes de ellas, seréis capaces de detectar cuando ha llegado ese momento.

En mi experiencia clínica, las visitas rutinarias para desparasitaciones y vacunaciones, será el momento idóneo para que nosotros, haciendo una exhaustiva revisión, podamos darnos cuenta de que el corazón de vuestros perros necesita una particular atención.

Son muchas las ocasiones en que, por desgracia, achacamos a la vejez el deterioro de la capacidad cognoscitiva y funcional de vuestros perros, y que ante preguntas que nos planteáis, obtengáis siempre la misma respuesta: “es que el perro ya es muy viejo”. ¿Hasta que punto es esto cierto?

El corazón es un órgano musculoso y cónico situado en la cavidad torácica, que funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Un poco más grande que un puño, está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, llamadas aurículas, y dos inferiores, llamadas ventrículos. El paso de la sangre de unas cavidades a otras se produce a través de las válvulas cardiacas. El corazón impulsa la sangre mediante los movimientos de sístole y diástole.

* Sístole es una contracción que usa el corazón para expulsar la sangre, ya sea de una aurícula o de un ventrículo.

* Diástole es una relajación que usa el corazón para relajar los ventrículos o las aurículas y recibir la sangre.

Os podrá resultar sorprendente que un veterinario, con la simple aplicación del fonendoscopio sobre el lado derecho e izquierdo del tórax de vuestro perro os pueda decir: “tú perro tiene un problema cardiaco”.

A continuación vendrán las preguntas de rigor: ¿le encuentras más cansado? ¿Se mueve menos? ¿Hace algún ruido extraño? ¿Te da la impresión de que tiene algo clavado en la garganta y que quiere expulsar? ¿Vomita flemas con frecuencia?
Muchas veces, ante estas preguntas, nos diréis que sí. Quizás os pasaron inadvertidos algunos de estos síntomas, o bien no les distéis la importancia que tenían, ya que al principio se podrán presentar sólo de forma esporádica.

La insuficiencia cardíaca es un síndrome clínico en que el bombeo de sangre se encuentra deteriorado. El corazón no puede impulsar la sangre a un ritmo adecuado para satisfacer las necesidades metabólicas de los tejidos. Se trata de una enfermedad progresiva que hará que la contracción y la relajación del miocardio no se produzcan adecuadamente, lo que derivará en una insuficiencia circulatoria.

Para mí, el signo clínico más frecuente en los perros afectados de enfermedad cardiaca es la tos, aunque previamente notaréis que está más cansado. Este signo clínico puede deberse a ICC izquierda, compresión del bronquio principal izquierdo sin ICC o enfermedades respiratorias concomitantes (colapso traqueal, bronquitis crónica). En muchas ocasiones habréis oído hablar de insuficiencia de corazón derecho o de corazón izquierdo. Llevaría mucho tiempo y espacio explicar en que se diferencian, así que, he decidido generalizar y sólo hablaré de insuficiencia cardiaca congestiva.

Existen varias clasificaciones para determinar el grado de insuficiencia cardiaca en los perros. En el presente artículo utilizaré la que se fundamenta en las limitaciones frente al esfuerzo de un paciente con esta dolencia. Los signos clínicos asociados a la insuficiencia cardiaca son básicamente síntomas de congestión y edema (edema pulmonar, ascitis, derrame pleural etc, ) y una disminución en el reparto de sangre a los tejidos y órganos, que podrá provocar crisis de debilidad, sincopes, peor tolerancia al ejercicio, fatiga, etc. A menudo, la disnea está ocasionada por edema pulmonar o derrame pleural, pero también puede aparecer antes de que los pacientes desarrollen una retención de líquidos grave. La disnea y la intolerancia al ejercicio pueden estar relacionadas con cambios en el músculo esquelético que se produce en la insuficiencia cardiaca. Los animales normales pueden estar disneicos durante el ejercicio físico de forma similar a lo que ocurre en los afectados por ICC. La principal diferencia entre un animal no entrenado adecuadamente pero normal y uno con ICC es la cantidad de ejercicio que necesita para presentar dificultad respiratoria y fatiga. La fatiga muscular es un importante factor determinante de la intolerancia al ejercicio y disnea (fatiga de los músculos respiratorios) en la ICC.

La presentación de una insuficiencia cardiaca debe ir acompañada de una enfermedad del corazón, aunque no todas las patologías cardiacas llegan a provocar una insuficiencia en este órgano.

Clase I: insuficiencia cardiaca leve

Se trata de un paciente con evidencia objetiva de una cardiopatía, pero no se observa sintomatología de una insuficiencia cardiaca. Es un estadio compensado. Por ejemplo, un perro con un problema de válvula mitral, presentará un soplo a la auscultación, pero no le notaremos ningún síntoma que nos haga pensar en una insuficiencia cardiaca congestiva. Es decir, no habrá edema pulmonar, ni ascitis, ni debilidad, ni adelgazamiento, ni cansancio, ni síncopes. El perro será capaz de tolerar cualquier tipo de ejercicio. Si hacemos una radiografía del corazón y pulmones de estos perros, lo más probable es que no veamos nada extraño. Tan sólo en casos contados podremos observar un ligero aumento de la aurícula izquierda. Si hacemos un electrocardiograma, tampoco detectaremos ninguna alteración.

Clase II: insuficiencia cardiaca moderada

Se trata de perros que llevan una vida más o menos normal pero empiezan a evidenciar signos clínicos de insuficiencia cardiaca cuando realizan un ejercicio intenso. Son animales que se encuentran en una fase previa o inicial de descompensación cardiaca. En esta fase se puede apreciar tos o disnea tras realizar un ejercicio intenso como consecuencia de un grado moderado de congestión pulmonar.
En las radiografías, veremos un aumento de tamaño del lado izquierdo del corazón que afectará tanto a la aurícula como al ventrículo de ese lado.
Los vasos sanguíneos pulmonares mostrarán un aumento de su diámetro. La tráquea mostrará un recorrido con menos ángulos.
Los electrocardiogramas mostraran alteraciones en algunas ondas y, a veces, de la frecuencia del ritmo cardiaco.

Clase III: insuficiencia cardiaca severa

Se trata de perros que ante un ejercicio leve o por la noche van a presentar signos de insuficiencia cardiaca clara. Existirá una descompensación y una clara disfunción cardiaca. Estos animales pueden estar asintomáticos en reposo.
Manifestarán tos seca, y disnea (dificultad respiratoria) por congestión pulmonar, y una mayor fatiga.
Radiograficamente el aumento del tamaño del corazón y de congestión de las vías respiratorias serán evidentes. La aurícula izquierda estará mucho más grande, y el músculo cardiaco aparecerá mucho más redondeado, debido al aumento de tamaño de los ventrículos. Veremos la imagen de un edema pulmonar, con aumento del diámetro de las venas pulmonares, y a veces, de la vena cava caudal. El hígado se verá aumentado de tamaño.
El electrocardiograma mostrará muchas irregularidades.

Clase IV: insuficiencia cardiaca grave

Se observarán signos clínicos muy relevantes, incluso cuando el perro está en reposo, como consecuencia de la grave descompensación cardiaca. Cualquier mínimo esfuerzo supondrá un agravamiento de la sintomatología y pondrá en peligro su vida. Habrá edema pulmonar con tos, disnea, ascitis, afectación de la pleura, aumento del tamaño del hígado y del bazo, junto a síncopes, debilidad, adelgazamiento, y pérdida de masa muscular.
En las radiografías, que deberán ser realizadas con máxima cautela, aparecerá un corazón muy aumentado de tamaño, con edema pulmonar, y efusiones en pleura y pericardio. El hígado y el bazo estarán muy aumentados y tamaño, y en muchas ocasiones la tráquea se verá comprimida por el corazón.
El electrocardiograma mostrará alteración de muchas ondas y complejos, y además marcará arritmias.

Lo primero que debéis saber es que a un perro con una cardiopatía no lo vamos a curar. Muchas veces, la mayoría, la enfermedad cardiaca deriva de una lesión o envejecimiento de las válvulas cardiacas, cuya “curación” pasaría por su recambio de las mismas. En otros casos, la única solución “curativa” sería el trasplante, y en otros cirugías muy complejas. ¿Conocéis en España y en el mundo muchos veterinarios capaces de llevar a cabo estas técnicas quirúrgicas?
Seamos pues realistas, y digamos que lo que vamos a tratar es una enfermedad crónica que algún día acabará con la vida de vuestro perro. Se trata por tanto de conseguir que esos amigos, vivan lo mejor posible, el mayor tiempo posible.

La gran arma química con la que contamos son los vasodilatadores, denominados IECA, que se ha demostrado que son capaces de prolongar la vida de los perros afectados de insuficiencia cardiaca congestiva. Debe quedar claro, aunque no siempre es así, que una vez que empiecen a ser utilizados, su uso será permanente. El corazón de vuestros perros lo agradecerá, aunque vosotros no seáis conscientes muchas veces de su beneficioso efecto.

En muchas ocasiones será necesario el uso de diuréticos. Será muy molesto tener al perro con excesivas ganas de orinar, tener que sacarle con mucha frecuencia a la calle, y tener que utilizar la fregona para recoger la orina del suelo de casa en algunas ocasiones. Será molesto, sí, pero asegurará un mayor tiempo de vida de vuestro perro. Los deberemos utilizar el menor tiempo posible y ajustar su administración a las horas en las que podamos facilitar la evacuación. Quiero decir que deberíamos procurar que la última toma del día no sobrepasara las ocho de la noche.

Los digitálicos serán de gran ayuda en el tratamiento, en especial cuando vuestro perro presente arritmias. Tienen el inconveniente de que pueden provocar cierta toxicidad, por lo que serán necesarios determinados análisis de sangre para evitar su presentación.

Debéis tener en cuenta que, en muchas ocasiones, y debido al problema cardiaco, se hará necesaria la utilización de broncodilatadores, mucolíticos y antibióticos, dadas las frecuentes complicaciones respiratorias que experimentarán los perros afectados de una cardiopatía.

Además, será conveniente el uso de dietas adecuadas para esta patología, a las que deberéis habituar a vuestro perro de forma paulatina. Los perros con buen apetito aceptarán sin problemas el cambio, y habrá que tener un poco de paciencia con los que son más “selectivos” a la hora de elegir su alimento.

Las pruebas a realizar para llegar a un correcto diagnóstico son varias y en ocasiones costosas. Las radiografías torácicas son muy importantes en los pacientes sospechosos de tener una ICC. Los cambios en el tamaño y forma del corazón pueden mostrar los efectos compensatorios cardíacos (cardiomegalia) y ser muy útiles para determinar la causa de ICC en los perros.

La electrocardiografía puede utilizarse para valorar el ritmo cardiaco, pero sólo aporta información indirecta sobre la función cardiovascular. Las arritmias por ejemplo pueden estar provocadas por causas no cardiacas. Por tanto, debemos decir que el electro aporta criterios no definitivos del diagnóstico, pero sigue siendo un método de diagnóstico, aunque un electrocardiograma normal no descarta la presencia de ICC o cardiopatía.

La ecocardiografía, la medición de presiones arteriales y el cateterismo cardiaco (que no se usa demasiado) pueden aportar importante información. Cada día se hace más interesante el uso de la ecocardiografía doppler en color.

Existen además marcadores bioquímicos que nos aportan importante información sobre la funcionalidad cardiaca, como son las troponinas cardiacas y los peptidos natriuréticos. Un análisis general con un hemograma completo y una bioquímica, nos proporcionará información adicional sumamente importante.

En resumen, la ICC es un estado en que el gasto cardiaco es inadecuado para mantener las necesidades de perfusión para el metabolismo tisular y la capacidad de ejercicio está limitada. Puede ser consecuencia de la incapacidad del corazón para enviar sangre correctamente (insuficiencia sistólica) o un llenado ventricular inadecuado (insuficiencia diastólica). La identificación correcta de la causa nos permitirán elegir el tratamiento más adecuado.

Sea cual sea el mecanismo, la ICC se asocia a un descenso de la presión arterial y a una activación de los mecanismos compensadores enfocados a restaurar la presión arterial normal. Estos mecanismos incluyen la activación de ciertas hormonas, y la retención renal de sodio y agua. La vasoconstricción, taquicardia, y retención de volumen son las respuestas iniciales de la circulación ante el descenso de la presión arterial. Una respuesta compensadora excesiva puede originar una compensación excesiva y los mecanismos compensatorios que en un principio son beneficiosos se tornarán en responsables de los signos clínicos.

Hasta aquí lo que os puedo contar sobre la ICC. Me he dejado en el tintero mucha información, pero creo que sería muy difícil de entender por los lectores. Tan sólo un último apunte: el tratamiento precoz de esta enfermedad, hará que vuestros perros vivan mucho más, ya que el deterioro del corazón será mucho más lento. Así pues, estad pendientes de la aparición de los síntomas que os he comentado, y aún en caso de duda, acudid al veterinario.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro.

marzo 26, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro | , , , | 2 comentarios

ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO EN EL PERRO

ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO EN EL PERRO

ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO POR CAUSA ORGÁNICA

Los problemas de comportamiento en los perros son extremadamente corrientes. Según diversos estudios, la prevalencia de ellos se encuentra entre el 40% y 80%. En un estudio epidemiológico realizado en EEUU, aproximadamente el 40% de los perros había gruñido a sus propietarios y el 15% los había mordido.

Los problemas de comportamiento hacen peligrar el vínculo entre seres humanos y animales y son una causa importante de renuncia o eutanasia de perros sanos. Por consiguiente, vosotros, vuestros perros, y nosotros los veterinarios, nos beneficiaremos de la prevención y tratamiento de los problemas de comportamiento que puedan presentar vuestras mascotas.

En palabras del Dr. Luescher, la intervención conductual se refiere al reconocimiento de un problema de conducta que ocasiona un problema médico.

Las modalidades terapéuticas comprenden cambios en los cuidados (alojamiento, alimentación, ejercicio, métodos de adiestramiento), modificación de la conducta, y tratamiento farmacológico.

El término etología clínica veterinaria se utilizó por primera vez en 1969, en un artículo publicado en la revista British Veterinary Journal. El autor se refería con dicho término al estudio de los cambios de conducta que son consecuencia de enfermedades y que, por lo tanto, tienen interés diagnóstico.

Cuando nos referimos a “problemas del comportamiento” estamos abarcando un campo muy grande, que es aplicable a cualquier pauta de conducta de un animal doméstico que resulte peligrosa o simplemente molesta. En muchos casos, los problemas de comportamiento son consecuencia de pautas de conductas normales, propias de la especie en cuestión, como puede ser las la agresividad en el perro.

En otras ocasiones, sin embargo, los problemas de comportamiento son reflejo de una alteración orgánica. En consecuencia, cuando estemos ante un problema de conducta en un perro siempre deberemos tener en cuenta que ése animal puede tener una enfermedad. Podemos decir por tanto que, la solución de esos problemas debe pasar en primer lugar por las manos de un veterinario, ya que en muchas ocasiones será necesario el uso de fármacos para el adecuado tratamiento de esos trastornos. Esto no implica un menosprecio a los educadores caninos, pero debemos ser nosotros los que decidamos su intervención en los casos en que lo estimemos oportuno.

Podemos decir que el estudio del comportamiento animal es muy útil en el diagnóstico de enfermedades, ya que muchas de ellas provocan cambios de conducta en el perro. Estas alteraciones son muy aparentes y en ocasiones constituyen la primera indicación de enfermedad.

AGRESIVIDAD

En los muchos años que llevo practicando la veterinaria clínica de pequeños animales, el motivo más habitual de consulta en cuanto a trastornos de comportamiento, se produce cuando el perro se muestra agresivo hacía las personas o hacía otros perros. Este tipo de agresividad puede ser clasificada dentro de lo que se conoce como agresividad por dominancia o competitiva en la mayoría de los casos. Podemos decir que este tipo de comportamiento se encuentra influenciado por factores hormonales, por experiencias previas y por factores genéticos. Las evidencias experimentales confirman en líneas generales la idea de que los andrógenos aumentan la conducta agresiva, aunque con matices importantes. Es cierto que aumentan la agresividad de tipo ofensivo, pero no tienen ningún efecto sobre la de tipo defensivo. No existe correlación entre la concentración plasmática de andrógenos y la conducta agresiva de un individuo. Hay perros que muerden porque son dominantes o por miedo, y en muchas ocasiones porque tienen alguna enfermedad que hace que se desencadenen este tipo de reacciones.

Es por tanto de suma importancia que antes de acudir a un profesional de la educación, se realice un estudio exhaustivo del animal para descartar alguna patología que este provocando este comportamiento. Estos estudios deben incluir un análisis completo de sangre que incluirá algunas determinaciones hormonales, y una evaluación neurológica. Además, en muchas ocasiones, como en la agresividad por dominancia en caso de machos, podrá ser resuelta con la castración, aunque se dan casos en que este tipo de solución no es suficiente. Por el contrario, la castración en una hembra que se ha mostrado agresiva, podrá agravar el problema.

Hay muchos perros que se muestran agresivos con sus dueños o con otros perros porque padecen algún tipo de dolor que en ocasiones pasa desapercibido para vosotros. En la mayoría de las ocasiones serán dolores de tipo músculo esquelético, pero también podrán localizarse en la cavidad oral o en el oído. Un perro enfermo con malestar general, fiebre, problemas de vejiga, o dificultad respiratoria, también podrá mostrarse agresivo si se le molesta demasiado. En ocasiones, la pérdida de visión también puede provocar reacciones de este tipo. Se da con relativa frecuencia en perros con cataratas que tienen la visión nocturna algo disminuida.

La agresividad puede ser consecuencia de traumatismos craneales, así como de tumores o de infartos cerebrales.

Enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo pueden provocar agresividad con patrones de comportamiento de agresión competitiva. En ocasiones, los perros afectados no muestran ningún síntoma de los que suelen acompañar a esta enfermedad (apatía, hipotermia, alopecias cutáneas, obesidad).

La hidrocefalia (acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo a nivel de encéfalo) en cachorros puede provocar este tipo de conducta atípica, que podrá pasar desapercibida si no hay una clara deformación del cráneo o estamos las primeras etapas de la enfermedad..

La agresividad puede ser consecuencia de epilepsia psicomotora, que se puede presentar con o sin convulsiones musculares. El ataque epiléptico en estos casos puede consistir en cualquier conducta extraña, incluyendo agresividad súbita. A veces esta agresión no se dirige hacía personas, sino que el perro morderá objetos.

Existe una agresividad por lo que se conoce como lapsus mental y que se manifiesta por ataques súbitos e imprevistos. La aparición del trastorno se presenta entre 1 y 2 años.

Otros problemas que pueden desencadenar conductas agresivas son enfermedades víricas que afecten al sistema nervioso central, intoxicaciones (plomo), encefalopatías metabólicas y lisencefalia (alteración en la estructura normal de la corteza cerebral). Algunos perros afectados de moquillo, muestran conductas agresivas una vez que el virus a atacado el sisteme nervioso.

PICA

En ocasiones, los perros muestran conductas anómalas, que consisten en la ingestión de materias que nada tienen que ver con los alimentos. La más frecuente es la ingestión de heces (coprofagía). En ocasiones, las menos, se deberá a un problema nutricional o a alguna enfermedad que provoque trastornos digestivos, especialmente relacionados con falta de enzimas digestivas, como ocurre en la insuficiencia pancreática exocrina. Teniendo en cuenta estas circunstancias, es importante descartar antes de iniciar cualquier tratamiento modificador de esta conducta, la presencia de algún problema relacionado con el aparato digestivo.

POLIDIPSIA

La polidipsia se caracteriza por un excesivo consumo de agua. En condiciones normales, el consumo diario de agua no debería sobrepasar los 90-100 ml/kg al día. Podemos clasificar la polidipsia en primaria o psicógena y en secundaria.

La psicógena no es muy frecuente en el perro, pero dado que se trata de un trastorno del comportamiento, me ha parecido conveniente apuntarla en el presente artículo.

Son muchas las enfermedades del perro que provocan un aumento de la sed, y todas ellas deben ser descartadas antes de tratarlo como un problema de conducta. La fiebre, los problemas digestivos, las patologías renales, los problemas hepáticos, las infecciones de matriz, la diabetes azucarada, la diabetes insípida, el síndrome de Cushing, pueden ser la causa de la presentación de este síntoma.

Cuando se presenta la poliuria psicógena nos encontraremos con un perro que bebe de 4 a 6 veces por encima de lo normal. Afecta principalmente a perros de razas grandes, y podría ser debida a situaciones de estrés. El tratamiento consistirá en restringir el consumo de agua, y en determinar y eliminar las causas del estrés.

ELIMINACIÓN INADECUADA

Los problemas de eliminación inadecuada (el perro hace sus necesidades fisiológicas en lugares no aceptables) es otra de las causas de consulta por problemas del comportamiento. El problema es que no siempre se debe a alteraciones que un adiestrador pueda resolver, sino que son provocadas por una alteración orgánica.

Entre las causas orgánicas que pueden provocar una eliminación inadecuada de orina, nos encontramos con los trastornos que provocan una mayor ingestión de agua, y por tanto una mayor eliminación de orina, y viceversa. Podemos hablar también de todas aquellas patologías que induzcan polaquiuria, o incontinencia urinaria.

Ante un perro que presente estos trastornos, se deberá proceder a un estudio exhaustivo que comprenderá una inspección, y una analítica completa de sangre y de orina. En función de los resultados obtenidos, se harán los exámenes complementarios pertinentes. En el apartado correspondiente a la polidipsia he nombrado alguna de las enfermedades que pueden causar este problema.

Además del marcaje territorial, los problemas de micción inadecuada sin una causa orgánica se podrán deber a la falta de aprendizaje, ansiedad por separación, fobias, y sumisión extrema.

La eliminación inadecuada puede hacerse patente también por la defecación en lugares inadecuados. En cualquier caso, habrá que descartar primero posibles problemas que puedan tener relación con el aparato digestivo, y si no se encuentran, deberá pensarse en los trastornos apuntados un párrafo más arriba.

En perras castradas no es infrecuente encontrarnos con incontinencia urinaria debida al déficit de estrógenos, cuya única corrección posible será mediante un diagnóstico certero y una medicación adecuada.

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO RELACIONADOS CON LA CONDUCTA SEXUAL EN EL MACHO

No es infrecuente que los veterinarios recibamos consultas por vuestra parte sobre determinados comportamientos sexuales “aberrantes” de vuestro perros, especialmente de lo que se conoce como hipersexualidad o satiriasis. Os puedo decir que muchos perros, que durante el periodo sensible de socialización han estado en contacto con personas y aislados de otros perros pueden dirigir su conducta sexual hacía personas al llegar a la madurez sexual e incluso antes.

En otro orden de cosas, los procesos patológicos que produzcan dolor en el pene o en el tercio posterior- hernias discales, displasia de cadera- pueden dificultar la monta natural o la introducción del pene, y a larga disminuir la motivación sexual del animal. Existen además alteraciones cromosómicas y síndromes de hermafroditismo que pueden ser causa de problemas en la conducta sexual.

Será importar localizar la posición de los testículos, ya que los perros con criptorquidia, suelen presentar con más frecuencia este tipo de comportamientos.

Cuando un perro se masturba con objetos inanimados, o dirige su la monta hacía otros machos, hacía individuos jóvenes o hacía personas, la castración quirúrgica suele dar muy buenos resultados. Aún así, es importante recordar que la masturbación es una conducta normal, especialmente en individuos jóvenes. Yo no soy partidario del uso de progestágenos para inhibir este tipo de comportamientos por los numerosos efectos secundarios que pueden provocar.

DERMATOSIS PSICÓGENAS

Se trata de una serie de patologías que afectan a la piel, provocadas por una conducta de grooming (pautas de conducta relacionadas con el cuidado de la superficie corporal) excesiva que, teóricamente, no pueden explicarse por lesiones pruriginosas.

En el perro, la manifestación más frecuente de este comportamiento anormal es la dermatitis acral por lamido, que se presenta con relativa frecuencia en razas grandes.

El lugar más frecuente de localización de la lesión dérmica es la zona de dorsal del carpo, metacarpo, tarso y metatarso. Los perros afectados se lamen de forma continua, llegando a provocarse importantes lesiones en algunos casos.

Muchos dermatólogos consideran que estos problemas cutáneos, no se deben a alteraciones de la conducta sino que tienen una causa orgánica. Yo estoy bastante de acuerdo en esta apreciación, por lo que me parece sumamente importante descartar problemas dermatológicos antes de establecer cualquier tipo de tratamiento.

En muchas ocasiones, problemas banales se acaban haciendo crónicos por culpa de los propietarios que, creyendo que regañando el animal solucionaran la situación, lo único que hacen es provocar un reforzamiento de la mala conducta.

En ocasiones oímos hablar del aburrimiento como causa de las dermatitis psicógenas, pero son muchos los veterinarios que se cuestionan si realmente podemos hablar en estos términos tratándose de perros. ¿Se aburren realmente? ¿Puede tener un perro ese tipo de sensaciones? ¿No será que utilizamos este tipo de explicaciones cuando no sabemos explicar las razones que desencadenan este tipo de problemas?

En algún caso, las dermatitis acrales se han relacionado con lo que se conoce como ansiedad por separación, de la que luego hablaremos. Pudiera ser así, ya que en algunos de estos casos, ha dado excelentes resultados el uso de antidepresivos. En otras ocasiones se han relacionado con trastornos obsesivo compulsivos, y en otras, el uso de antagonistas de los opiáceos ha servido para establecer un diagnóstico por exclusión.

CONDUCTAS ESTEREOTIPADAS

Los comportamientos compulsivos pueden considerarse una expresión de estrés, frustración o conflicto emocional. Las lesiones físicas o las irritaciones, como las ocasionadas por alergias, pueden desencadenar un trastorno compulsivo ya que aumentan el estrés y dirigen el comportamiento compulsivo a una parte del cuerpo.

Se trata de conductas repetitivas, que carecen de una función reconocible. Las más frecuentes en el perro son la persecución de la cola y la caza de moscas. En otras ocasiones, veremos al animal realizar desplazamientos repetidos o ladrar de forma compulsiva.

Cuando vemos a un perro realizar este tipo de acciones, deberemos descartar que se deben a una causa orgánica. Si conseguimos inhibirlas con facilidad y se manifiestan sólo esporádicamente, seguramente se tratará de un problema de comportamiento primario, y si no es así, se deberá a alguna causa orgánica. Se tratará por tanto, y en primer de descartar que exista un problema fundamentalmente de tipo neurológico.

En el caso de persecución de la cola, debemos descartar procesos que provoquen dolor, como puede ser lo que se conoce como cauda equina que deberá ser tratada adecuadamente.

La mayoría de estas conductas atípicas necesitan el uso de fármacos, por lo que difícilmente un adiestrador podrá solucionarlos.

DISFUNCIÓN COGNITIVA

Es un cambio en los comportamientos interactivos, concurrentes con el envejecimiento. Es un modelo animal potencial de los cambios cognitivos, dependientes de la edad, que se presentan en personas. Las conductas asociadas pueden acompañarse de lesiones del síndrome de Alzheimer Por desgracia, en el diagnóstico no nos podemos valer de los métodos que se aplican en medicina humana.

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Es uno de los problemas más frecuentes que desde hace algunos años nos exponéis en la consulta. Antes, era frecuente que el perro pasara la mayor del día acompañado, pero en la actualidad, la mayor parte de ellos pasan muchas horas solos dentro del hogar. Esta soledad les provoca miedo y ansiedad, y les lleva a desarrollar comportamientos que son inaceptables. Resulta curioso leer en algunas revistas americanas que, la ansiedad por separación se hace cada día más frecuente en perros recogidos en refugios.

Así, nos encontramos con perros que ladran sin parar, miccionan o defecan en cualquier lugar de la casa, destruyen los muebles y enseres, o vomitan, presentan diarrea, o se lamen de forma compulsiva.

Creo que es ésta una enfermedad donde el trabajo de adiestradores y veterinarios queda perfectamente complementado, ya que no conozco ningún caso en que, sin unas adecuadas pautas de reconducción de la conducta indeseada y el uso al mismo tiempo de fármacos adecuados resuelva el problema. Aún así, existen escritos de adiestradores y de veterinarios que afirman lo contrario.

FOBIAS Y MIEDOS

Las fobias y los miedos también son capaces de provocar graves problemas de comportamiento en algunos perros. La intensidad de respuesta al miedo dependen de las experiencias previas y de factores genéticos. La heredabilidad del carácter miedo parece ser muy alta en el perro doméstico. Está por otra parte demostrado, que una buena socialización evitará estos problemas que en muchas ocasiones suponen un problema de gran impacto para muchos propietarios.

Lo cierto es que las fobias y miedos se han derivado casi siempre a los adiestradores, cuando se sabe que algunos perros podrían tener una sensibilidad auditiva superior a la normal, de modo que un sonido intenso causaría aversión por si mismo. El determinar si esto es así o no, deberá ser trabajo del veterinario.

Por otro lado, varios trabajos realizados en humanos y en animales de experimentación indican que la causa de algunos trastornos fóbicos y de naturaleza similar podría estar en una alteración del locus coeruleus (LC) y de las vías noradrenérgicas que concurren en él. El LC es una estructura del sistema nervioso central que parece tener gran importancia en la expresión de la respuesta del miedo en los animales. Podemos pensar por tanto, que las fobias en el perro, al menos en parte, podrían tener una causa orgánica.

Es habitual que los adiestradores opten, en caso de miedo a determinados ruidos, por someter al perro a una exposición gradual a esos estímulos de forma que se vaya habituando poco a poco a ellos. El problema es que, a menudo, esa exposición gradual es imposible porque no puede reproducirse el estímulo, ni menos aún modificarse su intensidad. Por ello, si la presentación natural del estímulo que desencadena la fobia es hasta cierto punto predecible, quizás sea más aconsejable controlar el problema con la administración de tranquilizantes que intentar corregirlo.

Teniendo en cuenta lo anteriormente manifestado, no vamos a negar que en muchas ocasiones la exposición gradual al estímulo que provoca el problema, empezando de forma atenuada y con bajas intensidades, puede ser positivo e incluso solucionar el problema. Podemos decir que se trata de una desensibilización.

Dado que con mucha frecuencia este proceso es demasiado lento, por la dificultad que muchas veces muestran los perros para este tipo de aprendizajes, parece conveniente en estas situaciones el uso de ansiolíticos o de antidepresivos que como no podría ser de otra manera, deben ser prescritos y dosificados por loe veterinarios.

José Enrique Zaldivar Laguía

Clínica Veterinaria Colores.

Pso de Santa María de la Cabeza 68 A

28045-Madrid

enero 20, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro, Veterinaria | , , , , , , , | 43 comentarios

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN GATOS (I)

TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO


TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL GATO

La conducta social del gato ha sido ampliamente estudiada en diversos colectivos, tanto en animales asilvestrados como en animales que conviven con el hombre, y lo cierto es que presentan grandes variaciones. Un parámetro que al parecer es de suma importancia para que desarrollen unas u otras conductas es la disponibilidad de alimento. Las diferencias genéticas se muestran al parecer importantes en cuanto a la organización social de estos animales, así como las experiencias tempranas durante su desarrollo.
Se sabe que son animales territoriales, pero en muchas ocasiones las áreas ocupadas por dos individuos se superponen.
Los mecanismos que emplean para delimitar sus zonas se basan fundamentalmente en:
- Marcaje con orina (spraying). Se sabe que los gatos pueden discernir entre el olor de la orina de un gato conocido y uno desconocido.
-Marcaje con heces: en ocasiones los gatos depositan montones de heces en lugares particularmente visibles, sin cubrirlos de tierra. Su función no está establecida.
-Marcaje con las patas anteriores: consiste en arañar objetos verticales. Incluye un componente visual y un componente olfativo: las señales dejadas por los arañazos y la secreción de las glándulas interdigitales.
-Marcaje con las glándulas cutáneas de la cabeza: el gato dispone de glándulas productoras de feromonas en la parte lateral de la cabeza (glándulas temporales), alrededor de la boca (glándulas periorales), y en la cola (glándulas caudales). Al frotar la cabeza contra un objeto el gato deposita en él la secreción de las glándulas periorales y temporales. En otras ocasiones las deposita sobre otros gatos e incluso sobre nosotros.
Todas estas costumbres, habituales en donde se concentran grupos de gatos, las desarrollarán también en nuestras casas, y en los alrededores de la zona en donde habitan en caso de que tengan oportunidad de salir al exterior.
Con estas premisas, vamos a tratar en éste artículo, los trastornos del comportamiento derivados de lo que acabáis de leer. Dejaré para una próxima entrega las alteraciones el comportamiento que derivan en agresiones entre gatos que conviven juntos, y las agresiones que son dirigidas hacía personas.

ELIMINACIÓN INADECUADA

Los problemas de eliminación inadecuada (es decir, la eliminación en lugares que no son aceptables para el propietario) constituyen una de las primeras causas de consulta por problemas de comportamiento en animales de compañía. Un dato sumamente importante que debe ser tenido en cuenta, es que la eliminación inadecuada puede ser la manifestación de la existencia de una enfermedad orgánica. Para descartarlas se deberá hacer una inspección del animal, y un análisis de orina y sangre completos. Tampoco estaría de menos, realizar una ecografía del aparato urinario.
En el gato, tanto los machos como las hembras adoptan la misma postura para orinar- agachan el tercio posterior- cuando dicha conducta no tiene finalidad de marcaje territorial. Cuando una hembra o un macho felino están marcando eliminan la orina hacia atrás al tiempo que mantienen el cuerpo erguido y la cola levantada, y tan sólo ocasionalmente lo hacen agachando el tercio posterior.
Además, el gato cuando realiza una conducta normal de eliminación escarba una pequeña depresión con sus extremidades posteriores, en la que deposita sus heces o su orina, y después las cubre con el sustrato que tiene en su bandeja.
Curiosamente la secuencia que se produce durante la micción/defecación, depende de las sensaciones que ése sustrato le produce al gato. Si no es de su agrado, defecará u orinará en un lugar distinto. También puede ocurrir que ése sustrato sea de su agrado para defecar, pero no para orinar, o viceversa. Los sustratos con olor intenso suelen provocar este tipo de problemas, o bien estar provocados por cambios de marca demasiado frecuentes. Ademas del sustrato propiamente dicho, la localización del mismo es también importante, y un cambio de lugar puede provocar problemas de eliminación inadecuada. El factor más importante que determina la aceptación del sustrato es el tamaño de las partículas; la mayoría de los gatos prefieren las partículas pequeñas. Los forros de las bandejas no suelen ser del agrado de los gatos. Me refiero a esas bolsas de plástico que muchos ponéis para que su vaciado sea más sencillo.
El marcaje territorial con orina es uno de los problemas de comportamiento más frecuentes. Suele aparecer en los machos no castrados y maduros alrededor de los 6-7 meses, y en las hembras suele coincidir con los periodos de celo. Aún así el problema puede presentarse en hembras y machos castrados.
Curiosamente existe una marcada variabilidad entre individuos, es decir, no se trata de un comportamiento generalizado, existiendo machos y hembras sin castrar que nunca a lo largo de su vida realizan este tipo de conductas, por lo que los etólogos piensan que seguramente existe un componente genético en el desarrollo de estas conductas.
El ambiente que rodea al gato es un factor sumamente importante y que debe ser tenido en cuenta. Si existen estímulos olfativos provenientes de otros gatos, la aparición del marcaje será mucho más frecuente. La explicación de este fenómeno es lógica, teniendo en cuenta que el marcaje territorial tiene una función comunicativa, y las feromonas presentes en la orina aportan información acerca de la identidad, y en el caso de las hembras, del estado de receptividad sexual del emisor.
Se ha comprobado que determinados medicamentos, en especial los ansiolíticos disminuyen este tipo de conductas, lo que nos hace pensar que deben estar influenciadas por estados de ansiedad o de estrés: nuevas personas o animales en el domicilio, cambio de él, cambios en el entorno físico del animal, y cambios en la rutina a las que el animal está acostumbrado.
Cuando un gato presenta un comportamiento anormal en cuanto a la emisión de orina, habrá que estudiar (cómo he dicho antes) si se trata de un problema derivado de alguna enfermedad, en especial de las vías urinarias. Una vez descartada esta posibilidad, determinaremos que se trata de un problema de conducta, y lo trataremos como tal.
En primer lugar habrá que fijarse en la postura que adopta el gato, para saber si está marcando o lo está haciendo por aversión al sustrato, por qué no le gusta el lugar donde tiene la cubeta, o por qué tiene ansiedad o está estresado.
La cantidad de orina depositada también debe ser tenida en cuenta, ya que cuando un gato marca el territorio lo hace con volúmenes muy pequeños de orina, y suele hacerlo en superficies verticales (puertas, trozos de pared cercanos a puertas y ventanas) y objetos recién introducidos).
Las áreas marcadas deben ser lavadas con un limpiador enzimático. Rociar las áreas marcadas con repelentes es controvertido. La aplicación de análogos de feromonas en forma de pulverizador o difusor puede reducir el marcaje.
Un objeto que curiosamente marcaban algunos de los gatos que he tenido en casa, eran los zapatos, y muchas veces me he preguntado si sería para tapar el olor que ellos eran capaces de percibir en ellos, derivado del que los animales que visitan mi clínica habían dejado en ellos. Curiosamente, cada vez que volvía a casa era lo primero que olisqueaban, y lo mismo hacían con la ropa de trabajo cuando la llevaba a casa para ser lavada.
Los gatos que marcan también depositan su orina en la bandeja colocada a tal efecto.
El marcaje con heces es sumamente raro, por lo que, si la micción inadecuada va acompañada de defecación inadecuada, es poco probable que el problema sea de marcaje (a no ser que el animal presente dos problemas distintos al mismo tiempo).
La limpieza poco frecuente de la bandeja o la utilización para ello de sustancias desodorantes, también puede ser el causante del problema. Aunque parezca poco higiénico los areneros deberían ser limpiados a diario y lavados sólo con agua caliente con cierta frecuencia. La presencia de determinados objetos o ruidos perceptibles o no por nosotros, también pueden hacer que el gato decida orinar o defecar donde debe. Un caso relativamente frecuente se da en gatos en que la bandeja se encuentra en el mismo sitio o próximo a electrodomésticos que de vez en cuando hacen mucho ruido como son el lavaplatos, la secadora o la lavadora.
Tampoco es extraño encontrarnos con gatos que en un momento determinado sintieron dolor al defecar u orinar en un sustrato determinado, y que decidan por ello hacerlo en un lugar diferente.
En el caso de machos no castrados, la solución es la castración, ya que funciona en el 80-90% de los casos. El efecto se suele conseguir de forma inmediata, aunque en casos excepcionales puede tardar meses. Lo que esta demostrado suficientemente es que la edad a la que se produce la castración no influye en este sentido.
En caso de hembras o machos castrados o machos que no se desee castrar se utilizarán tratamientos farmacológicos. Durante mucho tiempo se utilizaron los progestágenos, pero dado que sus efectos secundarios pueden ser graves (cáncer y diabetes), y que los ansiolíticos suelen conseguir el mismo efecto, han quedado en desuso.
Cómo recurso último y habiendo fracasado todas las opciones anteriores, existe la tractotomía olfatoria, que sólo se practicará ante la exigencia del propietario de practicar la eutanasia. Debe quedar claro que ningún veterinario debería ofrecerse a realizarla si no está seguro de que el propietario ha hecho todo lo que se le ha indicado.
De forma ocasional, el gato defeca en lugares inadecuados y muy destacados, probablemente impregnados del olor de una determinada persona. Esta conducta debe considerarse similar al marcaje, y el tratamiento con ansiolíticos debe ser eficaz. Actualmente se piensa que los gatos que marcan mediante una micción o defecación completa los lugares con alta concentración de olor humano (alfombrillas de baño, camas, ropa sucia…), parecen indicar que el gato tiene un conflicto con la persona cuyo olor marca con orina o heces.
El número de bandejas o areneros en una casa, debe ser igual al del número de gatos, más uno. Es obvio que además, serán necesarios varios recipientes con agua y comida.

MARCAJE TERRITORIAL CON LAS UÑAS

Los destrozos que en muchas ocasiones provocan los gatos con las uñas son motivo de consulta frecuente en nuestra clínica. En realidad se trata de una función de marcaje, y el rascado deja tanto una señal visual como olfativa; la señal olfativa es debida a la secreción de las glándulas interdigitales. Dado que se presenta muy tempranamente, no resulta demasiado complicado acostumbrar al gato a hacerlo en lugares adecuados, siempre y cuando le dediquemos tiempo y paciencia.
Los rascadores se colocarán en un principio en los lugares que el gato utiliza para dormir. El material a utilizar puede ser madera, corcho, esparto, tela de la utilizada para fabricar felpudos…La altura debe facilitar al gato alcanzarla con sus extremidades anteriores, mientras se apoya en las posteriores.
Si el gato ya ha adquirido la costumbre de utilizar objetos no deseados como sillas o sofás, será útil colocar rascadores en zonas próximas a donde se encuentran dichos objetos, y llevarle a ellos cuando se le pille in fraganti. En muchas ocasiones una silla o un sofá viejos pueden ser de utilidad, aunque podrán confundir al gato y hacerle pensar que puede utilizar todos los objetos similares que encuentre a su alrededor. Aún así, lo que ocurre con más frecuencia es que una vez que el gato ha escogido un lugar determinado, se afile y marque con las uñas siempre en él.
El gran problema se presenta cuando todas nuestras iniciativas han fracasado, y vosotros, propietarios nos planteáis la extirpación de las uñas o la eutanasia. Yo soy de los veterinarios a los que no les gustan este tipo de prácticas, pero tampoco podemos engañarnos: prefiero a un gato vivo sin uñas, que a un gato eutanasiado por una cuestión de comportamiento.
Estoy convencido de que a pesar de los potentes analgésicos que podemos utilizar, el dolor postquirúrgico es intenso. Serán necesarias muchas curas tras la operación con la colocación de incómodos vendajes que dificultarán la movilidad del gato, y en ocasiones se presentarán infecciones óseas en las zonas de amputación, por lo que antibióterapia será muy importante.
Se debe tener en cuenta ademas, que los gatos utilizan las uñas para pelear con otros gatos. Por tanto, si el animal tiene contacto con otros gatos, y particularmente se trata de un macho entero, la extirpación de las uñas no es una buena opción.
Existen desde hace tiempo unas fundas de goma que se colocan en las uñas y que pueden servir de alternativa. A mi la verdad es que no me convencen en absoluto. Las uñas seguirán su crecimiento natural por lo que será necesario cambiarlas con mucha frecuencia.

enero 19, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del gato, Veterinaria | , , | 20 comentarios

ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA EN EL PERRO

LA PRÓSTATA

Se trata de una glándula sexual accesoria de los perros machos cuya función secretora depende de las hormonas sexuales. Tanto la castración quirúrgica como la farmacológica provocan su atrofia.
El líquido prostático forma la primera y la tercera fracciones del eyaculado y posiblemente ayuda al transporte del esperma. La fracción prostática supone más del 97% del volumen del eyaculado.
La mayoría de las enfermedades que afectan a la próstata implican un aumento de su tamaño (prostamegalia).
En condiciones normales, su tamaño estará en función del peso corporal y de la edad, aunque os puedo decir como curiosidad que los Scottish terriers tienen una próstata cuatro veces más grande que los perros de otras razas de peso y edad semejantes.
La hipertrofia de la glándula es muy común en perros de más de 5 años, y en muchas ocasiones, aún estando afectada, los perros permanecen asintomáticos.
Los síntomas más frecuentes son: secreción uretral, hematuria (sangre en la orina) y tenesmo (necesidad frecuente de orinar). La secreción uretral, puede ser clara, purulenta o hemorrágica. La presencia de este tipo de secreción, en especial la de tipo hemorrágico, puede exacerbarse por la excitación sexual. Aunque se ha descrito mucho como signo clínico asociado a enfermedad prostática, el tenesmo sólo está presente cuando la próstata presenta un aumento de tamaño patológico. Otros signos asociados a enfermedad prostática son fiebre, adelgazamiento, marcha anormal de miembros posteriores y dolor abdominal caudal.
Por palpación rectal y abdominal conjuntas podremos valorar su tamaño, su movilidad y si hay o no dolor.
La ecografía transabdominal es la mejor manera técnica de imagen para evaluarla y además nos permitirá visualizar otras estructuras próximas como la vejiga y la uretra. La localización, el tamaño y el contorno pueden evaluarse mediante una radiografía, aunque la presencia de estructuras óseas cercanas impiden muchas veces una valoración adecuada. La tomografía computarizda (TC) y la resonancia magnética (RM) son técnicas excelentes para visualizar la próstata, pero tienen el gran inconveniente del precio y de que habrá que inmovilizar al perro con anestesia general. Además, todavía no están bien establecidos los tamaños prostáticos normales en el uso de estas técnicas.
Ante la sospecha de una enfermedad en la glándula prostática se deberá hacer un análisis del líquido prostatico. La manera más sencilla de obtenerlo es provocando la eyaculación mediante masturbación manual. Una vez obtenido se hará una citología y un cultivo. Existe la posibilidad de realizar una biopsia, pero esta técnica cuenta con numerosas complicaciones que podrían transformar un problema de próstata benigno en algo más grave.

HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA

La HPB es la anomalía más frecuente en los perros machos enteros, y se presenta en el 100% de los perros ancianos no castrados. Un curioso estudio realizado en beagles, demostró que el 16% tenían HPB a los dos años, y el 50% a los 5 años de edad. Después de los 4 años la presencia de quistes puede acompañar a la hiperplasia. Estos quistes pueden predisponer a la próstata a sufrir infecciones bacterianas.
Los signos clínicos que acompañan a esta enfermedad son secreción uretral hemorrágica, hematuria, hemosperma, y tenesmo. Sin embargo es importante saber que muchos perros con esta enfermedad no manifiestan síntomas.
El tratamiento para esta afección en los machos que no se dedican a la crianza es la castracción, ya que, en tan sólo 7-10 días, se consigue una importante disminución del tamaño de la glándula. Las medicaciones a base de finasterida pueden ser útiles si no se quiere someter al perro a la cirugía. El problema es que, una vez retirada la medicación, la próstata volverá a aumentar de tamaño.
Se pueden utilizar para su tratamiento una serie de hormonas y antihormonas que provocarán la disminución del tamaño de la próstata, con el inconveniente de que pueden afectar a la capacidad reproductora, por lo que no deberían ser usados en perros que estén destinados a la crianza. Los estrógenos, por ejemplo, que también han sido utilizados para tratar esta enfermedad podrían provocar mielosupresión y formación de abscesos en la glándula.
Recientemente ha aparecido un nuevo producto de prescripción veterinaria para el tratamiento de esta enfermedad. Su composición es a base de acetato de osaterona. Se administra durante 7 días, y según los estudios clínicos el efecto persiste durante 6 meses, momento en el que habrá que evaluar si debe ser administrado nuevamente. Según se indica no afecta a la capacidad reproductora de los perros.

PROSTATITIS BACTERIANA CRÓNICA

La PBC es el segundo trastorno más frecuente en la próstata de los perros no castrados. Se presenta por la extensión de las bacterias desde la uretra o a través de la sangre.
El perro afectado, presentará infecciones urinarias recurrentes, sangre en la orina, secreción uretral purulenta o hemorrágica, tenesmo y estreñimiento. Es muy típico en estos casos que tras la aplicación del tratamiento con antibióticos oportuno, y a pesar de que desaparezcan los gérmenes de la orina, al poco tiempo vuelva a presentarse la infección. Esto es debido a que las bacterias persisten en la próstata. Los perros tendrán con mucha frecuencia un goteo constante o intermitente de exudado sanguinolento o purulento del pene, independientemente de la orina.
El estreñimiento suele ser debido a que el perro intentará evitar el dolor que se presenta a la hora de defecar.
Una vez realizadas las pruebas oportunas que he comentado anteriormente, será el momento de establecer el tratamiento. Pues bien, debéis saber que la PBC es difícil de tratar, ya que la mayoría de los antimicrobianos llegan mal a la glándula.
Aún así, algunos de ellos se han mostrado muy útiles, pero es sumamente importante hacer tratamientos largos, de por lo menos 4 a 6 semanas, aunque los signos clínicos desaparezcan antes.
Es importante que sepáis que la castración facilitará la curación, y en caso de que el perro tenga un gran valor genético, se deberá administrar también finasterida para tratar la HPB que siempre estará presente en los casos de PBC.

CARCINOMA DE PRÓSTATA

Es el trastorno más frecuente en los perros castrados. No se ha demostrado que la edad de castración influya en su aparición. Se observa en perros después de los 6 años. No se han descrito tumores benignos de próstata y las metástasis más frecuentes se presentarán en ganglios linfáticos sublumbares, columna vertebral y pulmones.
Los síntomas clínicos asociados al carcinoma de próstata incluyen hematuria, estranguria (micción escasa y dolorosa),  e incontinencia, tenesmo, pérdida de peso y falta de apetito.
Curiosamente, en los perros no castrados, la presencia del carcinoma no siempre se asocia a aumento del tamaño de la próstata, y sin embargo si se asocia en los castrados.
El pronóstico de estos perros es bastante malo, y el tratamiento no deja de ser paliativo y consiste en la extirpación de la glándula junto a la castración, aunque no esté demostrado que las hormonas sexuales masculinas tengan nada que ver en la presentación de este tipo de cáncer.
El uso de la radioterapia ortovoltaica intraoperatoria (radioterapia de tumores prostáticos expuestos quirúrgicamente) es el mejor tratamiento en la actualidad en perro sin metástasis que ya aumentan la supervivencia en 9 meses.
Algunos fármacos se han mostrado útiles para reducir el tamaño de los tumores e incluso en algunos casos han permitido su remisión total.

PROSTATITIS BACTERIANA AGUDA Y ABSCESO PROSTÁTICO

No son enfermedades que diagnostiquemos con demasiada frecuencia en los perros. La presencia de abscesos se asocia a veces a la hiperplasia benigna de próstata, y como dije antes a la administración de estrógenos.
Los signos clínicos que se presentarán son fiebre, depresión, vómitos, falta de apetito, anomalías en la marcha y dolor abdominal caudal.
En la prostatitis bacteriana, el tamaño de la próstata es normal, mientras que en el caso de los abscesos suele estar aumentada de tamaño.
Mientras que la prostatitis suele remitir con tratamientos antibióticos, los abscesos requerirán tratamientos quirúrgicos que muchas veces irán acompañados de serias complicaciones, o bien el drenaje del absceso a través de ecografía.
La castración en el caso de los abscesos no se ha demostrado útil.

QUISTES PARAPROSTATICOS

La causa de la aparición de este tipo de quistes es desconocida. Son de un gran tamaño y se localizan en la parte exterior del tejido de la glándula. En una radiografía aparecen como una segunda vejiga, y se suelen diagnosticar cuando por su tamaño chocan con la uretra o con el colon. Cuando producen signos de enfermedad deben ser extirpados.prostata

enero 19, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro | , , , , , | 175 comentarios

TRASTORNOS DE LA MICCIÓN EN EL PERRO

TRASTORNOS DE LA MICCIÓN EN EL PERRO


TRASTORNOS DE LA MICCIÓN: ¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

La función de la vejiga y la uretra consiste en almacenar y eliminar orina. Los perros con enfermedad de las vías urinarias bajas o inferiores suelen mostrar signos de inflamación o irritación de la vejiga y la uretra. Cuando acudís con vuestros perros a la consulta es porque habéis observado alguna manifestación poco habitual en el momento en que orinan. Unas veces será que el color habitual ha cambiado (sanguinolento, amarillento, demasiado claro, verdoso…), otras porque el número de micciones aumenta de forma considerable, otras porque habéis encontrado orina en casa, siendo vuestro perro un animal que sólo se orina en la calle. En otras ocasiones podéis observar que pese a los intentos de micción, el perro expulsa tan sólo unas gotas o que incluso no hay micción. Todos estos síntomas tienen un nombre técnico que más adelante definiré y explicaré.
Podemos decir que los trastornos de la micción pueden producir una infección de vías urinarias resistente al tratamiento, que pueden dar lugar a pielonefritis (infección renal) y, en último lugar, a una enfermedad renal. Los trastornos relacionados con el sistema nervioso (neurógenos), pueden provocar incontinencia por desbordamiento, y los no neurógenos, comprenden procesos como infecciones, inflamación, cálculos y tumores.
Los veterinarios ante un problema relacionado con la micción, echaremos mano de un amplio arsenal de técnicas diagnósticas para establecer las causas de la enfermedad, y aplicar el tratamiento adecuado. Lo primero que os vamos a pedir es una muestra de orina. Nuestra solicitud es aceptada de buen grado por muchos de vosotros, aunque a veces algún cliente me ha mirado con cara de “poker” cuando le hecho esta sugerencia. Si el perro colabora no será difícil. El mejor momento será cuando salga por la mañana, ya que el volumen de orina a eliminar será grande. Habrá eso si que acertar a colocar el recipiente para orina en el lugar adecuado. En caso de que el perro se orine en casa, la recogida será mucho más fácil, ya que bastará con recogerla del suelo con una jeringuilla. Con las hembras resulta un poco más engorroso, pero también se puede conseguir. Casi nunca he tenido que echar mano del sondaje o de la cistocentesis (punción de vejiga) para obtener una muestra, salvo que sea necesaria la realización de un cultivo microbiológico, que requiere la recolección de una orina estéril o se haya producido una obstrucción que impide la evacuación de la orina.. No os podéis imaginar la cantidad de información que podemos obtener de un simple análisis de orina. Yo, si puedo evitar hacer pasar un mal rato a vuestro perro con la introducción de una sonda, desde luego, lo evito.
La segunda fase consistirá en una analítica sanguínea completa. La medición de valores como la urea y la creatinina nos servirá para saber si los riñones están afectados, y el hemograma nos dirá si estamos ante un proceso infeccioso o inflamatorio.
Una vez realizados estos análisis de rutina e interpretados los resultados, estaremos lo suficientemente informados para seguir con las pesquisas diagnósticas, que incluyen una serie de pruebas que luego comentaré.. Su realización no siempre será necesaria, por lo menos como primera opción. Me explico: Si a través de las pruebas rutinarias anteriormente nombradas podemos establecer un diagnóstico más o menos correcto, yo por lo menos, no echare mano de ecografías, radiografías e incluso cistoscopias. Otra cosa será, que si una vez establecido un tratamiento y esperado un tiempo prudencial no hemos resuelto el problema, o se resolvió y al poco tiempo volvió a aparecer tengamos que hacer uso de ellas. Digamos que esto no lo hacemos por capricho, sino por evitar que por una simple inflamación de vejiga vuestro bolsillo se vea considerablemente resentido.

CAUSAS DE LOS TRASTORNOS DE LA MICCIÓN

Los trastornos de la micción tienen numerosas etiologías, pero pueden clasificarse en neurógenas y no neurógenas. No me voy a alargar demasiado su explicación porque serían necesarios ciertos conocimientos de la funcionalidad del sistema nervioso.
-Por causas neúrogenas
Uno de los trastornos es lo que se conoce como “vejiga atónica” que se debe a lesiones que afectan a los segmentos sacros de la médula espinal (enfermedad de los discos intervertebrales, síndrome de cola de caballo, luxaciones y fracturas de vértebras y tumores). Lo que se produce es una incontinencia por rebosamiento, ya que el músculo y el esfínter de la vejiga no son capaces de impedir la salida de la orina. La vejiga, que estará muy blanda, podrá ser vaciada manualmente con facilidad
Lo que se conoce como “vejiga automática” está provocado por lesiones que se localizan en las vértebras lumbares debidas a enfermedades del disco intervertebral, tumores o traumatismos. Se presenta dificultad para orinar porque el músculo y el esfínter uretral se encuentran contraídos parcialmente. Al contrario que en el caso anterior, la vejiga se encontrará muy dura, y su presión deberá evitarse dado el riesgo de rotura. El vaciado se hará por sondaje.
Lo que se conoce como “disautonomía” es una patología más propia de gatos, pero también ha sido diagnosticada en perros. Se debe a una disfunción del sistema nervioso autónomo, de causa desconocida. La vejiga estará atónica, presentándose incontinencia por rebosamiento de la vejiga.
-Por causas no neúrogenas
La alteración se localiza en el músculo detrusor de la vejiga propiamente dicho. Se puede producir por la presencia de cálculos que se localizan en la vejiga o en la uretra, tumores, inflamaciones de la uretra, semiobstrucciones uretrales y enfermedad prostática. Como consecuencia de las obstrucciones, la orina no puede ser eliminada con normalidad, aumentando paulatinamente su contenido en la vejiga, hasta que la presión intravesical supera la resistencia uretral. Una vez superada esta resistencia se produce el rebosamiento de la orina.

INCONTINENCIA URINARIA

Es la incapacidad de controlar voluntariamente el paso de la orina a través de la uretra. La enuresis es la incontinencia urinaria que se produce durante el sueño; es un hallazgo frecuente en perros con incompetencia uretral. En otros casos se puede producir lo que conocemos por nicturia que es la presencia de micciones excesivas durante la noche, aunque esto es más frecuente en animales con poliuria (aumento del volumen de orina).
-Trastornos neurológicos

Cualquier lesión neurológica que afecte al reflejo de la micción puede provocar una micción anormal. Estas lesiones se suelen localizar en los nervios localizados en las vértebras sacras o como consecuencia de enfermedades de la columna que se localizan a nivel de la zona lumbosacra.

-Trastornos no neurológicos

La incontinencia puede asociarse a trastornos funcionales y anatómicos de la uretra o de la vejiga urinaria. Aparece ha menudo en perros castrados. A veces es debida a la incapacidad del músculo detrusor, y se caracteriza por la incapacidad de la vejiga para relajarse durante la fase de almacenamiento. Más raramente, la incontinencia puede aparecer en perros afectados por infecciones urinarias debido a una mayor necesidad de orinar, y en aquellos que tienen una obstrucción parcial de la salida de la orina (cálculos pequeños). Otra alteración que puede provocar incontinencia es la existencia de uréteres ectópicos. Se trata de un defecto embrionario que hace que los uréteres en vez de terminar en la vejiga lo hacen en la uretra o en la vagina.
Existe un tipo de incontinencia urinaria, bastante frecuente, que se da en perras castradas. Surge meses o años después de la esterilización. Se produce por una incompetencia del esfínter uretral por un déficit hormonal, y suele responder bien a los tratamientos adecuados.

ENFERMEDADES INFLAMATORIAS DE LA VEGIGA Y DE LA URETRA

La inflamación de la vejiga y de la uretra se denomina cistitis y uretritis respectivamente. Debéis saber que la mayoría de las enfermedades que producen inflamación de las vías urinarias inferiores (VUI) afectan tanto a la vejiga como a la uretra. Los signos clínicos son disuria (micción dolorosa o con dificultad), estranguria (esfuerzos de micción), polaquiuria (emisión frecuente de pequeñas cantidades de orina) y hematuria (presencia de sangre en la orina).
La enfermedad inflamatoria más frecuente en los perros es con diferencia, la infección bacteriana de vejiga y uretra, que se puede desarrollar con carácter agudo o crónico. A veces, las causa de estas infecciones no son bacterias, sino hongos o levaduras, en especial la candida albicans, que muchas veces se desarrolla de forma secundaria por el excesivo uso de antibióticos. Es importante que sepáis que los hongos no se encuentran normalmente en la orina de animales sanos, como si ocurre con las bacterias.. Además de las candidas, pueden ser provocadas por Criptococcus, Aspergillus y Blastomyces.
Otro tipo de cistitis es la llamada polipoide, que se caracteriza por el desarrollo de pólipos. Se suele presentar como consecuencia de procesos inflamatorios de la vejiga que llevan mucho tiempo provocados por infecciones o por cálculos. Es más frecuente en hembras que en machos. En ocasiones desaparecen espontáneamente pero suele ser necesaria su eliminación por cirugía ya que es sumamente difícil diferenciarlos de tumores vesicales (carcinomas). Otros tipos de cistitis son la enfisematosa, la cistitis por ciclofosfamida y las cistitis parasitarias por capillarias.
Dado que la que se presenta con más frecuencia es la cistitis bacteriana os diré que se produce cuando un número de bacterias suficiente se adhiere, crece, se replica e invade la vejiga urinaria. Son muchas las bacterias capaces de provocarlas y normalmente entran en la vejiga por vía ascendente, es decir desde la uretra. Más raramente pueden proceder de riñón, próstata o de la sangre.

UROLITIASIS

La formación de cálculos en la vejiga va precedida de la aparición de cristales microscópicos. Cuando estos cristales dan lugar a formaciones macroscópicas reciben el nombre de urolitos o cálculos. Podemos decir por tanto que los cálculos son concreciones policristalinas que contienen típicamente un 90-95% de cristaloides y menos de 5-10% de matriz orgánica. Existen muchos tipos que podéis consultar en la tabla adjunta:

-Fosfato amónico magnésico (estruvita)
-Oxalato cálcico.
-Purinas:-Urato ácido de amonio.
-Urato ácido de sodio.
-Ácido úrico.
-Urato sódico-cálcico.
-Xantina.
-Cistina
-Fosfato cálcico:-Carbonato de calcio (apatita)
-Fosfato de calcio (hidroxiapatita)
-Fosfato ácido de calcio hidratado.
-Fosfato tricálcico.
-Sílice
-Mixtos.

Podemos considerar que los cálculos más frecuentes en los perros son los de estruvita y los de oxalato. Mención aparte merecen los cálculos de ácido úrico que se presentan exclusivamente en la raza dálmata, debido a su peculiar metabolismo con respecto a este elemento químico, aunque curiosamente también ha sido descrita en algunos bulldog ingleses
Los cálculos de estruvita se suelen presentar cuando hay una excesiva alcalinización de la orina (PH de la orina por encima de 7), debido a dietas ricas en magnesio, fósforo y proteinas.
Los cálculos de oxalato se presentarán cuando existan factores metabólicos que promuevan un la presencia en exceso de calcio en la orina, como son la hiperabsorción de calcio, la acidosis metabólica y la hipercalcemia.
A nivel clínico, cualquier perro afectado por la presencia de cálculos en su vejiga va a presentar disuria y hematuria, incontinencia urinaria, micción inoportuna, estranguria e imposibilidad de orinar, eliminación con la orina de urolitos y signos intensivos de obstrucción urinaria: anorexia, letargo, vómitos y depresión. Cuando un cálculo obstruye por completo la salida de orina estaremos ante una urgencia médica. Será imprescindible la desobstrucción mediante sondaje y si con esto no es suficiente se hará necesaria la intervención quirúrgica.
Aún así conozco casos, especialmente en hembras, que pueden tener ocupada su vejiga por uno o dos, y a veces más cálculos sin manifestar síntoma alguno.
La presencia de otros de los cálculos anteriormente mencionados, es bastante más infrecuente, por lo que no voy a extenderme en el presente artículo para hablar de ellos. Las sintomatologías serán similares a las descritas y una vez extirpados si es que se hace necesario, deberán ser analizados para saber su composición química y las pautas a seguir en cuanto a alimentación y tratamientos con posterioridad.
Algunos de los cálculos nombrados podrán ser eliminados mediante tratamientos dietéticos y mediante el uso de medicamentos, pero en la mayoría de las ocasiones se hará necesaria la intervención quirúrgica. Muchos de ellos una vez extirpados, no volverán a aparecer si se establecen los tratamientos dietéticos y terapéuticos oportunos. Evidentemente conseguir este fin será más fácil si somos capaces de establecer la causa por la que se presentan en determinados perros. Quiero decir que si se deben a un problema metabólico, y no lo solucionamos, veremos como al cabo del tiempo vuelven a reaparecer.
NEOPLASIAS
La presencia de tumores en las VUI es más frecuenta en hembras que en machos, siendo el carcinoma de células de transición el más frecuente. Los tumores secundarios en la vejiga son raros, y si aparecen suelen ser metástasis de tumores de uretra o de próstata. Los síntomas en un principio serán muy similares a los que observamos cuando hay presencia de cálculos, aunque cuando llevan tiempo asentados, podremos observar otras manifestaciones de mayor gravedad. Ni que decir tiene que el tratamiento de elección será la eliminación quirúrgica. El pronóstico es bueno para los tumores benignos y para los malignos que han sido totalmente extirpados. El problema es cuando nos encontramos con vejigas totalmente invadidas. La cistectomía total (extirpación completa de la vejiga) y la desviación de la orina se han asociado con complicaciones inaceptables como acidosis metabólica, pielonefritis, insuficiencia renal y septicemia.
La quimioterapia en tipos de cáncer de vejiga muy extendidos e inoperables no tiene ninguna utilidad.
TRAUMATISMO DE VEJIGA
Las lesiones de la vejiga urinaria pueden ser causadas por traumatismos abdominales romos (automóviles, patadas o caídas) o penetrantes (cuchillos, escalpelos, agujas, balas o fragmentos de hueso fracturado)
La vejiga también puede ser lesionada por palpación o presión exagerada cuando está debilitada, por inserción excesiva de catéteres urinarios rígidos y por hiperdistensión de la luz vesical por otras maniobras diagnósticas.
En estos casos la presencia de sangre en la orina será habitual y como complicaciones serías, habrá peritonitis y/o ascitis. En los casos graves se podrá observar anorexia, depresión, dolor abdominal, y vómitos cuando se desarrolla azotemia y peritonitis. Otra complicación puede ser la presentación de una hernia extraperitoneal pudiendo palparse una vejiga distendida en el saco herninario.

Al principio del artículo me referí al análisis de orina como una importante fuente de información para los veterinarios, cuando nos encontramos con un perro que presenta trastornos de la micción. Lo cierto es que así es, pero en muchas ocasiones los datos que nos aportan son insuficientes. Es entonces cuando recurrimos a una serie de pruebas que en muchas ocasiones se hacen indispensables.
Las radiografías abdominales deben incluir todo el aparato urinario. La ecografía abdominal del aparato genitourinario es un complemento útil de las radiografías, aunque esta técnica tiene la limitación de que, a menos que también se realice una ecografía transrectal, no se visualiza la uretra. La ecografía requiere que la vejiga contenga una importante cantidad de orina en el momento de su realización, lo que no siempre es fácil tratándose de perros.
Actualmente la cistoscopia se está convirtiendo en parte integral de la evaluación diagnóstica de los perros con enfermedades persistentes o recurrentes de VUI. Aunque es mínimamente invasiva, requiere anestesia general para que el animal no se mueva. Esta técnica resulta especialmente útil para la visualización de problemas anatómicos y para la obtención de biopsias y cultivos microbiológicos. Otras técnicas que se utilizan a veces son las radiografías de contraste, y la introducción de aire a través de una sonda urinaria para hinchar la vejiga.
En resumen, como habéis leído son muchos los trastornos que afectan a las vías urinarias bajas de vuestros compañeros. Casi todos, incluso aquellos en que se produce una incontinencia urinaria, tienen tratamiento y por tanto pueden ser curados o como mínimo controlados en mayor o menor grado. En muchas ocasiones estos problemas los achacáis a la edad de vuestros perros, y pensáis que no tienen solución. Como habéis leído son muchos los problemas que derivan de lesiones o patologías de la columna vertebral a nivel de vértebras sacras y lumbares, pero muchas veces la simple aplicación de antiinflamatorios o de relajantes musculares será suficiente para evitar por ejemplo esas pérdidas de orina que muchas veces tenéis que recoger del suelo de vuestros hogares. En otras ocasiones será necesario el uso de medicamentos muy específicos, en especial en aquellos casos en que la incontinencia se presente por problemas localizados en el esfínter de la vejiga o en el músculo detrusor, pero debéis saber que en la mayoría de las ocasiones estos tratamientos dan unos excelentes resultados mejorando la calidad de vida de vuestros compañeros y por extensión de la vuestra.
José Enrique Zaldívar Laguía
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A.
28045-Madrid

enero 19, 2009 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Enfermedades del perro | , , , , , , | 57 comentarios

-DIROFILARIAS EN PERROS

DIROFILARIOSIS EN PERROS


DIROFILARIOSIS EN PERROS (Enfermedad del Gusano del Corazón)

Se trata de una enfermedad que se transmite por la picadura de un mosquito. El mosquito picará al perro introduciendo lo que se conoce como larva 3 en su piel. Es allí, donde pasarán por dos estadios más, para a los 70-110 días después de la picadura, pasar al torrente sanguíneo, y de allí, a las arterias pulmonares.

La enfermedad por gusanos del corazón en los perros carece de predilecciones etarias o raciales específicas. La mayoría de los animales afectados tiene entre 4 y 8 años de edad, pero lo cierto es que puede aparecer en perros de cualquier edad, incluso en cachorros de meses. Curiosamente los machos enferman 2-4 veces más que las hembras. Así mismo, las razas grandes, y los que viven el exterior, tienen mucho más riesgo de infección que las razas pequeñas o los perros caseros. El largo del pelaje no tiene incidencia en la enfermedad, ya que el mosquito transmisor pica en zonas desprovistas de pelo.

Curiosamente muchos perros son asintomáticos cuando se les detecta la enfermedad en un análisis rutinario. A pesar de esto, algunos de estos animales, tienen antecedentes de haber presentado disnea de esfuerzo, fatiga, tos, hemorragia nasal, pérdida de peso, o signos de insuficiencia cardiaca derecha. En alguna ocasión estos perros presentaron modificación del ladrido o su pérdida. En los primeros estadios de la enfermedad los síntomas pueden ser leves e incluso estar ausentes, pero no debemos descuidarnos, ya que en muchas ocasiones se trata de una enfermedad devastadora. Debido a la longitud del ciclo del parásito, los síntomas rara vez aparecen antes de transcurrido un año después de la infección, y generalmente no resultan evidentes hasta varios años después.

Una vez instaurada y desarrollada la enfermedad, los síntomas se harán evidentes, con mala condición corporal, aumento del ritmo respiratorio o disnea, distensión o pulsaciones venosas yugulares, ascitis, u otra evidencia de insuficiencia cardiaca derecha. La auscultación de estos perros ofrece signos bastante claros de que pueden padecerla.

Si hay migración de larvas a otros lugares como sistema nervioso central, ojos, arterias femorales, subcutis, cavidad peritoneal y otros, aparecerán signos relacionados.

Existen pruebas específicas para su diagnóstico, y también nos conduce a él, la visualización de microfilarias en una extensión de sangre fresca que será observada al microscopio. Existen técnicas de concentración para que este tipo de análisis tengan mayor fiabilidad. Debemos saber que entre un 20-75% de los perros infectados no presentan microfilarias circulantes.

Las imágenes obtenidas en un estudio radiológico pueden ser normales en el inicio de la enfermedad, aunque los cambios marcados aparecen con rapidez en los pacientes con altas cargas de parásitos, como son dilatación de determinadas venas y arterias, y agrandamiento del ventrículo derecho. A nivel broncopulmonar se pueden identificar imágenes que corresponden a procesos de neumonía, edema, infartación alveolar y fibrosis.

La ecografía también puede ser sumamente útil en el diagnóstico de la enfermedad.

El electrocardiograma suele ser normal, aunque a veces hay arritmias, y señales de agrandamiento del ventrículo derecho, corazón izquierdo pequeño y dilatación de la arteria pulmonar.

Por lo general, los gusanos cardiacos se localizan en las arterias pulmonares periféricas, aunque también se encuentran en el interior del corazón, arteria pulmonar principal, y su ramificación, y venas cavas. Además, puede haber, ascitis, y efusiones pericárdicas, o pleurales.

En el hemograma, en un 50% de los casos nos encontraremos con aumento de eosinófilos., y en un 30% de los casos habrá anemia de tipo hemolítico. La falta de plaquetas (trombocitopenia) suele ser secundaria. A veces hay un incremento leve a moderado de las enzimas hepáticas y elevaciones de la urea en sangre. Podrá haber también proteinuria e hipoalbuminemia.

Antes de iniciar el tratamiento se debe realizar un exhaustivo estudio del perro, y debe incluir una serie de placas de torax, análisis de sangre con una bioquímica completa, un hemograma, y un análisis de orina.

El tratamiento incluye el uso de adulticidas (melanosomina y tiacertarsamina). Éste último medicamento ya no se fabrica, pero aún puede ser encontrado. Una vez instaurado el tratamiento es obligado el reposo durante 4 a 6 semanas, para reducir las secuelas de los efectos del medicamento y el tromboembolismo pulmonar. El periodo de reposo para los perros de trabajo debe ser aún mayor. Tres o cuatro meses después de debería realizar un análisis para detectar parásitos. Si en dicho análisis se descubre que todavía existen vermes, habrá que pensar si resulta o no adecuado repetir el tratamiento, dependiendo de la salud del paciente, expectativas de rendimiento y edad. La destrucción completa de los vermes quizás no sea necesaria; incluso si algunos gusanos adultos sobreviven, la enfermedad arterial pulmonar habrá mejorado mucho después del tratamiento.

La melasormina (Immiticide. Lab. Merial) es eficaz contra gusanos cardiacos maduros e inmaduros, siendo los machos los que se eliminan con mayor facilidad. Se trata de un medicamento de gran potencia que puede provocar en el perro, intensos efectos secundarios: reacción local en el lugar de la inyección, que pueden ser leves o moderadas y que normalmente desaparecen por completo a las 4-12 semanas, pero en ocasiones son importantes. En algunos casos, los nódulos provocados por la inyección pueden persistir en forma indefinida. En otras ocasiones provocará tos o carraspeo. La mayoría de las reacciones observadas tras la aplicación del medicamento son de tipo conductual (tremores, letargía, inquietud, debilidad, ataxía, inestabilidad) y, respiratorios (jadeos, respiración superficial, crujidos, respiración laboriosa). La letargía, depresión y anorexia, aparecerá en el 15% de los perros tratados. Otros efectos adversos como fiebre, diarrea o vómitos son menos frecuentes.
La sobredosis con este medicamento puede ser fatal, por ser capaz de provocar edema de pulmón.

La enfermedad arterial pulmonar empeora desde los 5 hasta los 30 días después de la terapia adulticida, y es especialmente pronunciada en perros previamente sintomáticos. Los gusanos muertos y agonizantes inducen trombosis y obstrucción arterial pulmonar. Habrá depresión, taquicardia, taquipnea o disnea, tos y hemorragia nasal, y en ocasiones insuficiencia cardiaca derecha y muerte.. En estos casos, será necesario establecer el tratamiento oportuno, que consiste en recluir el perro en una jaula, inyectar corticoesteroides antes y después de haber iniciado el tratamiento, oxígeno, broncodilatadores, antibióticos, diuréticos, y a veces heparina, que será manejada con sumo cuidado por el riesgo de hemorragias.

Los resultados de los estudios serológicos son negativos en el 80% de los casos, 4 meses después de instaurado el tratamiento. El 20% restante lo será si se repite el tratamiento.
Cada tratamiento deberá ser individualizado en función del grado de infestación del paciente.

Una vez instaurado el tratamiento adulticida, tres a cuatro semanas depués, se procederá al uso de los microfilaricidas. Los más efectivos son la ivermectina y la milbemicina. Dado la gran rapidez con la actúan (3-8-12 horas) pueden provocar efectos secundarios que, aunque leves, deben ser tenidos en cuenta: letargía, inapetencia, salivación, arcadas, defecación, palidez y taquicardia. En general es suficiente con uno o dos tratamientos para acabar con todas las microfilarias.
La moxidectina y selemactina también se reconocen como microfilaricidas.

La prevención de esta enfermedad, tras leer lo que os he expuesto anteriormente, se hace indispensable, y afortunadamente contamos con excelentes productos llevarla a cabo. Lo que debe quedar claro es que sólo se debe dar a perros que vivan o que circunstancialmente vayan a viajar a zonas en que la enfermedad existe, y salvo raras excepciones, como Canarias, basta con aplicar los productos oportunos de julio a octubre.

Entre los productos a utilizar se encuentran: ivermectina, milbemicinoxima, selamectina, moxidectina, y dietilcarbamacina (no debe ser utilizada en perros con microfilarias).
Todos ellos serán aplicados cómo mínimo 15 días antes de viajar con el perro a aquellas zonas en que existe el mosquito transmisor de la enfermedad, y deben ser repetidas cada 30 días. Una vez de vuelta al lugar de residencia habitual, ya no será necesaria su aplicación, siempre y cuando se trate de zonas en que la incidencia de la enfermedad sea mínima o inexistente.

PRODUCTOS PARA LA PREVENCIÓN DE LA INFESTACIÓN POR DIROFILARIAS (Ninguno de ellos evitará la picadura del mosquito transmisor de la enfermedad, pero sí, el ciclo, lo que evitará el desarrollo de microfilarias a filarias adultas, y por lo tanto el desarrollo de la enfermedad.

-MOXIDECTINA:

-GUARDIAN (laboratorios Fort Dodge): DIVERSAS PRESENTACIONES EN COMPRIMIDOS SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

-ADVOCATE (laboratorios Bayer): DIVERSAS PRESENTACIONES EN PIPETAS SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

-SELAMECTINA:

-STRONGHOLD (laboratorios Pfizer): DIVERSAS PRESENTACIONES EN PIPETAS SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

-MILBEMICINA OXIMA:

-PROGRAM PLUS (laboratorios Novartis): DIVERSAS PRESENTACIONES EN COMPRIMIDOS SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

-MILBEMAX (Laboratorios Novartis): DIVERSAS PRESENTACIONES SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

-IVERMECTINA:

-CARDOTEK (laboratorios Merial). DIVERSAS PRESENTACIONES EN COMPRIMIDOS MASTICABLES SEGÚN EL PESO DEL PERRO.

No todas las comunidades autónomas de España, tienen por fortuna una alta incidencia de esta enfermedad. Son zonas con una alta incidencia (más del 20%) tanto las Islas Canarias, como las Islas Baleares. Muchas zonas del Mediterráneo, así como algunas de las regiones de Aragón, y Cataluña, así como de la provincia de Salamanca, también presentan una incidencia a tener en cuenta. Lo más recomendable es que un mes antes de iniciar vuestras vacaciones, consultéis con vuestro veterinario sobre la conveniencia o no de proteger a vuestro contra esta grave enfermedad.

GRADO DE PARASITISMO

SÍNTOMAS

Asintomático: No se observan signos clínicos.

Leve: Tos Leve.

Moderado: Tos, intolerancia al ejercicio, sonidos anormales en los pulmones.

Severo: Tos, intolerancia al ejercicio, dísnea, sonidos anormales en los pulmones, hepatomegalia, síncope, ascitis, sonidos cardiacos anormales, muerte.

Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

septiembre 19, 2008 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , , , | 27 comentarios

LA REPÚBLICA DE LOS GATOS

4/3/2008 Edición Impresa CRÓNICA DESDE ESTAMBUL // ANDRÉS MOURENZA

La república de los gatos

 Gatos en Estambul.
Gatos en Estambul.
ANDRÉS Mourenza

Durante los días en que el temporal de nieve se cebó en Estambul, un espeso manto de blanco silencio cubrió la ciudad del Bósforo. A través de los cristales helados de la ventana solo se oía el rugir del viento y, muy de vez en cuando, los gritos de un osado vendedor de salep (bebida caliente a base de leche y harina de orquídea) que se atrevía a desafiar la tormenta para pregonar su mercancía. ¿Y los gatos? ¿Dónde estaban los gatos que con sus maullidos quejumbrosos, sus agrias disputas y sus gritos en celo llenan la noche estambulí? Los gatos habían desaparecido bajo el temporal.
Turquía es pródiga en variedades de gatos e incluso tiene sus propias denominaciones de origen. De aquí provienen los Angora (Ankara), de largo pelaje blanco, y los extraños gatos de Van (en el este), que poseen un ojo de cada color y gustan de nadar en el lago del mismo nombre. Los gatos de Van no pueden ser, por ley, llevados fuera de Turquía, y solo cruzan la frontera en forma de lujoso regalo a reyes y jefes de Estado.
Pero si hay un lugar donde los gatos son amos y dueños de las calles, ese es Estambul. Son, como la ciudad misma, gatos mestizos, cruzados, sin ningún pedigrí, a veces sucios y siempre revoltosos. Pero son tratados con especial mimo por los estambulís, que los alimentan con lo que tienen a mano. Así, los gatos de Tarlabasi son pobres y flacos como sus habitantes y, en cambio, los de Cihangir se extienden gordos y lustrosos sobre el capó de los coches. La señora Aral, cada día, deposita frente a su casa una buena porción de pienso para gatos o incluso platos enteros de anchoas frescas. Cuando el frío obliga a los estambulís a encerrarse en casa, la anciana coloca unas mantas junto a su puerta para que se cobijen. En las puertas traseras de los restaurantes, los animales esperan siempre su ración y algunos turcos afirman, como casi todo entre bromas y veras, que si en los alrededores de una fonda no se ven gatos es que se sirve carne de felino.
El amor de los turcos por los animales callejeros siempre llamó la atención a los viajeros europeos y, cuando el general prusiano Helmut von Moltke llegó a Estambul en 1837, escribió sorprendido a un colega suyo: “Los turcos muestran caridad incluso hacia los animales. En el barrio de Üsküdar hay hasta un hospital para gatos”. Las crónicas relatan que en 1910, cuando el Gobierno de turno decidió deshacerse de 40.000 perros enviándolos a una isla desierta del Mar de Mármara (nadie tenía estómago suficiente para sacrificarlos), los habitantes de Estambul montaron en cólera. “Los estambulís valoramos mucho a los animales que viven en las calles porque durante siglos hemos compartido esta ciudad cosmopolita”, explica Elif Soyer, directora del programa Perros y gatos en las ondas.
Poco a poco, al derretirse la nieve, los gatos comenzaron a dejarse ver. Salían de debajo de los coches cubiertos de nieve que se habían convertido en improvisados iglús o de los portales en los que filantrópicos humanos les habían permitido a refugiarse. Poco a poco, volvieron a imponer su orden en las calles de Estambul. Retomaron el poder en la república de los gatos.

marzo 4, 2008 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , , | 1 Comentario

ANTES DE COMPRAR UN CACHORRO…

Dos detenidos en Valencia por vender cachorros con pedigrí falso.
Jueves, 19 de julio de 2007
La Guardia Civil de Valencia ha detenido a dos personas, acusadas de traer cachorros de perro a España de forma ilegal, para venderlos con un falso pedigrí.
Los agentes localizaron un local en El Cabanyal, sin licencia municipal como núcleo zoológico ni control sanitario de los animales. Allí almacenaban los cachorros para venderlos en mercadillos y establecimientos legales.
Los animales se importaban de Eslovaquia y viajaban durante 16 horas, en un periplo que hacía enfermar o morir a muchos de ellos. Una vez en el local, los detenidos creaban un pedigrí falso para los cachorros.
Los perritos se adquirían por 50 euros en su lugar de origen, pero en el mercado español alcanzaban los 850 euros.
La banda, que actuaba desde noviembre de 2006 en Valencia, ha podido introducir más de 200 perros de las razas Shih-Tzu, Bulldog francés e inglés, Shar Pei, Cocker inglés, Chow Chow o Pomerania.
Desde hace años la venta de perros en España se ha transformado en un gran negocio. Se ha pasado de los criadores serios y con prestigio, que dedicaban su tiempo y su dinero a la selección de ejemplares y a los concursos de belleza, a la importacion de perros de los países del Este de Europa como Hungria y Checoslovaquia (ahora Chequia y Eslovaquia). Había también quién hacía sus pinitos importando de Irlanda. Perros comprados muy baratos que aquí se vendían muy caros. Perros con pedigri, pero de escasa calidad y pureza, es decir que cumplian el standar por los pelos. Lo peor no era y en ocasiones no es esto, sino que también son vendidos con graves enfermedades congénitas.
Actualmente siguen existiendo por supuesto los buenos y selectos criadores, pero claro, sus perros en la mayoría de las ocasiones alcanzan precios que no son asequibles para todos los bolsillos.
La importación de perros de los países nombrados anteriormente sigue existiendo, y a estos se han unido otros. Los controles de calidad y salud de estos animales deja mucho que desear y dado lo barato que se compran y lo caro que se venden, la muerte durante el transporte o en las mismas tiendas, no le supone una pérdida al importador o al vendedor.
Evidentemente no debemos generalizar, pero lo que os recomiendo es que miréis y os asesoréis bien antes de decidiros a comprar uno de esos perros. Pedid siempre la factura de compra y la obligada garantia sanitaria, por si en un momento dado tenéis que presentar una reclamación.

julio 21, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Potección animal, Veterinaria | | 6 comentarios

LLEGAN LOS PERROS A LA CARTA…

Llegan los perros ‘a la carta’. ¿Y después? Con el genoma canino podemos ‘crear’ la mascota ideal. Un ensayo sin frenos éticos por ahora. LOLA GALÁN
DOMINGO – 01-07.2007. El País.
No hace mucho tiempo, el bulldog inglés era una fiera capaz de luchar con ventaja contra un toro. Pero la necesidad, al prohibirse estas peleas en el Reino Unido, a mediados del siglo XIX, llevó a sus criadores a transformar la raza. Y de aquel fiero bulldog ha quedado sólo la simpática expresión gruñona. Lo que costó décadas, cruzando animales muy seleccionados, se puede conseguir hoy en un abrir y cerrar de ojos, gracias a los avances de la genética. Desde que se secuenció hace un par de años, con notable precisión, el genoma de Tasha, una perra boxer, las pruebas de ADN, que ya eran práctica frecuente en los países más desarrollados, han abierto una nueva puerta a la manipulación genética. Una puerta de acceso a un territorio tan vasto como inquietante.Laboratorios de genética veterinaria en Norteamérica o Australia ofrecen a criadores y veterinarios toda una gama de pruebas para detectar no sólo la presencia de genes ligados a determinadas enfermedades, sino al color de la piel y el hocico de sus perros. Todo apunta a que en un plazo breve podremos escoger el tamaño de nuestra mascota, el tipo de pelo o la docilidad. Estamos a un paso de crear perros de diseño, como subrayaba hace unos días el rotativo estadounidense The New York Times.
“En realidad, las razas de perros tal y como las conocemos son un invento humano, una creación artificial”, recuerda Susana Dunner, directora del laboratorio de genética de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. “La mayoría se han conseguido en los últimos 150 años, utilizando pocos ejemplares reproductores. El bulldog, por ejemplo, se ha perfilado así”. Pero la historia nunca había discurrido tan rápida. El subgrupo de los cánidos al que pertenecen el lobo y el perro existe desde hace algo así como siete millones de años. Y hace unos 15.000 años que el perro fue domesticado. Un lento devenir que empezó a acelerarse muy recientemente, hasta el punto de que la mayor parte de las 350 razas que existen hoy para una población canina de 400 millones de individuos se han conseguido en los últimos dos siglos.
Pero ¿qué ocurrirá ahora, cuando el conocimiento del genoma de Tasha (al que se ha sumado el de otros siete congéneres) pone al alcance de la mano la posibilidad de mover los hilos del desarrollo genético de estos animales? ¿Habrá perros a la carta, con lo que el mejor amigo del hombre pasará a ser, literalmente, su creación? “Puede ser. Los avances han sido vertiginosos en los últimos años”, admite Dunner.
Pero esa celeridad puede llevarnos muy pronto al borde de un precipicio. Porque están cayendo algunos paradigmas de la genética. “Los investigadores llevábamos años advirtiendo de que el ADN basura [el ARN y otras moléculas] contenía una información muy importante. La forma codificante, ese 5% del genoma, no es la única portadora de información, sino que el restante 95% la contiene también”, dice Lluís Montoliú, investigador científico del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC. De forma que una mutación responsable de una determinada patología puede no estar en los genes. Con lo que la magnitud de la incógnita que encierra el genoma se amplía.
“Cuando se tira de un gen, se pueden arrastrar con él otras particularidades no deseadas”, advierte Dunner. A veces, enfermedades congénitas. Algo que saben bien los criadores de perros. “El caso del dálmata es ilustrativo”, apunta Montoliú. “Su piel moteada, que tanto gusta, está causada por alteraciones en la pigmentación, fallos en los melanocitos. Pero eso tiene un efecto no previsto: estos perros son sordos con frecuencia porque les faltan las células pigmentarias que tenemos en el oído”.
Por eso, Jordi Recasens, presidente del Club Español del Bulldog, limita a dos los aspectos positivos de los tests de ADN. “Uno es que permiten conocer con certeza la filiación de un ejemplar. Y el otro está en la utilidad que pueden tener para prevenir algunas de las enfermedades que tienen casi todas las razas”.
Eso sin contar con que perros y humanos compartimos algunas de estas dolencias. Y aunque los ratones son más útiles para la experimentación, “el uso de perros puede ser interesante en patologías neurológicas, o en la diabetes”, puntualiza Montoliú, del CSIC. Otra cosa es el perro de diseño porque sí. A Susana Dunner le parece “una barbaridad”, a la que habría que poner freno con comités de ética. Es fácil comprender su preocupación. Pese a la historia milenaria de amistad, depender demasiado de los humanos sólo puede ser fatal para los perros.
La mutación que abrió un debateTODO EMPEZÓ cuando una mutación genética en los whippets, una variedad de galgo utilizada para disputar carreras en Estados Unidos, despertó la inquietud de los criadores. La mutación en un gen llevaba al animal a desarrollar una monstruosa musculatura.Los laboratorios de genética veterinaria detectaron el gen culpable de esta anomalía, que es responsable también de la mayor rapidez que pueden desarrollaralgunos ejemplares. De esta forma, con una simple manipulación genética, los criadores accedieron a la posibilidad de conseguir perros más rápidos, pero no más musculosos.Esto despertó un enorme interés por la genética y los test de ADN en EstadosUnidos. “No sólo ha ocurridoen Norteamérica”, corrige una portavoz de los laboratorios Healthgene, con sede en Notario (Canadá), en conversación telefónica. “Nosotros tenemos muchos clientes en Latinoamérica y en Europa, sobre todo en el Reino Unido o Alemania. Y tambiénen España”.Aunque en nuestro país las aspiraciones de los criadores de perros no llegan tan lejos. Al menos, ésta es la opinión de Alberto Fernández, presidente de la Federación Canina Española. “Aquí no hay carreras de perros, salvo algunas de galgos con liebres. No hay mercado, ni potencial para que se desarrollen esas técnicas. El único interés se centra en un animal de compañía que pueda ganar un concurso por su aspecto. El perro mueve mucho dinero, en peluquerías, tiendas de accesorios, piensos, atención veterinaria…, pero la gente que los cría para venderlos como mascotas no se gasta ni 30 euros en un test para certificar su pedigrí

julio 1, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , , | 3 comentarios

EL ADÁN DE LOS GATOS

29/6/2007 ÁRBOL FILOGENÉTICO DEL ‘FELIS SYLVESTRIS’
El Adán de los gatos
• Los felinos domésticos actuales proceden de unos linajes salvajes que vivieron en Oriente Próximo hace 100.000 años
ANTONIO MADRIDEJOS. BARCELONA
Todos los gatos domésticos de la actualidad, desde el más mimado hasta el más rebelde y desde el más oscuro hasta el más blanco, con cola o sin cola, proceden de una estirpe de felinos salvajes que vivieron en Oriente Próximo hace aproximadamente 100.000 años y fueron domesticados en la misma región hace unos 10.000. Esto es al menos lo que sostiene un estudio internacional, con participación española, que ha analizado el ADN mitocondrial de un millar de gatos de todo el mundo con el objetivo de trazar un árbol filogenético. Los detalles de la investigación se publican en el número de esta semana de la revista Science.Los felinos domésticos serían, pues, uno de los primeros frutos de la transformación de los cazadores del paleolítico en los agricultores del neolítico. Concretamente, sugieren los investigadores, los gatos silvestres se acercaron al mundo de los humanos en busca de los ratones que a su vez habrían llegado atraídos por los primeros silos de cereales. Los agricultores no tardarían en ver las ventajas de tener a su vera a los inquietos mininos. Y estos, de carácter esquivo en el medio natural, se transformaron enseguida en mascotas mimadas. Luego, cuando los habitantes del Creciente Fértil –desde Irak y Siria hasta Israel y el Líbano– emigraron hacia nuevas áreas, llevaron consigo a sus inseparables compañeros.Desde Egipto hasta ChipreAunque las teorías clásicas sostenían que los gatos fueron domesticados en Egipto hace unos 5.000 años, en 2004 ya se encontraron evidencias –un ajuar funerario con un gato de regalo– de que el proceso se había desarrollado en Chipre, como mínimo, hace 9.000 años.Para analizar los posibles parentescos, los investigadores, coordinados por Carlos Driscoll, del Instituto del Cáncer de EEUU y la Universidad de Oxford, compararon las secuencias del ADN de gatos domésticos de todo el mundo y de cinco subespecies de gatos monteses (Felis sylvestris): gato montés europeo, gato montés de Oriente Próximo, gato montés de Asia central, gato montés de África meridional y gato chino del desierto. La cuestión era compleja porque incluso hoy en día es difícil distinguir morfológica y genéticamente entre algunos gatos caseros y silvestres. Y se siguen cruzando entre ellos.El resultado obtenido del análisis genético fue que el Adán y la Eva de los gatos domésticos vivieron hace 100.000 años y corresponden exactamente a la subespecie Felis sylvestris lybica. Hoy en día aún pueden encontrarse en Israel y la península Arábiga, muy lejos de zonas habitadas por humanos, gatos monteses genéticamente muy similares al gato doméstico, explicó a la agencia Efe uno de los participantes en el trabajo, Miguel Delibes de Castro, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana. También hay ejemplares similares en el norte de África.Un apartado específico dedicado a España en el estudio internacional demuestra que los gatos monteses europeos procederían de una población que habría estado refugiada en la península Ibérica durante la última glaciación. En algún momento dado, esas poblaciones “habrían quedado restringidas a la Península, cuando Europa estuvo cubierta de hielo, y luego desde España recolonizaron el continente”, explica Delibes.La Estación de Doñana ha aportado al trabajo material genético de la especie. A los científicos españoles les preocupaba desde hacía tiempo la conservación del gato montés y su relación con los domésticos, dice Delibes. “Como habíamos trabajado conjuntamente con el equipo norteamericano en la genética del lince ibérico, les planteamos un estudio conjunto sobre la genética del gato montés ibérico; esa propuesta inicial se integraría más tarde en un estudio más ambicioso, que es el que ahora se publica”, concluye

julio 1, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , , , , | 1 Comentario

ALGUNOS, NO SABEN QUE HACER PARA LLAMAR LA ATENCIÓN

Se come al perro de la reina, en protesta por la caza del zorro
30.05.07 14:36. Archivado en Educación ecológica
(PD/Agencias).- Mark McGowan, quien anteriormente se comió un cisne como parte de un espectáculo artístico, procedió con el can junto con Yoko Ono, viuda del ex Beatle John Lennon, en un programa de radio en Londres.
El artista británico ingirió el animal de raza corgi, el tipo de perros favorito de la reina Isabel II, a manera de protesta porque un grupo de personas, entre ellas el príncipe Felipe, supuestamente mató a un zorro a comienzos de año.”Sé que algunas personas encontrarán esto ofensivo y de mal gusto, pero lo hago para dejar de manifiesto la incapacidad de la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA) para procesar al príncipe Felipe y sus amigos que dispararon contra un zorro y dejaron que luchara por su vida durante cinco minutos para luego matarlo con un palo”, dijo McGowan.
La RSPCA es responsable de aportar pruebas a los fiscales británicos en casos de crueldad contra los animales.
El organismo afirmó que no halló evidencia sobre una presunta agresión cometida en enero.”Un examen independiente determinó que el zorro murió por disparos, sin que se encontraran pruebas de otras lesiones o traumatismos”, dijo la RSPCA a través de un comunicado.
Según McGowan, el perro que se comió, que había fallecido en un criadero, tenía un gusto “realmente asqueroso” y añadió que Ono se vio un poco extraña al comer un trozo del animal.
Isabel II ha sido dueña de más de 30 corgis desde el inicio de su reinado en 1952, y actualmente posee cuatro, Pharos, Swift, Emma y Linnet.
En principio el titular de la noticia es sumamente engañoso, porque el corgi que se ha comido no era el de la reina, sino de la raza que podríamos llamar “real”, y que yo sepa los zorros que matan tampoco se los comen.
McGowan se dedica a llamar la atención de otras maneras: ¿Quieres patear el culo de Bush?

mayo 31, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | | Deja un comentario

LA ALIMENTACIÓN DEL CACHORRO

UN CACHORRO EN CASA: LA ALIMENTACIÓN.A través de éste artículo sólo pretendo haceros llegar una información básica sobre como debéis alimentar a vuestro nuevo perro una vez que la persona que os lo ha vendido o regalado, ha procedido a su destete. Partiré de una situación hipotética e ideal, y que es que vuestro cachorro entré en casa con seis a ocho semanas de edad. Para los perros esto representa el momento ideal para entrar en su nueva hogar. A las siete semanas los cachorros han estado suficiente tiempo con su madre y sus hermanos como para haber desarrollado una socialización canina adecuada. No es recomendable que cojáis un perro con menos edad, salvo los casos de huérfanos o de cachorros cuya madre no puede alimentar.

CUÁNDO Y CÓMO DARLES DE COMER

Si analizamos los ancestros del perro podemos sacar muchas conclusiones de la conducta alimentaria normal que tienen nuestros perros. La naturaleza de los perros es omnívora. Como sus antepasados los lobos, los perros domésticos tienen tendencia a comer rapidamente, pero éste problema no tiene por qué darse cuando un perro se alimenta en solitario ya que no tendrá que competir con nadie por su comida, con lo cual se podrá regular la velocidad de ingestión del alimento. Os comento este hecho, porque es frecuente que nos preguntéis cuantas veces debe comer vuestro perro al día, es decir la frecuencia con que debe ser alimentado. Pues bien, aunque los ancestros del perro sugieran que el mejor esquema alimentario sería la alimentación intermitente, los perros son capaces de adaptarse a cualquier régimen alimentario. Entre estos regímenes se incluye la alimentación con porciones controladas, la alimentación con tiempo controlado o la elección libre del alimento. La implantación de cualquiera de estos tres métodos dependerá del tiempo de que disponga el propietario, el número de animales a alimentar y la aceptabilidad del método por parte del animal

La alimentación de elección libre implica que siempre haya una cantidad extra de alimento disponible en cualquier momento del día. Este tipo de alimentación se basa en la capacidad del animal de autorregular su ingesta para cubrir sus necesidades energéticas y nutricionales. Luego hablaré de los distintos tipos de alimento, pero el más adecuado para este tipo de alimentación será el pienso seco, ya que no se deteriora tan rápidamente como el alimento enlatado ni se seca como los alimentos semihúmedos. Los perros así alimentados consumirán cantidades pequeñas y frecuentes de alimento a lo largo del día. Aunque éste régimen es el más cómodo para el propietario puede provocar que pasen desapercibidos problemas como la anorexia o el hiperconsumo. Si el descenso de la ingesta es debido a un problema médico, puede haberse perdido un tiempo muy valioso hasta que se diagnostique la causa. Por el contrario, el exceso de consumo de alimento, puede llevar a una obesidad futura, de la que más adelante os contaré alguna cosa. Si utilizáis este método notaréis que al principio vuestro cachorro comerá más de lo que debe, pero en un breve periodo de tiempo ajustará la ingesta a sus necesidades calóricas. Es aconsejable que cuando se inicie al perro en este método de alimentación le enseñéis un plato lleno de comida inmediatamente después de que haya consumido su ración. La visión de este alimento le ayudará a prevenir el atragantamiento la primera vez que disponga de una cantidad extra de comida.

La alimentación regular implica el control de la ración o del tiempo durante el cual el animal tiene acceso al alimento. En el momento de la comida, se proporciona una cantidad abundante de alimento y se permite al perro que coma durante un tiempo fijo, más o menos 15-20 minutos. Esta manera de alimentar al cachorro, se hará 2 o 3 veces al día, lo que reducirá el hambre entre las comidas y minimizará los problemas de conducta asociados con el alimento, como robar o mendigar. Es esta una buena manera de alimentar a vuestro cachorro pero en caso de tener un perro excesivamente glotón supondrá que comerá de una manera voraz para recibir más alimento durante el tiempo permitido. Estos casos no son muy frecuentes y lo normal es que el perro adapte el consumo de alimento a sus necesidades energéticas. Quiero esto decir que lo normal es que vuestro cachorro no consumirá más de lo que necesita.

El otro método, es el de las raciones controladas, que suele ser el óptimo en la mayoría de las ocasiones. Os permitirá un máximo control sobre la dieta del animal ya que enseguida os daréis cuenta de si vuestro cachorro consume o no lo que en teoría debe de comer. Este método permite un control estricto del crecimiento y del peso para ajustar la cantidad de comida. La ración total del día, calculada sobre el peso y edad del cachorro, en función de sus necesidades energéticas, será repartida en 2 o 3 veces a lo largo del día.

CONSIDERACIONES SOBRE EL CRECIMIENTO

El periodo más rápido de crecimiento se presenta durante los seis primeros meses de vida . Las razas grandes alcanzan su madurez aproximadamente entre los 12 y 16 meses, y las razas más pequeñas llegan a ser adultas un poco antes. Cuando llegan a la madurez, la mayoría habrá aumentado su peso al nacer entre cuarenta y cincuenta veces. Este crecimiento y desarrollo enormes se realiza en un periodo de tiempo relativamente corto. Para que éste desarrollo sea correcto es esencial aportar una dieta equilibrada.

Durante esta fase existirá por parte del organismo una mayor demanda energética y de nutrientes. Por tanto es importante saber que estas necesidades son, durante la fase de crecimiento aproximadamente el doble que las de un perro adulto del mismo tamaño. Después de los seis meses estas necesidades empiezan a declinar a medida que la velocidad de crecimiento disminuye. Reflejado en cifras significa que la ingesta energética de un perro joven debe ser aproximadamente dos veces la que requiere durante su mantenimiento, hasta que se ha llegado al 40% de su peso adulto. En ese momento, la cantidad de alimento se debe disminuir a, aproximadamente, 1,6 veces el nivel de mantenimiento, para disminuirla todavía más, a 1,2 veces el nivel de mantenimiento, cuando el perro ha alcanzado el 80% de su peso adulto. Esto os parecerá complicado, pero no lo es. En todos los envases de piensos figuran unas tablas en las que quedan reflejadas las cantidades de alimento que cada perro necesita según su edad y su peso. Estas instrucciones aportan normalmente una estimación de la cantidad de alimento a administrar para diferentes tipos de tamaño corporal, aunque a veces será necesario realizar ajustes sobre estas estimaciones basadas en vuestro conocimiento sobre la respuesta del perro a la alimentación. Lo único e importante que debéis hacer es seguir estas tablas. Se comete el error de pensar que según el perro va creciendo necesita un aumento de la cantidad de alimento. Pues bien, creo que en el párrafo anterior ha quedado claro que no es así.

CARACTERÍSTICAS DEL ALIMENTO: CALIDAD Y CANTIDAD

Otro factor sumamente importante y que debéis tener en cuenta es el de la calidad del alimento que suministráis a vuestro cachorro. Dos factores de suma importancia durante esta fase son la digestibilidad de los alimentos y su densidad energética. Debemos tener en cuenta, como ya os he comentado que las necesidades del cachorro son más elevadas que las del adulto en cuanto a requerimientos energéticos y nutrientes pero su capacidad digestiva es menor, su boca es más pequeña y tienen menos dientes y de menor tamaño. Estas diferencias limitan la cantidad de alimento que un animal joven puede consumir y digerir en cada comida o período de tiempo. Si una dieta es de baja digestibilidad o su densidad energética es escasa, el perro deberá consumir una mayor cantidad. Cuando dais un alimento de calidad baja se puede llegar a saturar la capacidad del estómago del animal antes de que haya consumido los nutrientes adecuados. El resultado es el compromiso en el crecimiento y una afectación del desarrollo muscular y esquelético. Esto quiere decir en cierto modo que la CALIDAD ES MÁS IMPORTANTE QUE LA CANTIDAD. No es mi misión en éste artículo recomendaros uno u otro alimento para vuestro cachorro. Será vuestro veterinario el que debe decidir cual es el más adecuado, en función de la raza y tipo de vida que vaya a llevar vuestro perro. Tan sólo una puntualización que en el caso de los alimentos para perros se cumple como un axioma:
“en el precio, está la calidad”. Cuando vayáis a comprar la comida podréis observar la amplia gama de piensos que existen en el mercado, y os sorprenderá la amplia gama de precios. A lo mejor decidís comparar las composiciones de unos y de otros y entonces os asaltaran las dudas. Veréis que las composiciones en cuanto a proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales son prácticamente idénticas en los piensos caros y baratos, y os preguntaréis la razón de tal disparidad de precios. La solución al misterio es sencilla: La digestibilidad de los piensos caros es muchísimo mayor que en los baratos y la fuente de las materias primas, de las que se extraen los nutrientes es de mucha mayor calidad. Fijaros que la cantidad en gramos de un pienso barato a ingerir por vuestro cachorro es mayor que la cantidad a ingerir de un pienso caro y que el volumen de deposiciones de un perro que consume un pienso barato es mayor que las del que consume un pienso caro.

Nunca debemos sobrealimentar a nuestro cachorro. Un exceso de comida conduce a una aceleración de la tasa de crecimiento y puede predisponer al animal a la obesidad en estadios más tardíos de su vida. En las razas grandes, incluso puede provocar el desarrollo de graves anomalías esqueléticas. Una de las causas más frecuentes de sobrenutrición en los perros en crecimiento es la adicción de suplementos de alimentos a una dieta equilibrada formulada para el crecimiento. La sobrenutrición precoz provoca un aumento del número de células grasas y una cantidad total de grasa corporal mayor durante la edad adulta( ver artículo sobre obesidad publicado en esta misma revista). Está demostrado que una ligera restricción calórica durante el crecimiento produce una longevidad significativamente mayor.

Los suplementos son innecesarios y pueden llegar a ser perjudiciales. Esto es especialmente importante, cuando alimentamos a razas grandes y gigantes de perros que generalmente muestran una mayor incidencia de alteraciones del desarrollo óseo. Entre las enfermedades esqueléticas de desarrollo frecuente en los perros jóvenes se incluye la osteodistrofia hipertrófica, la osteocondrosis y la displasia de cadera. La genética juega un papel importante en estas alteraciones, pero la herencia no es completamente responsable de su existencia. Por tanto es de suma importancia que os olvidéis de suplementos de calcio o de vitaminas que alteraran de forma grave el desarrollo de vuestro cachorro. Recordar, que nadie, salvo vuestro veterinario debe deciros lo que debéis o no debéis dar a vuestro perro.

Una vez el cachorro está en su nuevo hogar, quizás decidáis darle un alimento distinto del que se administró al conjunto de la camada. Si debe cambiarse la dieta del animal, el nuevo alimento debe introducirse de forma gradual. No deben realizarse cambios dietéticos durante los primeros días en que el animal se encuentra en la nueva residencia. Cambiar de hogar y dejar a la madre y a los hermanos es muy estresante y administrar al cachorro una nueva marca de alimento puede acentuar este problema. Es conveniente por tanto que el criador o el vendedor os entregue con el perro una pequeña cantidad de comida para los primeros días. Luego, debéis visitar al veterinario, que será quién decida que alimento es el más adecuado para vuestro perro. Si se decide el cambio, éste debe ser gradual, mezclándolo a incrementos del 25% con la dieta original. En cuatro días el cachorro estará en condiciones de comer en exclusiva su nuevo alimento.

Los alimentos comerciales para animales están formulados para contener la cantidad adecuada de nutrientes esenciales, cuando se proporciona una cantidad de alimento que satisfaga los requerimientos energéticos del animal. El equilibrio entre la necesidad energética y el contenido en nutrientes asegura, que cuando las necesidades calóricas del animal se cubren, sus necesidades de todos los demás nutrientes esenciales quedan también cubiertas por la misma cantidad de alimento.

TIPOS DE ALIMENTO

A modo de introducción os diré que soy partidario al cien por cien de la alimentación a base de productos específicos para perros. Sé que hay gente que aún alimenta a su perro con dietas caseras, pero dado que éste artículo versa sobre la alimentación de los cachorros, voy a obviar cualquier tipo de comentario sobre esta “absurda” manera de alimentación. Olvidaros para siempre del arroz, la pasta, el pollo, la carne, el pescado, la leche, la fruta, los huevos, las legumbres y las galletas “Maria” y tendréis un perro sano- salvo eventuales patologías- y que vivirá mucho más tiempo.
Los productos comerciales están disponibles en varias formas, según el sistema de procesado utilizado, ingredientes y método de conservación. Además, estos productos pueden clasificarse según el contenido en nutrientes, el objetivo para el cual están formulados y la calidad de los ingredientes que contienen. Para facilitar la comprensión, yo voy a utilizar la clasificación según el método de procesado, los métodos de conservación y el contenido en humedad. Teniendo esto en cuenta hablaremos de secos, enlatados y semihúmedos.
Los secos, que son para mi los más adecuados (salvo determinadas circunstancias) contienen entre un 6 y un 10% de humedad, y un 90% o más de materia seca. Los ingredientes utilizados en este tipo de alimentos, incluyen cereales en grano, productos de carne, ave o pescado, algunos productos lácteos y suplementos vitamínicos y minerales. Son más económicos que los enlatados o semihúmedos, y soportan bien su almacenamiento, debido a su escaso contenido en humedad. También ofrecen ventajas para la higiene dental ya que casi todos los perros tendrán que masticarlos y triturarlos, lo que hará que se retrase mucho más la aparición de placa dental.
Los alimentos enlatados pueden contener los mismos ingredientes que el alimento seco, en cuyo caso cubrirán todas las necesidades nutricionales de vuestro perro, o contener tan sólo productos cárnicos. Estos últimos son utilizados por algunos propietarios para mezclarlos con el alimento seco y hacer más agradable su ingestión por parte del perro. Los propietarios que utilizan estas mezclas, lo hacen pensando que el alimento exclusivamente seco acaba aburriendo y cansando a su mascota. Lo cierto es que determinados perros aceptan de buen grado el pienso mezclado con una pequeña porción de lata y lo comen a duras penas, sin este pequeño aporte de carne. Por mi parte no hay ninguna contraindicación para que lo hagáis si vuestro perro así lo demanda. En mi experiencia personal, no es recomendable que alimentéis a vuestro perro exclusivamente de latas, ya que en caso de que vuestro perro lleve una vida excesivamente sedentaria, es decir que sus necesidades calóricas sean bajas, esta forma de alimentación podrá llevarle a una indeseada obesidad. La razón es sencilla: estos alimentos son mucho más agradables para el consumo y a la larga, el perro acabará consumiendo más de lo que sería deseable. En éste tipo de alimentos ocurre lo mismo con el tema de los precios. Pararos a mirar precios y os quedaréis asombrados de las grandes diferencias entre unas latas y otras. La razón ya ha quedado explicada anteriormente. No será raro, que en una lata de bajo precio, os encontréis con plumas de aves o trozos de hueso.
Los alimentos semihúmedos contienen entre un 15 y un 30% de humedad y suelen estar fabricados con tejidos animales congelados o frescos, cereales, grasas y azúcares simples. Son más blandos que los alimentos secos y por lo tanto el perro los suele comer con más interés. Estos alimentos se presentan en una amplia gama de formas y texturas, que imitan hamburguesas, carne picada o trozos de ternera. Lo cierto es que estos alimentos tienen una menor densidad energética y por tanto para cubrir las necesidades del perro suele ser necesaria la ingestión de grandes cantidades.

En la actualidad los más importantes fabricantes de comida para perros tienen en el mercado una amplia gama de alimentos adecuados al tamaño de cada perro y a cada etapa de su vida. Antes el pienso era el mismo para un caniche enano que para un mastín, y lo único que variaba era la cantidad a injerir. Ahora lo normal es encontrar piensos para cachorros de razas pequeñas, medianas, grandes y gigantes que a partir de los 10 o 16 meses dependiendo de la raza o del peso del perro en el momento en que alcance la madurez, deberán ser cambiados por piensos llamados de mantenimiento.

Hasta aquí mi exposición sobre el tema de la alimentación del cachorro. Nunca me canso de repetirlo durante vuestras primeras visitas al veterinario. De que deis una alimentación adecuada a vuestro perro dependerá sin lugar a dudas su salud. No entendáis mal el cariño. Una forma sencilla de no caer en el error de dejar que vuestro perro se acostumbre a otros sabores , es sacarle de la cocina cuando se hace la comida y trasladarle a otro espacio de la casa mientras se come en la mesa
Y otra recomendación de suma importancia: lo que ha sobrado en la mesa, debe ir a la basura o a la nevera de vuestra casa, nunca al plato o a la boca de vuestro perro.

José Enrique Zaldívar Laguía.
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo Santa María de la Cabeza 68 A.
Madrid-28045.
Artículo publicado en la revista El Mundo del Perro

febrero 17, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos, Veterinaria | , | 10 comentarios

LA ALIMENTACIÓN DEL PERRO

NUTRICION: ALIMENTE A SU PERRO ADECUADAMENTEActualmente, el conocimiento de las necesidades nutricionales del perro y una atención veterinaria correcta nos llevan a una salud duradera y a una alta longevidad de nuestros compañeros.
El mercado de la alimentación evoluciona a gran velocidad por lo que disponemos en la actualidad de un amplio abanico de alimentos, galletas y complementos nutricionales para perros. Existe una gran variedad en cuanto a composición de nutrientes, digestibilidad y sabor, así como en su apariencia, aroma y textura.
La tendencia actual es la de proporcionar al perro un tipo de alimento diferente según la etapa de desarrollo en que se encuentre, la actividad física que desarrolle e incluso el estado de salud en que se encuentre. Una alimentación a medida ha de tener en cuenta las diferencias de tamaño entre los perros de distintas razas (pequeñas 25kg) y su estado fisiológico ( crecimiento, adulto, edad avanzada). Ello permite satisfacer de forma óptima las necesidades nutricionales de cada perro.

En el presente artículo haré primeramente un repaso de cada uno de los principales nutrientes y a continuación os describiré los tipos de alimento a suministrar según sean las necesidades de cada perro.

NUTRIENTES

Son componentes de la dieta que cumplen funciones específicas en el organismo contribuyendo al crecimiento, mantenimiento de los tejidos corporales y a una salud óptima.
Llamamos NUTRIENTES ESENCIALES a aquellos que el organismo no puede sintetizar con la suficiente rapidez para satisfacer sus demandas. Por este motivo, la dieta debe incluirlos. Llamamos NUTRIENTES NO ESENCIALES a los que el propio organismo puede fabricar o también obtener a partir de la dieta.

Debemos entender que la denominada ENERGIA, aunque no es un nutriente en si, es necesaria para el crecimiento, mantenimiento, rendimiento reproductor y actividad física normal del organismo. Aproximadamente entre el 50% y el 80% de la materia seca de la dieta de un perro se utiliza para obtener energía.
Podemos afirmar que con excepción del agua, la energía es el componente más importante de la dieta. En los perros el principal depósito de energía es el constituido por los lípidos o grasas. Cuando un alimento es incapaz de aportar la energía que el perro necesita, el perro lo que hará será consumir más cantidad, buscando conseguir ese equilibrio energético que su organismo requiere. Aún así se darán casos de perros alimentados con dietas idóneas para cubrir sus necesidades energéticas que ingieran más alimento del que deberían. Esto se produce por la vida sedentaria y por la excelente palatabilidad ( sabor ) de estos alimentos. Como consecuencia podremos tener un perro obeso. En estos casos deberemos optar por un control de la ingesta, repartiendo la comida en varias veces y asegurarnos de que le estamos aportando la energía que su organismo necesita.

ENERGIA

Entre los nutrientes que aportan energía a la dieta se encuentran los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas.
La energía de los alimentos se mide en kilocalorías que es el equivalente a 1000 calorías.
El factor que determina la cantidad diaria de alimento ingerido, y por tanto el que afecta directamente a la cantidad de los nutrientes esenciales que ingiere un animal es la DENSIDAD ENERGÉTICA: Número de calorías proporcionadas por un peso o volumen dado de alimento = Kilocalorías de energía metabolizable por Kg de alimento. Es imprescindible conocer la DENSIDAD ENERGÉTICA de un alimento para estimar la cantidad de este que un perro necesita para ver satisfechas todas sus demandas nutritivas.
Un alimento adecuado debe contener no menos del 26% de proteína, no menos de 15% de grasa y no más de 5% de fibra. El contenido mineral se expresa como cenizas.
El contenido de hidratos de carbono se puede calcular según la siguiente fórmula:

100 – % de proteínas – % de grasas – % de cenizas = % de hidratos de carbono. Ejemplo:
100- 26 “ – 15 “ – 7 “ = 47 “ “

Cuando el consumo de energía diario de un animal es superior o inferior a sus necesidades, se producen alteraciones en la tasa de crecimiento, peso y composición corporal.
Un consumo excesivo de energía, en especial en un cachorro de raza grande o gigante tendrá efectos
negativos como pueden ser la osteocondrítis o la displasia de cadera. También provocara una hiperplasia de células adiposas que predispondrá al animal a ser obeso en fases posteriores de su vida.
Por el contrario una ingesta escasa de energía provocará reducción de la tasa de crecimiento, alteraciones del desarrollo, pérdida de peso y desgaste muscular en un futuro. Este estado es más frecuente en PERROS QUE EFECTUAN TRABAJOS DUROS y en hembras gestantes y lactantes.

AGUA

En términos de supervivencia, el agua es el nutriente más importante para el organismo. Una pérdida del 10% de agua provocará la muerte del perro. Aproximadamente el 70% del peso corporal de un adulto es agua. El organismo elimina agua por tres vías, la urinaria ( la principal ), con las heces ( una pequeña parte ) y por evaporación durante la respiración, que es importantísima para la regulación de la temperatura corporal en climas calurosos. El jadeo provoca perdida de agua y por tanto de calor.
El perro obtiene el agua de tres fuentes: el agua presente en el alimento, el agua metabólica y el agua bebida. Las dietas secas suelen contener un 7% de agua, mientras que las enlatadas contienen hasta un 80%. El agua metabólica supone entre un 5 y un 10% de la ingesta diaria total. El agua bebida dependerá de la temperatura ambiental, el tipo de dieta, el ejercicio, el estado fisiológico y la salud del animal.
Evidentemente un perro alimentado con una dieta seca beberá muchísima más agua que uno alimentado con una dieta húmeda.

HIDRATOS DE CARBONO

Son lo que todos conocemos como azucares. Desde el punto de vista nutricional los más importantes son glucosa, fructosa y galactosa. Otros azucares por todos conocidos son la lactosa, la sacarosa y la maltosa. Son también azucares el almidón, el glucógeno, las dextrinas y la fibra de la dieta.
El almidón es el más importante en la dieta del perro, ya que se encuentra en los granos de cereales, como el maíz, el trigo y el arroz. Los perros no pueden digerir directamente la fibra. De esta digestión se ocupan determinadas bacterias que se localizan en el colon. Un buen alimento para perros deberá contener fibra moderadamente fermentable como es la presente en la remolacha, salvado de arroz o goma arábiga. Las dietas con fibras muy fermentables producirán unas heces de mala calidad.
Los azucares son una importante fuente de energía para los tejidos y son fundamentales en el buen funcionamiento del músculo cardiaco, del sistema nervioso central y son imprescindibles para la obtención por parte del organismo de numerosos elementos esenciales para la vida.
La ingestión en exceso de estos, excederá las necesidades orgánicas de energía lo que provocará un exceso de grasa corporal y obesidad, ya que este exceso de azucares el organismo lo metabolizará como grasa corporal.
Si la dieta proporciona los hidratos de carbono adecuados, las proteínas no serán utilizadas para obtener energía sino para la reparación y crecimiento de los tejidos.

LÍPIDOS

Las grasas de la dieta forman el grupo que conocemos como lípidos. Cumplen numerosas funciones y constituyen la principal reserva energética. Los principales depósitos se localizan bajo la piel como grasa subcutánea , alrededor de los órganos vitales y en las membranas que rodean los intestinos. Sirven además como aislantes del cuerpo frente al calor y como capa protectora de lesiones físicas en los órganos vitales.
Las grasas incluidas en los piensos tienen una digestibilidad entre el 70% y 90% lo que quiere decir que se digieren en mayor cantidad que las proteínas y los hidratos de carbono. Proporcionan por lo tanto una fuente de energía muy concentrada y de fácil digestión que incrementa de manera considerable la densidad calórica del alimento.
El ácido graso más importante es el linoleico, cuya fuente principal son los aceites vegetales como el de maíz y soja y la grasa de pollo y cerdo.
Las grasas de la dieta tienen también la función de hacer más sabroso el alimento y de darle textura. Esto implica que un mejor sabor puede estimular a algunos animales a consumir una cantidad excesiva.

PROTEINAS Y AMINOÁCIDOS

Los aminoácidos son las unidades básicas de las proteínas. Las proteínas son los principales componentes del pelo, uñas, ligamentos y cartílagos. El colágeno, una proteína fibrosa, es el material básico que forma la mayor parte del tejido conjuntivo de todo el cuerpo. Todas las proteínas son esenciales para la digestión y asimilación de los nutrientes.
Numerosas hormonas que controlan el buen funcionamiento de los sistemas orgánicos son proteínas, como la insulina. A nivel sanguíneo, la proteína más importante es la hemoglobina que transporta el oxígeno a los tejidos. Es sistema inmunológico se basa en sustancias proteínicas así como los anticuerpos que nos defienden de las infecciones.
Durante el crecimiento y la reproducción es necesaria una cantidad adicional de proteínas para la formación de nuevos tejidos. El organismo tiene la capacidad de sintetizarlas mientras cuente con los aminoácidos necesarios. Esto significa que el perro no necesita que en su dieta estén presentes las proteínas intactas, le bastará con que estén los aminoácidos necesarios para sintetizarlas.
Existen aminoácidos no esenciales, que pueden estar en la dieta o ser sintetizados por el organismo y los esenciales que el organismo no podrá sintetizar a un ritmo suficiente para cubrir las necesidades de ellos, y que deberán ser suministrados con la dieta.
Tienen también la función al igual que los lípidos de dar sabor al alimento. A mayor cantidad de proteínas más sabor y mejor aceptación por parte del perro.
Lo más importante es la CALIDAD de las PROTEINAS incluidas en la dieta. Las proteínas que suministran los aminoácidos esenciales en sus proporciones correctas se consideran de ALTA CALIDAD. En contraste con ello, las proteínas de baja digestibilidad o limitadas en uno o más aminoácidos esenciales son de BAJA CALIDAD. Cuanto mayor es la calidad menor será la cantidad que debe ingerir el perro para satisfacer las necesidades de su organismo.

VITAMINAS

Las vitaminas son unas moléculas orgánicas necesarias en cantidades mínimas. Las hay hidrosolubles y liposolubles. Entre las liposolubles se encuentran la A, D, E y K, y entre las hidrosolubles las del grupo B y la C. El organismo tiene facilidad para almacenar las vitaminas liposolubles por lo que un exceso de ingestión ( A y D ) puede provocar toxicidad y sus deficiencias serán raras. Sin embargo, las vitaminas hidrosolubles no pueden ser almacenadas en gran cantidad, excepto la cobalamina, por lo que sus carencias pueden ser más frecuentes.

MINERALES

Son esenciales para los procesos metabólicos del organismo. Son minerales , el calcio, fósforo, magnesio, azufre y los electrolitos sodio, potasio y cloro. Contribuyen a la formación del esqueleto, a la transmisión nerviosa, a la contracción muscular, forman parte de algunas proteínas y hormonas e intervienen en el equilibrio electrolítico. Su exceso o su ausencia implicará alteraciones en la utilización de otros minerales.

DETERMINACIÓN DE LAS NECESIDADES ENERGÉTICAS DE LOS PERROS.

La demanda energética diaria total de un perro es la suma de la energía necesaria para cumplir:
La tasa metabólica en reposo ( TMR ).
La termogénesis inducida por el alimento.
La actividad muscular voluntaria.
El mantenimiento de la temperatura corporal normal cuando se expone a temperaturas climáticas adversas.
Los perros en crecimiento tienen mayor demanda de energía que los adultos.
El cálculo de las demandas energéticas es muy complicado, ya que no está en función de su peso corporal sino de la superficie corporal total. Además la diversidad entre cada individuo y las condiciones ambientales bajo las que se mantiene el perro pueden originar unas demandas de hasta un 25% superiores o inferiores a la prevista.
No serán las mismas, las demandas energéticas de un perro creciendo, de una perra en gestación o lactación, de un perro sometido a un trabajo físico extenuante o expuesto a condiciones climáticas extremas, que las de un perro sedentario, que vive en un piso y que sale de paseo tres veces al día.
Estas importantes diferencias las desarrollare más adelante.

LA ALIMENTACIÓN SEGÚN LAS FASES DE LA VIDA

Los perros son omnívoros. Han heredado de su ancestro el lobo, la costumbre de comer rapidamente, por un simple hecho, la conducta alimentária competitiva. Alimentar al perro por separado, eliminará este aspecto competitivo en la mayoría de las ocasiones. En otros casos cambiar a un alimento menos sabroso puede producir el mismo efecto, por ejemplo pasar de uno húmedo o semihúmedo a uno seco.
Dar de comer a varios perros juntos generará un instinto de dominancia que hará que unos coman más y otros menos.

-¿Qué debemos darles?.

Dependerá del estilo de vida y del estado fisiológico del animal. Las casas de piensos de alta gama han desarrollado fórmulas adecuadas para cada edad y estado. El alimento debe llevar a la aparición de signos de vitalidad y estado de salud, como buen pelo, buena piel, excelente tono muscular y corporal.

-¿Cuándo y como?.

Existen tres tipos diferentes de regímenes alimenticios. A saber:
De elección libre ( ad libitum o autoalimentación ), alimentación con tiempo controlado y alimentación con raciones controladas.
Si usamos el primer método, permitiremos al perro consumir todo lo que desee a lo largo del día. Puede ser útil en una perrera ya que se podrá conseguir que los perros más subordinados sean capaces de consumir una cantidad adecuada de alimento, porque siempre habrá comida en exceso a su disposición. Así, el perro comerá pequeñas cantidades de alimento muchas veces al día. Tiene sus inconvenientes, como son que pase inadvertido un problema de anorexia o de hiperconsumismo. Al principio por este sistema casi todos los perros comerán más de lo que deben, pero con el tiempo la mayoría ajustará su ingesta a las demandas caloricas.
La alimentación regular implica el control de la ración y del tiempo durante el cual el animal tiene acceso al alimento. Se deben ofrecer dos comidas diarias que es más sano y satisfactorio. Reduciremos así el hambre y minimizaremos los problemas como robar y mendigar comida. Tiene el inconveniente de exacerbar la glotonería, porque los animales aprenden de forma rápida que tienen que comer contra el reloj siempre que se les ofrezca comida.
En la mayoría de los casos el método óptimo es el de las raciones controladas. Os permitirá controlar la alimentación del perro. En consecuencia, el sobrepeso, la pérdida de peso o la velocidad de crecimiento inadecuada podrán corregirse.

-Determinar la cantidad de alimento.

Los alimentos comerciales de buena calidad están formulados para contener la cantidad adecuada de nutrientes esenciales. Con estos alimentos los perros verán satisfechos sus requerimientos energéticos.
Si sois capaces de calcular las necesidades energéticas de vuestro perro, sabréis la cantidad de alimento que debe consumir. No debéis olvidar todos los factores anteriormente citados que influirán en esas necesidades.
Partiendo de unas condiciones fisiológicas normales sabemos que los requerimientos son las kilocalorías de energía por día.
Será muy importante guiaros por las etiquetas que llevan los alimentos comerciales, en donde se especifica la cantidad de alimento a suministrar. En unos casos os pondrá los gramos de pienso que vuestro perro debe comer al día en función de su edad y peso actuales y en otras en función de su edad y peso de adulto. Debéis tomarlas como referencia e incrementarlas o disminuirlas en función de la respuesta de vuestro perro a éste alimento. En la mayoría de los casos existen vasos medidores para facilitaros esta tarea.

PARA CADA ETAPA DE LA VIDA UN ALIMENTO.

GESTACIÓN.

Tras la cuarta semana de gestación el peso y tamaño de los fetos aumenta considerablemente. Hasta este momento, la perra no debe recibir un exceso de alimento. Es entonces cuando debemos incrementar paulatinamente la ingesta diaria hasta alcanzar un 25%-50% más, dependiendo del tamaño de la camada y de la perra. Su peso corporal habrá aumentado un 15-25% en el momento del parto. Una perra de 15kg debería pesar entonces entre 17 y 19 Kg. Es sencillo entender que la futura madre necesita mayor demanda energética para alimentar a sus fetos.
Dado que el espacio del tracto digestivo se verá reducido por el espacio ocupado por los fetos tendréis que darla pequeñas raciones a lo largo del día. Por ejemplo, si una perra de 10kg necesita 758 kilocalorías día, en estado de gestación necesitara 3 veces más, es decir: 758 x 3 = 2274. Dado que el espacio que ocupa su estomago habrá quedado reducido y la cantidad de alimento a dar será tres veces mayor, el alimento deberá ser muy digestible y denso en nutrientes. Yo recomiendo alimentar a las hembras gestantes con un buen pienso para cachorros a partir de las cuatro semanas de gestación.
Dicho pienso evidentemente debe corresponderse con la raza en cuestión y si se trata de un mestizo con su peso de adulto.

LACTACIÓN.

Durante esta fase la perra consumirá entre dos y tres veces lo que consumía en estado natural. Lo más adecuado es : durante la primera semana de lactación dar 1,5 veces más de la cantidad que comía en su etapa de mantenimiento, 2 veces más en la segunda semana y tres veces más la tercera y la cuarta semanas. A partir del momento del destete la perra necesitará menos alimento. La ingesta de agua es muy importante durante la lactación ya que redundará en la cantidad de leche producida.

DESTETE.

La perra empezara a destetar a sus cachorros a partir de la sexta semana después del parto. Podemos decir que el destete definitivo se producirá entre las siete u ocho semanas. Aún así habrá perras que sigan produciendo excesiva cantidad de leche. En estos casos será necesario reducirlas el alimento siempre que su estado físico sea el adecuado. Poco a poco llevaremos a la perra a un consumo de alimento similar al de el primer mes de gestación que ya he dicho que será similar al de sus necesidades de mantenimiento.
Mucho se ha hablado y escrito sobre los suplementos de calcio. No son necesarios si la gestante y futura madre consume una dieta adecuada y de alta calidad. Un exceso de este mineral o de vitamina D puede provocar calcificación de tejidos blandos y deformaciones físicas del feto en desarrollo.

CACHORRO : INTRODUCCIÓN AL ALIMENTO SÓLIDO.

Se debe empezar a las tres o cuatro semanas de vida. Utilizaremos una papilla espesa de cereales, que se prepara mezclando una pequeña cantidad de agua caliente con el alimento de la madre. Hay en el mercado los llamados “piensos de arranque” que también son adecuados. No uséis leche de vaca, ya que al tener más lactosa que la de la perra podrá provocar diarreas. Tampoco deberéis usar preparados caseros, ya que no son nutricionalmente equilibrados. Los cachorros seguirán en un principio tomando leche de su madre, pero a las cinco semanas deberán estar comiendo alimento semisólido con facilidad y a las seis semanas serán capaces de masticar ya el alimento seco.
Por tanto, el destete nutricional se hará a las seis semanas y el conductual a las siete u ocho.

Mención aparte merecen los CACHORROS HUÉRFANOS. Aunque es difícil, si no imposible compensar plenamente la ausencia de la madre, el empleo de técnicas adecuadas de manejo y alimentación puede permitir un desarrollo normal y saludable de los cachorros. El mayor reto será darles una alimentación adecuada. Dado que será muy difícil encontrar una madre adoptiva, deberemos aportarles una leche lo más parecida a la de la perra, ya que si no tendremos problemas digestivos.
Existen varios sustitutos caseros que tienen como base la leche de vaca que deberá ser modificada para que sea capaz de aportar la energía, proteínas, grasas, calcio y fósforo que necesita el cachorro. Añadir yema de huevo en la cantidad adecuada podría de alguna manera solucionar el problema.
Yo os recomiendo que hagáis uso de fórmulas comerciales, que están muy bien preparadas y que se aproximan mucho a la composición natural de la leche de perra. Lo que debe quedar claro es que no suministraran los anticuerpos que la leche de los primeros días ( calostro ) contiene.
Deberéis darles no más de 10-20 ml cada vez. El valor calórico del preparado debe tener entre 1000-1300 kilocalorias de EM ( Energía Metabolizable ) por litro. En las tres primeras semanas el perro huérfano recibirá 130-150 kilocalorias de EM por kg de peso corporal, y a partir de la cuarta semana 200-220 kilocalorias por kg de peso corporal.
Durante las dos primeras semanas se darán 13-17 ml por 100 gramos de peso al día y se incrementará a 20-22 ml por 100 gramos de peso durante la tercera y cuarta semana. Todo ello se repartirá en seis veces lo que supone una media de 60 ml al día.
Se lo podréis dar a través de un biberón o por sonda. El alimento debe calentarse a 37,8º C antes de administrarlo. No se debe sobrealimentar ya que tendremos diarreas y por tanto deshidratación. El crecimiento de estos cachorros será un poco más lento y durante los dos primeros días se verá una pérdida de peso. A las cuatro semanas de vida su peso deberá ser el mismo que el de los alimentados de forma natural. En este momento e incluso un poco antes introduciréis el alimento sólido humedecido y a las seis o siete semanas deberán ingerir alimento seco.

CRECIMIENTO

El traslado al nuevo hogar se puede realizar entre las siete y las nueve semanas de vida. El mayor periodo de crecimiento lo veréis durante los seis primeros meses. Las razas grandes alcanzan su madurez entre los 10-16 meses y las pequeñas entre los 6-12.
Los cachorros deben ser alimentados con una dieta formulada para su crecimiento. Es evidente que durante este periodo se producirá un aumento de la demanda energética y de los nutrientes esenciales. Si el nuevo propietario desea cambiar de marca de pienso lo hará de forma gradual, pero habrá de esperar dos o tres días para hacerlo y se realizara de modo gradual. Comenzaremos con un 25% del nuevo producto, seguiremos con un 50%, luego un 75% y al cuarto día el cambio será completo.
Una sobrealimentación durante este periodo puede conducir a la obesidad cuando el perro sea adulto, ya que el crecimiento del tejido adiposo parece producirse durante la infancia y la adolescencia.
También se ha demostrado que una ligera restricción calórica durante estas primeras fases produce una longevidad significativamente mayor. En perros de raza Golden Retriever con una alimentación restringida en un 25% se ha visto que la incidencia de displasia de cadera es mucho menor, que en los alimentados ad libitum cuya ganancia de peso es un 25% superior a los alimentados de forma restringida. Por tanto los signos de displasia de cadera se pueden imputar a la ganancia de peso excesiva.
Los propietarios de razas grandes se ven pronto preocupados por los posibles trastornos del crecimiento óseo. Pues bien, la displasia de cadera solo es hereditaria en el 40% de los casos y el otro 60% se debe a factores ambientales, entre los que se encuentra la alimentación. El error es pensar que cuanto más rápido crezca el perro mejor será. La suplementación por tanto con ciertos nutrientes es claramente perjudicial. Un cachorro de raza gigante que puede llegar a pesar 70kgde adulto pasará por una fase de crecimiento enorme en un período de tiempo relativamente corto. Durante este periodo crucial, el sistema esquelético del perro es potencialmente vulnerable a los efectos negativos de una nutrición inadecuada. Los suplementos de calcio no están indicados ya que provocarán serias malformaciones esqueléticas. Si se sabe que la utilización de agentes condroprotectores como la glucosamina y el sulfato de condroitina son muy útiles para el buen desarrollo de estas razas ya que estimulan el metabolismo del cartílago. Actualmente, las más importantes marcas de pienso han introducido estos dos elementos en sus fórmulas, no siendo por tanto necesario dar un aporte extra de ellos. Las comidas formuladas para este tipo de perros suelen contener cantidades de grasa más bajas que las de las razas pequeñas. Los ingredientes de origen animal deben ser mayoritarios

Es importante saber que el peso del tubo digestivo de un perro de raza grande es proporcionalmente menor que el de uno de raza pequeña. Esta capacidad digestiva limitada explicaría en parte que los perros de razas grandes presenten con más frecuencia heces mal formadas y episodios diarreicos no ligados a trastornos digestivos orgánicos. En estos perros, la rehidratación de los alimentos(un volumen de agua caliente por cada volumen de croquetas) favorecerá también un vaciado rápido del estómago.

Las dietas de alta calidad formuladas para el crecimiento serán administradas en tres o cuatro veces hasta que el perro tenga seis meses y luego se pasará a dos. A partir del año podremos dar una o dos raciones. Los perros grandes se acomodan mejor a dos.
La alimentación “ad libitum” de la que ya hablé anteriormente no es recomendable para perros en crecimiento.
Las cantidades de alimento a suministrar en este periodo irán variando en función del peso que vaya adquiriendo el cachorro. Muchos cachorros alcanzan el 40% de su peso adulto entre los 4 y 5 meses de edad y el 80% entre los 5 y los 8 dependiendo de la raza. Es importante que sepáis esto ya que ha partir de determinado momento de la fase de crecimiento la cantidad de comida debe ser disminuida por extraño que os parezca. En las tablas que todos los buenos piensos adjuntan en sus envases podéis verlo.

MANTENIMIENTO DEL ANIMAL ADULTO

El estado de mantenimiento se establece una vez que el perro ha llegado a su madurez y no esta gestando, lactando o sometido a un trabajo extremo.
Una alimentación que proporcione la cantidad adecuada de nutrientes, siempre que esté bien formulada y tenga una buena digestibilidad contribuirá a un estado óptimo de salud y al manteniamiento de un estado ideal de peso.
Creo que el alimento seco es el más idóneo para esta edad, ya que los húmedos y semihúmedos tienen una densidad calórica más elevada y provocarán obesidad sino se controlan muy bien las cantidades. Se calcula que entre un 30-40% de los perros son obesos
No consideró necesario dar una gran variedad de alimentos a los perros adultos, ya que los cambios frecuentes pueden provocar trastornos gastrointestinales con diarreas y vómitos.

ACTIVIDAD Y ESTRÉS

Los perros de trabajo, como los lazarillos, los de trineo, los de carreras, los de pastoreo, los DE CAZA, o los de rastreo y vigilancia tendrán unos requerimientos energéticos más altos. Según su tipo de trabajo será necesario introducir modificaciones en la composición nutritiva de la dieta.
La intensidad y la duración del ejercicio, y las condiciones ambientales en que se realice marcarán esos cambios nutricionales.
Las dietas comerciales formuladas para estos perros son las conocidas como de alta energía. Son muy sabrosas y si no son bien controladas pueden provocar obesidad.
En el perro entre el 70 y el 90% de la energía requerida para mantener su actividad deriva del metabolismo de las grasas y solo una pequeña cantidad del de los hidratos de carbono.
La densidad energética y la digestibilidad de la dieta han demostrado ser los factores nutricionales más importantes en el perro que trabaja. La manera por tanto más eficaz de aportar esta energía es a través de las grasas. La digestibilidad marcará la diferencia entre un pienso malo y uno bueno. Si le damos a un perro dos piensos con el mismo porcentaje de grasa, pero uno muy digestible y otro menos digestible, el perro consumirá mucha más cantidad del segundo. Tendrá una sobrecarga alimenticia que mermara su rendimiento.
La ingesta de hidratos de carbono se relaciona negativamente con la resistencia del perro, al contrario de lo que ocurre en un deportista. Al parecer se debe a que los hidratos de carbono desplazan a las grasas en las dietas mal formuladas.
En la especie humana los hidratos de carbono incrementan los depósitos de glucogeno en el músculo, lo cual es beneficioso. En el perro, estos hidratos de carbono deben ser muy digestibles y no deben limitar la densidad energética de la ración disminuyendo la cantidad de grasa. En cuanto a las proteínas no hay evidencia de que los perros de trabajo tengan mayor necesidad de ellas que los sedentarios. Si se sabe que un mayor aporte proteico aumenta el número de glóbulos rojos y por tanto el valor hematocrito.
La provisión de una cantidad adecuada de agua durante el ejercicio es aún más importante que proporcionar una energía adecuada. Los perros pierden agua a través de la respiración y en mucho menos grado por la transpiración. Debemos darles agua a intervalos frecuentes, ya que una deshidratación ligera puede reducir su capacidad de trabajo y la fuerza, y puede generar hipertermia. Es preferible darle agua fresca porque es más agradable y más eficaz para contribuir a enfriar el cuerpo.
Al perro en ejercicio se le deben dar dos o tres comidas al día, así como una pequeña ración entre una hora y media a dos horas antes de la actividad de resistencia.
La ingestión de hidratos de carbono antes de un ejercicio importante provocará un aumento de insulina y por tanto un descenso de glucosa. Además la insulina impide la lipólisis, es decir la utilización de ácidos grasos durante el ejercicio. Es más importante alimentar durante el ejercicio que antes de realizarlo, pero este alimento debe contener grasas y proteínas. Importante por tanto que os olvidéis de los hidratos de carbono y os centréis en las grasas y proteínas en estas situaciones. Una vez concluida la sesión deberéis alimentar al perro copiosamente.

GERIATRIA

Los perros cada día viven más. Actualmente la vida media se establece entre 13 y 14 años. Con la edad se produce la disminución de la capacidad funcional de los órganos. Cada animal de edad debe ser valorado de forma individual.
Se producirá un descenso de la actividad física y los requerimientos nutricionales descenderán hasta un 30-40% durante el último tercio de la vida.
Se verá afectada la capacidad del perro para consumir, digerir y metabolizar alimento. Se presentaran cambios importantes a nivel de piel, sistema urinario, sistema musculoesquelético, cardiovascular, sentidos y comportamiento.
El perro mayor necesitará los mismos nutrientes pero no en las mismas cantidades. Habrá un descenso en los requerimientos energéticos diarios. A estas edades es muy importante evitar la obesidad.
Dado que los animales mayores están sujetos a muchas enfermedades, deben recibir proteínas de altísima calidad que minimizarán las pérdidas de tejido fibroso. Los perros senior utilizan menos las proteínas ingeridas con la dieta por lo que debe aumentarse levemente su % en el alimento. Un alimento con proteínas de baja calidad no podrá aportar una nutrición adecuada. Casi todos los buenos alimentos para perros mayores suelen estar enriquecidos en ácidos grasos esenciales , en hierro, cobre, zinc , manganeso, y suelen llevar un porcentaje un poco más elevado de fibra para asegurar un tránsito digestivo regular. El empleo de aromas naturales permite compensar la pérdida de los sentidos del gusto y el olfato. En un principio se creyó que a estos perros se les debía restringir la proteína de la dieta para preservar a los riñones de un deterioro progresivo. Actualmente se sabe que el nivel de proteínas no tiene influencia alguna sobre la progresión de la enfermedad renal. Un contenido proteico más elevado puede incluso favorecer la longevidad.

Un caso aparte son los perros con insuficiencia renal en donde si suele ser necesario disminuir la cantidad de proteína de forma moderada.
Por otro lado los piensos para perros mayores suelen llevar porcentajes de grasa más bajos. Es posible, aunque no demostrado que un perro geriátrico tenga unos requerimientos mayores de vitamina B, A y E. Actualmente existen en el canal veterinario excelentes alimentos para perros geriátricos o mayores así como específicos para las numerosas patologías que les pueden afectar a estas edades.

ANEXO 1.

SISTEMA NORMALIZADO PARA EVALUAR EL ESTADO DE CARNES.

Puntuación Estado

1 Caquéctico, sin grasa corporal visible.
2 Delgado, escasa grasa corporal visible.
3 Optimo; las costillas se palpan fácilmente pero no se ven bien.
4 Sobrepeso; costillas no visibles y difíciles de palpar.
5 Obesidad; presencia de abundante cantidad de grasa subcutánea e incapacidad para moverse con normalidad.

Pensaréis que si los ancestros salvajes del perro se alimentan solo de carne, el vuestro estará perfectamente alimentado con muslos, pechugas de pollo o trozos de carne de vaca. Olvidáis que el lobo consume la totalidad de su presa, incluyendo huesos, vísceras y contenido intestinal.

ANEXO 2.

RECETA DE DIETAS PARA MANTENIMIENTO PREPARADAS EN CASA.

-Arroz blanco 2/3 de taza 140 gramos
-Carne magra 1/3 de taza 70 gramos
-Hígado 1/8 de taza 30 gramos
-Harina de huesos 3 cucharaditas 11 gramos
-Aceite de maíz 1 cucharadita 5 gramos
-Sal yodada ½ cucharadita 2 gramos

Esta receta proporciona para perros en mantenimiento 17% de proteína( suficiente si es de alta calidad, un 31% de grasa y un 53% de carbohidratos ( en base a energía metabolizable ).
Esta receta proporciona unas 800kcal( 3350kJ) suficientes para un perro de mas menos 10kg
Si esta receta se prepara para un perro de 20kg habría que duplicar las cantidades de cada elemento y así sucesivamente.
Para su preparación se hervirá primero el arroz, la sal, el aceite y la harina de huesos en 1,5 tazas de agua hirviendo. Tapar y hervir a fuego lento 10 minutos. Añadir la carne y el hígado. Tapar y dejar que siga hirviendo a fuego lento otros 10 minutos. Enfriar.

La carne magra podría ser sustituida por: solomillo de cerdo, carne de cabra, conejo, liebre, carne de caballo, pollo sin piel, sardinas, tres huevos de gallina, requesón desnatado y yogur natural de leche entera. Naturalmente habría que modificar la cantidad de gramos de cada uno de estos componentes para proporcionar la misma energía que la carne de vaca, medida en kcal. Un ejemplo: para igualar las 215kcal que proporcionan 100 gramos de carne de vaca, se deberían utilizar 208 gramos de requesón.

He creído interesante introducir esta receta porque conozco dueños de perros que prefieren alimentarlos con”comida para personas”. Ellos creen que al añadir restos de comida y otros alimentos a la dieta, el animal disfruta más. Algunos de estos alimentos son perjudiciales para la salud del perro, pero otros solo lo serán si constituyen la mayor parte de la dieta. Para aclarar un poco esta cuestión os ruego que leáis atentamente lo siguiente:

-Las comidas extra no deben superar más de 5-10% de las necesidades calóricas.
-La carne, pescado o ave que se administre tiene que estar bien cocinada y no contener ningún hueso.
-Se debe controlar estrictamente la cantidad de leche y queso aportada. Algunos perros presentan intolerancia a la lactosa y no pueden digerir eficazmente estos productos.
-Debe evitarse el uso exclusivo de un alimento determinado, incluso si de administra en cantidades muy pequeñas diariamente.
-Debe procurarse no utilizar restos de comidas para corregir los desequilibrios nutricionales de una dieta pobre.
-Los suplementos vitamínicos y minerales serán innecesarios e incluso perjudiciales si la dieta esta bien balanceada.
-Vigilar la aparición de cambios de comportamiento, tales como pedir durante las comidas y robar comida.
-Deben suspenderse las comidas extra si el perro presenta sobrepeso, trastornos gastrointestinales o síntomas de desequilibrio nutricional.

Es un error pensar que como el perro es un carnívoro podrá sobrevivir solo a base de comer carne o ave. Estos alimentos son muy ricos en proteínas, pero bajos en calcio, fósforo, sodio, hierro, cobre, yodo y diferentes vitaminas.
Algo parecido ocurre con el pescado. Por lo general los pescados sin espina son deficitarios en la mayoría de los elementos citados para la carne, excepto el fósforo. No se debe administrar nunca pescado crudo, algunos de ellos contienen una sustancia que destruye la tiamina, una vitamina del grupo B, lo que provocará su deficiencia. Asimismo, la alimentación con pescado crudo puede provocar la trasmisión de parásitos. Si se administra, será hervido y en pequeñas cantidades.
A la mayoría de los perros les encanta la leche, que es una fuente excelente de proteínas, calcio, fósforo y vitaminas. El problema es que muchos perros son incapaces de digerir con facilidad la lactosa y sufrirán problemas digestivos.
Es frecuente suplementar con ácidos grasos para conseguir un pelo más bonito. Esto puede se adecuado en determinadas circunstancias, pero lo cierto, es que un perro que come un pienso de alta calidad no debe necesitarlos. Si vuestro perro está bien alimentado y presenta problemas de piel, se deberá a problemas alérgicos, parásitos internos o externos, o alteraciones hormonales.

Cuidado con el chocolate. Este alimento contiene teobromina que en grandes cantidades es tóxica para el perro. No es un problema habitual, pero si se presenta puede ser mortal ya que la tasa de metabolización de la teobromina en el perro es muy baja. Una ingesta igual o superior a 90-100mg/ kg de peso corporal pueden resultar fatales. Una tableta de 28 gramos contiene, aproximadamente, 346mg de Teobromina. Por tanto, si un perro de 11kg de peso, consume 85 gramos de chocolate cocido, podría estar consumiendo una dosis mortal de teobromina. Los números son menos importantes si se trata de chocolate con leche. Un perro de 11kg necesitaria consumir 680 gramos de este para resultar intoxicado. Un trocito de chocolate no provocará problemas. Los preparados de cacao que solemos tomar mezclados con leche y que algún propietario suministra a su perro son los que más cantidad de teobromina contienen.

Como veréis las comidas caseras que con toda vuestra buena voluntad proporcionáis a vuestros perros dan más problemas que beneficios. Lo aconsejable por tanto es acostumbrarle a un buen pienso desde el destete adaptándolo a cada momento de su desarrollo. Tendréis un perro sano, que vivirá feliz muchísimos más años. Como veterinario especialista en pequeños animales desde hace 23 años os aseguro que el porcentaje de perros que atendemos en la consulta aquejados de problemas digestivos, obesidad o de crecimiento es alto. Pero cuando hacemos las preguntas oportunas que forman parte del protocolo diagnostico, es muy raro que se trate de perros correctamente alimentados. Es sencillo, un pienso de gama premium y agua. Vuestro perro no necesita nada más que esto, bueno sí, también vuestro cariño. Yo lo tengo muy claro, la salud empieza por una excelente nutrición.

José Enrique Zaldívar Laguia.
Clínica Veterinaria Colores.
Pso de Santa María de la Cabeza 68 A.
28045-Madrid.
Teléfono 914730359.Artiículo publicado en la revista Trofeo

febrero 17, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , | 4 comentarios

UN CACHORRO EN CASA

UN CACHORRO EN CASA
Publicado por José Enrique Zaldívar Laguía on 1/02/07
Este artículo está escrito para todos aquellos que ya estáis iniciados en el apasionante mundo de tener un cachorro en casa y para los que vais a acceder por primera vez a esta inolvidable experiencia. Son muchos los aspectos a tener en cuenta desde el momento en que atravesáis el umbral de la puerta de vuestra casa con un cachorro en brazos. Un nuevo mundo se abre para él y desde luego para vosotros. Desde ese momento seréis su núcleo familiar, su manada. Me voy a centrar casi exclusivamente en los aspectos higiénico-sanitarios es decir, en lo que deberéis hacer para que vuestro perro crezca sano y se reduzcan al mínimo posible las visitas al “temido” veterinario. La edad ideal para su adquisición serán los 40-45 días de vida. Con esta edad tendréis un cachorro capaz de beber y comer por si solo. Su criador habrá procedido al destete y estará ingiriendo comida sólida. Es conveniente que mantengáis la misma alimentación que tomaba antes de cambiar de “madre”. Posteriormente vuestro veterinario será el que establezca si es la adecuada o la mejor para él. Para ello el criador o el vendedor suelen daros con el cachorro una cantidad de pienso para unos cuantos días. No olvidéis anotar la marca. ¡Un cambio de dieta brusco puede ocasionar serios trastornos digestivos!. La visita al veterinario debe demorarse lo menos posible. ¡No esperéis al día que os anotaron para la vacunación!. Os aconsejo que dejéis pasar dos o tres días, que será el tiempo suficiente para ver como se comporte, como come y como hace sus necesidades fisiológicas. Apuntar todo lo que se os ocurra durante esos días y exponernos vuestras dudas en la primera visita. Cualquier síntoma de enfermedad como vómitos, diarrea, heces blandas, apatía, falta de apetito, tos, estornudos frecuentes, cojeras, picores, sacudida de oídos….os obligara a acudir a nosotros sin esperar ese tiempo de “cortesía”. Si hay diarreas o heces blandas -nada extraño- recoger un par de muestras de esas heces y llevarlas a la clínica. Allí estableceremos un programa anual que incluirá desparasitaciones, vacunaciones y nutrición. Al mismo tiempo realizaremos un exhaustivo examen de vuestro cachorro y os daremos los consejos y la información que sabemos necesitareis. Lo primero y principal es desparasitar. Los parásitos más frecuentes son los toxacaraque se localizan en el aparato digestivo, y que son transmitidos por la madre durante la gestación y la lactación a sus crías. ES IMPRESCINDIBLE ANTES DE INOCULAR UNA VACUNA HABER DESPARASITADO AL CACHORRO CON UN BUEN PRODUCTO Y ENLA DOSIS ADECUADA A SU PESO. Mi experiencia me dice que no vale cualquier producto aunque esté indicado para ello. Hay productos muy buenos y muy malos. Desparasito en la clínica y establezco desde ese momento un programa de posteriores tratamientos. Además de los relativamente frecuentes toxascaris nos podemos encontrar con otros “bichitos” que quieren alimentarse a costa de vuestro perro, como son los trichuris, los anquilostomas, y las tenias. Un buen producto acabará con estos incómodos “amigos gorrones” de vuestro cachorro. Cuidado con ellos porque son capaces de producir cuadros de gastroenteritis muy serios. Una masiva presencia de cualquiera de ellos puede matar a vuestro cachorro. No compréis nunca un perro delgado, con mucha barriga y un pelo feo, porque os dará problemas. Capítulo aparte merecen los coccidiosy las giardias. Estos parásitos intestinales son cada día más frecuentes y no responden a los tratamientos convencionales. Quiero decir con esto que necesitan para su control medicamentos muy específicos que mal dosificados y administrados pueden provocar serias patologías oculares. Este último comentario no lo hago como crítica a ningún compañero sino como toque de atención a los que creyéndose capacitados para curar enfermedades no lo están. Como parásito externo más frecuente nombrare a la pulga. Este “bicho” saltarín no solo es capaz de alimentarse a ratos de la sangre de vuestro de vuestro perro, es capaz de llenaros la casa con sus crías que a su vez en poco más de tres semanas se harán mayores y a su vez os regalaran otro montón de hijas saltarinas. Cuidado con ellas. Tampoco quiero preocuparos demasiado, ya que afortunadamente contamos con excelentes productos para erradicarlas. Una vez controlado el tema de los parásitos internos y externos iniciaremos el programa vacunal. Son varias las enfermedades a prevenir: Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis, Parvovirosis, Tos de las Perreras y Rabia. No soy partidario de poner ninguna vacuna antes de que el cachorro cumpla los 50 días de vida. Debéis saber que una madre bien cuidada, desparasitada y revacunada habrá suministrado a su camada la cantidad suficiente de defensas (anticuerpos) para que se defiendan de manera natural contra un sin fin de virus y bacterias hasta aproximadamente la edad indicada anteriormente. Poner una vacuna antes de esta fecha supondrá dejar a vuestro cachorro sin protección. Su organismo utilizara esas defensas naturales en neutralizar el virus que de forma artificial (vacuna) entró en su organismo. Quede claro que me refiero a cachorros hijos de madres de criadores responsables, es decir de aquellos que hacen de la cría un arte. El programa vacunal se inicia por tanto a los 50 días de vida con una vacuna llamada trivalente que previene contra el Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis y Tos de Perreras. Esta vacuna la repetiremos después, cuando vuestro cachorro haya cumplido los tres meses. A los 15 días de esta primera vacuna pondremosla Parvovirosisque repetiremos un mes después. En resumen, habremos puesto dos vacunas trivalentes y dos de Parvovirusen un plazo de 45 días, dejando un intervalo entre dosis de 15 días. Este es un programa vacunal estándar que admite modificaciones en función de la época del año, vacunas anteriormente aplicadas…Existen vacunas heptavalentes (Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis, Parvovirosis, Parainfluenza y Adenovirus I y II) que en determinadas situaciones nos permitiran reducir los tiempos del programa vacunal. La vacuna del Herpesviruscanino (Eurican Herpes.Lab.Merial) queda reservada para las hembras gestantes o que van a gestar. Vuestro veterinario os informará de cuando es adecuado ponerla y de las ventajas de hacerlo. Os nombraré otra vacuna que une los virus del Moquillo y del Parvo, que esla Puppy D-P (Lab.Intervet) y que se podría aplicar con 40 días de vida. Es muy usada en criaderos y tiendas de animales en donde quizás una vacunación más prematura pueda ser interesante. Aún así no es raro encontrarnos cachorros HIPERVACUNADOS: Es un error frecuente pensar que cuantas más vacunas tenga el cachorro menos posibilidades tendrá de enfermar. Esto no es cierto. Las vacunas están fabricadas con virus vivos atenuados (incapaces de provocar la enfermedad, pero capaces de generar las defensas contra la enfermedad que en su estado natural estos virus provocan). La entrada de estos virus vacunales inducirá primero una bajada de defensas en el cachorro (inmunosupresión) y a continuación la aparición de anticuerpos contra estos virus de la vacuna. Una vez generados, si el virus natural entra en el perro, estos anticuerpos se encargaran de neutralizarlo. Podemos por tanto asegurar que : LAS VACUNAS SOLO PREVIENEN ENFERMEDADES SI SON OPORTUNAMENTE SUMINISTRADAS EN EL MOMENTO ÓPTIMO Y EN LAS FRECUENCIAS ADECUADAS. Con tres meses y medio de vida vuestro cachorro debe terminar su programa vacunal. Mención aparte merece la vacuna de Rabiay la identificación con microchip. En Madrid nuestro gobierno autónomo obliga a que cualquier perro debe estar vacunado de rabia e identificado con tres meses. Yo soy partidario de retrasar esta vacuna un poco más para no interferir con las vacunas antes mencionadas, aunque tampoco habría inconveniente en aplicarla aprovechando el momento de poner alguna de las otras. Esta es la única vacuna obligatoria en Madrid y su frecuencia de aplicación es anual. En otras comunidades no es obligatoria y en otras es bianual. El microchip es obligatorio y o bien lo ponen los veterinarios de los criadores o bien lo hacemos en las clínicas. Es obligatorio e imprescindible para obtener el pedigree de cualquier perro de raza. Si un perro no está identificado no podrá ser vacunado de rabia y no podréis contratar un seguro de responsabilidad civil del que más tarde os contaré. Las revacunaciones del resto de las enfermedades nombradas no son obligatorias pero si imprescindibles para la salud de vuestro perro. Debéis hacerlas anualmente. La prevención de parásitos externos solo la recomiendo en los meses en que estos “animalillos” hacen su aparición. Hablo de 6-7 meses al año, normalmente desde Abril hasta Octubre, aunque dependerá enormemente de la temperatura ambiental. Vuestro veterinario sabrá según la zona en que vivís el tipo de prevención que necesita vuestro perro. No es lo mismo vivir todo el año en Huelva, Orense o Valencia que en Madrid, donde la pulgano es habitual, salvo en zonas muy concretas y la garrapatatan solo nos visita en épocas de calor. Os nombraré tambiénla Filariosis yla Leishmaniosiscomo enfermedades contra las que vuestro perro necesitara protección en los momentos en que sus agentes transmisores (determinados mosquitos) hacen su aparición. Volviendo a los parásitos internos, durante el programa vacunal inicial es recomendable desparasitar cada 15 días y una vez finalizado este será suficiente suministrar el producto adecuado (que cubra el mayor espectro de parásitos posible) cada tres meses durante el resto de la vida del perro. En la clínica siempre nos planteáis vuestras dudas sobre el momento en que vuestro cachorro puede salir a la calle. Os habrán contado una y mil veces lo malo que es sacar al cachorro antes de que esté totalmente vacunado. Pues bien, el riesgo de contraer enfermedades bacterianas o víricas se reduce evidentemente si no pisa la calle, pero se podrán ver acentuados algunos problemas de conducta. Vuestro perro necesita conocer cuanto antes el medio en que vivirá, oír ruidos “naturales”( sirenas, motores, gritos, petardos, excabadoras…), ver gente, conocer a sus futuros amigos y al “macarra perruno” del barrio. Demorar este contacto hará que “criéis” un perro con miedos, tímido, agresivo…Teniendo un poco de cuidado deberéis sacar al perro a la calle casi el mismo día que llega a vuestra casa. Ayudareis así al desarrollo de su sistema inmunológico. Aprenderá antes a defecar y orinar fuera de casa, donde se mostrara más relajado y tranquilo si hizo un poco de ejercicio en la calle. Es muy complicado hacer entender a un cachorro que entre los 45 y los 100 días de vida debe hacer sus necesidades en una cocina y que de repente por arte de magia a de hacerlas en un lugar donde lo mas frecuente será encontrarse rodeado de coches y de personas. Empanada mental segura. Otro tema que siempre nos planteáis es el del baño: “no bañar hasta terminar las vacunaciones”, es una célebre frase de autor anónimo. Tiene su lógica. Si un perro se enfría puede tener más posibilidades de contraer Moquillo. Pues bien, se puede y se debe bañar a un perro de dos meses. Cuanto antes le habituéis al agua mejor y además le quitareis ese olor a perro. Secarle muy bien con toallas y con secador hasta el último pelo y no tendréis el más mínimo problema. Es recomendable un baño mensual y una higiene de ojos y oídos bastante frecuente. Las frecuencias de limpieza , al igual que el cepillado dependerán de la raza. La higiene buco dental comenzara cuando tengamos la dentición definitiva, que será a los 4 o 5 meses en función del tamaño de vuestro perro cuando llegue a ser adulto. En el mercado existen numerosos productos para ojos, oídos, así como champús para cada tipo de pelo y color que podréis adquirir en un montón de sitios. Os pondré ahora al corriente de un tema que me preocupa: yo los llamo los cachorros HIPERVITAMINICOMINERALIZADOS. Me refiero con este adjetivo a aquellos cachorros que determinados vendedores- con toda su buena intención- entregan al comprador acompañados de suplementos y pócimas varias. Os comentan que son buenos para el crecimiento y el perfecto desarrollo. Mi consejo es que no hagáis uso de ellos. ¿Necesita un cachorro de Labrador un condroprotector (suplemento usado para articulaciones en mal estado)?. Si el perro esta sano NO. ¿Necesita un cachorro de Yorkshire un suplemento de ácidos grasos insaturados?. Si no tiene ningún problema dermatológico NO. Un cachorro correctamente alimentado, con un pienso adecuado a su edad y futuro tamaño no necesita nada más, bueno si, necesita todo el agua que quiera consumir. No tendrá ninguna carencia, y si la tuviese, será el veterinario el que determine lo que debe y no debe tomar. Un exceso de “esas cosas tan buenas” puede dar lugar a serios problemas, y a patologías de difícil solución. La nutrición de un cachorro es sencilla: Pienso – de los buenos – y agua. No cometáis el error de darle a probar nuestros exquisitos guisos, “porque os mira con esos ojos”. Acabaréis poniendo una tienda de piensos en casa, y veréis la indiferencia del recién llegado ante el excelente menú degustación, y lo peor, tendréis un perro mal nutrido, que os arruinará el bolsillo de tanta visita al veterinario.Os recomiendo ser bastante rígidos con las frecuencias y las horas de comida. Durante los seis primeros meses deberéis repartir la cantidad correspondiente del día en tres veces. A partir de esta edad podréis reducir a dos comidas al día, y cuando cumpla el año a una sola. En los envases de pienso viene perfectamente indicada la cantidad en función del peso, edad y raza de vuestro perro. Las salidas deben ser tres o cuatro al día, y a la misma hora. Al principio hacedlas después de que vuestro cachorro haya comido. Soy de los convencidos de que los buenos alimentos actuales son los responsables de la alta longevidad de nuestros perros, unido claro a vuestros cuidados. La famosa frase: “el perro de mi abuela comía de todo y nunca le pasaba nada” o “en los pueblos solo comen pan y huesos y mira que hermosos están” yo no me la creo, vamos nunca la he creido. Sería interesante tener un estudio estadístico sobre la longevidad de los “perros de la abuela” o de los “perros de mi pueblo”. Otro asunto que os preocupa, es el de la esterilización, cuando vuestro cachorro/a ha dejado de serlo. Cada veterinario tiene una idea diferente sobre los pros y los contra de esta práctica quirúrgica, sobre la edad en que se debe realizar, etc. Es por esto que os recomiendo que este asunto lo tratéis en profundidad con el que hayáis elegido, en el momento en que vuestro compañero/a cumpla los seis meses. Yo no recomiendo por sistema la castración, sino que la adecuo a cada animal de forma individual. En función del tipo de vida, presencia de otro perros en casa, deseos del propietario de que en un momento determinado críe. Lo que está fuera de toda duda es que una perra esterilizada precozmente nunca tendrá tumores mamarios o patologías del ap. Genital, y que un macho castrado evitará las patologías prostáticas, será más tranquilo en su trato con los machos que vea a su alrededor. Para terminar un último consejo: Vuestro veterinario es el que sabe de esto, así que hacerle caso siempre, porque en su ánimo, lo único que le interesa es veros felices y sanos, a vosotros y a vuestro perro. Él será el que vea crecer, envejecer y un día morir al que hoy es “vuestro cachorro en casa”. Se me olvidaba: La ley obliga a que vuestro perro esté cubierto por un seguro de responsabilidad civil a terceros. Son numerosas las compañías de seguros que cubren este riesgo. En caso de que decidáis adquirir un cachorro de una raza de las llamadas “potencialmente peligrosas”, consultar a vuestro veterinario, porque estos perros están sujetos a una legislación determinada. ¡Qué no se os olvide!. – BIENVENIDO A CASA –
Toxacaras
AncylostomasTrichuris
Tenias
DESPARASITACIONES INTERNAS
- A los 30 días de vida.- A los 45 días de vida.- A los 60 días de vida.- A los 90 días de vida.- A partir de los 6 meses de vida cada 3 meses de forma habitual.
Pulgas
Garrapatas.
DESPARASITACIONES EXTERNAS
- Durante los meses de abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre.
Adaptarlo a la zona donde viva el perro. Existen diversos productos en forma de aerosoles, piperas, collares, etc.
OTRAS ENFERMEDADES DE IMPORTANTE PREVENCIÓN SEGÚN ZONAS.
FILARIOSIS: enfermedad Del gusano del corazón (varios productos, pastillas, pipetas, inyectables.)LEISHMANIOSIS: Collar Scalibor, pipetas.Ambas enfermedades transmitidas por mosquitos.
VACUNACIONES
- A los 50 días de vida: 1ª dosis de Moquillo-Hepatitis-Leptospirosis-Tos de las perreras (trivalente).- A los 65 días de vida: 1ª dosis de Parvovirosis.- A los 90 días de vida: 2ª dosis de Moquillo-Hepatitis-Leptospirosis-Tos de las perreras (trivalente).- A los 105 días de vida: 2ª dosis de Parvovirosis.
(sería posible reunir en una única dosis estas vacunas.
A los 6 meses de vida: Rabia e identificación.(enla Comunidad de Madrid obligatorio con 3 meses de vida). Revacunaciones anuales: Una única dosis de Moquillo-Hepatitis-Leptospirosis-Tos de las perreras-Parvovirosis, y otra de Rabia
José Enrique Zaldívar Laguía
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María de la Cabeza 68 A
28045-Madrid
Artículo publicado por J.E. Zaldívar en la revista El Mundo del Perro.

febrero 17, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , | 26 comentarios

UN GATITO EN CASA

UN GATITO EN CASA
Publicado por José Enrique Zaldívar Laguía on 2/02/07Parafraseando a Desmond Morris os puedo decir que el gato doméstico es una contradicción: “Ningún animal ha desarrollado un relación tan íntima con el hombre, y al mismo tiempo, ha exigido y ejercido tal independencia de movimientos y de acción”.
Una buena edad para introducir un gatito en vuestro hogar será cuando este haya cumplido los 40-45 días de vida. Con esta edad deberá estar en disposición de ingerir alimentos sólidos. Estos consistirán en dietas húmedas (latas) y un buen pienso de gatitos, que en un principio podéis humedecer con agua templada o leche. Vuestro gato puede tomar leche siempre y cuando no le produzca diarrea. Más tarde deberéis prescindir de hidratar el pienso. Una vez al día suministrarle una pequeña cantidad de alimento enlatado o de pescado. Su paladar os lo agradecerá. Se trata de animales muy caprichosos con los sabores, así que lo ideal es acostumbrarle desde muy pequeño a la mayor cantidad posible de ellos. Lo podéis conseguir variando la marca de pienso, de lata, del tipo del pescado o incluso de carne. Durante los primeros días es recomendable mantener la misma comida que le daba el criador-vendedor o propietario de la madre. El cambio posterior, supervisado por vuestro veterinario deberá ser paulatino ya que los gatos se adaptan mal a los cambios bruscos.
Llenar por la mañana su comedero, ya que el gato ingiere pequeñas cantidades de alimento a lo largo del día. Olvidaros de que coma a unas determinadas horas. El comedero debe encontrarse alejado de la bandeja donde realizara sus necesidades fisiológicas. Creo que en una cocina se pueden habilitar ambas zonas dejando entre una y otra 4-5 metros de distancia.
La primera visita al veterinario no debe demorarse más de 2 o 3 días, salvo que el gato manifieste algún síntoma extraño (vómitos, diarrea, tos, picor, decaimiento, falta de pelo en alguna zona, costras, estornudos frecuentes, mal olor en las heces…), en cuyo caso debéis visitarnos lo antes posible. No es extraño que un gato recogido de la calle, de un albergue o de algún lugar en donde se hacinen muchos gatos presente ácaros en los oídos u hongos en su piel que necesitan un tratamiento precoz. Si notáis que se rasca los oídos o le veis alguna calvita en su pelo llevarle a la clínica. Estos “problemillas” tienen fácil remedio pero no interesa demorarse demasiado en ponerles el tratamiento adecuado. Ya en el veterinario procederemos a un examen físico exhaustivo y pondremos en marcha un programa de desparasitaciones y vacunaciones. Atenderemos además todas las dudas que tengáis en especial si este es el primer gato que entra en vuestro hogar.
Su lugar de descanso debe ser ubicado en un sitio tranquilo, calentito, blando y preferiblemente en alto. Lo cierto es que con el tiempo será é quien decida el lugar que más le gusta. Si ha elegido un espacio que os incomoda debéis hacérselo entender lo antes posible. Un lugar habitual serán los armarios, especialmente si es algo tímido o si en vuestro domicilio se da con frecuencia lo que yo llamo “tráfico excesivo de personas”. Os recomiendo que no le dejéis acceder a ellos. Conozco casos de familias desesperadas que buscaron a su gato durante tres días y resultó que se había quedado encerrado en el armario. Los sofás y las camas serán sus sitios predilectos y vosotros debéis decidir si les consentís dormir sobre ellos o no. Un grito, un ruido fuerte o un leve “chorrito” de agua serán suficientes para hacerles desistir, aunque os aviso que tendréis que ser bastante repetitivos.
La bandeja de eliminación debe ser lo suficientemente grande para permitirle darse la vuelta en su interior. Existen varios tipos. Las que más me gustan son las tapadas, con las que se evita que el gato al ocultar sus excrementos os llene la cocina del sustrato que hayáis elegido. Son muy útiles y casi todos los gatos las aceptan con agrado. Tan solo en caso de tener la mala suerte de poseer un gato asmático deberéis prescindir de ellas. Actualmente se están imponiendo la bentonita y el gel de sílice como sustratos al ser más higiénicos y facilitar la limpieza. El problema es que son más caros que la sepiolíta.
El gato es una animal muy limpio con respecto a su higiene personal así que, si un día vierais que ha defecado fuera de ella supondrá que su wc no está todo lo limpio que é desea. Cuando lo limpiéis observad que ha orinado y ha defecado. ¡CUIDADO CON LAS BANDEJAS LIMPIAS DE ORINA!. Vuestro gato estará padeciendo una patología relativamente frecuente que conocemos como FLUT y que suele producirse por una inflamación o una obstrucción del tracto urinario inferior que imposibilita la eliminación de la orina presente en la vejiga. Cuando padecen este problema suelen avisar, encontrareis gotitas de orina en lugares inusuales, o le veréis ir y venir a la bandeja con excesiva frecuencia.
Los gatos pasan la tercera parte de su tiempo lavándose. Tienen para ello una lengua muy áspera y una extraordinaria flexibilidad que les permite llegar con ella a toda su superficie corporal. Al gato salvo raras excepciones no le gusta el agua. ¿Se le puede bañar?. Por poder se puede pero no es estrictamente necesario. Si os apetece hacerlo, dos veces al año serán suficientes, utilizando un champú adecuado para esta especie. A lo que si deberéis habituarle es al cepillado con el material adecuado para su tipo de pelo. Un gato persa necesita un cepillado diario, mientras que uno de pelo corto con un par de cepillados semanales tendrá suficiente. Cuanto antes le acostumbréis a esta práctica mejor. He leído en muchos sitios que les encanta el cepillo, bueno vosotros mismos les daréis o quitaréis la razón a quienes esto afirman.
Los ojos deben ser limpiados con periodicidad con suero fisiológico (el gato persa necesita un especial cuidado) así como los oídos con los productos que vuestro veterinario considere apropiados. Será sencillo si le acostumbráis desde muy pequeño.
El tipo de pelo puede condicionar la elección de la raza. Si usted no tiene demasiado tiempo y paciencia quizás le interese más un gato de pelo corto y si por el contrario esto no es un condicionante podrá disfrutar del exotismo de las bellas razas de pelo largo.
El gato desarrollará en el hogar una conducta que os suele incomodar. Arañará determinados objetos del mobiliario. Debéis entender que éste es un comportamiento natural a su especie cuyo fin es marcar su territorio. Son marcas visuales y olfativas y además sirven para poner a punto sus armas defensivas, las uñas. Unos lo harán con más frecuencia que otros. Debéis adquirir un rascador. Los hay de varios materiales, de esparto, de cartón, de moqueta…A mi el que mejor resultado me da es el de cuerda de esparto. Colocarlos en lugares de paso, es decir en las zonas por las que vuestro gato piense que puede pasar un enemigo que quiere invadir su territorio. De nada os valdrá por tanto colocarlo al lado del cesto de la ropa sucia. Una vez instalados el-los rascadores debéis llevar al gato y frotar suavemente sus patas contra él. Es complicado pero con paciencia lo conseguiréis. Se dan casos excepcionales en los que el gato no hace caso y sigue arañando sofás, sillas, visillos, alfombras…Tengo experiencias profesionales realmente insostenibles. Para estos casos podemos optar por las alternativas quirúrgicas que son la tenectomía o la desungulación. Algún amante del gato pensara ahora que soy un salvaje. Pues bien, prefiero un gato que haya pasado por el quirófano para evitarle este serio problema a su dueño, que a este mismo gato alimentándose de basura en cualquier calle de mi ciudad. No soy partidario de ninguna de las dos operaciones pero creedme si os digo que en algunas ocasiones no queda más remedio. Vuestro veterinario os explicará en que consisten si le mostráis vuestra preocupación al respecto.
Cuando el gato alcanza la pubertad comenzará a dar la “lata” con el celo. Las hembras suelen manifestarlo antes que los machos. En las primeras aparecerá entre los 6 y los 10 meses según la estación del año en que nos encontremos ya que esta manifestación de deseo sexual esta muy influida por el foto periodo- horas de luz-. El celo es más frecuente en otoño y en invierno- “días más cortos”-. La raza más precoz en este aspecto es la siamesa y la más tardía la persa. El macho presentará su primer celo con 9-12 meses, manifestándolo de manera “perpetua”. Podéis pensar que las gatas tienen el celo cada cierto tiempo, pero lo cierto es que hay muchas que un mes si y otro también manifiestan su deseo de encontrar un chico guapo que las consuele. Esto es debido a la formación de quistes en sus ovarios ya que la gata solo ovulará si es copulada por un gato. El macho os demostrará su celo orinando donde le venga en gana y su orina estará impregnada de un fuerte olor. Es lo que llamamos marcaje. La hembra maullará hasta quedarse afónica sin importarle vuestro sueño o el del vecino, adoptara posturas similares a las que utiliza para atraer al macho y se frotará contra vuestras piernas constantemente. En estos periodos ingieren menos cantidad de alimento y algunas orinarán sobre objetos impregnados del olor de sus dueños. Las voces masculinas las atraerán especialmente.
Los gatos deben ser castrados La técnica quirúrgica es sencilla. En nuestra clínica utilizamos una tranquilización profunda a la que añadimos anestesia local. El resultado es excelente y os entregaremos a vuestro gato igual de animoso que cuando le dejasteis. A partir de este momento realizaremos un cambio de alimentación ya que tendrá una ligera propensión a comer más y en consecuencia a ganar peso. Olvidaros de la falacia de que tras la castración el gato pierde capacidad y ganas de jugar.
Existen dos maneras de inhibir el celo en las gatas: hay un método químico (medicamentos) y otro quirúrgico (extirpación de ovarios= ovarioectomia). Sobre el primero os diré que no lo recomiendo bajo ningún concepto ya que a la larga provocará serios problemas de salud (diabetes, cáncer de mama, infecciones e inflamaciones de matriz….). La castración es una técnica relativamente sencilla que implica anestesia general y un postoperatorio un poco engorroso, ya que tendremos que evitar que la gata se toque los puntos hasta que decidamos quitarlos. Es la opción más razonable y cuanto antes la llevemos a cabo mejor, antes incluso del primer celo o inmediatamente después de éste. Al igual que en el caso del macho tendremos que modificar su alimentación. Existen en el mercado excelentes piensos para gatos y gatas castradas..
Muchos propietarios de gatos os mostráis extrañados de la cantidad de horas que pasan durmiendo. Es normal, los gatos pasan las dos terceras partes de su vida “soñando con los angelitos”. Lo hacen durante pequeños periodos muchas veces al día, alternando sueños ligeros con profundos. Los ratos que no duermen se acicalan, comen o juegan. Debéis tener siempre a su disposición juguetes adecuadas o en su defecto una pelota hecha con papel de aluminio o bien una aceituna con olor a anchoa (les encanta jugar con ellas)..
La primera desparasitación interna se debe realizar cuando el gato tiene un mes de vida, y por tanto será la persona que lo tiene en esa edad quien será responsable de llevarla a cabo. Cuando el gato es pequeño no habrá demasiada dificultad en hacerle tragar una pasta o una pastilla. Según vaya creciendo el asunto se volverá un poco más complicado, pero no os preocupéis, los laboratorios ya tienen previstos estos contratiempos y disponemos de antiparasitarios que se administran por medio de pipetas que se aplican sobre la piel. Esta desparasitación se repetirá quince días después y otra vez al mes de esta segunda (ver cuadro). Una vez terminado el programa inicial de vacunas dos deparasitaciones al año serán suficientes (cada 6 meses), excepto en el caso de que viváis en un chalet, casa baja o buhardilla y vuestro gato pase largos periodos fuera de casa. En este caso deberéis darle un producto adecuado contra parásitos internos cada 3 meses.
Con respecto a los parásitos externos (pulgas especialmente) vuestro veterinario decidirá cuando y el qué debéis suministrarle, ya que será sumamente raro que viviendo en un piso las pulgas tengan alguna posibilidad de entrar en contacto con vuestro gato. Si sale al exterior o vivís en climas cálidos y húmedos os recomendará un pulguicida para determinadas épocas del año. Existe una enfermedad que se da en determinadas zonas de España y que llamamos Filariosis que es transmitida por un mosquito. Consultar a vuestro veterinario de cara a las vacaciones estivales sobre la conveniencia o no de protegerle contra esta grave y peligrosa enfermedad.
Las vacunas nos van a permitir inmunizar a vuestro gato contra una serie de virus, como son el Herpesvirus, Calicivirus, virus dela Panleucopenia, el dela Leucemia felina y el del PIF(Peritonitis Infecciosa Felina). La primera que vamos a administrar es la triple vírica que cubre las tres primeras enfermedades mencionadas y la pondremos cuando vuestro gatito haya cumplido los 50 días repitiéndola un mes después. La vacuna dela Leucemia la aplicaremos a los 60-65 días y también la repetiremos 30 días después. Según mi criterio TODOS los gatos deben recibir estas vacunas, aún siendola Leucemia una enfermedad solo transmisible por contacto directo (agua, comida, mordedura…) con un gato infectado. Vuestro veterinario os explicará el por qué. En determinados casos será necesario hacer un análisis de sangre previo a la aplicación de esta vacuna. El PIF es también susceptible de inmunización a través de una vacuna de aplicación intranasal, por lo que debe ser vuestro veterinario el que decida la conveniencia o no de aplicarla. Yo suelo recomendarla dentro del programa vacunal habitual. Actualmente muchas vacunas incluyen una fracción que le protegerá contra Clamidias que son unas bacterias capaces de provocar serias conjuntivitis. La vacunación contrala Rabia no es obligatoria, pero si lo es la identificación con microchip. Vuestro gato puede despistarse en el campo, puede saltar por la ventana de vuestra vivienda (gatos paracaidistas) o escaparse por la escalera. Ha sucedido, sucede y sucederá. Si tiene microchip será mucho más fácil que le recuperéis. En nuestra clínica ponemos de forma rutinaria la vacuna antirrábica, y lo hacemos pensando en vuestra tranquilidad y en la de los posibles visitantes de vuestro hogar que en un momento determinado pudieron ser mordidos o arañados en un “lapsus mental” de vuestro gato.
En alguna ocasión he tenido que atender algún gato cuyo propietario ha oído ruidos extraños que salen de su garganta. Lo que hacen los gatos es ronronear. Este ruido ha sido interpretado como expresión de lo contento que está el animal. Pues bien, esto no es del todo cierto. Los gatos aquejados de dolor, heridas, de parto, e incluso moribundos, ronronean. Recuerdo una gata con un agujero en la traquea, provocado por la mordedura de otro gato que lo hacía. Una explicación más precisa es que el ronroneo indica un estado de ánimo social amistoso: Por parte de un gato herido por ejemplo, puede considerarse como señal para un veterinario de que el animal necesita ayuda o la pide, o como una señal hacia su dueño dándole las gracias por su amistad.
Me gustaría llamar vuestra atención sobre una práctica bastante habitual que acarrea graves consecuencias para el gato. Me refiero a la automedicación. Son numerosos los fármacos que pueden resultar mortales de necesidad para vuestro gato, pero en especial la aspirina y el paracetamol. Un ejemplo: Si decidiéramos usarla Aspirina como antipirético o antiálgico en un gato, deberíamos usar una dosis como máximo de 6 mg/Kg/ 48-72 horas. Si hablamos de un gato de 5 Kg de peso, le corresponderían 30 mg cada 48-72 horas. Una aspirina contiene 500 mg de Acido Acetil-salicílico. La dosis a dar sería 1/15 – la decimoquinta parte de la pastilla, cada 48-72 horas. He tenido casos de muerte en gatos por ingerir dosis que no le correspondían, por recomendación del farmacéutico o por decisión del propietario. Debéis tener también mucho cuidado con las plantas de vuestras casas. Es bastante frecuente que el gato muestre un gran interés por ellas, que las mordisquee, e incluso que las ingiera (debéis saber que muchas son tóxicas). Existe un sustitutivo para estos casos, es la llamada hierba gatera, que podrá ser ingerida por vuestro gato sin causarle daño alguno.
Me despido de vosotros recomendando la lectura de un divertido libro, donde encontraréis respuesta a numerosos comportamientos de vuestro gato. Se llama “Observe a su gato”, y su autor es un conocido zoólogo llamado Desmond Morris. Segura que os gusta.
Artículo publicado por J.E.Zaldívar en la revista El Mundo del gato.

José Enrique Zaldívar Laguía
Clínica Veterinaria Colores.
Paseo de Santa María dela Cabeza 68 A
28045-Madrid.

febrero 17, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , | 23 comentarios

UN GATITO EN CASA

 

Parafraseando a Desmond Morris os puedo decir que el gato doméstico es una contradicción: “Ningún animal ha desarrollado un relación tan íntima con el hombre, y al mismo tiempo, ha exigido y ejercido tal independencia de movimientos y de acción”.

Una buena edad para introducir un gatito en vuestro hogar será cuando este haya cumplido los 40-45 días de vida. Con esta edad deberá estar en disposición de ingerir alimentos sólidos. Estos consistirán en dietas húmedas (latas) y un buen pienso de gatitos, que en un principio podéis humedecer con agua templada o leche. Vuestro gato puede tomar leche siempre y cuando no le produzca diarrea. Más tarde deberéis prescindir de hidratar el pienso. Una vez al día suministrarle una pequeña cantidad de alimento enlatado o de pescado. Su paladar os lo agradecerá. Se trata de animales muy caprichosos con los sabores, así que lo ideal es acostumbrarle desde muy pequeño a la mayor cantidad posible de ellos. Lo podéis conseguir variando la marca de pienso, de lata, del tipo del pescado o incluso de carne. Durante los primeros días es recomendable mantener la misma comida que le daba el criador-vendedor o propietario de la madre. El cambio posterior, supervisado por vuestro veterinario deberá ser paulatino ya que los gatos se adaptan mal a los cambios bruscos.

Llenar por la mañana su comedero, ya que el gato ingiere pequeñas cantidades de alimento a lo largo del día. Olvidaros de que coma a unas determinadas horas. El comedero debe encontrarse alejado de la bandeja donde realizara sus necesidades fisiológicas. Creo que en una cocina se pueden habilitar ambas zonas dejando entre una y otra 4-5 metros de distancia.

La primera visita al veterinario no debe demorarse más de 2 o 3 días, salvo que el gato manifieste algún síntoma extraño (vómitos, diarrea, tos, picor, decaimiento, falta de pelo en alguna zona, costras, estornudos frecuentes, mal olor en las heces…), en cuyo caso debéis visitarnos lo antes posible. No es extraño que un gato recogido de la calle, de un albergue o de algún lugar en donde se hacinen muchos gatos presente ácaros en los oídos u hongos en su piel que necesitan un tratamiento precoz. Si notáis que se rasca los oídos o le veis alguna calvita en su pelo llevarle a la clínica. Estos “problemillas” tienen fácil remedio pero no interesa demorarse demasiado en ponerles el tratamiento adecuado. Ya en el veterinario procederemos a un examen físico exhaustivo y pondremos en marcha un programa de desparasitaciones y vacunaciones. Atenderemos además todas las dudas que tengáis en especial si este es el primer gato que entra en vuestro hogar.

Su lugar de descanso debe ser ubicado en un sitio tranquilo, calentito, blando y preferiblemente en alto. Lo cierto es que con el tiempo será é quien decida el lugar que más le gusta. Si ha elegido un espacio que os incomoda debéis hacérselo entender lo antes posible. Un lugar habitual serán los armarios, especialmente si es algo tímido o si en vuestro domicilio se da con frecuencia lo que yo llamo “tráfico excesivo de personas”. Os recomiendo que no le dejéis acceder a ellos. Conozco casos de familias desesperadas que buscaron a su gato durante tres días y resultó que se había quedado encerrado en el armario. Los sofás y las camas serán sus sitios predilectos y vosotros debéis decidir si les consentís dormir sobre ellos o no. Un grito, un ruido fuerte o un leve “chorrito” de agua serán suficientes para hacerles desistir, aunque os aviso que tendréis que ser bastante repetitivos.

La bandeja de eliminación debe ser lo suficientemente grande para permitirle darse la vuelta en su interior. Existen varios tipos. Las que más me gustan son las tapadas, con las que se evita que el gato al ocultar sus excrementos os llene la cocina del sustrato que hayáis elegido. Son muy útiles y casi todos los gatos las aceptan con agrado. Tan solo en caso de tener la mala suerte de poseer un gato asmático deberéis prescindir de ellas. Actualmente se están imponiendo la bentonita y el gel de sílice como sustratos al ser más higiénicos y facilitar la limpieza. El problema es que son más caros que la sepiolíta.

El gato es una animal muy limpio con respecto a su higiene personal así que, si un día vierais que ha defecado fuera de ella supondrá que su wc no está todo lo limpio que é desea. Cuando lo limpiéis observad que ha orinado y ha defecado. ¡CUIDADO CON LAS BANDEJAS LIMPIAS DE ORINA!. Vuestro gato estará padeciendo una patología relativamente frecuente que conocemos como FLUT y que suele producirse por una inflamación o una obstrucción del tracto urinario inferior que imposibilita la eliminación de la orina presente en la vejiga. Cuando padecen este problema suelen avisar, encontrareis gotitas de orina en lugares inusuales, o le veréis ir y venir a la bandeja con excesiva frecuencia.

Los gatos pasan la tercera parte de su tiempo lavándose. Tienen para ello una lengua muy áspera y una extraordinaria flexibilidad que les permite llegar con ella a toda su superficie corporal. Al gato salvo raras excepciones no le gusta el agua. ¿Se le puede bañar?. Por poder se puede pero no es estrictamente necesario. Si os apetece hacerlo, dos veces al año serán suficientes, utilizando un champú adecuado para esta especie. A lo que si deberéis habituarle es al cepillado con el material adecuado para su tipo de pelo. Un gato persa necesita un cepillado diario, mientras que uno de pelo corto con un par de cepillados semanales tendrá suficiente. Cuanto antes le acostumbréis a esta práctica mejor. He leído en muchos sitios que les encanta el cepillo, bueno vosotros mismos les daréis o quitaréis la razón a quienes esto afirman.

Los ojos deben ser limpiados con periodicidad con suero fisiológico (el gato persa necesita un especial cuidado) así como los oídos con los productos que vuestro veterinario considere apropiados. Será sencillo si le acostumbráis desde muy pequeño.

El tipo de pelo puede condicionar la elección de la raza. Si usted no tiene demasiado tiempo y paciencia quizás le interese más un gato de pelo corto y si por el contrario esto no es un condicionante podrá disfrutar del exotismo de las bellas razas de pelo largo.

El gato desarrollará en el hogar una conducta que os suele incomodar. Arañará determinados objetos del mobiliario. Debéis entender que éste es un comportamiento natural a su especie cuyo fin es marcar su territorio. Son marcas visuales y olfativas y además sirven para poner a punto sus armas defensivas, las uñas. Unos lo harán con más frecuencia que otros. Debéis adquirir un rascador. Los hay de varios materiales, de esparto, de cartón, de moqueta…A mi el que mejor resultado me da es el de cuerda de esparto. Colocarlos en lugares de paso, es decir en las zonas por las que vuestro gato piense que puede pasar un enemigo que quiere invadir su territorio. De nada os valdrá por tanto colocarlo al lado del cesto de la ropa sucia. Una vez instalados el-los rascadores debéis llevar al gato y frotar suavemente sus patas contra él. Es complicado pero con paciencia lo conseguiréis. Se dan casos excepcionales en los que el gato no hace caso y sigue arañando sofás, sillas, visillos, alfombras…Tengo experiencias profesionales realmente insostenibles. Para estos casos podemos optar por las alternativas quirúrgicas que son la tenectomía o la desungulación. Algún amante del gato pensara ahora que soy un salvaje. Pues bien, prefiero un gato que haya pasado por el quirófano para evitarle este serio problema a su dueño, que a este mismo gato alimentándose de basura en cualquier calle de mi ciudad. No soy partidario de ninguna de las dos operaciones pero creedme si os digo que en algunas ocasiones no queda más remedio. Vuestro veterinario os explicará en que consisten si le mostráis vuestra preocupación al respecto.

Cuando el gato alcanza la pubertad comenzará a dar la “lata” con el celo. Las hembras suelen manifestarlo antes que los machos. En las primeras aparecerá entre los 6 y los 10 meses según la estación del año en que nos encontremos ya que esta manifestación de deseo sexual esta muy influida por el foto periodo- horas de luz-. El celo es más frecuente en otoño y en invierno- “días más cortos”-. La raza más precoz en este aspecto es la siamesa y la más tardía la persa. El macho presentará su primer celo con 9-12 meses, manifestándolo de manera “perpetua”. Podéis pensar que las gatas tienen el celo cada cierto tiempo, pero lo cierto es que hay muchas que un mes si y otro también manifiestan su deseo de encontrar un chico guapo que las consuele. Esto es debido a la formación de quistes en sus ovarios ya que la gata solo ovulará si es copulada por un gato. El macho os demostrará su celo orinando donde le venga en gana y su orina estará impregnada de un fuerte olor. Es lo que llamamos marcaje. La hembra maullará hasta quedarse afónica sin importarle vuestro sueño o el del vecino, adoptara posturas similares a las que utiliza para atraer al macho y se frotará contra vuestras piernas constantemente. En estos periodos ingieren menos cantidad de alimento y algunas orinarán sobre objetos impregnados del olor de sus dueños. Las voces masculinas las atraerán especialmente.

Los gatos deben ser castrados La técnica quirúrgica es sencilla. En nuestra clínica utilizamos una tranquilización profunda a la que añadimos anestesia local. El resultado es excelente y os entregaremos a vuestro gato igual de animoso que cuando le dejasteis. A partir de este momento realizaremos un cambio de alimentación ya que tendrá una ligera propensión a comer más y en consecuencia a ganar peso. Olvidaros de la falacia de que tras la castración el gato pierde capacidad y ganas de jugar.

Existen dos maneras de inhibir el celo en las gatas: hay un método químico (medicamentos) y otro quirúrgico (extirpación de ovarios= ovarioectomia). Sobre el primero os diré que no lo recomiendo bajo ningún concepto ya que a la larga provocará serios problemas de salud (diabetes, cáncer de mama, infecciones e inflamaciones de matriz….). La castración es una técnica relativamente sencilla que implica anestesia general y un postoperatorio un poco engorroso, ya que tendremos que evitar que la gata se toque los puntos hasta que decidamos quitarlos. Es la opción más razonable y cuanto antes la llevemos a cabo mejor, antes incluso del primer celo o inmediatamente después de éste. Al igual que en el caso del macho tendremos que modificar su alimentación. Existen en el mercado excelentes piensos para gatos y gatas castradas..

Muchos propietarios de gatos os mostráis extrañados de la cantidad de horas que pasan durmiendo. Es normal, los gatos pasan las dos terceras partes de su vida “soñando con los angelitos”. Lo hacen durante pequeños periodos muchas veces al día, alternando sueños ligeros con profundos. Los ratos que no duermen se acicalan, comen o juegan. Debéis tener siempre a su disposición juguetes adecuadas o en su defecto una pelota hecha con papel de aluminio o bien una aceituna con olor a anchoa (les encanta jugar con ellas)..

La primera desparasitación interna se debe realizar cuando el gato tiene un mes de vida, y por tanto será la persona que lo tiene en esa edad quien será responsable de llevarla a cabo. Cuando el gato es pequeño no habrá demasiada dificultad en hacerle tragar una pasta o una pastilla. Según vaya creciendo el asunto se volverá un poco más complicado, pero no os preocupéis, los laboratorios ya tienen previstos estos contratiempos y disponemos de antiparasitarios que se administran por medio de pipetas que se aplican sobre la piel. Esta desparasitación se repetirá quince días después y otra vez al mes de esta segunda (ver cuadro). Una vez terminado el programa inicial de vacunas dos deparasitaciones al año serán suficientes (cada 6 meses), excepto en el caso de que viváis en un chalet, casa baja o buhardilla y vuestro gato pase largos periodos fuera de casa. En este caso deberéis darle un producto adecuado contra parásitos internos cada 3 meses.

Con respecto a los parásitos externos (pulgas especialmente) vuestro veterinario decidirá cuando y el qué debéis suministrarle, ya que será sumamente raro que viviendo en un piso las pulgas tengan alguna posibilidad de entrar en contacto con vuestro gato. Si sale al exterior o vivís en climas cálidos y húmedos os recomendará un pulguicida para determinadas épocas del año. Existe una enfermedad que se da en determinadas zonas de España y que llamamos Filariosis que es transmitida por un mosquito. Consultar a vuestro veterinario de cara a las vacaciones estivales sobre la conveniencia o no de protegerle contra esta grave y peligrosa enfermedad.

Las vacunas nos van a permitir inmunizar a vuestro gato contra una serie de virus, como son el Herpesvirus, Calicivirus, virus de
la Panleucopenia, el de
la Leucemia felina y el del PIF(Peritonitis Infecciosa Felina). La primera que vamos a administrar es la triple vírica que cubre las tres primeras enfermedades mencionadas y la pondremos cuando vuestro gatito haya cumplido los 50 días repitiéndola un mes después. La vacuna de
la Leucemia la aplicaremos a los 60-65 días y también la repetiremos 30 días después. Según mi criterio TODOS los gatos deben recibir estas vacunas, aún siendo
la Leucemia una enfermedad solo transmisible por contacto directo (agua, comida, mordedura…) con un gato infectado. Vuestro veterinario os explicará el por qué. En determinados casos será necesario hacer un análisis de sangre previo a la aplicación de esta vacuna. El PIF es también susceptible de inmunización a través de una vacuna de aplicación intranasal, por lo que debe ser vuestro veterinario el que decida la conveniencia o no de aplicarla. Yo suelo recomendarla dentro del programa vacunal habitual. Actualmente muchas vacunas incluyen una fracción que le protegerá contra Clamidias que son unas bacterias capaces de provocar serias conjuntivitis. La vacunación contra
la Rabia no es obligatoria, pero si lo es la identificación con microchip. Vuestro gato puede despistarse en el campo, puede saltar por la ventana de vuestra vivienda (gatos paracaidistas) o escaparse por la escalera. Ha sucedido, sucede y sucederá. Si tiene microchip será mucho más fácil que le recuperéis. En nuestra clínica ponemos de forma rutinaria la vacuna antirrábica, y lo hacemos pensando en vuestra tranquilidad y en la de los posibles visitantes de vuestro hogar que en un momento determinado pudieron ser mordidos o arañados en un “lapsus mental” de vuestro gato.

En alguna ocasión he tenido que atender algún gato cuyo propietario ha oído ruidos extraños que salen de su garganta. Lo que hacen los gatos es ronronear. Este ruido ha sido interpretado como expresión de lo contento que está el animal. Pues bien, esto no es del todo cierto. Los gatos aquejados de dolor, heridas, de parto, e incluso moribundos, ronronean. Recuerdo una gata con un agujero en la traquea, provocado por la mordedura de otro gato que lo hacía. Una explicación más precisa es que el ronroneo indica un estado de ánimo social amistoso: Por parte de un gato herido por ejemplo, puede considerarse como señal para un veterinario de que el animal necesita ayuda o la pide, o como una señal hacia su dueño dándole las gracias por su amistad.

Me gustaría llamar vuestra atención sobre una práctica bastante habitual que acarrea graves consecuencias para el gato. Me refiero a la automedicación. Son numerosos los fármacos que pueden resultar mortales de necesidad para vuestro gato, pero en especial la aspirina y el paracetamol. Un ejemplo: Si decidiéramos usar
la Aspirina como antipirético o antiálgico en un gato, deberíamos usar una dosis como máximo de 6 mg/Kg/ 48-72 horas. Si hablamos de un gato de 5 Kg de peso, le corresponderían 30 mg cada 48-72 horas. Una aspirina contiene 500 mg de Acido Acetil-salicílico. La dosis a dar sería 1/15 – la decimoquinta parte de la pastilla, cada 48-72 horas. He tenido casos de muerte en gatos por ingerir dosis que no le correspondían, por recomendación del farmacéutico o por decisión del propietario. Debéis tener también mucho cuidado con las plantas de vuestras casas. Es bastante frecuente que el gato muestre un gran interés por ellas, que las mordisquee, e incluso que las ingiera (debéis saber que muchas son tóxicas). Existe un sustitutivo para estos casos, es la llamada hierba gatera, que podrá ser ingerida por vuestro gato sin causarle daño alguno.

Me despido de vosotros recomendando la lectura de un divertido libro, donde encontraréis respuesta a numerosos comportamientos de vuestro gato. Se llama “Observe a su gato”, y su autor es un conocido zoólogo llamado Desmond Morris. Segura que os gusta.

Artículo publicado por J.E.Zaldívar en la revista El Mundo del gato.

 

José Enrique Zaldívar Laguía

Clínica Veterinaria Colores.

Paseo de Santa María de
la Cabeza 68 A

28045-Madrid.

febrero 2, 2007 Publicado por | Artículos sobre perros y gatos | , | 14 comentarios

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 311 seguidores